You are here

Con Ortega Smith regresa el fantasma de la Sección Femenina

Cuando hace más de diez años publiqué Coser y cantar. Las mujeres bajo la dictadura franquista, lo hice, no solo convencida de que nunca volveríamos a vivir una situación semejante, sino también de que había que explicar con detenimiento lo mucho que sufrieron durante cuarenta años las mujeres españolas para no volver a caer en el mismo error.

Me equivoqué.

Si le dejan –que esperemos que no–, el candidato de Vox a la alcaldía madrileña, Javier Ortega Smith, declarado admirador del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, tratará de que las mujeres volvamos a las cavernas donde nos metió durante cuarenta años la Sección Femenina, la rama femenina del partido fundado por el ídolo de Ortega Smith. Al menos eso parece a la luz de unas declaraciones que hizo el otro día en plena campaña: «Las mujeres tienen derecho a hacer con su cuerpo aquello que crean conveniente, pueden comer más o menos, cuidarse, cortarse el pelo o las uñas, pero lo que no es un derecho es acabar con la vida de un ser inocente como es la vida del niño que llevas en tu interior». Lo dijo y se quedó tan ancho.

Y yo, sin querer, me retrotraje a aquellas arengas de Pilar Primo de Rivera –la hermanísima–, quien, agarrada a las figuras “ejemplares” de Isabel la Católica y Santa Teresa de Jesús en un intento de imponerlas como símbolos a imitar, repetía a diario: “No hay que ser una niña empachada de libros que no sabe hablar de otra cosa… no hay que ser una intelectual”. «No tomes el deporte como pretexto para llevar trajes escandalosos». «Disimula tu presencia física en el trabajo. Seamos hormiguitas graciosas y amables»…

La abnegada hermana de José Antonio Primo de Rivera dirigió con mano férrea la Sección Femenina entre 1934 y 1977, para atraer las ansias de las simpatizantes que no eran admitidas en la Falange por razón de su sexo. En esos cuarenta años, la Sección Femenina de la Falange adoctrinó a las españolas, lo que equivalió a suprimirles cualquier deseo de independencia o rebeldía: «Si sugiere la unión, accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que haya podido experimentar». ¿Es esto lo que, como su admirada Pilar, querría que hiciéramos todas en nuestros hogares? Pues parece que habrá que explicarle a Ortega Smith que las cosas han cambiado bastante y eso se contemplaría en la ley de violencia de género que tantas ganas tienen de suprimir.

De modo que, Ortega Smith, sí, las mujeres tenemos derecho a hacer lo que queramos con nuestro cuerpo: abortar, hacer el amor, jugar al fútbol o ir a votar, recuerda, todas lo haremos. Llevamos años luchando y peleando para ello y no vamos a dejar que ni usted, ni ningún otro fascista disfrazado de demócrata nos lo impida, ni impida que tratemos por todos los medios de mantener los derechos y libertades que nos merecemos.

No queremos volver a la Falange ni a Primo de Rivera, por mucho que el candidato a la alcaldía madrileña de Vox lo añore, reivindique y admire. 

La entrada Con Ortega Smith regresa el fantasma de la Sección Femenina se publicó primero en lamarea.com.

Related posts

Leave a Comment