You are here

Los trabajadores invisibles

“Al menos mírenme a la cara”. Un auxiliar de vuelo, cansado de que el trabajo que le obliga a hacer su compañía low cost durante el viaje sea ignorado por los pasajeros, coge el interfono por última vez antes de aterrizar para anunciar el sorteo de rasca y gana que la compañía vende en pleno vuelo. “Sé que están aburridos de verme pasar con el carrito, qué pesado que soy, lo sé, soy consciente, pero al menos mírenme a la cara cuando paso a su lado y les hago el ofrecimiento”, dice usando el humor, sonriendo, y consigue sacar un tímido aplauso y varias carcajadas entre el pasaje. Pero es un momento triste. Se siente en sus palabras la frustración del empleado que de forma rutinaria realiza su labor sintiéndose ignorado por sus similares; apesadumbrado porque es consciente de que para el pasaje solo están vinculados por una relación exigente de servilismo que no precisa de una simple muestra de gratitud. Es uno de los trabajadores invisibles.

La anécdota no pasaría de un mero sobrecogimiento temporal si no fuera porque esta semana ha quedado patente lo que ocurre con esos trabajadores invisibles a los que tratamos con displicencia y el desdén del nuevo rico, que exige un trato de privilegiado aunque sea por el simple hecho de haber comprado un billete de avión de oferta. Nadie quiere que nada le perturbe el asueto, un merecido descanso y esparcimiento vale más que cualquier vicisitud laboral del otro. Que no se le ocurra a ningún trabajador de cualquier proceso que sirva para llevarnos a nuestro destino vacacional ponerse en huelga para intentar defender sus derechos. En vacaciones no. Que molestan.

Cuando los trabajadores no tienen la solidaridad y comprensión de sus compañeros de clase van perdiendo derechos. Menos sueldo, menos trabajadores, menos recursos. La rueda sigue girando y un operario de handling con mucha prisa toma una curva a excesiva velocidad en el aeropuerto de Ibiza. Las maletas, que no van suficientemente aseguradas, se derraman por la pista. El trabajador no actúa de forma conveniente, da un maltrato al equipaje similar al que recibe cada día en su empleo. Es entonces cuando uno de esos ciudadanos bajo el síndrome del nuevo rico saca su smartphone y graba la escena para después colgar el vídeo en las redes sociales indignado por el trato dado a sus maletas y exigiendo con vehemencia a la empresa que actúe con firmeza.

Naturalmente, la empresa toma medidas. No contratará a más trabajadores para quitar carga de trabajo a ese empleado, ni le facilitará nuevos recursos técnicos que eviten que tenga que ir tan rápido para cumplir con sus objetivos. La empresa tiene fácil solución, hace caso a la turba que le exige tomar represalias contra su empleado y además la gente le agradece la premura con la que ha actuado para resolver la crisis. Tus maletas seguirán en peligro por las prácticas empresariales que consisten en ganar dinero a costa de reducir el coste laboral, tu ego de justiciero estará colmado por haber conseguido que despidan a un currante. La empresa salvada, el trabajador jodido. Otro gran éxito de comunicación corporativa.

Los empresarios saben explotar –y que sirvan varias acepciones– el desprecio que los trabajadores ejercemos sobre aquellos que no nos sirven adecuadamente; ese espíritu egoísta que a todos nos asiste cuando queremos ascender socialmente aunque solo sea de forma fugaz en un vuelo, un concierto o un restaurante. Cualquiera que haya trabajado de cara al público conoce las exigencias desmedidas, el ninguneo y la poca consideración con la que es tratado por el cliente. Aunque en muchas ocasiones comparta el mismo origen y clase social. La nula empatía y falta de solidaridad adquiere tintes dramáticos cuando un trabajador que para algunos era parte del atrezzo cae desde 30 metros de altura y muere antes de la actuación de un grupo de rock. Para la empresa se convierte en un mero percance que no va a hacer que el negocio se frustre. Sabe que pocos entenderían que se suspendiera un festival por la muerte de un simple operario.

Pedro Aunión ha sido el ejemplo extremo de la cada vez más patente invisibilización de los trabajadores que nos prestan servicios. Solo existen para nosotros cuando algo nos perturba o necesitamos su ayuda, cuando nos llega el aburrimiento o cuando queremos una solución rápida, solo son visibles a la opinión pública cuando alguno comete un error y es masacrado por la turba necesitada de saciar su sed vengadora. Para no convertirte en uno más de esa masa resentida ávida de cobrarse piezas inocentes del mercado laboral solo es preciso un sencillo ejercicio. Cuando un trabajador te ofrezca sus manos y pida tu atención, sonríe y mírale a la cara.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

AI advierte del mayor retroceso en Derechos Humanos desde el nazismo

Cola de refugiados en Belgrado. I LA MAREA

Un mundo “más dividido y peligroso” en el que los Derechos Humanos retroceden y se debilitan debido a “las atrocidades masivas”. Esta es la advertencia que ha lanzado este miércoles Amnistía Internacional (AI) durante la presentación de su informe anual La situación de los derechos humanos en el mundo. La ONG denuncia que la retórica “tóxica y deshumanizadora” que los políticos proclaman en su discurso del “nosotros contra ellos” retrotrae a “la década de 1930”, cuando el nazismo y el fascismo se propagaron por Europa.

“Se trate de Trump, Orban, Erdogan o Duterte, cada vez son más los políticos que dicen ser antisistema y tienen una agenda tóxica que persigue, convierte en chivos expiatorios y deshumaniza a grupos enteros de personas. La política de demonización que se hace en la actualidad difunde la peligrosa idea de que algunas personas son menos humanas que otras, despojando de su humanidad a grupos enteros de personas. Esta práctica amenaza con desatar los aspectos más negativos de la naturaleza humana”, denuncia Salil Shetty, secretario general de AI.

Para esta ONG, un claro ejemplo de la tendencia global a hacer política de manera más airada y divisiva fue la venenosa retórica de campaña de Donald Trump, pero los líderes políticos de otras partes del mundo también apostaron su poder a discursos de miedo, culpa y división.

Está retórica tiene un impacto cada vez mayor en las políticas y medidas que se adoptan. Amnistía Internacional denuncia que, en 2016, los Gobiernos “hicieron la vista gorda ante crímenes de guerra, impulsaron acuerdos que menoscababan el derecho a solicitar asilo, aprobaron leyes que violaban la libertad de expresión, incitaron a asesinar a personas simplemente por estar acusadas de consumir drogas, justificaron la tortura y la vigilancia masiva, y ampliaron poderes policiales draconianos”.

El informe documenta cómo 36 países violaron el derecho internacional, al devolver de forma ilícita a personas refugiadas a países donde sus derechos humanos corrían peligro. “Los límites de lo que se considera aceptable han cambiado. Los políticos legitiman, desvergonzada y activamente, todo tipo de retóricas y políticas de odio basadas en la identidad de las personas, como la misoginia, el racismo y la homofobia. El primer blanco han sido las personas refugiadas, y si esta situación persiste en 2017, aparecerán también otros en el punto de mira”, prosigue Shetty.

España, en el punto de mira

Amnistía Internacional sostiene que España no se ha quedado al margen del menoscabo de los derechos humanos. Por un lado, “la acogida de personas que huyen de conflictos o de graves violaciones de derechos humanos sigue siendo insuficiente, y se siguen produciendo expulsiones colectivas en las fronteras de Ceuta y Melilla. Por otro, se ha utilizado el delito de ‘enaltecimiento de terrorismo’ para limitar desproporcionadamente la libertad de expresión”, señala AI en su informe.

La ONG también denuncia la “impunidad” hacia ciertos casos de tortura cometidos por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, y tilda de “insuficientes” las cifras de refugiados acogidos por el Estado español (1.034 personas). Asimismo, la organización advierte que “no se garantiza el derecho a la información” y de la falta de garantías de protección para colectivos vulnerables como las mujeres víctimas de violencia de género, las víctimas de trata, o las personas del colectivo LGBTI.

Más en lamarea.com

Read More