You are here

La subida del salario mínimo anunciada por Rajoy tiene trampa

El pasado martes 26 de diciembre se anunció el pacto entre Gobierno, sindicatos y patronal para elevar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) un 4% en 2018, un 5% en 2019 y un 10% en 2020. Sin embargo, tal y como explicó el presidente del Gobierno, esa ruta de crecimiento solo se aplicará si se cumplen dos requisitos: 1) que el PIB de la economía crezca más de un 2,5% cada año, y 2) que el aumento de afiliación a la Seguridad Social sea superior a los 450.000 afiliados cada año.

Mariano Rajoy ha insistido en que son requisitos prudentes porque últimamente dichos niveles se están superando. Pero el hecho de que desde el año 2015 se haya crecido y creado empleo por encima de esos parámetros no quiere decir que en los tres años siguientes vaya a ocurrir lo mismo.

De hecho, todo el mundo sabe que la economía es cíclica y que a años de crecimiento económico siempre le siguen años de desaceleración e incluso recesión. Y las previsiones que se realizan para los años siguiente no son muy halagüeñas. Para 2018 tanto el Fondo Monetario Internacional como la Comisión Europea estiman que el crecimiento del PIB español será en 2018 del 2,5%, mientras que el Banco de España cree que será del 2,4% y el propio Gobierno (alegando inestabilidad política en Cataluña) del 2,3%. Es decir, por debajo o muy ajustado al límite marcado como requisito para que aumente el salario mínimo. Pero es que las previsiones para 2019 y 2020 son todavía peores: la Comisión Europea cree que el PIB español crecerá un 2,3% y el Gobierno un 2,1%. De cumplirse estos pronósticos, el acuerdo para el crecimiento del salario mínimo quedaría en papel mojado, especialmente en lo que respecta al año 2020, que es precisamente el año en el que mayor subida se ha programado (menuda casualidad, ¿no?).

El requisito de afiliación a la Seguridad Social parece más fácil que se cumpla, al menos en 2018 y en 2019, porque últimamente el incremento interanual supera las 600.000 personas (aunque en los últimos seis meses la tendencia es a la baja). Ahora bien, evidentemente este indicador también se verá afectado por una desaceleración de la actividad económica.

En cualquier caso, incluso aunque se superaran los requisitos establecidos, la medida es claramente insuficiente en importe y en alcance. En importe porque al crecimiento del SMI hay que restarle el crecimiento de los precios (¡futuro y pasado!): de nada sirve que el salario aumente si los precios aumentan en la misma cantidad.

Desde el año 2009 hasta el 2016 el SMI creció un 5% y los precios lo hicieron en un 10,2%, por lo que en realidad se perdió capacidad adquisitiva. El incremento del SMI del 8% en 2017 vino solamente a compensar levemente esa pérdida de poder económico, traduciéndose en un incremento salarial real del 2,6% si partimos desde 2009.

En otras palabras: actualmente el Salario Mínimo en España es muy reducido (no llega al 60% del salario medio tal y como recomiendan los organismos internacionales) por lo que incrementos del 4% y del 5% en dos años son claramente insuficientes. Cierto es que el aumento del 10% en 2020 no es en absoluto desdeñable, pero no es menos cierto que, como acabamos de ver, es el año en el que menos probabilidades hay de que se cumplan los requisitos para aplicar la subida.

La medida es además insuficiente en alcance porque solo beneficiaría a los trabajadores a tiempo completo que ingresen menos de 736 euros mensuales (en 14 pagas), esto es, a unas 530.000 personas, un 2,7% de todos los empleados actuales. Ni siquiera beneficiaría (como ocurría antes de 2017) a los trabajadores que a través de convenios tienen vinculado su salario al SMI, porque ya este año el gobierno de Rajoy introdujo una letra pequeña en el decreto para excluirlos de los beneficios de la medida1.

Es decir, el Gobierno estaría dejando fuera de los beneficios de la medida a 2,4 millones de trabajadores a tiempo parcial que cobran menos del salario mínimo (el 12,62% de todas las personas ocupadas), que son precisamente los trabajadores más pobres (el 61% querría trabajar a tiempo completo pero no encuentran empleo con esas características). Ni que decir tiene, además, que esta actuación tampoco beneficia a los autónomos.

Para poder compensar esta insuficiencia en alcance es absolutamente imprescindible combatir con mayor fuerza el fraude laboral. Actualmente el problema de buena parte de los trabajadores no es tanto que tengan un salario mínimo legal insuficiente, sino que éste no se cumple. Muchos empresarios cometen fraude de ley: contratan a tiempo parcial pero luego los empleados trabajan a tiempo completo (la mitad de las seis millones de horas extraordinarias que se realizan a la semana no se pagan), contratan a los trabajadores como autónomos cuando deberían ser asalariados, contratan a los trabajadores temporalmente cuando deberían ser indefinidos, etc.

Los empleadores pueden sortear el incremento del SMI a través de este tipo de prácticas ilegales. Cualquier incremento del SMI sin resolver todo este fraude laboral tendrá un impacto muy reducido. Por eso es imprescindible que el gobierno incremente los medios y los recursos a la inspección laboral, hoy claramente infradesarrollada (hay solo un inspector por cada 1.600 empresas y cada uno de ellos realiza una media de 171 visitas a empresas, frente a las 59 de Francia, según datos de la OIT).

Reforzar la inspección laboral es profundamente rentable: en 2015 se hicieron 12.383 incrementos de jornada tras la actuación de los inspectores, y en la mayoría de los casos el aumento fue superior al 50%.

Más en lamarea.com

Read More

9-0: la negociación sobre las pensiones (y el empleo digno) también está pendiente

pensiones dignas ccoo ugt marchas

“¿Jubilada? No, yo estoy peor que jubilada. Tengo una discapacidad y cobro una paga de 300 euros y pico. Nos ha costado 40 años llegar hasta un punto y ahora estamos delante de un precipicio. Menos pensiones, más paro, menos educación… Nos han cambiado completamente el sentido que teníamos para vivir. Y esto no ha hecho más que empezar”. Habla Ana Rodríguez Capilla, 64 años. Está atravesando la avenida Alemania, a la entrada de Cáceres. “Nos están poniendo problemas. Es la única ciudad donde nos han dicho que tenemos que ir por la acera”, cuenta por teléfono. El pasado sábado salió de Málaga. De fondo se escucha alboroto. Megáfonos y gritos: “¡Ni un paso atrás!”. Ana es una de las participantes de las marchas por unas pensiones dignas convocadas por los sindicatos CCOO y UGT.

Procedentes de distintos puntos de España –Andalucía, Asturias, Cantabria, Galicia y la Comunidad Valenciana–, las columnas se unirán el próximo 9 de octubre en Madrid. “Ese día nos van a escuchar, va a haber una respuesta contundente”, asegura el secretario general de pensionistas de CCOO-A, Enrique Fernández, que destaca el apoyo recibido desde distintos sectores y edades. “El problema no es solo nuestro sino de la sociedad en su conjunto”, añade.

Las principales reivindicaciones del colectivo descansan en una idea: el sistema de pensiones es viable. Pero para que el sistema funcione hay que acabar con el empleo precario, el paro y los salarios indignos. “No solo pedimos pensiones dignas, pedimos una vida digna”, explica el sindicalista de UGT Paco Pérez Haro, secretario de organización de la Unión de Jubilados y Pensionistas de Andalucía. Este sábado se celebra la jornada mundial por un empleo decente. Según los datos del INEM publicados esta misma semana, el paro ha vuelto a subir: 27.858 personas más, el mayor aumento en septiembre desde hace cinco años. La temporalidad y la precariedad se ceba con los contratos y los salarios han perdido un 8,6% de poder adquisitivo entre 2008 y 2015.

“Queremos hablar de cuestiones tan importantes como el empleo, los salarios dignos, las pensiones, o de cómo combatir el paro”, afirman los sindicatos. “Cataluña está obstruyendo que salgan estas marchas con carácter general en los medios de comunicación. Y eso al Gobierno le viene muy bien porque con lo uno se tapa lo otro”, denuncia Pérez Haro, que ha participado en tres marchas en los últimos años. Admite que su protesta no va a conseguir cambiar el rumbo de las políticas del gobierno del PP, pero sí cree relevantes estas manifestaciones para que los más jóvenes se echen a la calle. “Al menos queremos sensibilizar a la opinión pública. Ya sabemos que al Gobierno le importamos un pepino, un gobierno que nos viene robando, ninguneando, explotando desde que llegó a la Moncloa. Pero no vamos a dejar por ello de estar en la calle”, prosigue. Tiene 69 años recién cumplidos.

Fernández también incide en ello: “Pase lo que pase a partir del día 9, vamos a seguir peleando hasta conseguir que el gobierno de Rajoy dé marcha atrás, que se siente en la mesa por el Pacto de Toledo con los interlocutores sociales y políticos y que se llegue a un acuerdo para derogar la reforma de 2013 y que haya un acuerdo que posibilite el futuro de las pensiones públicas de este país, no solo los de hoy sino de los que vienen”.

“Lo que esperamos es que la gente lo entienda, que lo que pedimos no es una cosa del otro mundo –insiste Ana–-. Y si no espabilamos iremos a peor. Nos han ido llevando a un cambio de sistema como si fuéramos idiotas y hasta nos han dicho que tenemos que rezar para que nos hagan el milagro. Yo lo que le digo a la ministra Fátima Báñez es que rece ella por todos nosotros y que nos dé su paga. Y que ella viva con la nuestra”, concluye.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Paro de abril: el mayor descenso mensual

El paro bajó en abril en 129.281 desempleados respecto al mes anterior (-3,5%), el mayor descenso mensual en la serie histórica, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Con 3.573.036 desempleados a finales de abril, cuando se ha celebrado la Semana Santa, la cifra alcanza su nivel más bajo desde julio de 2009.

El número de contratos registrados -1.604.476- también ha sido la cifra más alta de la serie histórica en un mes de abril y un 4,07% superior a la del mismo mes de 2016. Como contratos indefinidos se ha registrado 151.448, el 9,4% del total, con un incremento del 3,8% sobre el mismo mes del ejercicio anterior. Sobre la duración de la jornada, del total de contratos indefinidos, 87.757 fueron a tiempo completo (16.292 menos) y 46.111 a tiempo parcial (11.121 menos). Un total de 17.580 fueron fijos discontinuos (433 más).

Respecto a los temporales, se firmaron 941.414 contratos eventuales a tiempo completo (75.787 menos), y 511.614 a tiempo parcial (25.530 menos); en tanto que del total de contratos eventuales, 8.893 tuvieron carácter formativo (2.795 menos).

La Seguridad Social ganó una media de 212.216 afiliados (un 1,2% más), también el mejor dato en este mes dentro de la serie histórica. El total de ocupados superó por primera vez desde el verano de 2009 la barrera de los 18 millones de ocupados. En concreto, abril terminó con 18.122.222 cotizantes, su nivel más alto desde julio de 2009.

Más en lamarea.com

Read More

Paula Rodríguez: “La conciliación debe ser una de las principales luchas de los sindicatos”

La entrevista a Paula Rodríguez forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

Paula Rodríguez Modroño es experta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre Trabajo no remunerado, género y economía del cuidado y de ONU Mujeres en Políticas Macroeconómicas. Profesora del Departamento de Economía, Métodos Cuantitativos e Historia Económica de la Universidad Pablo de Olavide, acaba de ser galardonada con un Premio Meridiana en la modalidad de iniciativas de I+D+i.

¿Tienen sentido los sindicatos como los conocemos en el mundo en que vivimos?

Sí, los sindicatos siguen siendo las organizaciones de los trabajadores con más presencia y poder de negociación en las instituciones que regulan el mercado laboral y, por tanto, son las que pueden ejercer todavía más presión para defender los derechos de los trabajadores. Sin embargo, deben sufrir un serio proceso de renovación y adaptación a las nueva gobernanza supranacional, y a las nuevas formas de explotación de los trabajadores y de precarización del trabajo.

¿Cómo tiene que ser en líneas generales un sindicato del siglo XXI?

Los sindicatos del siglo XXI deben extender su ámbito de actuación en múltiples direcciones, especializándose en nuevas áreas en las que no habían trabajado antes. Deben trabajar para defender a los nuevos proletarios y precarios del siglo XXI: jóvenes becarios, falsos autónomos, trabajadores a tiempo parcial, profesionales freelance, trabajadores con contratos irregulares, etc. Para ello, los sindicatos no pueden seguir organizándose simplemente en función de sectores de actividad o empresas, sino que deben organizar también su lucha sobre todo en función de los distintos grupos de colectivos o trabajadores a los que representen, pues muchos de estos trabajadores cambiarán de un sector a otro, no se encontrarán vinculados a ningún empleador el tiempo suficiente o trabajarán para varios empleadores al mismo tiempo.

¿Qué necesitan los sindicatos para volver a conectar con la sociedad?

Necesitan recuperar la confianza de la sociedad, una gran parte que considera que no pueden proteger sus derechos y otra parte que piensa que actúan en connivencia con el partido en el poder para conservar sus posiciones privilegiadas en las instituciones. Al mismo tiempo deben trabajar conjuntamente con los movimientos ciudadanos y asociaciones que son las que en los últimos años han sabido representar mejor los intereses de grupos sociales muy diversos. El trabajo conjunto con estos movimientos ciudadanos es fundamental para recuperar la confianza de la sociedad y para poder adaptarse y luchar contra la diversidad de explotaciones y opresiones existentes hoy en día.

¿Y para enfrentar el reto de la cada vez mayor robotización del trabajo?

A pesar de la robotización, siempre habrá numerosos trabajos con tareas no rutinarias que no puedan ser realizadas por robots. Además, la robotización implica nuevos trabajos de diseño y control de los robots. Los sindicatos deben trabajar para la reconversión de los trabajadores que puedan ser sustituidos por robots.

¿Es necesario que estén dirigidos por más mujeres y más jóvenes?

Sería al menos una muestra de que los propios sindicatos no discriminan, pues es imposible que un sindicato que representa a todos los trabajadores, entre los que hay numerosas mujeres y también jóvenes, no tenga en todos los niveles de su dirección representantes de estos trabajadores a no ser que estén impidiendo su acceso. Es complicado que una organización luche contra la discriminación cuando ella misma discrimina.

¿Habría que introducir en la reivindicación la óptica de una economía feminista y de revalorización de los cuidados? 

Los sindicatos deben incorporar algunas de las principales reivindicaciones de la economía feminista como la relevancia de la reproducción social para la sostenibilidad de la sociedad. Ello implica que la conciliación o la demanda de unos horarios compatibles con la vida familiar y social deben ser una de las principales luchas de los sindicatos, no pueden ser tratadas como áreas secundarias o solo reivindicadas para las mujeres o en sectores feminizados. La etapa actual, caracterizada por el incremento de los horarios laborales y, sobre todo, de los horarios discontinuos y no estándar facilitada por las reformas laborales que han aumentado la flexibilidad del empresariado para establecer las horas de trabajo, representa un momento crucial para no retroceder, sino reforzar la lucha en este sentido. 

El feminismo ha sido también pionero en destacar los múltiples ejes de desigualdad que existen y la interseccionalidad de las discriminaciones, elemento fundamental que deberían incorporar ya de manera central los sindicatos en su lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores. Los trabajadores en función de su edad, sexo, etnia, orientación, lugar de origen, etc. reciben un tratamiento diferente en el mercado de trabajo y los sindicatos deben ser conscientes de estas múltiples discriminaciones, en vez de tratar a los trabajadores como sujetos homogéneos.

¿Grandes o pequeños? ¿Generales o específicos?

Tienen que ser grandes pero con múltiples unidades especializadas en cada área concreta, aunque siempre interconectadas entre sí, al igual que en conexión con otras organizaciones.

¿Es posible sincronizar la lucha individual y la colectiva?

La lucha debe ser siempre colectiva.

¿Qué asuntos tendrían que ser irrenunciables a la hora de negociar con el Gobierno y la patronal? ¿Habría que cambiar el sistema de negociación y de representatividad?

Los sindicatos deben adoptar una estrategia de negociación en múltiples niveles. Hay que negociar en distintos ámbitos y áreas a la vez. Los sindicatos deben unirse en confederaciones europeas y globales para poder ejercer presión a nivel global contra las corporaciones globales, las instituciones supranacionales o los tratados internacionales. Sin embargo, eso no implica no luchar al mismo tiempo en el ámbito nacional o subnacional. El mercado laboral sigue estando regulado en gran parte en el nivel de estado-nación.

¿Tendrán que asumir los nuevos sindicatos que hay derechos que no se van a recuperar?

No, nunca se debe dar por perdido ningún derecho. Los sindicatos deben avanzar siempre en la lucha por más derechos de los trabajadores, pues nos encontramos aún en un nivel pobre en cuanto a derechos.

Donación a La Marea

1. Joaquín Pérez Rey: “Los sindicatos deben aprender de los movimientos sociales”

Más en lamarea.com

Read More

Manuel Gómez, un ingenerio-camarero sin perspectivas de afiliarse a un sindicato

La entrevista a Manuel Gómez forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

Manuel Gómez Díaz es ingeniero industrial. Actualmente estudia un máster y trabaja como camarero en un bar de Sevilla. “Lo hago porque quiero, puedo permitirme no hacerlo, pero hay gente que lo hace por necesidad y eso me da mucha pena. Es una burrada que se trabaje sin descansos por una miseria”, denuncia. Ahora mismo está leyendo Maquiavelo. “Es muy interesante para saber cómo son las relaciones de poder”, dice mientras pone un café detrás de la barra. “¿Cómo se dice cordero en inglés?”, le pregunta un compañero que atiende a un hombre extranjero. “Lamb”, responde diligente. Manuel, experto en automatismos, es uno de esos jóvenes preparados que sirven copas cuando podrían estar creando. “Tengo un pensamiento muy pragmático, me baso en las experiencias. Cada que vez que tengo que diseñar algo lo primero que me planteo es: ¿y cuando falle a dónde vamos? Creo que nuestro sistema sindical no cuenta con esas prevenciones. En otros Estados sí que existe, hay organismos de inspección que funcionan de verdad”, expone con su camisa azul, aún de uniforme, en la terraza de otro bar, donde trabaja su madre. 

Cuando se inauguró la Expo, aún no había nacido. Tiene 23 años, nunca ha estado afiliado a ningún sindicato ni tiene perspectivas de hacerlo. Considera que los sindicatos se han transformado en empresas: “Donde hay un director, un jefe de publicidad o de márketing… No son cooperativas ni organizaciones de gente que esté remando hacia el mismo sitio. Dentro del mismo sindicato hay gente que tiene intereses por un lado e intereses por otro. No puedes entrar en un sindicato que esté vendiendo, comercializando productos… Un sindicato no está para ganar dinero, sino para ayudar”, afirma. Tampoco ve sensata la actual organización: “Tiene que ser más directa, no tan jerárquica, con cierto orden, pero que yo tenga potestad para poder decir que eso está mal, que no que venga el representante sindical y me diga que no hable”, prosigue. En su discurso muestra una madurez impropia a los 23 años pero comprensible con su filosofía de vida: siempre busca el por qué de las cosas. 

Desde muy pequeño quiso estudiar Telecomunicaciones: “Me ha gustado mucho montar, inventar, me gustaba mucho la dinámica de las cosas, el por qué de las cosas. Me gusta mucho la metáfora que usaba Descartes del árbol de la filosofía: el pie de la metafísica y la física como tronco. Soy mucho de tronco, de la física, de por qué vamos a llegar aquí”. Luego se dio cuenta de que Telecomunicaciones estaba muy centrado en la informática y optó por la ingeniería industrial: “Necesitaba un poco más de física. Es muy apasionante. Y muchas herramientas y metodologías de la Universidad las he usado para intentar solucionar problemas en la vida”, asegura. 

Para él, la sociedad necesita un cambio de perspectiva, una “reconversión del pensamiento”. Desde la lucha por el medio ambiente hasta la adaptación a las nuevas formas de trabajo con nuevas tecnologías y robots. “Los robots no tienen conciencia humana. No hay problema. Incluso evitarían que mujeres y niños sigan cosiendo zapatos en condiciones infrahumanas”, dice. El problema está en saber defender de una forma efectiva los derechos de los trabajadores: “No creo, de todas formas, que sea un problema solo de los sindicatos, que estén adormilados, que también. Es un problema de instituciones. En otros países, tú echas media hora y media hora que te pagan. Mira Suiza. ¿Por qué no me lo van a pagar, por qué te voy a regalar mi tiempo si es lo más valioso que tengo hoy en día? Me da igual que me pagues una hora más o menos, estoy aquí para ahorrar, pero una hora de tiempo libre me soluciona mucho. Es tiempo para estar con mi familia, para leer, para aprender…”. Su objetivo es mejorar un poquito el mundo, porque dice que es muy cruel. 

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Cecilio Gordillo: “Los sindicatos no pueden estar solo para subir tres pesetas el sueldo, sino para meterse en camisa de once varas”

La entrevista a Cecilio Gordillo forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

Trabajó durante muchos años para el Grupo Rockefeller desde la planta de la Gillette de Sevilla. Lo intentó también como taxista durante cinco años, de cuatro a seis de la madrugada. Hasta que el médico le dio a elegir entre el taxi o su riñón. Vivió cómo eran los sindicatos en dictadura y cómo evolucionaron hacia la democracia. Estuvo en Comisiones Obreras, la CNT y, después de “todas las purgas”, terminó en la CGT, donde coordina ahora el Grupo de Trabajo Recuperando la Memoria Histórica y Social de Andalucía. A Cecilio Gordillo hay poca gente que no lo conozca y menos aún que no digan que es incansable. “Yo llevaba un pañuelo rojo grande siempre. Y me decía un hombre: ‘Cecilio, ay que ver el por culo que das con el pañuelo rojo. Con 16 años, en la JOC, le llevaba las notitas bajo cuerda al cura [Eduardo Chinarro, el que fuera responsable del la sección Laboral de El Correo de Andalucía]”, cuenta. Uno de los primeros libros que editó en su nueva etapa al frente del grupo de memoria, estaba dedicado al convenio colectivo de la construcción: “Ese donde se firmó una jornada laboral de 36 horas. Los tres autores, Antonio Miguel Bernal, Manuel Ramón Alarcón y José Luis Gutiérrez, analizan lo que fue aquel convenio en aquel momento y la gente, cuando lo conoció, no se lo creía. Aquello fue una clase práctica de qué coño es el sindicalismo. La guerra civil estalló estando Madrid en huelga por ese convenio. Y eso no lo saben los currelas”.

¿Cómo tiene que ser un sindicato del siglo XXI?

Muy diferente a como es hoy. Aunque parezca mentira, y no tiene nada que ver con mi vinculación con la memoria, el sindicalismo actual todavía está muy ligado al franquismo. Las estructuras del funcionamiento de la representación, que es el sistema en el que se basa el sindicato actual, es una continuación del sindicato vertical. Las elecciones sindicales, los enlaces… ¡que todavía hay alguno que habla de los enlaces sindicales! y todas estas cosas dejan sobre el tapete que no se ha roto con aquel sistema en todos los aspectos. Ni en el modelo de representación ni en la dinámica de formación interna de lo que es una formación sindical. Muchos que hemos tenido representación en la estructura de los sindicatos hemos visto que lo que faltaba realmente era formación. No se conocía la historia del sindicalismo, ni de las propias organizaciones en las que tú estabas. Se cambiaba de sindicato como el que cambia de moneda, no implicaba ningún compromiso de ningún tipo. La cuota sindical era casi una limosna que se daba, no se valoraba en su justa medida lo que es una cuota sindical y, en este sentido, todavía llegamos hoy a situaciones como las siguientes: te vas a Canal Sur y hay un programa sindical que antes se llamaba Sindicados y ahora Empleados. Sindica-dos. Emplea-dos. ¿No sería mejor Empleatres o empleacuatro? Lo que ocurre es que ese espacio es inamovible como pago del servicio del Estado a dos organizaciones, al sistema,  que son sus organizaciones. Eso lo hemos llevado nosotros a la calle, a las instituciones  y no hay manera. 

¿Y cómo se cambia esa estructura?

Hay que hacer un cambio de fondo, pero también de forma y pasa por una participación más activa, con un estar más pendiente de los trabajadores que de las instituciones. Ahora mismo los sindicatos están más pendientes de lo que dice el gobierno de turno que de la negociación colectiva. Y las alternativas que algunos nos atrevemos a hacer, porque el movimiento sindical tiene que dar alternativas a muchas cosas y a los problemas de la sociedad, son rechazadas. Recuerdo que en Construcciones Aeronáuticas (CASA) había una crisis y era cuando empezaba a hablarse de los incendios forestales y no había aviones. Nosotros dijimos que por qué Construcciones Aeronáuticas no podía hacer aviones contra incendios forestales. Y no fue posible. Las alternativas siempre han sido marginadas, rechazadas fundamentalmente por los otros sindicatos, ojo. Yo me reuní con altos responsables de la empresa porque entonces era el responsable de Sevilla de la CGT. Llevamos al Parlamento andaluz la propuesta, que se aprobó por unanimidad y al final el Gobierno no apretó lo suficiente. Algo similar pasó con los aerogeneradores, que al final se lo dio a una empresa pública vasca, que tenía que partir de cero cuando CASA ya tenía la infraestructura necesaria. Los sindicatos no pueden estar solo para que suban tres pesetas el salario, sino para meterse en camisa de once varas. Así tienen que ser los sindicatos del siglo XXI porque ya lo fueron los del XX y XIX. Ha habido una brecha (la guerra civil y la dictadura) que se ha comido todo el movimiento creativo que tenía el movimiento sindical en los años 30. 

¿Habría que cambiar el sistema de representación?

Por supuesto. A los sindicatos se les “regala” una representación por decreto ley basada en los resultados las elecciones sindicales a niveles de CCAA y nacional que otorga el título de “más representativo”. Pero es que los jornaleros, por ejemplo, no tienen representación sindical directa, elegidos por ellos. No hay elecciones sindicales entre los jornaleros, entre los pensionistas… ¿Quién los representa? Tú puedes tener miles de afiliados en el campo, pero como no se hacen elecciones tú no negocias el convenio colectivo del campo, sino el sindicato con mayor representatividad. Y hay un gran desconocimiento de todo esto. Hubo un intento de pagar una cuota especial por negociación. Había que suscribir casi individualmente el convenio para que te quitaran la cuota y nos la quitaran también a nosotros, los afiliados de otras organizaciones. Aquello se paró, pero lo intentaron en vez de convencer para conseguir afiliación.

¿Cómo debería ser el sistema de financiación?

Como se vive de la transferencia económica del Estado, para qué quiero el dinero de los afiliados. Eso hace que no se valore de donde viene. La mayoría del dinero que el Estado da a los sindicatos no es de subvenciones, es la cuota que corresponde por delegado sindical elegido en las elecciones. En cada negociación hay dinero de por medio, en el caso de la Administración esta paga con liberaciones… Se compran voluntades. Yo era de las Comisiones Obreras del metal (Comisión de los 100 durante la clandestinidad). Cuando se convierten en CCOO no aceptan mi afiliación y me meto en la CNT. El pago de las primeras elecciones fue el patrimonio sindical, respaldo institucional y quien no se presentara a las elecciones quedaba sin respaldo, sin garantías y, por lo tanto, despedido. Esa fue la primera purga. Luego vino otra con las reconversiones industriales. Había que despedir a sindicalistas si se quería hacer. Nos mandan a las cloacas. Mucha gente termina muy mal, de psiquiatra, de irse al monte. Incluso años más tarde las políticas de exclusión siguieron. A nosotros vinieron trabajadores de la fábrica de uranio en Andújar (Jaén) diciendo que no sabían por qué sus compañeros se estaban muriendo de cáncer. Nos entrevistamos con la entonces Agencia del Medio Ambiente, vamos al Parlamento… ¿Y qué pasó? Que les dijeron que tenían que afiliarse a UGT y romper cualquier relación con la CNT o la CGT. Era una práctica habitual cuando tenía que ver con asuntos delicados. el amianto, los vertederos industriales (Nerva), contrabando de gasóleo… 

¿Qué hay que resolver de manera más urgente?

Se está perdiendo hasta el término clase obrera. Lo tiene más claro la alta burguesía. Nosotros no decimos ya la clase burguesa. Se pierden conceptos porque interesa. Los sindicatos tienen que cortar amarras con la Administración porque es contaminante y deriva en corrupción. Si te das cuenta, funcionamos como si fuésemos parte de la Administración en cuestiones tan simples como ‘ese día no trabajamos porque no trabaja la Administración’ o ‘nos vamos a las dos en los días de Semana Santa como la Administración’…

Donación a La Marea

1. Joaquín Pérez Rey: “Los sindicatos deben aprender de los movimientos sociales”

2. Sonia Gatius: “O recuperamos la conciencia del ‘juntos sí se puede’ o el sindicalismo pasará a la historia”

Más en lamarea.com

Read More

David G. Aristegui: “No hay que exigirnos factura, sino darnos de alta en el Régimen Especial de Artistas”

La entrevista a David G. Aristegui forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

David García Aristegui es miembro de la Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras. Entre sus múltiples consideraciones, destaca un aspecto que generalmente pasa desapercibido: un acompañamiento a las personas que quieran afiliarse y no tengan familiares o amigos que hayan militado en organizaciones de este tipo.

¿Por qué se ha creado el sindicato?

Las y los músicos llevamos 30 años de retraso respecto a la Unión de Actores y Actrices. Era necesario un sindicato que defendiera los derechos de las personas que trabajan como intérpretes en la industria musical. Lo raro es lo que pasa aquí, en todos los países de nuestro entorno como Reino Unido o Francia, o en el resto del mundo, hay sindicatos de músicos con una larga tradición asociativa.

¿Por qué los sindicatos mayoritarios no han defendido a determinados sectores como el vuestro?

La responsabilidad hay que repartirla. Es cierto que en los sindicatos, y esto es muy grave, no saben lo que es el Régimen Especial de Artistas o el Convenio colectivo estatal del personal de salas de fiesta, baile y discotecas, de acuerdo. Pero las y los trabajadores del sector musical no se han caracterizado precisamente por su capacidad para afiliarse y trabajar desde sindicatos, y mira que hay para elegir: mayoritarios, anarcosindicalistas, independentistas etc. Así las cosas, la vía que hemos visto para movilizar ha sido crear un sindicato de sector, aunque hay gente organizándose desde CNT y CGT, otros compañeros tienen doble militancia con sindicatos como CCOO, COBAS o COS.

¿Por qué existe la percepción de que determinados trabajos, sobre todo los relacionados con el arte, son gratis?

Que la creación deba ser sostenida únicamente por rentistas y amateurs es una postura legítima, ojo, y que por supuesto NO comparto. Pero me gustaría que quien piense eso lo expusiera claramente y no hiciera argumentaciones extrañas hablando de cultura libre o pidiendo la Renta Básica. Para mucha gente parece ser que solo hay un trabajo ‘de verdad’ con un mono azul y una llave inglesa fálica en la mano. No es así. Siempre insistimos en nuestros textos con el lema “música es trabajo”.

¿Cuáles son las principales quejas y reivindicaciones que planteáis?

Que se trate a los trabajadores del sector musical como lo que son, trabajadores. Nos han convertido por obra y gracia de las cooperativas para facturar como Musicat, Mus21 o Articat en un sector de falsos autónomos. Cuando se nos contrate no hay que exigirnos factura, hay que darnos de alta en el Régimen Especial de Artistas, que para eso está, y que se cumpla el Convenio colectivo estatal del personal de salas de fiesta, baile y discotecas. También queremos mejorar en temas como salud laboral, el accidente de Supersubmarina dio un aviso serio al respecto. Además de como intérpretes, desde el sindicato contemplamos reivindicaciones de los músicos como autores/as: se piden reformas en la LPI para que la SGAE no sea una entidad al servicio de los intereses de las editoriales musicales.

¿Por qué ha aumentado la precariedad en los últimos tiempos en el sector?

Por las reformas laborales, por la llamada crisis y, sobre todo, por la falta de organización de la clase trabajadora en sindicatos.

¿Crees que cada sector necesita su sindicato? ¿O podría funcionar mejor con sindicatos grandes potentes a la hora de las negociaciones?

Eso es algo que no se puede saber de antemano. Hay conflictos que se han llevado de manera excepcional desde sindicatos de clase como el de las subcontratas de Movistar (donde tuvo un papel fundamental COBAS) o el de las falsas cooperativas cárnicas de Osona (donde está la COS). Pero las Kellys, el Sindicato de Manteros o los nuevos sindicatos de músicos han preferido organizarse por fuera de los sindicatos clásicos. Lo importante es el apoyo mutuo en todas las luchas y en todos los sectores. El mismo apoyo y cariño que han recibido los estibadores tienen que tenerlo el resto de luchas.

En líneas generales, ¿cómo tendría que ser un sindicato del siglo XXI y qué no deberían hacer?

Los sindicatos no son conscientes de que tienen un funcionamiento, formal e informal, muy complejo para alguien que se afilia y que no tiene familiares o amigos que hayan militado en organizaciones de este tipo. El acompañamiento a la nueva militancia es algo que no se hace y sería fundamental. También hay que facilitar que la gente se sume y trabaje en estas organizaciones: locales en los barrios, abiertos a los movimientos sociales de la zona, accesibles para personas con diversidad funcional y con espacios específicos para niñas y niños. Sin todo esto seguirá la misma situación: sindicatos con presencia solo en ciertos sectores, con una afiliación muy envejecida y con una abrumadora mayoría de hombres.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Nuria López (CCOO): “La verdadera reforma que necesitamos en España es la empresarial”

La entrevista a Nuria López forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

No le gustan las magdalenas de tantas como se comió cuando era niña. “¿Te acuerdas de las del Zángano que tenías que acumular envoltorios para que te regalasen un chándal? Pues de esos tuve unos pocos”, cuenta Nuria López. “Y me acuerdo de las zapatillas Kelme que me regalaron en unos reyes, que no quería que se me ensuciaran”, continúa. Es de Écija (Sevilla). Hija de albañil y trabajadora del hogar. Hoy tiene 38 años, es abogada y se emociona cuando recuerda el esfuerzo que hicieron sus padres para que fuera la primera universitaria de la familia. El próximo 2 de junio será la primera mujer en dirigir CCOO de Andalucía, como previsiblemente votará el congreso. A partir de entonces, con Carmen Castilla al frente de UGT, los dos sindicatos mayoritarios estarán capitaneados por mujeres (y jóvenes).

¿Cómo tiene que ser un sindicato para dar respuesta a la nueva realidad del mercado laboral?

El capital está optando por volver a concentrarse y está utilizando la fragmentación de los procesos productivos a través de las distintas externalizaciones, las contrataciones en cadena, contratas, subcontratas… y eso hace que haya trabajadores y trabajadoras más diversos, con condiciones laborales desiguales y donde las empresas hacen ver que tenemos cada vez con menos puntos en común porque, cuando se va desmembrando la producción, parece que estás trabajando para otra empresa, aunque en realidad lo estás haciendo para el mismo proceso. Estás trabajando para una empresa principal-matriz que, aunque fabrique en otro país, con la producción final obtiene beneficios. Y en ese proceso de cambio de modelo de país, de las relaciones económicas, de la globalización, nosotros empezamos, a principios del año pasado, a abordar un debate interno. Es decir, cómo abordar sindicalmente no solo las situaciones que ya teníamos, sino las realidades que estaban surgiendo. Fue un proceso abierto entre el conjunto de la afiliación. Y fruto de ese debate recogimos propuestas, las trabajamos colectivamente, las intentamos homogeneizar y de ahí surgió el documento que se está debatiendo en el proceso congresual. La organización sabe que tiene que afrontar estos cambios y está dispuesta a ello. Sabemos que el cambio tiene que darse en las formas de trabajo para acercar el sindicato a determinados colectivos de los que ahora, por esa transformación del mundo de la producción, ha estado algo más alejado. 

¿Y cómo puede acercarse el sindicato?

Partimos desde el movimiento sindical de clase y, en particular en CCOO, de que son los trabajadores y trabajadoras, esos nuevos trabajadores diversos, esa nueva realidad, la que tiene que decir en primera persona cómo es esa nueva organización a la que tenemos que ir. Podemos hablar de plataformas, pasarelas, etcétera, de integración dentro del convenio colectivo, por ejemplo. Pero queremos contar con esos nuevos trabajadores para que nos digan cómo pueden tener ellos un hilo conductor en esa vertebración. Ya no son solo los falsos autónomos, ahora se habla también de trabajos por proyectos, colaboraciones, asociados, contratos mercantiles y, dentro de esas colaboraciones, se encubre un mundo laboral que basta cambiarle el nombre al inglés para que no parezca un mundo laboral… Queremos intentar que todas esas personas trabajadoras vean que a través del sindicato se puede encontrar ese punto en común con el resto, para que puedan mejorar sus condiciones laborales. Estamos volviendo a tener que reivindicar las ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso y ocho horas de ocio y eso, en pleno siglo XXI, es injusto. Las nuevas tecnologías, en vez de ser un elemento de liberación, están oprimiendo al trabajador, más horas, menos salarios y más inestabilidad. Tenemos que abordar las coberturas en caso de que eventualmente te quedes sin proyecto, por la casuística actual. En resumen, tenemos que seguir reforzando que los trabajadores y trabajadoras, independientemente del contrato que tengan, del sector en el que se encuadren, o de la actividad que desempeñen, se unan y organicen para reivindicar sus condiciones mejor que de forma individual, porque eso vemos que empobrece.

¿Sería como convencerlos para que se afilien? Una de las críticas que suelen hacer algunos colectivos es que los sindicatos mayoritarios dependen mucho de las subvenciones y, por tanto, del poder. Y proponen una financiación basada en la afiliación.

Es un bulo. En Andalucía, CCOO se financia en un 98% de las cotizaciones de sus afiliados y afiliadas y el poco dinero público que se recibe va destinado a una finalidad muy concreta que se realiza con mucho rigor y seriedad por parte de la organización. Con eso vivimos. En estos tiempos de crisis, las grandes multinacionales -hay también buenos empresarios-, tratan al trabajador como la mercancía que se compra y se vende igual que un tornillo o un alambre. Y ante eso, el capital sabía que el movimiento sindical de clase es el único capaz de ensamblar y organizar una contestación social. Por eso lo ha intentado abatir con todo el armamento que tiene, incluso poniendo trampas a las propias organizaciones. CCOO es la primera fuerza sindical en España y en Andalucía y eso significa que los trabajadores y trabajadoras siguen confiando en la organización. Lo que ocurre también es que en este país la democracia no se ha desarrollado con la plenitud que tenía que haberlo hecho, porque no hay una apuesta por fortalecer la vertebración de las organizaciones sociales, no solo sindicales. Muchas de las organizaciones con las que tenemos relación trabajan por proyectos, con subvenciones, cuando se necesitaría un instrumento público que permita realizar la función social. Por eso creo necesaria una Ley de Participación Institucional, para que nadie tenga esas dudas y despejar de una vez por todas esos bulos, porque es lo que son. Y además, cuando muchos de nuestros afiliados y afiliadas, en muchos casos, están sufriendo una precariedad absoluta. 

¿Cuál es tu mayor prioridad?

Combatir el paro y que el empleo sea de calidad y con unas condiciones laborales dignas. Lo que más me preocupa es hacer compatibles esas nuevas realidades que han surgido con las realidades que estaban en el mundo del trabajo. Porque nos intentan enfrentar y esto no es una guerra entre trabajadores. Lo que tenemos que ver es cómo repartimos mejor la riqueza que se crea, porque hay riqueza para todo el mundo, el problema es que se reparte mal. Hay que hacer un esfuerzo intergeneracional y decir que los trabajadores y trabajadoras, con independencia de la diversidad, somos trabajadores y queremos que los padres, madres, hijos e hijas tengan buenas condiciones laborales, que hablemos de convenios, de quién se queda con el conocimiento… Porque los proyectos son una elaboración intelectual… ¿Del copyright y de los derechos de autor no se habla? Y en esa utilidad es en la que queremos estar, que vean que individualmente las condiciones no se pueden negociar porque siempre pierde el que tiene menos posibilidades. Ahora es todo mucho más diverso, el que está con el portátil, con el pinganillo, con la bata, con la probeta, los multimedias, el diseño… Esa amalgama de realidades debe darse cuenta de que tiene que contar con un hilo conductor para combatir la presión del capital. Nos va a costar hacer pedagogía porque esa la ideología ha calado, pero el movimiento obrero y CCOO van a pelear por construir una alternativa social.

¿Qué supone que seas la primera mujer en dirigir el sindicato?

Ahora que estamos terminando los congresos, podrás ver muchos rostros de mujeres liderando en las provincias, en las federaciones… CCOO lleva 12 años con una política de renovación de cuadros aunque ya antes muchas compañeras pelearon por incorporar con plenitud la igualdad en la vida política, sindical, laboral y social de este país, Sabiendo además que tras la ideología neoliberal se esconde el intento de que la mujer retorne al ámbito doméstico, las mujeres hemos dado la cara y lo seguiremos haciendo; en esta tarea nos han acompañado nuestros compañeros de la organización, conscientes de que la igualdad real es necesaria. Desde siempre y con más ahínco de nuevo en estos tiempos de crisis, las mujeres han peleado por defender sus derechos, han sido solidarias con el conjunto de los trabajadores pagando la cuota sindical y han emprendido una lucha contra las pequeñas y grandes discriminaciones que las reformas han ido poniendo encima, dirigidas a que la incorporación de la mujer no se diera con plenitud, a evitar la Ley de Igualdad… Los pasos que habíamos dado en la igualdad formal y real nos los han intentado quitar ahora, por eso en CCOO vamos a seguir dando la batalla.

¿Y la batalla de la robotización?

En CCOO queremos gobernar los cambios y que nadie se quede atrás, porque habrá trabajadores y trabajadoras que no puedan adaptarse por los tiempos, por la educación, porque hay nativos digitales que la usan bien, pero otras personas no tienen esa formación o posibilidad, y queremos que haya transiciones justas, que se pongan los instrumentos de protección para que la gente que no pueda reciclarse en ello no tenga que caer en la exclusión social. Para ello, tenemos que crear nuevos derechos de protección y España va muy tarde, y Andalucía más. Pero sobre todo hay que hablar de cómo lo hacemos. Porque esa digitalización también llevará mantenimiento, I+D+i, conocimiento… ¿Está preparado para eso el sistema educativo? ¿Están preparadas las políticas activas de empleo para que el reciclaje laboral se produzca? No, y eso va a afectar a los mismos trabajadores y trabajadoras.

¿Habría que crear nuevos impuestos a las máquinas?

Los robots no pagan, pero sí dan beneficios a las empresas en detrimento de los trabajadores. Tenemos que ver cómo el beneficio que van a reportar, la reducción de costes y la mayor producción, se revierte en la sociedad. Puede ser en forma de impuesto, en forma de ley o en forma de pacto social. Siempre vemos la cara del robot, pero no vemos la cara de los del Ibex 35, que son los que se llevan los beneficios. Nosotros vamos a forzar una transición porque va a haber muchos trabajadores y trabajadoras afectados.

¿Están los sindicatos preparados para hacer frente a amenazas como el cambio climático?

Estamos ante un cambio de modelo. Tiene que ser más social, solidario y sostenible, pero no solo económicamente, sino sostenible con las personas y el medio ambiente. Por eso es importante no solo qué hacemos sino cómo lo hacemos. A lo mejor hace 60 años no había una innovación que te permitiera hacerlo de manera compatible, pero hoy sí. Las empresas tienen que ser responsables con los entornos, ahora que se habla mucho de las ciudades sostenibles y amables. Y están haciendo mucha caja registradora a base de destrozar los recursos naturales y el medio ambiente. La verdadera reforma que necesitamos en España es la empresarial. Las empresas tienen que tener una responsabilidad social.

¿Tenemos que dar por perdidos algunos derechos?

La resignación no es la opción de CCOO. No los tenemos que dar por perdidos porque no están perdidos. La reforma laboral está ahí para que la mercantilización venga, para que el miedo se instale… Y eso ata de pies y manos a las personas para reivindicar. Pero también hemos roto muchas costuras a esa reforma con sentencias y con la lucha en las empresas. No creemos en los dioses, creemos en la organización de los trabajadores y las trabajadoras. Y queremos también que la izquierda haga una reflexión y que vea que hay uno, dos elementos clave que tenemos que revertir antes de que se asienten más en la sociedad. Creemos que este periodo es clave para que la reforma laboral no se arraigue en las raíces del sistema, para que los recortes en sanidad y educación no se arraiguen en la sociedad española, que no se asuma que es algo normal. Nos gustaría encontrarnos una izquierda más pensando en lo estratégico que en lo táctico y en el escaparate y nos gustaría encontrarnos unos aliados de izquierda que vieran qué es lo sustancial y nuclear y no lo accesorio. Queremos crear una nueva hegemonía social y cultural que combata las políticas neoliberales y estamos en ese momento, en cortar la línea de especulación y avaricia que existe en las grandes empresas. En ese contexto, nos toca jugar nuevamente el papel que jugamos en la transición de luchas por las libertades, e intentar vertebrar esas respuestas. Aquí todos sabemos emprender, más emprendedores que los trabajadores y trabajadoras sindicalistas, que buscan la solución en un conflicto, no hay. El problema es cuando capitalizas el paro y a los siete meses o al año te has quedado con una mano delante y otra detrás. Eso no es tejido empresarial, es atomización y empobrecer a la gente.

Donación a La Marea

1. Joaquín Pérez Rey: “Los sindicatos deben aprender de los movimientos sociales”

2. Sonia Gatius: “O recuperamos la conciencia del ‘juntos sí se puede’ o el sindicalismo pasará a la historia”

Más en lamarea.com

Read More

Patrocinio Sánchez (UGT): “Vamos a empezar a recuperar derechos. No van a poder con nosotros”

La entrevista a Patrocinio Sánchez forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

Es la primera mujer en dirigir un sindicato mayoritario en Extremadura. Es psicóloga de formación. Es una firme defensora del diálogo para alcanzar acuerdos. Y más que lo mal que lo hayan podido hacer los sindicatos en los últimos tiempos, lo que cree es que existe una campaña de desprestigio mediática y de los poderes fácticos contra ellos. Patrocinio Sánchez es, desde el año pasado, la nueva secretaria general de UGT en la comunidad extremeña. Milita desde los 21 años en el sindicato. Hoy tiene 56. “Me afilié cuando terminé mi carrera y empecé a trabajar”, explica. No concibe la defensa de los derechos laborales sin poner en el centro la defensa de los derechos de las mujeres: “Cuando a una mujer se le dan las mismas oportunidades que a un hombre, lo puede hacer igual que un hombre. Se van rompiendo techos y aquí en Extremadura se ha roto uno. No podemos hablar de oportunidades sin hablar de conciliación, de brecha salarial y de todas esas cosas que relegan todavía el papel de las mujeres a los cuidados”. En su trayectoria, ha sido directora de una residencia de mayores, ha trabajado en un centro de menores, en un instituto y ha sido secretaria general técnica de la Consejería de Bienestar Social de la Junta de Extremadura con un gobierno del PSOE.

¿Qué tiene que cambiar un sindicato para adaptarse a los nuevos tiempos?

En primer lugar, hay que tener en cuenta el valor histórico de los sindicatos no solo en la lucha por los derechos laborales sino en la lucha por la mejora de los derechos civiles y por la democracia. Se implicaron muchísimo en la lucha contra la dictadura y desempeñaron un papel muy relevante en su desaparición. ¿El sindicato se tiene que adaptar a los tiempos? Claro, pero tenemos un problema importante. La reforma laboral nos ha hecho muchísimo daño y ha mermado nuestra capacidad de actuación. La crisis se lo ha llevado absolutamente todo y, ahora, lo que interesa a esos poderes fácticos es debilitarnos porque si nos anulan dejamos de hacer el trabajo que veníamos haciendo en la defensa de los trabajadores y las trabajadoras. Aun así nuestras cifras de afiliación no han disminuido prácticamente. La gente sigue confiando en nosotros.

Hay sectores que se han tenido que organizar porque se han sentido desprotegidos. ¿De verdad que los sindicatos no han hecho nada mal?

UGT inició un proceso en el 42 congreso en el que decidimos que había que cambiar cosas hace un año, cuando fue elegido secretario general Pepe Álvarez. A partir de entonces, entendimos, por ejemplo, que había que adelgazar la estructura por arriba. Aquí iniciamos un proceso de fusión de federaciones en todo el territorio. Y actualmente se han quedado en tres. Y nuestra ejecutiva, que tenía siete personas, pasó a cinco. Claro que habremos hecho cosas mal en momentos puntuales. Nadie es perfecto. Pero es injusto que nos digan que no hacemos nada cuando a lo mejor acabamos de firmar un convenio colectivo. Un convenio que no beneficia solo a nuestros afiliados sino a todo el mundo. Es muy fácil la crítica de alguien que no está aportando nada al sindicato cuando además hay muchísimos sindicalistas procesados, se está cuestionando el derecho a la huelga y nos están cerrando la boca con la ley mordaza. Hay una campaña de acoso y derribo.

Existen numerosas críticas sobre vuestra dependencia económica del Estado y los gobiernos. ¿Habría que cambiar el sistema de financiación?

Lo que ocurre es que parece que nos dan subvenciones -yo no las llamaría así- porque somos así de bonitos. No. La Constitución española ampara la labor del sindicato. Y las subvenciones que nos dan no son un regalo, son un pago al trabajo que realizamos conjuntamente con la Administración. No me da vergüenza, no te regalan nada, te están pagando el trabajo que haces como agente social.

¿Y cómo se consiguen más afiliados?

Evidentemente el sindicato tiene que abrirse a la sociedad, dar una imagen mucho más abierta sin renunciar a la negociación y si no, movilización. Y si alguien llega a pedirnos ayuda, pues explicarle qué hacemos, intentar ayudarle y lograr que se afilie.

¿Cuáles son sus estrategias principales?

Lo principal es potenciar mucho los sectores, y lógicamente estar día sí y también también en los centros de trabajo.

¿Cómo debe afrontar el sindicato amenazas como el cambio climático o la robotización del trabajo?

Nosotros acabamos de firmar un acuerdo de economía verde en el que apostamos por ello. Entendemos que el cambio climático afecta y defendemos las energías renovables. Tenemos que generar empleo con economía verde. Sobre el asunto de los robots, opino que habría que poner un canon para que redunde en el beneficio de todos.

¿Debemos dar por perdidos algunos derechos?

En estos años de gobierno del PP hemos perdido muchísimos derechos, hemos perdido calidad de vida, hemos perdido todo. Pero para nada hay que darlos por perdidos. Estamos en el momento de empezar a recuperarlos. Tenemos un Parlamento con el PP en minoría y nosotros debemos aprovechar como sindicato que nuestras propuestas salgan adelante a través de los grupos parlamentarios más progresistas. Tenemos una oportunidad de hacer todos los cambios que podamos y recuperar derechos. La lucha nunca ha sido fácil y nos costará, pero no van a poder con nosotros.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Ángela Muñoz (Las Kellys): “Los sindicatos mayoritarios nos consideran intrusas”

Las Kellys, en una protesta.

La entrevista a la portavoz de Las Kellys forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

Cuando a veces se presenta a entrevistas de trabajo e intentan hacerle ver que una categoría es igual a la otra y que, por tanto, el sueldo que va a cobrar es el más bajo con las peores condiciones, Ángela Muñoz siempre dice lo mismo: eso no es así. Es una de las portavoces de Las Kellys, la asociación de camareras de piso de los hoteles. Entre sus múltiples aportaciones, sobresale la siguiente: no entiende cómo los sindicatos mayoritarios, con todos los recursos que tienen a su alcance, no se preocupan por ellas y otras mujeres trabajadoras. “Si nosotras estamos teniendo esta repercusión y visibilidad, no me quiero ni imaginar lo que podrían conseguir ellos”, denuncia.

¿Por qué nacen Las Kellys?

Hemos nacido por indefensión y por hartazgo. Este trabajo siempre ha sido muy duro. Las condiciones han ido empeorando a partir de la reforma laboral porque se priorizan los convenios de empresa sobre los sectoriales. Los sindicatos mayoritarios tienen el poder, pueden sentarse a la mesa con la patronal. Y nuestro gran problema es que se está externalizando el trabajo en los hoteles y eso es muy grave porque incluso los que tienen comités de empresa eluden responsabilidades. Un ejemplo: la ley de coordinación de actividades empresariales establece que las empresas tienen que trabajar juntos para que se respeten los puntos de la ley de prevención de riesgos laborales y a través  de los delegados de prevención se debería hacer. Y no se cumple. Y cuando yo he preguntado me han dicho que es muy complicado. Si por ser complicado no se puede solucionar, ¿cuál es la función entonces que tienen ellos? ¿Por ser complicada una cosa la vamos a dejar ahí y vamos a seguir mirando para otro sitio mientras las camareras se lesionan y enferman?

La última externalización que estamos esperando es la del tercer hotel más grande de Madrid. Un Novotel. Y hay un comité de empresa importante. No se ha publicado nada. En el País Vasco, sin embargo, el sindicato ELA ha conseguido echar para atrás la externalización en un NH y un Barceló. Pero UGT y CCOO, en comandita con la patronal, han denunciado el acuerdo marco. La unidad que ellos proclaman luego no la cumplen porque quieren mantener su monopolio. Se toman medidas de cara a la galería, pero sobre la situación real que tenemos en los hoteles no se está haciendo nada. Y eso es muy grave.

¿En qué medida os ha perjudicado ser mujeres? 

Parece que el trabajo precario va implícito al género. El perfil de las Kellys antes era más concreto. Pero desde que comenzaron las externalizaciones tenemos mucha mano de obra barata, mujeres con problemas de viviendas, monomarentales, mayores de 45, miembros en paro… La indefensión se traduce en aceptar eso y punto, “es lo que hay” nos dicen. Porque es eso o nada. Las mujeres estamos surtiendo al mercado laboral de mano de obra barata. Luego están los cursos de formación, que sirven para surtir las necesidades de trabajo precario. Hay muy poquitos hombres como camareros de piso, el rol de la limpieza está asociado a la mujer. A mí me ha llegado a decir un camarero de piso que se marchaba porque no servía para limpiar. Los pocos camareros de pisos que hay están trabajando porque la situación laboral es la que es y de manera alternativa están aquí. ¿Si hubieran sido hombres los trabajadores mayoritarios habrían externalizado los hoteles? No me cabe duda que no. 

¿Qué supone la externalización?

Primero, te infravaloran las condiciones, y eso ya es una discriminación, explotación y un 40% de salario inferior, desprofesionalizacion y falta de calidad.

¿Cómo tendría que ser un sindicato para responder a vuestras necesidades?

Que mirara por los derechos de los trabajadores, real y simplemente. El problema es que están burocratizados e institucionalizados. Lo primero que te piden cuando vas a ellos es un carne de afiliación. No se entiende que les den un tanto por ciento por cada ERE que un trabajador firma. Si vas y la respuesta que te dan es ‘eso es muy complicado’… ¿qué herramientas te quedan?  Organizarte a ti misma para visibilizar el problema, porque lo que hacemos es denunciar públicamente. Lo que no se ve no existe. Pero no nos vemos arropadas. Los mayoritarios nos consideran intrusas, se supone que esta lucha es suya.

¿No han perdido un poco el nivel de actuación por las reformas del Gobierno?

Sí. Las reformas y leyes han facilitado que los sindicatos estén más limitados, pero su trayectoria también habla de ellos: la corrupción, los fraudes, negociaciones y acuerdos  que pasan factura, la coherencia… Tenemos derechos y obligaciones y no hay que renunciar -ni evadir- a lo uno ni a lo otro. Los sindicatos han mirado para otro sitio en este tiempo. Si nosotras a nivel asociativo, como mujeres precarias, que no tenemos ni horas sindicales, ni subvenciones, ni acceso a la mesa patronal, estamos haciendo lo que estamos haciendo y estamos teniendo esta repercusión, lo que podrían hacer ellos con la cantidad de medios que tienen. La sociedad ha evolucionado pero ellos no. Otro ejemplo, el convenio que han aprobado en Telemarketing. Han estado haciendo huelga la CGT y la CNT para que luego en la mesa de negociación CCOO y UGT firmen un convenio que establece una puntos que son inadmisibles. 

¿Habría que cambiar la forma de representatividad?

Tendrían que abrir esa mesa de negociación porque los sindicatos son muy selectivos a la hora de reunirse. Hace poco veíamos que se habían reunido con las asociaciones de profesionales de hostelería y a Las Kellys nos habían dejado al margen. También somos una asociación y tenemos cosas que decir. Nos representan personas que no son del departamento de pisos, porque, además, las mayoría de los delegados que se sientan en las mesas de negociación no son mujeres.

Un cambio urgente que necesite vuestro sector.

Poner coto a las externalizaciones y priorizar los convenios colectivos pero “decentemente” no de empresa. La salud, inspecciones aleatorias. Hay que vincular la categoría de los hoteles al trabajo que se realiza en ellos. Es decir, hay que dar tres, cuatro o cinco estrellas en función también de ello, no solo de los metros de las habitaciones, etc. Hay hoteles de cinco estrellas que no tienen ni valet, el mozo de habitaciones, te despiden con la excusa de que no has pasado el periodo de pruebas o porque ha bajado la producción. Hablas con personas de la asociación de directores de hotel y te dicen que sus asociados cumplen porque son empresas de limpieza que cumplen con su convenio, pero es a su medida. Hay nóminas trucadas, vemos fraude tras fraude…

El año pasado hice en el Congreso una pregunta que nadie me respondió: ¿qué tara tiene la ley que para una empresa de externalización crezca y se desarrolle al nivel que lo están haciendo sin una regularización establecida? Cada una tiene el convenio de su padre y de su madre. Y tan pronto se llaman Lola, que, cuando les meten un paquete, se llaman Juan, pero siguen ejerciendo los mismos. Y estamos hablando de turismo, del motor de la economía, que aporta entre un 10% y un 11% al PIB. Hay compañeras que se van media hora antes a trabajar para conseguir fregona, porque si no, tienen que fregar de rodillas. Estamos ante un lobby arropado por el sistema. No solo es que estés luchando cotra Goliat, es que lo protege el sistema.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More