You are here

“El acuerdo anunciado por Sánchez es una bajada de pantalones del Reino Unido ante España”

Luis Villadiego, periodista y director de Digital Sevilla, comenta en directo el acuerdo al que España, con el gobierno de Pedro Sánchez, llega sobre Gibraltar y por el que finalmente no vetará el ‘Brexit’, la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Villadiego afirma que si se establece que el futuro de Gibraltar efectivamente …

La entrada “El acuerdo anunciado por Sánchez es una bajada de pantalones del Reino Unido ante España” aparece primero en LaRepublica.es.

Read More

Una semana decisiva para el futuro de Reino Unido

Foto: Matt Brown / CC BY 2.0.

Resumen con la actualidad más destacada de la semana en Reino Unido, por Luis Miguel García.

Trump cancela su visita al Reino Unido

Esta parecía ser una semana más en el Reino Unido hasta que el viernes saltó la noticia de que Donald Trump cancelaba su visita prevista a Reino Unido, para febrero con motivo de la inauguración de la nueva embajada de EEUU, que ha costado 1.000 millones de dólares. Trump alegó que no le gusta la nueva localización, achacándola erróneamente a Obama -en realidad fue George W. Bush quien en 2008 firmó el acuerdo para el cambio de embajada, que ahora pasará a ser un hotel de un grupo catarí-. Sin embargo, un pensamiento ampliamente extendido es que el verdadero motivo de que esta visita haya sido cancelada ha sido la previsión de grandes protestas ante el que es uno de los presidentes más impopulares de EEUU en los últimos años. Esto, de todas maneras, alimenta los rumores de un posible distanciamiento entre el Reino Unido y EEUU, en las vísperas de una ronda de negociaciones de acuerdos de libre comercio entre los británicos y sus aliados. De todas maneras, el compromiso de una visita de Estado sigue vigente, por lo que sería razonable pensar que esta visita se pudiera producir a lo largo del año. Mientras tanto, los conservadores no han dudado en usar este incidente como arma para decir que con un gobierno laborista la «relación especial» (término usado por primera vez por Winston Churchill en 1946) entre EEUU y el Reino Unido estaría en peligro.

Cambios en el Gobierno británico

La semana empezó con la noticia de diversos cambios en el Gobierno británico, con varios ministros que fueron destituidos y alguno que se negaba a ser destituido y fue recolocado. Esto ha sido visto ampliamente como una debilidad de la autoridad de Theresa May, que apunta a que difícilmente acabará la legislatura que empezó tras su debacle en las elecciones anticipadas de junio de 2017, tras las que se vio obligada a pactar con los unionistas irlandeses al perder la mayoría absoluta. Especialmente sonado ha sido el caso de un alto cargo del Ministerio de Educación (famoso por sus ideas eugénicas y su confesada adicción al porno), cuya aptitud para el puesto fue defendida fervorosamente el pasado fin de semana, aunque luego él decidió dimitir el martes por la mañana. Mucho se ha hablado de la mayor diversidad étnica del nuevo gabinete, pero lo cierto es que el número de miembros del Gobierno que han estudiado en Oxford o Cambridge (Oxbridge) ha subido del 44% al 48%, lo que refleja poca diversidad social. Tanto es así que uno de los nuevos ministros, Jo Johnson (ministro de Londres y de Transportes), es el hermano de Boris Johnson, ministro de Exteriores y ex-alcalde de Londres. La bancada conservadora ya está buscando sustituto para Theresa May, que se sigue hundiendo en las encuestas, y que preside un partido que, con 70.000 afiliados, está en su mínimo histórico.

Ecuador da la nacionalidad a Julian Assange

Despues de casi siete años, el Gobierno ecuatoriano, buscando una salida a la situación del fundador de Wikileaks, ha decidido darle la nacionalidad. Sin embargo, el Reino Unido no le concede el estatus diplomático, con lo cual el futuro de Assange sigue en vilo a pesar de que la orden de detención contra él por presuntos delitos sexuales fue retirada en mayo de 2017. Assange teme que si sale de territorio ecuatoriano podría ser extraditado a Estados Unidos debido a las filtraciones que publicitó hace años, haciendo públicos documentos secretos del Gobierno estadounidense.

Colas en las urgencias de los hospitales

Sigue la polémica en torno a las colas de ambulancias que se formaron en muchos hospitales, donde miles de pacientes tuvieron que esperar en muchos casos más de una hora en las ambulancias a las puertas de urgencias ya que no había sitio para que pudiesen ser atendidos. Es habitual que, durante el periodo navideño, la lista de espera para ver a un médico de cabecera sea de un par de semanas, lo cual hace colapsar las urgencias de los centros hospitalarios. A pesar de que el NHS (Sistema Nacional de Salud) es el quinto empleador del mundo, y una de las instituciones británicas más prestigiosas, hace muchos años que es motivo de debate su falta de presupuesto. También ha sido noticia esta semana que el número de británicos que considera que el NHS es un tema de importancia nacional esta en máximos históricos.

Aumento de los cacheos en Londres

Al contrario que en España, es poco habitual que un policía haga un cacheo a un ciudadano en el Reino Unido. Para ello, excepto en algunas zonas (como alrededores de los estadios en las horas previas a un partido), es necesario cumplimentar un extenso formulario de unos 25 centrímetros de largo donde se argumenta el motivo que ha llevado al agente a proceder de esa manera, se le explican sus derechos al ciudadano antes de proceder al cacheo, y se registran datos raciales para evitar cachear de más a ciertos grupos étnicos. Sin embargo, estos últimos años se ha visto un fuerte incremento en el número de ataques con ácido en las calles londinenses, lo cual ha provocado una gran alarma social. Los atacantes sueles ser chavales de menos de 20 años que quieren cometer un robo (por ejemplo: robar una moto en un semáforo en rojo), y las víctimas suelen ser hombres jóvenes que sufren graves secuelas físicas de por vida. Aunque la política inicial del alcalde de Londres era reducir el número de cacheos en las calles, alegando que aumentan la desconfianza hacia la policía en algunos barrios, este incremento de ataques con ácido ha hecho que su política cambie hacia una en la que se hagan más registros. No sólo se ha incrementado el número de ataques con ácido (unos 75 al mes en Londres), sino que también está aumentando el número de víctimas de ataques con arma blanca, muchas de ellas menores de edad (20 adolescentes asesinados así en 2017). A fin de reducir este tipo de crímenes, el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, ha apoyado un plan que pretende subvencionar detectores de metales en los colegios.

Impuesto de 25p a las tazas desechables

El Gobierno británico está estudiando la posibilidad de fijar un impuesto de 25 peniques por cada taza desechable que se usa en un país donde es muy habitual tomarse el café por la calle, comprado en alguna de las grandes cadenas de cafeterías. La idea viene a colación tras el éxito que ha tenido el impuesto de 5 peniques por cada bolsa de plástico que se usa en los supermercados, que ha supuesto una reducción de entre el 85% y el 90% en el número de bolsas de plástico usadas. Esta idea se incluye en un plan a 25 años que, entre otras cosas, prevé la plantación de 50 millones de árboles entre Liverpool y Hull, y la concesión de subvenciones a los colegios para doblar el número de alumnos que hacen excursiones campestres.

Cambios en la Federación inglesa de fútbol

La Federación inglesa de fútbol (FA por sus siglas en inglés) ha introducido una nueva norma, copiada de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), que obligará a entrevistar, para todos los principales puestos de entrenador -incluyendo la selección absoluta-, a candidatos de minorías étnicas, siempre y cuando cumplan una serie de criterios técnicos.

Encuestas electorales

Las encuestas electorales siguen reforzando la idea de un ascenso del voto laborista, que podría significar la llegada de Corbyn al gobierno en unas hipotéticas elecciones anticipadas antes del Brexit (marzo de 2019). La intención de voto de los laboristas es ahora del 41%, ligeramente por delante de los conservadores (40%), mientras que en tercera posición se situarían los liberal-demócratas (9%). El UKIP, tras la victoria del Brexit, sigue hundido en un 4% de intención de voto, mientras que los nacionalistas escoceses se quedan con un 3% -pero muchos escaños gracias al sistema electoral británico, donde el más votado en una circunscripción es el que gana el escaño-, y los verdes conseguirían en torno al 1%.

Más en lamarea.com

Read More

La agenda de Theresa May

Theresa May

En el Reino Unido es tradición que en la apertura del Parlamento la reina lea en la Cámara de los Lores un discurso escrito por el Gobierno en el cual se detalla lo que pretende realizar a lo largo del año, el discurso que fija la agenda anual. Esta vez quien formará gobierno será la conservadora Theresa May con los 10 votos de los ultranacionalistas irlandeses del DUP (acuerdo conocido como Coalición del Caos), quienes gobernaban en Irlanda del Norte en coalición con los unionistas del Sinn Fein hasta que se rompió el acuerdo del Gobierno autónomo del Ulster. En teoría, si no hay un nuevo acuerdo ya, Londres debería asumir las competencias de esta autonomía, aunque tampoco sería la primera vez, ya que desde los acuerdos del Viernes Santo de 1998 la autonomía ha estado suspendida otras cuatro veces, sumando varios años de suspensión. El discurso principalmente ha girado en torno a tres temas: inmigración, terrorismo y Brexit.

En cuanto a la inmigración, se va a reducir el número de personas extranjeras que pueden recibir asistencia del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) y se va hacer pagar a otros extranjeros parte de sus tratamientos, ya que calculan que el 2% del presupuesto del NHS se gasta en «turismo sanitario». Los conservadores siguen teniendo como objetivo reducir la inmigración neta a menos de 100.000 personas al año, aunque el cómo se verán afectados los inmigrantes comunitarios sigue siendo una incógnita.

En el tema del terrorismo lo que Theresa May propone es un endurecimiento de las penas por estos delitos, medidas para bloquear el acceso desde Internet a «propaganda venenosa» y la posibilidad de imponer sanciones internacionales (como congelación de activos o embargos) al margen de la ONU y la UE. Tras los atentados de Manchester y Londres este tema ha pasado a ser una prioridad aún mayor.

Sobre el Brexit, Theresa May tiene previsto aprobar ocho leyes, siendo la principal la que convertirá en británicas las leyes comunitarias ahora vigentes (Repeal Bill). Se recuperarán competencias en inmigración, pesca, agricultura y aduanas; y se aprobará una ley de Comercio Internacional para poder firmar acuerdos de libre comercio con otros países.

Otras iniciativas legislativas serán: la creación de una comisión de investigación (dirigida por un juez) sobre el incendio de la Torre Grenfell donde murieron al menos 80 personas, una reforma de los planes de salud mental, la prohibición de las escandalosas comisiones que los caseros y las agencias de alquiler cargan sobre los inquilinos, la creación de una red de puntos de recarga para coches eléctricos, la introducción del «derecho al olvido» en Internet, y el compromiso de llegar a un gasto del 2,0% en Defensa, tal y como sugiere la OTAN.

También hay que tener en cuenta las leyes que la reina no ha mencionado que se vayan a cambiar. Así pues, el recorte en comidas escolares, los permisivos planes sobre el fracking, el «impuesto a la demencia» (por el que la gente tendría que pagar incluso por su casa por los cuidados recibidos en vida) y otros recortes como las ayudas a la calefacción tendrán que esperar tiempos mejores para los tories. Tampoco dijo nada sobre el prometido tope que una familia debería pagar por su factura de electricidad y gas. Cabe destacar también que, aunque sí se mencionó la inminente visita de los reyes de España al Reino Unido, no se dijo nada sobre la visita de Donald Trump, que estaba prevista para «después del verano», lo que alimenta los rumores sobre su posible cancelación o retraso.

En total, serán 27 las nuevas leyes que el gobierno pretende aprobar y, para ello, se ha fijado un plazo de dos años, por lo que en principio no habría apertura del Parlamento el año que viene. Pero, dadas las circunstancias, quizá lo más probable es que en cuanto los conservadores encuentren un sustituto para May se convoquen otra vez elecciones. Una inestabilidad política inusual en el Reino Unido y que llega en plenas negociaciones para su salida de la Unión Europea. Corbyn, cuyo liderazgo ahora nadie discute, no hubiese imaginado mejor escenario hace un par de meses. Mientras, la Unión Europea tiene que negociar un Brexit lo más suave posible con los conservadores, sin apretarles tanto como para que puedan perder unas posibles elecciones anticipadas, ya que la alternativa de Corbyn causaría escalofríos en las cancillerías europeas ante la posibilidad de que plantee una alternativa a la austeridad sin las cadenas de las leyes comunitarias que «blindan» el neoliberalismo.

Luis Miguel García es socio cooperativista de La Marea.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

El programa de Corbyn para la remontada

Aunque no estaban previstas hasta mayo de 2020, el próximo 8 de junio se celebrarán elecciones generales en el Reino Unido tras haber aprobado el Parlamento británico (casi por unanimidad) la sorpresiva decisión del 18 de mayo de Theresa May de adelantar las elecciones debido a las negociaciones del Brexit.

Aunque May siempre dijo que respetaría la duración de la legislatura, su cambio de opinión pudo ser debido a que las encuestas daban al Partido Conservador una ventaja de más de 20 puntos, lo que en un sistema mayoritario uninominal a una vuelta (el que consigue más votos en una circunscripción es el que consigue ese escaño y los demás no consiguen nada) le garantizaría una holgada mayoría absoluta para poder negociar un Brexit duro. Sin embargo, la campaña electoral no está siendo el camino de rosas que esperaba: las encuestas muestran unánimemente una remontada espectacular del Partido Laborista y le sitúan a solo 3 puntos de los conservadores, lo que les haría perder la mayoría absoluta para la que necesitan 326 escaños ya que en total son 650.

Las consecuencias de esto serían imprevisibles, por varios motivos: se descarta una Gran Coalición, el acuerdo con los nacionalistas escoceses es imposible ya que ellos se oponen frontalmente al Brexit,  un acuerdo con los liberal-demócratas se ve lejano y además podría ser insuficiente, y el UKIP no va a conseguir ningún escaño. Quizá una alianza con los unionistas de Irlanda del Norte, pero podría también ser insuficiente, lo que llevaría a un hung parliament (Parlamento «colgado»/dividido) donde ningún partido o coalición tenga mayoría y abriría un período de inestabilidad política en el Reino Unido justo en plenas negociaciones de salida de la Unión Europea. En 2010 ningún partido obtuvo mayoría pero en pocos días se formó una coalición entre conservadores y liberal-demócratas, y en 1974 hubo que repetir elecciones ese mismo año al no poder formarse Gobierno.

El candidato laborista es Jeremy Corbyn, de 68 años y del sur de Inglaterra, un viejo conocido de la política. Sus padres se conocieron cuando hacían campaña a favor de la II República Española y su hermano es miembro del Partido Comunista. Estuvo dos años trabajando en Ayuda al Desarrollo en Jamaica, hizo campaña contra la Guerra de Vietnam, a favor del medio ambiente y ha sido también sindicalista. A los 25 años fue elegido concejal, y con 34 fue diputado por Islington North (al norte de Londres), siendo conocido por haber votado centenares de veces lo opuesto a su partido al haber mantenido siempre un discurso y un hacer coherente con sus ideas.

Habla español con fluidez, quizá debido a su matrimonio con una mejicana y anteriormente con una chilena. Se presentó a las primarias en septiembre de 2015 consiguiendo los avales necesarios dos minutos antes del plazo ya que algunos diputados querían que el debate pareciese más plural y las casas de apuestas pagaban a 1.000 a 1 su victoria. Y ganó, arrasó con un 60% y 40 puntos de ventaja sobre el siguiente de los cuatro candidatos. Una campaña de afiliación masiva hizo que las filas del Partido Laborista se incrementasen y virasen la formación hacia la izquierda.

Sin embargo, sus enemigos dentro del partido, la vieja guardia nostálgica de los tiempos de Tony Blair, forzó otras primarias tras una campaña de acoso con el argumento de que Corbyn era demasiado de izquierdas para que el partido pudiese ganar. Y lo volvió a hacer, con un 62% de apoyo en septiembre de 2016. Y así es como el líder de la Muy Leal Oposición de su Majestad se enfrenta a estas elecciones.

Para su campaña ha contado con una plataforma de apoyo fundada en 2015 y que ya cuenta con más de 22.000 miembros y 200.000 donantes (Momentum) y también con el apoyo del equipo de Bernie Sanders. El atentado de Manchester hizo que se suspendiera la campaña por unos días, pero parece que no tendrá influencia sobre los votantes. Sí que influirá a favor de Theresa May que el UKIP, creado por y para el Brexit y que llegó a ganar las elecciones europeas de 2014 con casi un 28% ahora ha colapsado tras la dimisión de su carismático líder y apenas obtendrá un 3% de votos, pasando sus votantes en masa al Partido Conservador.

Corbyn va a tener dos bazas importantes para ganar las elecciones y conseguir la gran remontada: una estrategia nefasta de los tories y una planificación de los labours que les está proporciona excelentes resultados. Los dos Manifiestos, el Conservadordementia tax«, impuesto a la demencia) y el Laborista, han tenido una acogida muy diversa, sobre todo por ese impuesto a la demencia. Los conservadores han propuesto que, dado que los pacientes con demencia u otras enfermedades que necesitan cuidados continuos en su domicilio provocan un gasto considerable al NHS (Servicio Nacional de Salud), deberán costearlo en su totalidad y sin límites si tienen más de 100.000 libras (incluyendo el valor de su hogar).

Theresa May y otros ministros han hecho declaraciones contradictorias que han provocado un hundimiento en las expectativas electorales de su partido, que han querido amortiguar colocando un anuncio de pago en Google cada vez que alguien busca «dementia tax». En la actualidad, las personas necesitadas de cuidados en una residencia deben pagar el coste íntegro de sus cuidados si su riqueza (casas incluidas) es mayor de 23.250 libras, pero esto no se aplica en los cuidados a domicilio.

Además, May quiere recortar el «winter fuel allowance» (subsidio para la calefacción), reducir los menús escolares gratuitos, intervenir los precios de la luz y el gas, no permitir que el saldo de inmigración neta sea mayor a 100.000 inmigrantes anuales y, en cuanto al Brexit, defiende que es mejor que no haya un acuerdo a que haya un mal acuerdo. Estos recortes a la tercera edad es lo que le puede costar las elecciones, ya que este sector de la población ha sido tradicionalmente su granero de votos.

Por otro lado, el Partido Laborista ha presentado otras medidas de orientación muy distinta que, a tenor de las encuestas, parecen haber encontrado mejor acogida entre el electorado:

* Subida del «Income Tax» (Impuesto sobre la Renta) a los que ganen mas de 80.000 libras al año (el 5% más rico de la población) y promesa de no subirlo al 95% restante
*Nacionalización del sector eléctrico (una mayoría de la población defiende la nacionalización de varios sectores)
* Abolición de las tasas de matrículas universitarias (en la actualidad son de hasta 9.000 libras por curso, aunque en Escocia es gratis, y esto crea un gran problema de sobreendeudamiento en los estudiantes)
* Nacionalización de los ferrocarriles
* Nacionalización del abastecimiento de agua
* Nacionalización del Royal Mail (Correos), que fue privatizado en 2015
* No subir el IVA (en 2011 se subió del 17,5% al 20%)
* Incremento del gasto en Sanidad, Servicios Sociales e Infraestructuras
* Integración en el Mercado Único Europeo y la unión aduanera (Brexit «blando»)
* Defiende que los ciudadanos de la UE residentes en el Reino Unido y los británicos residentes en la UE mantengan los derechos adquiridos
* Alcanzar el 3% de inversión en I+D en 2030
* Mayores impuestos a las empresas cuyo trabajador mejor pagado gane más de 20 veces lo que el trabajador peor pagado
* Transformación del nacionalizado Royal Bank of Scotland en varios bancos públicos locales
* Prohibición de que los bancos cierren sucursales donde claramente haya una necesidad local
* Reducción del Impuesto de Sociedades a las pequeñas empresas
* Obligación de las empresas a que paguen a sus proveedores antes de 30 días si quieren tener algún contrato con la Administración
* Doblar el peso de las cooperativas en la economía
* Subvenciones para el aislamiento térmico de los hogares
* Prohibición del fracking
* Creación de una red de guarderías capaz de satisfacer la demanda
* Ampliación de la baja de maternidad a 12 meses (actualmente el máximo pagado son 39 semanas), y de la de paternidad de las actuales 2 semanas a 4 semanas

En materia laboral:
* Abolición de los contratos de cero horas
* Aumento de los días festivos de los 8 anuales existentes a 12
* Subida del salario mínimo de las 7,50 libras/hora actuales a 10 libras/hora en 2020
* Subida del sueldo de los funcionarios públicos tras años de congelaciones
* Prohibición de las prácticas no pagadas

En cuanto a vivienda:
* Impulso a la vivienda pública
* Subida de la duración mínima del contrato de alquiler de 6 meses a 3 años, no pudiendo subir más que la inflación
* Prohibición de que las agencias de alquiler cobren comisiones por el alquiler a los inquilinos
* Recuperación de las ayudas al alquiler para los menores de 21 años

En definitiva, el Labour Party ofrece al electorado un programa opuesto a los programas de austeridad que se vienen practicando en la UE desde hace unos años y propone una redistribución de la riqueza y un aumento del gasto público. Asimismo, aboga por una política de nacionalizaciones que es lo opuesto a la ortodoxia thatcherista que ha impregnado la política británica en las últimas décadas. Por un lado, la propuesta del «dementia tax» le va a costar a los tories un buen puñado de escaños; por otro lado el Partido Laborista ha sabido presentar un programa atractivo para los jóvenes y los no tan jóvenes que sufren con mayor virulencia los efectos de la crisis.

Además, el hecho de que Theresa May se haya negado en varias ocasiones a participar en debates con Jeremy Corbyn, ya sea apareciendo en un formato en el que los dos no se enfrentaban o negándose a participar en un debate a 7 con los demás líderes, no ayuda a detener la sangría de votos de los conservadores.

Los ingleses, tan amantes de las apuestas, pagan 6 a 1 que Corbyn sea el próximo Primer Ministro. Ninguna locura si tenemos en cuenta que en la misma noche electoral la victoria de Trump o del Brexit se llegaron a mucho más. Hay que tener en cuenta además que los nacionalistas escoceses sacarán unos 50 diputados y ya han declarado que apoyarían a Corbyn.

¿Logrará Corbyn una remontada histórica? En unos días saldremos de dudas.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

El Brexit es una operación comercial

Donald Trump ha dicho esta semana que el Brexit le parece «fabuloso”. Quien será el presidente de Estados Unidos a partir de este viernes basó su campaña electoral en el lema Let’s make America great again. La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, ha justificado la salida de su país de la Unión Europea (UE) de una manera muy parecida. “Quiero que Gran Bretaña sea lo que corresponde a su potencial, talento y ambición: una gran nación de comercio, respetada en todo el mundo y fuerte y unida en casa”, dijo en un discurso el martes. En definitiva, let’s make Britain great again. Lo de unidos en casa va dirigido a los escoceses que rechazaron con gran mayoría el Brexit y ahora se replantean su escisión del Reino Unido.

El discurso de May en el que explicó la hoja de ruta del Brexit es difícil de superar en cinismo y falta de coherencia. Gracias a la primera ministra, que sucedió a David Cameron tras la dimisión de éste, nos enteramos ahora de que la mayoría de los votantes en el referéndum del pasado junio lo que pretendía era liberar al Reino Unido del yugo europeo para que pudiera establecer relaciones comerciales con el resto del mundo en sus propios términos. Ese es, al menos, el argumento central de la narrativa de May.

“El gran premio para este país es aprovechar este momento para construir una Gran Bretaña realmente global”, dijo la premier, “una nación de comercio grande y global. Una de las defensoras más firmes del libre comercio en todo el mundo”. Y, para lograr este objetivo, paradójicamente May apuesta por un “Brexit duro”, que consiste en salir por completo del mercado único europeo, el área de libre comercio más grande que se ha creado jamás.

La primera ministra también se acordó de los trabajadores asegurando que se protegerá y ampliará sus derechos laborales. Para empezar, se traspasará “el derecho europeo a las regulaciones domésticas”. Menos mal, porque si no hubiera sido por la UE, en el Reino Unido, un país muy clasista, hoy probablemente no existirían ni la mitad de esos derechos.

Hacia el final de su discurso, May tocó el asunto clave en la victoria del Brexit: el control de las fronteras para frenar la llegada de inmigrantes de otros países de la UE. Sin embargo, la dirigente conservadora no empleó el discurso xenófobo de los defensores del Brexit durante la campaña, sino todo lo contrario. “Gran Bretaña es un país abierto y tolerante. Siempre queremos inmigración, especialmente inmigrantes de alta cualificación, siempre queremos inmigración desde Europa y siempre daremos la bienvenida a inmigrantes individuales como amigos. Pero el mensaje del pueblo antes y durante el referéndum fue claro: Gran Bretaña debe controlar el número de europeos que llegan aquí”.

¿Dar la bienvenida al inmigrante individual pero controlar el número total? ¿Excuse me? Es una frase muy hipócrita, incluso para los niveles habituales de la política inglesa. Trump, por lo menos, dice sin rodeos que no quiere inmigrantes.

Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

Más en lamarea.com

Read More