You are here

El Gobierno y la gestión del dolor

bono social luz vela pobreza energética

El viernes, en Las Mañanas de Cuatro se informaba: “Mientras la luz sube un 10% en el año 2017, las pensiones se empobrecen. Mientras el IPC queda en el 1,1%, las pensiones suben un 0,25%, con la consecuente pérdida de poder adquisitivo por parte de los pensionistas. También se han empobrecido los sueldos, esta vez los sindicatos luchan por una subida del 3%, pero se está negociando una subida de tan solo el 1%”.

Todo esto venía a que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia acababa de avisar de que el recibo de la luz había subido ese 10% en 2017. Y pedía que se limite el beneficio de las eléctricas.

Podemos quedarnos en el pasmo, o pasar a la luz.

La luz es un bien de primerísima necesidad, como el agua. En una sociedad como la española, dichos suministros deberían estar garantizados para absolutamente todas las familias. En cambio, en muchas ocasiones es Cáritas quien paga los recibos de luz y agua en los hogares en los que se han cortado los suministros. De hecho, fue Cáritas la que, en su informe de 2017, alertó de que 7 de cada 10 familias en España no han notado eso que llaman el “fin de la crisis”.

¿Qué pasa si te cortan el suministro eléctrico? Más allá de quedarte a oscuras, en la mayoría de los casos te quedas sin calor, es decir, sin calefacción y agua caliente. Pero se dan pocos casos en los que a una familia le corten solo la luz. Normalmente, si te cortan el suministro eléctrico, también lo hacen con el agua y el gas. Eso, además del sufrimiento que supone para las personas, sobre todo la infancia, es causa habitual de enfermedades, y no precisamente psicológicas, que también.

¿Puede España permitir que miles de familias vivan sin suministro de luz o que este tenga que ser abonado por la “caridad cristiana”? Por su puesto que no. Y ese es un fallo del gobierno de la nación. No del Gobierno, que también, sino del gobierno, de cómo se gobierna.

Gobernar un país significa gestionar el bienestar –en la medida de sus posibilidades, que en España son muchas– de la mayor parte posible de la población, algo que tras años de mala gestión e ideología ultraconservadora se nos ha olvidado. Pero, sobre todo, sobre todas las cosas, cualquier buen gobierno exige evitar el dolor de las familias, mucho más si se trata de algo tan sencillo como que tengan acceso a la luz y el agua.

¡La luz y el agua!

¿En qué momento olvidamos que todas las familias españolas tienen derecho a luz y agua y que el Gobierno es el responsable último de que así sea? En el momento en el que se cedió la gestión de los suministros de primerísima necesidad a empresas privadas y se renunció a vigilar y controlar su gestión. Y sí, ahí están las puertas giratorias, en las que se echa a rodar el dolor de las familias sin ningún escrúpulo a cambio de que el ministro o la ministra de turno tengan asegurado unos cientos de miles de euros anuales de por vida.

El frío, la oscuridad y el hambre provocan dolor. Son, junto con la violencia, la mayor fuente de dolor en nuestra sociedad, que llamamos civilizada, culta, occidental, europea y demás martingalas. Pues bien, los sucesivos gobiernos españoles –PP y PSOE– han permitido que sean empresas privadas quienes gestionan el dolor de la población, entre otros, de los 3 millones de niños que viven en situación de pobreza en España. Y ellos –los sucesivos gobiernos de PP y PSOE– son los responsables sin excusas del dolor de cientos de miles de familias.

La gestión del dolor que las eléctricas perpetran aquí ni siquiera es cruel. “Es el mercado, amigo”, como dijo Rato el otro día en su infame comparecencia. Y nosotros hemos permitido que nuestros gobiernos, uno detrás de otro, deleguen el manejo del sufrimiento de la población en “el mercado”.

 

Más en lamarea.com

Read More

Militares, diplomáticos, políticos… Las puertas giratorias de Indra

Juan Carlos Aparicio junto a Mariano Rajoy en un acto del PP en Castilla y León (2011). Foto: PP.

Puedes comprar #LaMarea55 en kioscos y en nuestra tienda online. Puedes suscribirte aquí.

Indra es la principal contratista de la industria armamentística nacional y la única española que figura en el top 100 de compañías militares del mundo, aunque sus negocios abarcan sectores tan lejanos en apariencia como el de la energía, los servicios electorales y los medios de comunicación. Indra, dios del cielo y la lluvia en la mitología védica, también es una de las empresas del Ibex 35 con mayor apetito por los altos cargos militares y políticos, principalmente del Ministerio de Defensa. Las puertas giratorias de Indra no son tan conocidas como las de otras compañías del selectivo español. Indra presta especial atención a personalidades de la segunda línea del poder, desde secretarios de Estado hasta tenientes generales de las Fuerzas Armadas, algunos de los cuales han diseñado la lista de la compra del  Ejército español. Rostros sin rastro en las hemerotecas.

La industria militar es especial. El Estado tutela parte de su negocio para evitar que, por ejemplo, el enemigo se adueñe de la tecnología bélica. Como contraprestación, favorece la contratación de estas empresas y, con ayuda de asesores, directivos y consejeros procedentes del estamento castrense y político, se crean nuevos acuerdos e incluso subsidios para investigar y desarrollar productos y servicios que después compra el Estado.

A principios de noviembre, Indra anunció que había aumentado su beneficio en un 76%. La privatización de la empresa se fraguó en 1993, con Felipe González al frente. Sin embargo, el partido con más puertas giratorias en Indra es el PP. El pasado 15 de noviembre, una investigación reveló que el gobierno de Esperanza Aguirre había pagado 2,9 millones de euros a Indra por unos servicios electorales que ya había abonado el Interior. Desde Indra señalan que a la hora de fichar a “personas políticamente expuestas”, se ciñen a la ley y a sus normas internas de contratación. A continuación, recogemos una selección de figuras ligadas a la política y el ejército que estuvieron o están a sueldo de esta empresa.

Consulta la lista completa de puertas giratorias de Indra haciendo clic aquí o entrando en la web de #YoIBEXtigo.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Las puertas giratorias de Meliá

Más allá de las relaciones empresariales, a lo largo de su historia Meliá también ha fichado como consejeros a algunos nombres relacionados con la primera línea de la política española, como exministros, antiguos secretarios de Estado y miembros del cuerpo diplomático, entre otros.

Lee la lista completa de puertas giratorias de Hoteles Meliá haciendo clic aquí o entrando en la página web de #YoIBEXtigo.

Más en lamarea.com

Read More

Rubén Juste: “El Ibex ha arriesgado demasiado y está muy metido en todas las tramas”

Rubén Juste, autor de "Ibex 35, una historia herética del poder en España".

“Esto es interminable, no se agota con un libro”. Ruben Juste tiene el don de hablar del Ibex, un tema aparentemente complejo y aburrido, con la pasión contagiosa de alguien que ama el fútbol. Sus seis años de investigación se han materializado en Ibex 35, una historia herética de poder en España” (Capitan Swing), una obra de relojero que deshila cada conexión política y económica de las empresas del selectivo de referencia de este país hasta formar una panorámica completa que recorre cada rincón de la historia reciente del poder en España.

Juste analiza cómo las grandes familias patrias se conjugaron con los principales partidos políticos y los grandes medios de comunicación hasta rediseñar la posición privilegiada que asentaron durante el franquismo.

¿Podría resumir la historia del Ibex 35?

El Ibex nace en 1992 en un momento en que el catedrático Gabriel Tortella decía que no había grandes empresas. No había grandes empresas, pero había grandes estatales, como Telefónica, Endesa, Cepsa… A partir de ahí viene la evolución, que consiste por un lado en la desindustrialización de España, que da como resultado al propio Ibex y que con Aznar en el poder pasa del liderazgo absoluto de esas empresas españolas a la privatización, y una mayor concentración de las compañías de construcción, residuales al inicio del Ibex. En segundo lugar se da la expansión internacional del Ibex, primero con Felipe González -sobre todo Telefónica con Luis Solana, que se expande a Latinoamérica- y después con Aznar, en una etapa en la que el Ibex se hace trasnacional pero también gobierno.

Aunque la mayoría son privatizadas, en ese momento se estrecha la relación entre el partido y el Ibex. Más tarde viene la etapa del crecimiento económico y del boom inmobiliario, la “centralización del franquismo”, porque la centralidad de esas constructoras significa que las familias del franquismo que estaban agonizando en cierta medida, vuelven a resurgir de nuevo y se convierten en grandes constructoras con un poder inédito gracias al apoyo financiero de las cajas de ahorro.

El siguiente paso, tras la privatización de esas empresas, es la privatización de servicios públicos que heredan esas mismas constructoras y que abarca desde la etapa de Aznar hasta la de Zapatero, que continúa la misma política y además la amplía. Con Zapatero en el gobierno las constructoras no solo son un Estado paralelo sino que se convierten en productoras de kilovatios, en un entramado enorme que abarca hasta las empresas de energía. El punto de inflexión es 2010, cuando el Ibex se hace totalmente gobierno, cuando los recortes no solo no le afectan sino que además recibe inversiones por parte del Estado.

Por último, llega Rajoy y el Ibex se hace extranjero con la llegada de los fondos de inversión internacionales tras la caída de las cajas de ahorro. De esta forma el entramado se sofistica aún más y ahora los beneficios se canalizan en el extranjero.

Incluso La Caixa, la última pieza grande de este proceso, abrió recientemente la puerta a uno de esos fondos internacionales…

En La Caixa habían entrado capitalistas extranjeros como Carlos Slim. La Caixa es el único poder que coincide con una persona, a la que yo llamo “El Patriarca” [Isidro Fainé], que tiene poder político y poder económico. Estaba a salvo de los fondos de inversión que se comían el resto del entramado del Ibex, con la excepción de Telefónica. En 2016, La Caixa tuvo problemas para compatibilizar la Ley de Cajas, que establece límites a las participaciones, y se hizo un trasvase de acciones de Criteria [holding industrial de La Caixa] a la Fundación [propietaria de La Caixa]. Ahora ese modelo es insostenible y es minoría dentro del Ibex. Repsol, por ejemplo, no tiene capacidad de financiación sino que se basa en los dividendos de esas empresas. Están en una encrucijada que llevará a buscar aliados. Antes el gran aliado era la gran coalición, pero ahora no me extrañaría que hubiera alianzas entre fuerzas antagónicas. CaixaBank tiene una larga tradición en el sector industrial y le interesa conservarlo. Los grandes fondos no son almas caritativas sino que vienen aquí a desmontar las empresas. Necesita un aliado que le permita mantener eso, un aliado político.

¿Es el principio del fin del “capital patrio”?

Estamos en el punto de inflexión. Las grandes familias que siempre han gobernado y que se quedaron con toda la soberanía económica tras las privatizaciones, ahora empiezan a perderlo en favor del capital extranjero. Lo único que queda es La Caixa junto con Villar Mir [ex ministro de Hacienda, presidente del Grupo Villar Mir] en menor medida. Florentino no puede sostener esa empresa [Grupo ACS] totalmente endeudada. Ninguna de las grandes constructoras puede sostener tal nivel de deuda. ¿Hasta qué punto el Estado puede seguir subvencionando el capital nacional? El último caso fue el de Abengoa, a la que el Estado le condonó el 70% de la deuda, más de 250 millones de euros, el equivalente a lo que se exige que recorte el Ayuntamiento de Madrid. Es un punto problemático porque subvencionar a esa industria nacional puede llevar a un nivel de conflicto social insostenible.

¿Qué rol juega el Ibex en la desindustrialización de España?

El Ibex 35 es en realidad las personas que lo controlan. El Ibex 35 era un proyecto, algunos le llaman trama, pero al fin y al cabo una estructura de poder que se reinventa. Es una relación social entre el Estado y las familias que vienen desde la restauración hasta ahora. El Ibex es el clan Solchaga con las familias tradicionales, sobre todo las banqueras, que buscan un modelo más financiarizado donde la industria ya no tiene sentido. Solchaga incluso da ejemplos en su libro.

Solchaga mercce que alguien escriba un libro sobre él…

Es la persona más importante en la historia política y económica reciente, pero apenas se ha escrito sobre él. Pudo hacer y deshacer a su antojo toda la estructura económica, desde la productiva hasta la financiera, incluso el Estado también.

Pero logra mantenerse en segundo plano…

Claro. Cuando en 2015 Jordi Sevilla hizo el programa económico del PSOE, el primero que le dio directrices fue Solchaga, que se reunió con todos los empresarios del Ibex para trazar una línea común y transmitírsela a Jordi Sevilla. Desde el origen de la democracia hasta ahora la misma persona está dando pautas sobre a dónde hay que ir.

Esta semana el BBVA fichó a Jordi Sevilla…

Jordi Sevilla entra y sale sin pudor y sin problema. Tiene un libro escrito con Luis de Guindos antes de que cayeran las cajas de ahorros en el que ya hablaban del fin de las cajas. Apenas tienen diferencias en materia económica.

¿Qué resortes mantienen hoy en el poder a estas familias del Ibex 35?

El control del Estado a través principalmente de los partidos, que son los que les permiten financiarse. También, a modo de salvavidas, lo logran a través de los altos cuerpos del Estado, la burocracia que ejerce de segundo sostén y les da conexiones privilegiadas a la hora de obtener concesiones, ventajas fiscales y otros trámites a corto plazo. Si el Titanic se hunde, siempre les quedarán los botes salvavidas, que son esos cargos.

Hace unos años el Ibex 35 gozaba de una relativa aceptación, hasta crearon el “Club del Ibex”. Ahora sucede lo contrario, ¿qué ha cambiado?

Escribí un artículo en CTXT al respecto. Lo que está sucediendo es que está emergiendo una red que conecta demasiados sitios controvertidos que pueden llevar a plantearse el propio sistema, el modelo de país. Aparecen en todo el entramado, sea la trama Gürtel u otra. Ahí están Aznar, la Casa del Rey, las empresas del Ibex… Siempre aparece alguien: Urdangarín, la Infanta, su abogado Miquel Roca, que está en ACS y es uno de los padres de la Constitución… El Ibex ha arriesgado demasiado y está muy metido en todas las tramas. Por ejemplo, todos los empresarios que financiaron al PP recibieron trato de favor por parte de Bankia. Hay un entramado que tiene al Estado de salvavidas a través de financiación, subvenciones, nacionalización tapada…

El ejemplo de por qué esto no puede salir a la luz es Abengoa. El gobierno la rescató tres días antes de la investidura de Rajoy. Abengoa tiene una deuda de unos 6.000 millones y el Estado le ha acotado el 70% a través de Bankia, una entidad nacionalizada. ¿Quién estaba en Abengoa? Un diputado del PSOE, un diputado del PP, un ex jefe de la Casa Real, un secretario de Estado y un ministro socialista. Tienen que nacionalizar para que no emerja la trama que hay detrás de todo ello.

A menudo nos centramos en ministros y presidentes para hablar de puertas giratorias, pero olvidamos a los secretarios de Estado, directores generales…

Yo diferencio seis niveles: gobierno nacional, gobierno local, parlamento, altos cuerpos del Estado, mandos medios como los entes reguladores, y gobiernos extranjeros. Los burócratas dicen que puede haber una lenta transformación del Ibex y que este podría ser menos político que antes. Lo que sucede es que las puertas giratorias se reinventan porque la cuestión se ha convertido en un problema para ellos. En 2016 había 29 abogados del Estado en el Ibex, y al menos 14 economistas del Estado… en total 49 altos funcionarios de la élite del Estado en el Ibex 35. Toda una administración que ha traspasado al propio Estado.

También hay cargos de la administración y políticos que montan consultoras que viven de los contratos con empresas del Ibex, ¿cómo están evolucionando las puertas giratorias?

Por ejemplo una innovación del Ibex que es ya casi una norma es la captación de gente de la UDEF [Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía]. Los inspectores de la UDEF son muy codiciados y curiosamente han entrado en varios bancos coincidiendo con un momento en el que hay muchas inspecciones por blanqueo de capitales. También están las contratas y subcontratas que funcionan como el Ibex, es decir, a modo de guardaespaldas del poder político sin aparecer en primera línea.

Ana Botín en el Banco Santander, José María Álvarez-Pallete en Telefónica… ¿Qué líneas definen a la nueva generación del Ibex 35?

El Ibex no es impermeable a los cambios sociales. Ahora están en la disyuntiva de tecnificar más o politizar más. Sucede que tecnificar significa que estas empresas dejen de ser españolas, porque su condición de españolas se basaba en su estrecha relación con el poder político, que les permitía endeudarse hasta niveles insostenibles y les daba la posibilidad de ser rescatadas por el Estado. Ahora con los nuevos canales hay menos conexión, pero es como una petrificación del Ibex, una práctica que necesitan de cara a los accionistas, sobre todo los fondos extranjeros, que exigen cosas que jamás se habían planteado en el Ibex, como tener auditorías fiables. Eso va a generar dinámicas que no se habían conocido y una fuerte contradicción en la estructura de poder española. Habrá una pugna entre la renovación y la continuidad de esos canales. Pallete no va a evitar que suban más ministros al consejo de administración de Telefónica. Hacer lo mismo pero de forma más discreta.

¿Qué papel desempeñan hoy Felipe González y José María Aznar frente al Ibex 35?

Ellos son como sacerdotes, conciliadores de intereses entre el Estado y el Ibex. Entran en acción en momentos en que la relación entre ambos empieza a flaquea. Eso se ha demostrado en política y economía. González interviene en el Ibex como consejero, trayendo incluso a un inversor como Carlos Slim, y en política, como cuando amenazó a Pedro Sánchez. Y ojo, que Felipe González no sería nada sin la capacidad de articulación de Solchaga.

Habla de la agenda secreta del Ibex 35 de cara a la última investidura para formar gobierno. ¿Por qué el Ibex quería que PP y PSOE formaran gobierno?

Créditos, deuda. Bankia es la principal acreedora de las grandes fortunas del gobierno. ¿Quién controla Bankia? El gobierno. ¿Y si de repente el gobierno es Podemos y le dice a las Koplowitz que tienen que pagar ahora y no en 2020, como les ha concedido el gobierno? ¿Qué hubiera supuesto no rescatar Abengoa? ¿Qué habría pasado en la multitud de casos en los que Bankia echó una mano a empresas con créditos muy sustanciales?

Parece que Pedro Sánchez podría volver. ¿Qué crees que pasaría si retomara las riendas del PSOE?

Yo siempre he visto dos niveles en el PSOE. Está el clan, con Solchaga, Boyer y Felipe González, y está el resto del partido, que tiene dinámicas diferentes desde la transición hasta ahora. No podemos poner en el mismo nivel a un alcalde del PSOE y a los miembros de esta trama. Las contradicciones en el PSOE son enormes y eso se ve en las tensiones entre la militancia y la gestora. Pedro Sánchez se ha dado cuenta del poder del Ibex y quizás merezca una segunda oportunidad. Puede ser interesante ver otro PSOE capaz de decir las verdades, y debería revelarlas el propio Pedro Sánchez, que sabe más de lo que dice.

¿Qué pasa con la miopía de las autoridades encargadas de velar por la competencia en España frente al Ibex 35?

Con frecuencia cometemos el error de confundir a las personas con las empresas. Deberíamos tener claro que cualquier ingeniero de este país es tan válido como el presidente de Ferrovial o ACS para gestionar esa empresa. De esa forma no tendríamos miedo a exigir una gestión más transparente de esas empresas, hasta permitir que por ejemplo esas personas vayan a un juzgado. Villar Mir ha pasado de largo, y va a pasar lo mismo con Florentino y con cualquiera que tenga ese nivel de conexiones. No solo por la falta de capacidad de la Justicia, sino también por la respuesta ciudadana, por la falta de exigencia hacia estas empresas.

¿Qué siente cuando lee reseñas o entrevistas en las que sus palabras aparecen al lado de la publicidad de Repsol o del Banco Santander?

Pienso en la gran contradicción que hay en este país. Vivimos de un padre que nos quiere matar. Sucedía con la nobleza y la aristocracia, que hicieron que todos pensaran que ellos trabajaban por el interés colectivo. A la sociedad española le toca reflexionar sobre si esta élite responde al interés colectivo. Es ahí donde quizás veremos que nos conviene exigir más, y no limitarnos a sobrevivir de lo que nos den. Hablo de “historia herética” del Ibex porque tenemos que desafiar esa forma tradicional de ver la realidad, que está impregnada por la capacidad del Ibex para meter miedo a los cambios.

Más en lamarea.com

Read More