You are here

Noticias climáticas: Europa se opone al impuesto al sol

Una de cal y otra de arena

El Parlamento Europeo votó el miércoles su posición para las negociaciones que se abrirán este año con el Consejo y la Comisión sobre la directiva europea de energía. Entre las medidas apoyadas está el rechazo al conocido como impuesto al sol, el peaje que tasa el autoconsumo energético en España. Además, la cámara fijó en un 35% el mínimo de energías renovables que deben estar presentes en el mix para el año 2030. No obstante, hubo sensaciones encontradas. Al tiempo que se celebraba (con más o menos reservas) la tasa mínima de renovables, organizaciones como WWF criticaron duramente la decisión de mantener las subvenciones a la quema de madera. También se ha prohibido el aceite de palma como componente de los biocombustibles a partir de 2021.

Después de que el Consejo Europeo decepcionase a propios y extraños en diciembre al fijar un límite del 27% de renovables, las negociaciones entre las tres instituciones europeas pueden comenzar “inmediatamente” según la página web del Europarlamento.

Vamos mal (dice el IPCC)

El calentamiento global superará los límites más estrictos del Acuerdo de París (1,5ºC sobre niveles preindustriales), a no ser que los gobiernos tomen medidas económicas “sin precedentes” para dejar los combustibles fósiles. Esa es una de las conclusiones del borrador de un informe del IPCC (el Panel Internacional sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas) obtenido por la agencia Reuters. El informe, que será publicado en octubre, afirma que no hay ningún precedente histórico para los cambios necesarios, que van desde la agricultura hasta la industria, y que requieren la sustitución inmediata de los combustibles fósiles por energías renovables. Según el borrador, para tener un 50% de posibilidades de limitar el calentamiento a 1,5ºC, tendríamos un presupuesto de 580.000 millones de toneladas de CO2 (entre 12 y 16 años al ritmo anual de emisiones).

Tanto el IPCC como diferentes científicos independientes han hecho hincapié en la condición de borrador del informe. “El texto puede cambiar sustancialmente antes de su publicación”, afirmó el grupo de investigadores de las Naciones Unidas. Sin embargo, las conclusiones del documento no han causado sorpresa, ya que la dificultad de contener el calentamiento a 1,5ºC sin cambios sustanciales no era ningún secreto.

Desastre ecológico en el Mar de la China

No es directamente cambio climático, pero el hundimiento de un petrolero iraní en el Mar de la China es un recordatorio de los daños ambientales que suponen los combustibles fósiles, más allá de las emisiones de gases de efecto invernadero. El domingo, un barco que llevaba unas 136.000 toneladas de petróleo condensado (alrededor de 1 millón de barriles) se hundió tras una semana ardiendo. Las autoridades de Beijing y Teherán han dado por muertos a sus 32 tripulantes.

Las consecuencias ecológicas son catastróficas. La mancha de petróleo ronda los 100 kilómetros cuadrados (el tamaño aproximado de la ciudad de París), y al ser condensado se mezcla mucho mejor con el agua y es más difícil de limpiar. La zona del hundimiento, a unos 100 kilómetros de la costa de Shanghai, es rica en pesca, que puede verse gravemente afectada por la toxicidad del crudo condensado.

Ciudad del Cabo se seca

La urbe sudafricana se encuentra a menos de 100 días de quedarse sin agua. El Día Cero, como se le ha llamado en una campaña de ahorro, se ha fijado para el 21 de abril de este año, y será cuando los grifos se sequen en la ciudad, asfixiada por una ola de calor. El alcalde ha pedido a los habitantes que extremen el ahorro: solo el 39% de los ciudadanos lo hacen.

Sin llegar, por ahora, a estos extremos, este es un caso que debe servir a España de ejemplo. A pesar de las lluvias y las nevadas de las últimas semanas, las personas expertas siguen alertando de que la sequía en la península es una realidad. El cambio climático ya está incrementando la frecuencia y severidad de estos fenómenos naturales en todo el sur de Europa.

Belize prohíbe la actividad petrolera

No todo han sido malas noticias. El país centroamericano de Belize ha prohibido toda la actividad petrolera en sus costas para proteger su arrecife de coral, el más importante del hemisferio norte, y el segundo mayor del mundo tras la Gran Barrera de Coral australiana. El arrecife, uno de los ecosistemas más ricos del mundo, es un hogar para alrededor de 1.400 especies animales, muchas de ellas en peligro de extinción.

Los arrecifes de coral de todo el mundo están en una situación crítica por el aumento de la temperatura de los océanos causada por el cambio climático. En Australia se han vivido, por primera vez en la historia, dos episodios de blanqueo consecutivos. Erik Solheim, el líder del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ha declarado al diario británico The Guardian que la batalla para salvar estos ecosistemas está en un punto definitivo, en el que, si los gobiernos no toman medidas concretas, estos ecosistemas serán destruidos, lo que supondrá no solo una pérdida ecológica y paisajística, sino un desastre económico de enormes dimensiones.

Más en lamarea.com

Read More

Nueva York pone fin a sus inversiones en combustibles fósiles

Vista aérea de Nueva York. Foto: Sama / CC BY-NC 2.0.

La ciudad de Nueva York va a dejar de invertir en empresas que operan con combustibles fósiles, como protesta por el cambio climático. El alcalde Bill de Blasio ha anunciado este miércoles que los cinco fondos de pensiones para los empleados municipales desinvertirán activos por un valor total de 5.000 millones de dólares. Estos fondos están valorados en 189.000 millones de dólares en total.

Además, la corporación local neoyorquina ha anunciado que presentará denuncias contra cinco de las mayores empresas de combustibles fósiles del mundo (ExxonMobil, Conoco, Chevron, BP y Shell), por daños relacionados con su contribución al cambio climático. Nueva York sigue la línea marcada antes por ciudades como San Francisco y Oakland, en California, que también denunciaron a empresas petroleras.

La metrópoli estadounidense se apunta de esta forma a una corriente de administraciones públicas en EEUU y otros países que no quieren seguir invirtiendo en petroleras y otras empresas que producen y distribuyen combustibles fósiles.

“Nuestra prioridad máxima es garantizar la jubilación de nuestros policías, profesores y bomberos y consideramos que su futuro financiero está relacionado con la sostenibilidad del planeta”, dijo Scott Stringer, el responsable de las finanzas de Nueva York, según cita la agencia Associated Press.

El Estado de Nueva York ya había anunciado este paso hacia la desinversión en fósiles hace un mes. En todo el mundo se extiende esta tendencia, desde ciudades como Washington y Berlín, instituciones universitarias y fondos de inversión. Entre estas entidades figuran también el fondo soberano de Noruega, el más grande del mundo y que precisamente se ha nutrido de las ganancias que ha obtenido este país nórdico de su petróleo. Es el caso también de la Fundación Rockefeller, que se basa en la fortuna de uno de los grandes barones del petróleo del siglo XX.

La iniciativa de las administraciones locales y estatales en EEUU va totalmente en contra de la política del presidente Donald Trump (sin ir más lejos, su actual secretario de Estado, Rex Tillerson, fue director de la petrolera ExxonMobil). El multimillonario de Nueva York ha negado la influencia del hombre en el cambio climático y ha llegado a ridiculizar el calentamiento global con motivo de la reciente ola de frío extremo que asola al país norteamericano. Más importante, ha retirado a EEUU del Acuerdo contra el Cambio Climático alcanzado en París en 2016, al que se han adherido todos los demás estados del mundo.

Más en lamarea.com

Read More

Nueva York pone fin a sus inversiones en combustibles fósiles

Vista aérea de Nueva York. Foto: Sama / CC BY-NC 2.0.

La ciudad de Nueva York va a dejar de invertir en empresas que operan con combustibles fósiles, como protesta por el cambio climático. El alcalde Bill de Blasio ha anunciado este miércoles que los cinco fondos de pensiones para los empleados municipales desinvertirán activos por un valor total de 5.000 millones de dólares. Estos fondos están valorados en 189.000 millones de dólares en total.

Además, la corporación local neoyorquina ha anunciado que presentará denuncias contra cinco de las mayores empresas de combustibles fósiles del mundo (ExxonMobil, Conoco, Chevron, BP y Shell), por daños relacionados con su contribución al cambio climático. Nueva York sigue la línea marcada antes por ciudades como San Francisco y Oakland, en California, que también denunciaron a empresas petroleras.

La metrópoli estadounidense se apunta de esta forma a una corriente de administraciones públicas en EEUU y otros países que no quieren seguir invirtiendo en petroleras y otras empresas que producen y distribuyen combustibles fósiles.

“Nuestra prioridad máxima es garantizar la jubilación de nuestros policías, profesores y bomberos y consideramos que su futuro financiero está relacionado con la sostenibilidad del planeta”, dijo Scott Stringer, el responsable de las finanzas de Nueva York, según cita la agencia Associated Press.

El Estado de Nueva York ya había anunciado este paso hacia la desinversión en fósiles hace un mes. En todo el mundo se extiende esta tendencia, desde ciudades como Washington y Berlín, instituciones universitarias y fondos de inversión. Entre estas entidades figuran también el fondo soberano de Noruega, el más grande del mundo y que precisamente se ha nutrido de las ganancias que ha obtenido este país nórdico de su petróleo. Es el caso también de la Fundación Rockefeller, que se basa en la fortuna de uno de los grandes barones del petróleo del siglo XX.

La iniciativa de las administraciones locales y estatales en EEUU va totalmente en contra de la política del presidente Donald Trump (sin ir más lejos, su actual secretario de Estado, Rex Tillerson, fue director de la petrolera ExxonMobil). El multimillonario de Nueva York ha negado la influencia del hombre en el cambio climático y ha llegado a ridiculizar el calentamiento global con motivo de la reciente ola de frío extremo que asola al país norteamericano. Más importante, ha retirado a EEUU del Acuerdo contra el Cambio Climático alcanzado en París en 2016, al que se han adherido todos los demás estados del mundo.

Más en lamarea.com

Read More