You are here

9-0: la negociación sobre las pensiones (y el empleo digno) también está pendiente

pensiones dignas ccoo ugt marchas

“¿Jubilada? No, yo estoy peor que jubilada. Tengo una discapacidad y cobro una paga de 300 euros y pico. Nos ha costado 40 años llegar hasta un punto y ahora estamos delante de un precipicio. Menos pensiones, más paro, menos educación… Nos han cambiado completamente el sentido que teníamos para vivir. Y esto no ha hecho más que empezar”. Habla Ana Rodríguez Capilla, 64 años. Está atravesando la avenida Alemania, a la entrada de Cáceres. «Nos están poniendo problemas. Es la única ciudad donde nos han dicho que tenemos que ir por la acera”, cuenta por teléfono. El pasado sábado salió de Málaga. De fondo se escucha alboroto. Megáfonos y gritos: “¡Ni un paso atrás!”. Ana es una de las participantes de las marchas por unas pensiones dignas convocadas por los sindicatos CCOO y UGT.

Procedentes de distintos puntos de España –Andalucía, Asturias, Cantabria, Galicia y la Comunidad Valenciana–, las columnas se unirán el próximo 9 de octubre en Madrid. «Ese día nos van a escuchar, va a haber una respuesta contundente», asegura el secretario general de pensionistas de CCOO-A, Enrique Fernández, que destaca el apoyo recibido desde distintos sectores y edades. «El problema no es solo nuestro sino de la sociedad en su conjunto», añade.

Las principales reivindicaciones del colectivo descansan en una idea: el sistema de pensiones es viable. Pero para que el sistema funcione hay que acabar con el empleo precario, el paro y los salarios indignos. “No solo pedimos pensiones dignas, pedimos una vida digna”, explica el sindicalista de UGT Paco Pérez Haro, secretario de organización de la Unión de Jubilados y Pensionistas de Andalucía. Este sábado se celebra la jornada mundial por un empleo decente. Según los datos del INEM publicados esta misma semana, el paro ha vuelto a subir: 27.858 personas más, el mayor aumento en septiembre desde hace cinco años. La temporalidad y la precariedad se ceba con los contratos y los salarios han perdido un 8,6% de poder adquisitivo entre 2008 y 2015.

“Queremos hablar de cuestiones tan importantes como el empleo, los salarios dignos, las pensiones, o de cómo combatir el paro”, afirman los sindicatos. “Cataluña está obstruyendo que salgan estas marchas con carácter general en los medios de comunicación. Y eso al Gobierno le viene muy bien porque con lo uno se tapa lo otro”, denuncia Pérez Haro, que ha participado en tres marchas en los últimos años. Admite que su protesta no va a conseguir cambiar el rumbo de las políticas del gobierno del PP, pero sí cree relevantes estas manifestaciones para que los más jóvenes se echen a la calle. “Al menos queremos sensibilizar a la opinión pública. Ya sabemos que al Gobierno le importamos un pepino, un gobierno que nos viene robando, ninguneando, explotando desde que llegó a la Moncloa. Pero no vamos a dejar por ello de estar en la calle”, prosigue. Tiene 69 años recién cumplidos.

Fernández también incide en ello: «Pase lo que pase a partir del día 9, vamos a seguir peleando hasta conseguir que el gobierno de Rajoy dé marcha atrás, que se siente en la mesa por el Pacto de Toledo con los interlocutores sociales y políticos y que se llegue a un acuerdo para derogar la reforma de 2013 y que haya un acuerdo que posibilite el futuro de las pensiones públicas de este país, no solo los de hoy sino de los que vienen”.

“Lo que esperamos es que la gente lo entienda, que lo que pedimos no es una cosa del otro mundo –insiste Ana–-. Y si no espabilamos iremos a peor. Nos han ido llevando a un cambio de sistema como si fuéramos idiotas y hasta nos han dicho que tenemos que rezar para que nos hagan el milagro. Yo lo que le digo a la ministra Fátima Báñez es que rece ella por todos nosotros y que nos dé su paga. Y que ella viva con la nuestra”, concluye.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

“Podemos no ha sabido visibilizar a las mujeres mayores”

El pasado 14 de enero Paquita Martín intervino como parte del público en La Sexta Noche con una pregunta retórica: «¿Por qué las mujeres que han trabajado tienen que tener pensiones más bajas que los hombres?». Esta mujer de 91 años que trabajó en una empresa metalúrgica no buscaba una respuesta por parte del experto en economía del programa, sino lanzar una reflexión: «Que piensen en esas mujeres viudas que no han trabajado por atender a los hijos o al marido, porque en tiempos, cuando te casabas te tenías que ir de la empresa». Para Martín, las mujeres que cuentan con una retribución por viudedad reciben «una mierda». «Que yo de economía no entiendo, pero entiendo de la economía de mi casa», decía mientras los presentes en el plató reían, y sentenciaba: «Tengo 91 años pero no soy gilipollas».

El análisis de Martín, en el que género y edad se cruzan, pone de manifiesto una doble discriminación: ser mujer y ser mayor. Los datos lo corroboran: según UGT, las mujeres en España cobran casi un 40% menos de pensión que los hombres. Pero esta segregación va más allá. «A las mujeres mayores no se nos ve. Es como si a partir de los 50 años estuviéramos desactivadas para la sociedad», denuncia Victoria Sendón de León, filósofa feminista y escritora. Sendón de León se presenta como candidata a representante de los Círculos sectoriales en el Consejo Ciudadano de Podemos. Su círculo, Transparentes, está formado por mujeres mayores de 50 años que quieren hacerse visibles tanto dentro como fuera de Podemos. Su objetivo es feminizar la política.

De cara a Vistalegre 2, el feminismo sigue siendo una de las asignaturas pendientes para la cúpula de Podemos. Es lo que se desprende de la autocrítica que las principales candidaturas hacen en sus respectivos documentos de igualdad. La asamblea ciudadana que se celebra este fin de semana «debe ser la oportunidad histórica para no seguir aplazando el feminismo como la causa siempre postergada«, detalla el texto conjunto de los Anticapitalistas y el equipo de Pablo Iglesias, elaborado por Beatriz Gimeno y Sofía Castañón entre otras.

Desde Recuperar la ilusión, el grupo liderado por Íñigo Errejón, comparten esta preocupación. Según el análisis de Clara Serra y Ángela Rodríguez se ha avanzado en el reconocimiento de la formación como un partido feminista, aunque tildan a este compromiso de «insuficiente». Entre sus propuestas, se incluye la de visibilizar a las mujeres que tienen más de 50 años dentro de los espacios de toma de decisiones. Algo que es todavía un reto: «No existimos dentro del Consejo Ciudadano Estatal, donde la gran mayoría son jóvenes. Las caras visibles, quienes están encima de los escenarios y en la televisión son jóvenes. Podemos no ha sabido visibilizar la presencia de mujeres mayores dentro del partido», lamenta Sendón de León. Sin embargo, «debajo de todos ellos, en los actos y asambleas, hay mujeres mayores, pero a ellas no se les concede presencia», añade. En este sentido, la filósofa considera que esta parte de la población puede no sentirse representada y pensar que «este no es mi partido».

Para la candidata, esto se ve reflejado en la brecha de género que existe entre los votantes de la formación —45% de mujeres frente al 55% de hombres, según el CIS—. De ese 45% de mujeres votantes, y según el análisis postelectoral del 26-J, las mayores de 45 años son una minoría.

Para llegar a las mujeres de este grupo de edad, desde el Círculo Transparentes consideran que se debe tener en cuenta «todo lo que afecta específicamente a las mujeres mayores precarias». La visión de género de la jubilación que reivindicaba Paquita Martín en La Sexta Noche es una de sus máximas. «Ningún partido o sindicato lo lleva como bandera», explica Sendón de León. Otro punto es la violencia machista: «Hay mujeres receptoras de violencia y las hay que la sufren por el hecho de ser mujeres y mayores, ellas son excluidas», describe.

Priorizar la política de los cuidados

«En Podemos hay una intención de feminizar el partido, pero no está totalmente llevada a la práctica», lamenta Victoria Sendón de León. «Ayer me contaban que en una locución que hicieron de una lista había tres hombres para exponer las políticas y muchas mujeres se salieron. ¿Tres hombres representando el partido? No me representan ni representan a la sociedad. En eso todavía no hay una sensibilidad muy afinada», comenta.

Pero además de la paridad, la representante del Círculo Transparentes aboga por una política de los cuidados, que, según ella, «no ocupa la primera línea en Podemos». Históricamente, el rol de las mujeres como cuidadoras ha permanecido en el ámbito privado, sin embargo, numerosas voces dentro de Podemos reclaman una cultura de cuidados que trascienda la esfera pública. Sendón de León utiliza una frase de Lynn Margulis, la bióloga que recibió la Medalla Nacional de Ciencia en 1999, para ilustrar el proceso de feminización de la política: «Contra la tesis de Darwin que dice que la evolución está a favor del más fuerte, del que combate, ella decía: no es más fuerte el que combate, sino el que coopera«.

Sendón de León es contundente: «Esto, la política patriarcal no lo ha entendido, porque habla continuamente de competitividad«. «Es necesaria una política que no solo hable de cuidar a quien está enfermo, sino de cuidarnos entre nosotras y también a nosotras mismas. Esto influiría mucho en la política sanitaria, que sería de prevención más que de reparación», añade.

Energía y experiencia

Para el Círculo Transparentes, feminizar la política y aplicar una cultura de cuidados pasa por incluir a más mujeres mayores de 50 en los espacios más altos de participación política de Podemos.

¿Por qué su visibilidad sigue siendo un reto? Olga Rodríguez, que pertenece al mismo círculo y es profesora de instituto en un pueblo de León, siente que la sociedad menosprecia a las mujeres que pasan la cincuentena: «Parece que se nos considera menos formadas y que no tenemos tanto que decir o no sabemos tanto». Y apunta también a la naturalización de los roles de género como un obstáculo: «Veo que muchas mujeres mayores no hablan en las reuniones por miedo a meter la pata. Suelen hablar más los hombres y pareciera que cuando un hombre habla tiene más autoridad. Esto es una paradoja porque después somos nosotras quienes enseguida nos organizamos para hacer el trabajo más físico, como pegar carteles. Aunque los puestos altos los siguen teniendo ellos», cuenta. En esta línea, su compañera Sendón de León opina que «hay muchas actitudes, poses, modos de hablar que indican que el partido no está feminizado».

Como Paquita Martín, las Transparentes se ven obligadas a reivindicarse. Rodríguez reclama que «somos tan profesionales como las jóvenes y además aportamos muchísima experiencia política y de vida».

Más en lamarea.com

Read More