You are here

Homenaje a Shostakovich

Por Manuel Pérez Vasilevski

En una reunión reciente, valoramos la importancia de Dmitri en la música actual, y su escaso predicamento en Occidente.
Si, ¿Porqué?, me preguntó Lisa.
Compañera, es muy extensa la respuesta, a tu pregunta.
Comenzaré, por el principio, si así “os place”. Dmitri, fíjate nació hace 110 años (el 25 de Septiembre de 1906). En el 2006, hice varias referencias a sus composiciones, no publicadas en ningún medio en España (a pesar de enviar mis colaboraciones a los principales, pues se llamó en varios países del mundo, el año Shostakovich), y fue la AAHS en el 2009 cuando empezó a sacar mis artículos en su blog.
¿Porqué? Es muy sencillo y a la vez conflictivo.
Dmitri era técnicamente y profundamente, un genio.
Algunos le tachan de conservador, otros no le entienden y es demasiado atrevido.
Pero indudablemente, por sus palabras y sus obras, el se consideraba SOVIÉTICO.
Así, con mayúsculas, y este hecho, no gusta.
Voy a ir desgranando esta afirmación, junto con trozos de su música para ilustrar este ensayo.
Soviético, es unir lo aprendido compartiéndolo. Las innovaciones al alcance de los trabajadores, como 2º Movimiento del Segundo Concierto para Piano y Orquesta:
Soviético, es ilustrar lo aprendido con los avances personales, en armonía con el entorno social, como en su 1ª Sinfonía, escrita a los 19 años, cuando estudiaba en el Conservatorio de Leningrado. Entró a galope en la Historia de la Música, como ilustrativo en el minuto 8:38, en su Allegro, imparte una clase de optimismo e innovación:

Soviética es la alegría de vivir, de implicarse con los avances sociales conseguidos por el proletariado. Es expresar con hechos la evolución individual con la fuerza colectiva. Mis palabras son secundadas por la Obertura Festival, opus 96:



 

Lo Soviético enlaza lo mejor creado por la Humanidad con la Nueva Etapa que empieza con la Revolución de Octubre. Puede que las olas del Imperialismo aplacen este huracán, puede que los vientos del desierto inunden los cielos, pero “las nuevas auroras atronaran en los portales”, como en su obra maestra, el final de la 5ª Sinfonía:


Pero, soviética es también la Revolución futura en cada uno de nosotros, para cada uno con su propia voz, con su pelicuar entonación, pero juntos cambiamos nuestras vidas cuando encontramos un eco social solidario, con los actos de reivindicación de la clase obrera, y en el carácter creativo de la fuerza de trabajo. Como la extraordinaria fuga y prólogo nº 5:

 
 

Y así podríamos ir extrayendo su obra, que merece una iluminada vereda de multicolores árboles, cada cual con su matiz distinto. 
Aún más….es una senda que en el nuevo año seguiremos descubriendo en el Centenario de Octubre.

Read More

"Nuestra Tierra Madre es la URSS"

Por Oleg K.
Sencillo alegato del grupo ruso “Orgía de los Justos“, en su canción Plan B”, sobre la importancia del Socialismo, con imágenes de la historia de la URSS.

En todos los comentarios del enlace, hay una confianza que la etapa de la Construcción del Socialismo en la URSS, hasta 1956 fue un hito brillante de la Humanidad. A pesar de la involución de la posterior etapa de estancamiento hasta los años 90, como régimen social, la economía centralizada, la distribución de la riqueza entre los productores sociales, los trabajadores, son un avance de posteriores luchas por la socialización de las relaciones humanas, como dice el siguiente comentario:
“Tenía 18 años, cuando la Unión Soviética dejó de existir. Fueron los mejores dieciocho años de mi vida. Terminé la escuela y estaba lleno de energía y planes para el trabajo, para el estudio, la creatividad y la vida …“. “(Мне было 18, когда СССР не стало. Это были лучшие восемнадцать лет моей жизни. Такие же, как я в тот год закончили школы и были полны сил и планов для работы, для учёбы, для творчества и жизни…) “


No importa que el Imperialismo, como advirtió Lenin, imponga la dictadura de los mercados a la mayoría del planeta, porque el futuro social no se encuentra en las manos privadas de las oligarquías financieras.

Tampoco los revisionistas, como advirtió Stalin, pueden eternamente ayudar a mantenerse en el poder al imperialismo, pues la base social es de los trabajadores, y la principal contradicción actual entre el trabajo asalariado y la propiedad privada de los medios de producción, sigue sin resolverse.

Es hoy un hecho incuestionable, que la URSS, fue una sociedad más justa, más libre, más democrática. Ejerciendo el bienestar social entre la mayoría de la población trabajadora.

Por eso, es desde lo conseguido en la URSS, desde donde tenemos que proseguir no retroceder a posiciones socialdemócratas caducas, sino desarrollar más, y más medidas socialistas, hacia el comunismo.

“Nuestra Tierra Madre es la URSS”
Read More

9 DE MAYO, DIA DE LA VICTORIA.

Cien hojas quedan atrás,
falta aún mucho camino.
Deja, hermano, que descanse,
deja que tome un respiro.



Comprende que en cualquier tiempo,
en los de hoy y en los idos,
suele hacerse cuesta arriba
contar un cuento seguido
que hable siempre de la guerra,
que hable siempre de lo mismo.

De tanques, de fuego y nieve, 
de peales y chamizos, 
de chamizos y peales,
del tabaco y de los fríos.
Es costumbre al guardabosque
hablarle solo de pinos, 
de peces, al pescador,
al albañil, de ladrillos,
de la harina, al panadero,
y al vinatero, de vinos.
Y de la guerra al soldado,
guerra va y guerra vino.
La guerra es guerra, se entiende,
pero el quid está, de fijo,
en regresar vencedor
de todos los enemigos.
Después de ajustar las cuentas, 
si el soldado sale vivo,
es el cuento de la guerra
en su casa el preferido.
Es entonces un placer
oírlo todo seguido
y con el mayor detalle:
lo que su carne ha sufrido,
lo que han andado sus piernas,
lo que sus ojos han visto.
Todo lo que, por ahora,
queda dentro recogido…
¡Cava, pala, tierra dura!
¡Tanque, aplasta! ¡Suena, tiro!
¡Clávate bien, bayoneta!
¡Bomba, suelta tu estallido!
El combatiente, en la guerra, 
habla de paz y de trigo.
¿Que la vida es preferible?
Nadie lo discute, amigo.
Pero la guerra es un mar
que rebrama enfurecido.
Bien Sería menester
alejar ese bramido
de nuestra tierra querida,
eso pienso y eso digo.
Pero mientras en la Patria
haya terreno cautivo,
yo, que tanto amo la paz,
solo la guerra concibo.

 !Vasili Tiorkin!
Alexandr Tvardovski
Editorial Progreso. Moscú.
Traducido al español en 1975, por José Vento Molina.

Read More

9 DE MAYO, DIA DE LA VICTORIA.

Cien hojas quedan atrás,
falta aún mucho camino.
Deja, hermano, que descanse,
deja que tome un respiro.



Comprende que en cualquier tiempo,
en los de hoy y en los idos,
suele hacerse cuesta arriba
contar un cuento seguido
que hable siempre de la guerra,
que hable siempre de lo mismo.

De tanques, de fuego y nieve, 
de peales y chamizos, 
de chamizos y peales,
del tabaco y de los fríos.
Es costumbre al guardabosque
hablarle solo de pinos, 
de peces, al pescador,
al albañil, de ladrillos,
de la harina, al panadero,
y al vinatero, de vinos.
Y de la guerra al soldado,
guerra va y guerra vino.
La guerra es guerra, se entiende,
pero el quid está, de fijo,
en regresar vencedor
de todos los enemigos.
Después de ajustar las cuentas, 
si el soldado sale vivo,
es el cuento de la guerra
en su casa el preferido.
Es entonces un placer
oírlo todo seguido
y con el mayor detalle:
lo que su carne ha sufrido,
lo que han andado sus piernas,
lo que sus ojos han visto.
Todo lo que, por ahora,
queda dentro recogido…
¡Cava, pala, tierra dura!
¡Tanque, aplasta! ¡Suena, tiro!
¡Clávate bien, bayoneta!
¡Bomba, suelta tu estallido!
El combatiente, en la guerra, 
habla de paz y de trigo.
¿Que la vida es preferible?
Nadie lo discute, amigo.
Pero la guerra es un mar
que rebrama enfurecido.
Bien Sería menester
alejar ese bramido
de nuestra tierra querida,
eso pienso y eso digo.
Pero mientras en la Patria
haya terreno cautivo,
yo, que tanto amo la paz,
solo la guerra concibo.

 !Vasili Tiorkin!
Alexandr Tvardovski
Editorial Progreso. Moscú.
Traducido al español en 1975, por José Vento Molina.

Read More