You are here

La Internacional, el Himno de la Clase Obrera Revolucionaria.

“Pottier murió en la miseria, mas dejó levantado a su memoria un monumento imperecedero. Fue uno de los más grandes propagandistas por medio de la canción”.
V.I. Lenin, en el nº 2 de “Pravda”, del 3 de enero de 1913.
Dentro de un año celebraremos el Centenario de la Revolución de Octubre, y es tiempo que repasemos el Himno de Lucha de Nuestra Clase, La Internacional.

La letra la mostramos tal cual en francés, y dos traducciones en castellano, la que se cantó directamente, y la adoptada por el proletariado mundial.
En 1871, un obrero francés que había participado en la revolución de 1848 y en la Comuna de París, Eugène Pottier, escribió la letra de la que pasaría a ser La Internacional, el himno de los trabajadores de todo el mundo. 
Pottier había organizado a los diseñadores de telas (éste era su oficio, además de escritor) incorporando su gremio a la AIT (Primera Internacional) desde 1864. Luego de la derrota de la Comuna se exilió en Inglaterra y EEUU, pero volvió a Francia en 1880. Murió en 1887, sin escuchar cantar La Internacional.
En julio de 1888, en una reunión de la Junta Sindical de vendedores de periódicos de Lille, se interpretó por primera vez en público. 


Ésta recién fue musicalizada por P. Degeyter que la entregó a “La Lira de los Trabajadores” . Durante algunos años sólo fue conocida por los obreros franceses.
Llegó a ser himno oficial de la Unión Soviética entre 1918 y 1943.

En la tradición comunista se canta en memoria de obreros y luchadores vilmente asesinados, en todos los actos importantes, y también en recuerdo de todos los hermanos proletarios que nos dejaron, permaneciendo su letra  a la lucha actual, y por el futuro de una sociedad más humana y colectiva, sin clases.
 
L’INTERNATIONALE

Debout! les damnés de la terre!
Debout! les forçats de la faim!
La raison tonne en son cratère:
C’est l’éruption de la fin.
Du passé faisons table rase,
Foule esclave, debout ! debout!
Le monde va changer de base:
Nous ne sommes rien, soyons tout!

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

Il n’est pas de sauveurs suprêmes:
Ni Dieu, ni César, ni tribun,
Producteurs, sauvons-nous nous-mêmes!
Décrétons le salut commun!
Pour que le voleur rende gorge,
Pour tirer l’esprit du cachot,
Soufflons nous-mêmes notre forge,
Battons le fer quand il est chaud!

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

L’État comprime et la loi triche;
L’Impôt saigne le malheureux;
Nul devoir ne s’impose au riche;
Le droit du pauvre est un mot creux.
C’est assez languir en tutelle,
L’Égalité veut d’autres lois;
“Pas de droits sans devoirs, dit-elle
“Égaux, pas de devoirs sans droits!”

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

Hideux dans leur apothéose,
Les rois de la mine et du rail
Ont-ils jamais fait autre chose
Que dévaliser le travail ?
Dans les coffres-forts de la bande
Ce qu’il a créé s’est fondu
En décrétant qu’on le lui rende
Le peuple ne veut que son dû.

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

Les Rois nous soûlaient de fumées,
Paix entre nous, guerre aux tyrans!
Appliquons la grève aux armées,
Crosse en l’air, et rompons les rangs!
S’ils s’obstinent, ces cannibales,
À faire de nous des héros,
Ils sauront bientôt que nos balles
Sont pour nos propres généraux.

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

Ouvriers, paysans, nous sommes
Le grand parti des travailleurs;
La terre n’appartient qu’aux hommes,
L’oisif ira loger ailleurs.
Combien de nos chairs se repaissent!
Mais, si les corbeaux, les vautours,
Un de ces matins, disparaissent,
Le soleil brillera toujours!

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

C’est la lutte finale:
Groupons-nous, et demain,
L’Internationale
Sera le genre humain.

Por Grupo Germinal, con traducción de Rodrigo Cisterna.

La Internacional es históricamente el himno internacionalista del proletariado revolucionario.
La Internacional ha sido usada, con diferentes modificaciones de la letra, por los anarquistas de la I Internacional y fue el himno de la Segunda, la Tercera y la Cuarta Internacionales, de la mayoría de los partidos obreros y de muchos sindicatos.
A continuación transcribimos la letra original de Eugène Pottier, traducida por nosotros. En castellano existen al menos dos versiones: la socialdemócrata, cantada tradicionalmente en las filas del PSOE y la UGT; y la ‘comunista’, mucho menos deformada respecto a la letra original y que por ello es la que publicamos más abajo.
En todo caso, destacamos al lector que las letras utilizadas actualmente en todas las versiones que nosotros conocemos eliminan los párrafos antepenúltimo y penúltimo de la letra de Pottier. 
Es obvio que dicha censura responde a la degeneración de las actuales direcciones de la clase obrera, que han renunciado definitivamente no sólo a derrocar el poder del capital, sino incluso a la simple defensa de los intereses de conjunto del proletariado sin concesiones a la clase enemiga.
 LA INTERNACIONAL
Al ciudadano Lefrançais,
miembro de la Comuna.
¡En pie! ¡condenados de la tierra!

¡En pie! ¡esclavos del hambre!
La razón atruena en su cráter:
Es la erupción final.
¡Del pasado hagamos tabla rasa,
Muchedumbre esclava, ¡en pie! ¡en pie!
El mundo va a cambiar de base:
¡No somos nada, seámoslo todo!

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.
Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.



No hay salvadores supremos:
¡Ni Dios, ni César, ni tribuno,
Productores, salvémonos nosotros mismos!
¡Decretemos el bien común!
¡Para que el ladrón vomite lo robado,
Para sacar el espíritu de la prisión,
Aventemos nosotros mismos nuestra fragua, Golpeemos el hierro en caliente!

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.

El Estado oprime y la ley engaña;
El Impuesto sangra al desgraciado;
Ningún deber se impone al rico;
El derecho del pobre es una palabra hueca.
Ya basta de languidecer bajo tutela,
La igualdad quiere otras leyes;
¡”No más derechos sin deberes”!, dice
“Iguales, ¡no más deberes sin derechos!”.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.


Abominables en su apoteosis,
los reyes de la mina y el ferrocarril
¿Alguna vez han hecho algo más
que desvalijar al trabajo?
En las cajas fuertes de la banda
Lo que [el trabajo] creó se fundió.
Decretando que se le vuelva,
el pueblo no quiere más que lo que se le debe.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.


Los Reyes nos embriagan con vanidades,
¡ Paz entre nosotros, guerra a los tiranos!
Apliquemos la huelga a los ejércitos,
¡Culatas al aire, y rompamos filas!
Si se obstinan, estos caníbales,
En hacer de nosotros héroes,
Sabrán pronto que nuestras balas
Son para nuestros propios generales.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.


Obreros, campesinos, somos
El gran partido de los trabajadores;
La tierra sólo pertenece a los hombres,
Los ociosos se irán a otra parte.
¡Con cuanta carne nuestra se alimentan!
¡Pero si los cuervos, los buitres,
Una de estas mañanas, desaparecen,
El sol brillará siempre!

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.

Es la lucha final:
Agrupémonos, y mañana,
la Internacional
será el género humano.

                                                                  París, junio de 1871.
LA INTERNACIONAL 
Versión comunista (la más fiel a la letra original)

¡Arriba, parias de la Tierra.
En pie, famélica legión!
Atruena la razón en marcha,
Es el fin de la opresión.
Del pasado hay que hacer añicos,
legión esclava en pie a vencer,
el mundo va a cambiar de base,
los nada de hoy todo han de ser.

¡Agrupémonos todos,
en la lucha final!
El género humano
es la Internacional.
¡Agrupémonos todos,
en la lucha final!
El género humano
es la Internacional.

Ni en dioses, reyes ni tribunos,
está el supremo salvador.
Nosotros mismos realicemos
el esfuerzo redentor.
Para hacer que el tirano caiga
y el mundo siervo liberar,
soplemos la potente fragua que el hombre libre ha de forjar.

¡Agrupémonos todos,
en la lucha final!
El género humano
es la Internacional.
¡Agrupémonos todos,
en la lucha final!
El género humano
es la Internacional.

La ley nos burla y el Estado
oprime y sangra al productor.
Nos da derechos irrisorios,
no hay deberes del señor.
Basta ya de tutela odiosa,
que la igualdad ley ha de ser,
no más deberes sin derechos,
ningún derecho sin deber.

¡Agrupémonos todos,
en la lucha final!
El género humano
es la Internacional.
¡Agrupémonos todos,
en la lucha final!
El género humano
es la Internacional.
Read More

"Nuestra Tierra Madre es la URSS"

Por Oleg K.
Sencillo alegato del grupo ruso “Orgía de los Justos“, en su canción Plan B”, sobre la importancia del Socialismo, con imágenes de la historia de la URSS.

En todos los comentarios del enlace, hay una confianza que la etapa de la Construcción del Socialismo en la URSS, hasta 1956 fue un hito brillante de la Humanidad. A pesar de la involución de la posterior etapa de estancamiento hasta los años 90, como régimen social, la economía centralizada, la distribución de la riqueza entre los productores sociales, los trabajadores, son un avance de posteriores luchas por la socialización de las relaciones humanas, como dice el siguiente comentario:
“Tenía 18 años, cuando la Unión Soviética dejó de existir. Fueron los mejores dieciocho años de mi vida. Terminé la escuela y estaba lleno de energía y planes para el trabajo, para el estudio, la creatividad y la vida …“. “(Мне было 18, когда СССР не стало. Это были лучшие восемнадцать лет моей жизни. Такие же, как я в тот год закончили школы и были полны сил и планов для работы, для учёбы, для творчества и жизни…) “


No importa que el Imperialismo, como advirtió Lenin, imponga la dictadura de los mercados a la mayoría del planeta, porque el futuro social no se encuentra en las manos privadas de las oligarquías financieras.

Tampoco los revisionistas, como advirtió Stalin, pueden eternamente ayudar a mantenerse en el poder al imperialismo, pues la base social es de los trabajadores, y la principal contradicción actual entre el trabajo asalariado y la propiedad privada de los medios de producción, sigue sin resolverse.

Es hoy un hecho incuestionable, que la URSS, fue una sociedad más justa, más libre, más democrática. Ejerciendo el bienestar social entre la mayoría de la población trabajadora.

Por eso, es desde lo conseguido en la URSS, desde donde tenemos que proseguir no retroceder a posiciones socialdemócratas caducas, sino desarrollar más, y más medidas socialistas, hacia el comunismo.

“Nuestra Tierra Madre es la URSS”
Read More