You are here

La guerra del mañana: los enjambres de drones autónomos de Estados Unidos

Prototipo del dron Kratos Valkyrie XQ-222. Foto: US Airforce Research Labs.

Un piloto en un cazabombardero seguido por un escuadrón de decenas de drones autónomos (sin supervisión humana) capaces de liberar a su vez enjambres de drones más pequeños en plena batalla. La Fuerza Aérea de Estados Unidos está desarrollando batallones de aviones no tripulados capaces de entrar en combate de manera independiente, orientados por un solo ser humano a bordo de un avión de combate o de carga.

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea estadounidense y la empresa de productos militares Kratos trabajan desde hace algún tiempo en esta combinación humano-robot para desplegar formaciones aéreas más baratas (no necesitan entrenamiento y no implican compensaciones familiares si caen en batalla), sin aversión al riesgo, capaces de decidir más rápido que el ser humano gracias a los avances informáticos y con un margen de maniobrabilidad en el aire muy superior al que tolera el cuerpo de una persona.

La compañía ha avanzado que estos nuevos drones autónomos, bautizados Valkyrie, se inspiran en un modelo que ya utiliza el Ejército de EEUU: el BQM-167, con una autonomía superior a los 5.500 kilómetros (la distancia de de Madrid a Nueva York) y capaz de alcanzar los 14.000 metros de altura a 1.110 kilómetros por hora. Los cambios realizados permitirán a este nuevo dron portar misiles aire-aire en sus alas, bombas convencionales, tanques de combustible e incluso “enjambres de pequeños drones”, según Seteve Fendley, director de la división de sistemas no tripulados de Kratos. De esta forma, los drones amplificarán el poder destructivo del “caza líder” que les sirva de guía. Debido a su pequeño tamaño —la mitad que un caza F-16— y su sistema de despegue vertical —tiene un motor similar al de un jet privado—, el BQM-167 puede ser lanzado desde plataformas de aproximadamente un metro cuadrado.

El proyecto cuenta con un presupuesto inicial de 100 millones de dólares. Fuentes del Departamento de Defensa han elogiado el programa y destacan que el riesgo financiero es bajo, según recoge la revista Popular Science, ya que Kratos es una empresa especializada en fabricar drones militares relativamente baratos y fáciles de reparar. Los Valkyrie estarán fabricados por piezas remplazables y también servirán para atraer ataques y evitar que impacten contra cazabombarderos pilotados por seres humanos, según Fendley. “Si un ataque con misiles destruye el ala, [el dron] abre un paracaídas, aterriza, y solo tenemos que cambiar ese ala”, explica Fendley en Popular Science.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés) trabaja en el despliegue de “enjambres” de drones autónomos desde 2015, mismo año en que la Fuerza Aérea de EEUU empezó a exhibir drones de combate de bajo coste. Un año después, Kratos ganó el concurso del Departamento de Defensa para desarrollar el primer prototipo de Valkyrie, que ya ha sido probado con éxito con la guía de un cazabombardero Harrier y que tiene un precio 30 veces inferior al F-15, el caza táctico preferido del Pentágono. De momento existe poca información acerca de este plan (en este vídeo aparecen varios prototipos) y todavía no hay pruebas ni confirmación oficial sobre su puesta en marcha en escenarios bélicos reales, aunque esta semana Kratos mostró algunos prototipos en público en el Salón Internacional de la Aeronáutica de París.

Actualmente los aviones de combate estadounidenses dotados de tecnología autónoma requieren la autorización de un humano antes de abrir fuego, aunque fuentes diplomáticas de Afganistán y Pakistán aseguraron en diciembre a La Marea que Washington ya ha probado tecnología militar autónoma en su territorio. Entre los países que ya disponen de armas autónomas letales, popularmente conocidas como robots asesinos, figuran Israel, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Corea del Sur. Por otro lado, en 2015 una filtración masiva (‘Drone Papers’) reveló que Estados Unidos emplea aviones no tripulados para eliminar objetivos en Afganistán, Yemen y Somalia, a menudo ocasionando numerosas bajas civiles que no son reportadas.

Una industria creativa

En 2013, el presidente Barack Obama congeló el mastodóntico presupuesto del Pentágono (representa el 38% del gasto militar mundial). Su decisión, sumada a los recortes en defensa de varias potencias militares europeas afectadas por la crisis, generó el primer parón del mercado global de armas desde la caída de la Unión Soviética. Entonces la industria de la guerra, acostumbrada a crecer incluso en momentos de paz, dio una nueva muestra de creatividad y decidió adaptar su tecnología mortífera al mercado civil y potenciar el negocio de la ciberseguridad, hoy en auge.

El viento sopla a favor de este negocio, que ya representa más del 2% del PIB mundial. Los conflictos en Oriente Próximo y Europa del Este, así como la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y el creciente temor a la amenaza yihadista, han servido para que la industria armamentística reciba un nuevo impulso por parte de los países de la OTAN (en 2017 el gasto militar de España crecerá un 30%) y de potencias militares como Rusia, China e incluso Japón, que en 2014 modificó su Constitución para poder inmiscuirse en guerras externas.

Una de las grandes esperanzas actuales de los fabricantes de armas es su apuesta por los sistemas autónomos letales o robots asesinos. En diciembre de 2016, la comunidad internacional decidió posponer la prohibición de esta tecnología, para la que aún no existe un marco regulatorio. Los detractores de los robots asesinos, entre ellos la premio Nobel de la Paz Jody Williams, aluden al principio de prevención para evitar su proliferación, esgrimen las limitaciones existentes por razones técnicas (el robot aún no puede discriminar objetivos civiles y militares), opinan que una máquina no debería tener capacidad para matar a un ser humano de manera independiente y preguntan quién será el responsable jurídico en caso de que el robot viole las leyes de la guerra.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Petición colectiva contra el secretismo de la venta de armas españolas

Vehículo de combate Pizarro de fabricación española. FOTO: JONATHAN FINEGOLDl

El lucrativo mercado de la guerra es también uno de los más opacos. En el caso de España, sexto exportador mundial de armas, destaca la ausencia de información pública en comparación con otras democracias occidentales. Este martes varias asociaciones no gubernamentales de renombre han pedido información sobre la autorización de armas a países como Arabia Saudí e Iraq, así como el cese de estas ventas a países en conflicto o con regímenes autoritarios. La petición coincide con la comparecencia en el Congreso de Marisa Poncela, secretaria de Estado de Comercio.

España fue uno de los primeros países en ratificar en 2014 el nuevo Tratado Internacional de Comercio de Armas, que prohíbe vender material bélico a gobiernos que cometen atrocidades y violan de manera sistemática los derechos humanos y la legislación internacional. Entre los principales clientes de las armas hechas en España están los regímenes de Arabia Saudí, Egipto y Bahréin, además de gobiernos como los de Israel, Turquía, Brasil y Colombia, acusados de emplear armamento de guerra contra la población civil. Amnistía Internacional, Greenpeace, FundiPau y Oxfam Intermón, integrantes de la campaña Armas Bajo Control, pidieron que la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso publique las actas de la Junta Interministerial que dio luz verde a la exportación de armas a esos países y exigieron el cese de esas ventas.

En 2016 la industria armamentística española exportó misiles, equipos de mortero, municiones, carros de combate, buques de guerra y otros artilugios bélicos por valor de 4.362 millones de euros, operaciones que contaron con el beneplácito del Gobierno (la ley establece que el Ejecutivo ha de validar la venta de “material de defensa” al extranjero). Según las organizaciones citadas, es necesario “que la Junta Interministerial que autoriza las exportaciones de armas mejore la evaluación del riesgo del uso de las armas contrario al derecho internacional”.

El destino más polémico de estas armas es Arabia Saudí, un régimen autoritario de tipo feudal acusado de atacar de manera indiscriminada a objetivos civiles en Yemen y de proveer al grupos armados afines a Daesh. En total, la campaña Armas Bajo Control pone la lupa sobre 16 “operaciones de potencial preocupación” sobre las que apenas existe información pública para “potenciar la transparencia (…) y el escrutinio parlamentario”. Desde 1987 las actas que autorizan estas ventas son secretas, mientras que este año se cumple una década desde la entrada en vigor de la Ley sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de su doble uso.

Estas y otras peticiones y propuestas de la campaña Armas Bajo Control aparecen plasmadas en un amplio informe publicado este martes, que además recoge los casos pormenorizados de otros controvertidos envíos de material bélico a una amplia lista de países, entre ellos República Centroafricana, Camerún, Guatemala, México, Pakistán y Ucrania.

Además de ratificar el Tratado sobre Comercio de Armas, el gobierno de España firmó la “regla de oro”, que rige el principio de “no autorizar armas para cometer atrocidades”, una norma que estaría siendo violada en el caso de al menos dieciséis países que importan armamento español, según el informe.

En marzo la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, anunció que España duplicará el gasto en defensa en los próximos siete años. Los presupuestos nacionales de 2017, aún pendientes de aprobación, incrementarán en un 30% el gasto militar español respecto a 2016. Este aumento refleja los intentos del Ejecutivo por acabar con la ingeniería contable iniciada en el gobierno de Felipe González para maquillar el gasto armamentístico real de España y que durante décadas se ha beneficiado del secretismo de Estado que ahora denuncian varias ONG.

Más en lamarea.com

Read More

Una protesta acaba con 20 activistas en comisaría

Protesta del colectivo Desarma Madrid. I La Marea

MADRID // Veinte personas han acabado este martes en la comisaría de Hortaleza (Madrid) para ser identificados por la Policía, después de que los agentes les exigieran su DNI durante un acto de protesta. A las 11 de la mañana, un grupo de activistas de la campaña “Desarma Madrid” ha bloqueado por unos instantes la entrada principal del recinto ferial de IFEMA en Madrid para protestar por la celebración del Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad y Defensa (Homsec 2017). Tras desplegar una pancarta con el lema “Desarma Madrid” y volcar pinturas de colores sobre sus cuerpos, la Policía ha procedido a su identificación. Quienes carecían de documento de identidad, han sido trasladados a dependencias policiales.

El colectivo antimilitarista responsable de la protesta recuerda que en Homsec “se comercializan armas que posteriormente son utilizadas contra los territorios ocupados en Palestina y contra población civil”.

Desarma Madrid también recalca que el promotor de este salón internacional, en el que participan empresas como TASER, MBDA o Navantia, “es el Grupo Atenea–Seguridad Nacional, entramado empresarial fomentado por personajes vinculados con el intento de golpe de Estado de febrero de 1981 y conocidos por su vinculación a los ideales de la extrema derecha”.

Más de 15.000 visitantes procedentes de 40 países y 195 expositores participarán en una feria de la que se ha desvinculado el Ayuntamiento de Madrid. Hace varios meses, el gobierno municipal exigió a los organizadores la retirada del logotipo del consistorio que aparecía en el folleto del evento ya que “no existe apoyo” de la institución al certamen.

Esta tarde a las 19.00 horas, se celebrará una concentración en la Puerta del Sol para exigir que no se vuelva a celebrar esta feria y que se ponga en libertad a las personas detenidas.

Más en lamarea.com

Read More

El Ayuntamiento de Madrid se desvincula de la feria de armas Homsec

Salón Homsec I La Marea

MADRID // El Ayuntamiento de Madrid ha remitido una carta a los organizadores del próximo Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad y Defensa (Homsec 2017), que tendrá lugar entre el 14 y el 16 de marzo en Ifema (Madrid), para que “se retire el logo” municipal “que aparece en el folleto de dicho evento, toda vez que no existe apoyo institucional por parte de este Ayuntamiento con el citado acontecimiento ni consta que en el año 2015 hubiese dicho apoyo”. La carta fue enviada el pasado 3 de octubre y remitida por el área de Salud, Seguridad y Emergencias del consistorio al Grupo Atenea-Seguridad Nacional, la empresa organizadora del certamen.

Hace sólo dos días, 84 colectivos firmaron un manifiesto contra la celebración de esta feria de armamento. “Instituciones que se declaran defensoras de la paz y los derechos humanos, como el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid, no deberían permitir que eventos de este tipo se celebren en espacios de gestión pública como el Ifema. Queremos que los espacios públicos sirvan para la promoción de una cultura de paz, no como escaparates de la guerra y la violencia”, reza el documento suscrito por las entidades que integran la Plataforma Desarma Madrid.

Estas asociaciones, entre ellas Greenpeace, la Asamblea Antimilitarista de Madrid, CGT y Ecologistas en Acción, exigían al Ayuntamiento de Madrid, “declarada como una ciudad de paz y acogida en la que todas las personas puedan sentirse seguras”, que se desmarcara públicamente de esta iniciativa. Además, solicitan la cancelación del evento y llaman a la sociedad civil “a denunciar y boicotear esta feria“.

Asimismo, denuncian que “el promotor” de Homsec, el único salón profesional enfocado a la Seguridad Nacional en España, “es el Grupo Atenea-Seguridad Nacional, entramado empresarial fomentado por personajes vinculados con el golpe de Estado de febrero de 1981 y conocidos por su vinculación a los ideales de la extrema derecha”.

Más de 15.000 visitantes procedentes de 40 países y 195 expositores participarán en una feria que los organizadores presentan como “una oportunidad estratégica única para la industria española de cara a exportar a Iberoamércia, Norte de África y Oriente Medio”.

faldon_noticias

Más en lamarea.com

Read More

Colectivos antimilitaristas piden el boicot de una feria de armas en Madrid

Salón HOMSEC, en Madrid I La Marea

Hasta 84 colectivos han firmado un manifiesto contra la celebración del próximo Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad y Defensa (Homsec 2017), que tendrá lugar entre el 14 y el 16 de marzo en Ifema (Madrid). Este importante certamen de armas, que este año cumplirá su sexta edición, cuenta con el apoyo institucional del Gobierno de España a través de cinco ministerios (Defensa; Economía; Industria, Energía y Turismo; Asuntos Exteriores e Interior).

Este Salón militar, “el único enfocado a la Seguridad Nacional en España”, según sostiene en su página web, “brindará una visión especialmente amplia gracias a la introducción de las nuevas áreas de Seguridad y Defensa Urbana y Civil, para las cuales hay una creciente demanda y soluciones innovadoras”. Más de 15.000 visitantes procedentes de 40 países y 195 expositores participarán en una feria que los organizadores presentan como “una oportunidad estratégica única para la industria española de cara a exportar a Iberoamércia, Norte de África y Oriente Medio”.

Colectivos como Greenpeace, la Asamblea Antimilitarista de Madrid, CGT y Ecologistas en Acción, entre otras asociaciones integrados en la Plataforma Desarma Madrid, denuncian en un comunicado que “el promotor” de Homsec “es el Grupo Atenea-Seguridad Nacional, entramado empresarial fomentado por personajes vinculados con el golpe de Estado de febrero de 1981 y conocidos por su vinculación a los ideales de la extrema derecha”.

“Homsec servirá de punto de encuentro entre comerciantes de armas y agentes que se benefician del negocio de la guerra, como empresas de seguridad privada militar y empresas de video-vigilancia, entre otras”, lamentan los firmantes del manifiesto, para quienes este tipo de iniciativas “sólo contribuyen a recortar derechos y libertades en pos de una falsa y manipulada idea de seguridad”. Además, recuerdan que España es un gran exportador de armas, “el sexto del mundo”. “Esto no es casualidad y se logra, entre otras cosas, gracias a ferias como esta”, apuntan.

Por todos estos motivos, en el manifiesto hecho público en estas últimas horas exigen a los responsables del Ifema la cancelación del evento, piden al Ayuntamiento de Madrid que se desmarque públicamente de este salón profesional y llaman a la sociedad civil “a denunciar y boicotear esta feria“.

Desde que arrancó en 2007, Homsec ha crecido tanto en visitantes como en expositores. En aquella primera edición, casi 3.000 personas visitaron el certamen. En 2008 la cifra aumentó hasta los 4.800. En 2011 ya se congregaron 87 expositores. Dos años después, más de 8.000 visitantes y 135 expositores participaron en un salón que volvió a batir récords en 2015, con 13.000 visitantes y 198 expositores.

 

faldon_noticias

 

Más en lamarea.com

Read More