You are here

El brote de cólera de Yemen agrava la peor crisis humanitaria del mundo

Parte del personal sanitario en Yemen recibe el apoyo de organizaciones como Médicos Sin Fronteras. MSF

El número de afectados por el brote de cólera que afecta a Yemen crece por momentos. La Organización Mundial de la Salud ha identificado 32.300 casos en los últimos 25 días, con 332 muertes confirmadas a causa de la enfermedad. 242 de ellas se han producido en las últimas dos semanas. El cólera ya afecta a 18 de las 22 regiones del país. Según la ONG Save The Children, si el ritmo de contagio se mantiene, se esperan más de 65.000 casos para finales de junio. Para entonces, la llegada de la estación húmeda podría empeorar aún más la situación.

Causas

Según el coordinador general de Médicos Sin Fronteras en Yemen, Shinjiro Murata, el ritmo de contagio es “mucho más rápido que el esperado”. La combinación de factores agravantes, como la escasez de instalaciones sanitarias, las inexistentes condiciones higiénicas y la falta de información, hacen mella en una población devastada desde hace meses por la hambruna y la sed.

“En muchas comunidades no hay acceso al agua limpia, ni tampoco tienen materiales higiénicos o sanitarios”, explica Murata. La tragedia, según el facultativo japonés, es que esta sería una situación evitable, si no fuese por la dificultad para proporcionar atención médica adecuada: “El cólera, si se trata de forma rápida y adecuada, tiene un grado de mortalidad inferior al 1%, pero en caso contrario alcanza el 50% en poco tiempo, que es lo que estamos viendo en Yemen”.

La situación financiera del país, bloqueado por Arabia Saudí y sus aliados desde hace meses, hace más difícil aún la lucha contra la enfermedad. El personal sanitario no ha cobrado su salario desde hace meses, y muchos han tenido que buscar otros trabajos. Otros, según Shinjiro Murata, cobran directamente a los enfermos: “Eso hace que sea aún más difícil para los más pobres y vulnerables enfrentarse al cólera”.

Gran parte de los trabajadores, no obstante, siguen en sus puestos de forma voluntaria o apoyados por organizaciones como Médicos Sin Fronteras (MSF). A pesar de ello, los hospitales están colapsados. “Los médicos están atendiendo a cientos de enfermos en los alrededores de los hospitales, porque dentro ya no caben”, explica a La Marea Hakim Almasmari, periodista y editor del periódico Yemen Post.

Los basureros de la capital, Sana’a, también están en huelga tras varios meses sin cobrar. Los residuos acumulados en las calles están contaminando el agua. Al mismo tiempo, los bombardeos han destruido parte de las canalizaciones de alcantarillado, lo que agrava aún más la situación sanitaria en la ciudad. Según Save The Children, 14 millones de personas (dos tercios de la población del país), no tienen acceso a agua potable.

Una vez llegue la estación húmeda, la bacteria se transmitirá con más facilidad: “Puede haber inundaciones y se pueden contaminar acuíferos que por ahora están limpios”, explica Shinjiro Murata, quien afirma que no es “en absoluto optimista”.

Tanto Almasmari como Murata coinciden en que, si se puede controlar la epidemia, el camino es a través de la educación: “En zonas rurales, mucha gente no sabía nada sobre el cólera hace un mes, y muchos siguen sin saberlo”, explica el editor del Yemen Post.

“El cólera se contagia por vía oral, al consumir agua o comida contaminadas, pero la bacteria también puede estar en las manos que preparan la comida o la llevan a la boca”, afirma Murata. Médicos Sin Fronteras trabaja con emisoras y mezquitas de todo el país para educar a la población sobre las medidas y actividades preventivas que pueden salvarles la vida.

Bloqueo

El bloqueo total que ejerce la coalición liderada por Arabia Saudí (y apoyada, entre otros por el Reino Unido, Francia y Estados Unidos) impide que entre en Yemen una gran cantidad de ayuda humanitaria. “Hay una falta total de medicinas, y las que hay no se pueden distribuir a ciertas zonas. Alguna gente está, simplemente, demasiado lejos de los centros médicos”, explica Hakim Almasmari.

Médicos Sin Fronteras, por su parte, espera poder introducir 63 toneladas de suministros médicos en el país “en las próximas semanas”, según explica su coordinador en Sana’a. Para superar el bloqueo, la organización afirma haber llegado a acuerdos individuales tanto con el gobierno del norte del país (controlado por los hutíes) como con el del sur (que sigue en manos del presidente Hadi). Asimismo, Shinjiro Murata confirmó que la organización ha obtenido un permiso individual de la coalición saudí para introducir los materiales en Yemen.

Apoyo occidental

El brote de cólera agrava aún más la situación de la población civil, que ya era extrema a causa de la guerra y el bloqueo que sufre el país. La coalición liderada por Arabia Saudí y apoyada por países como Estados Unidos, el Reino Unido y Francia mantiene el aislamiento sobre Yemen desde agosto. La medida ha provocado una hambruna sin precedentes en el país más pobre de Oriente Medio, a la que hay que sumar una alarmante escasez de agua y suministros médicos.

Mientras la enfermedad hace estragos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visita Arabia Saudí, con cuyo gobierno ha cerrado la venta de armamento por valor de 110.000 millones de dólares (algo menos de 100.000 millones de euros). Las mismas armas que se seguirán usando para bombardear y mantener el bloqueo sobre Yemen, donde 17 millones de personas están en riesgo de malnutrición, según cifras de Naciones Unidas.

Hakim Almasmari, que piensa que una reacción internacional es la única solución a la emergencia: “La humanidad ha desaparecido de entre las élites. Esta es su mentalidad. Es realmente triste que, para ellos, la política o la economía pesen más que la vida humana”.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

La oposición pide al Gobierno “una respuesta” al desafío de los refugiados

Cola de refugiados en Belgrado. I LA MAREA

MADRID // PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y Ciudadanos han presentado este jueves en el Congreso una Proposición no de Ley (PNL) en la que instan al Gobierno “a ser parte y liderar una respuesta global al desafío” de los refugiados.

Para ello, las formaciones que apoyan esta propuesta proponen “promover vías legales y seguras” para que el Ejecutivo de Mariano Rajoy cumpla “de manera urgente” el compromiso de reubicación de 15.888 refugiados procedentes de otros países europeos en el plazo acordado de dos años que termina a mediados de 2017.

También exigen al Gobierno que reasiente a los 1.449 refugiados (la mayoría sirios) procedentes de Líbano o Jordania, y le piden que promueva en el seno de la Unión Europea “una actualización e incremento de las cifras de reasentamientos” a los que se comprometen los Estados miembros hasta alcanzar unas “cuotas justas” con los criterios establecidos por Naciones Unidas.

Otra de las peticiones que incluye esta PNL es la de “agilizar las concesiones de asilo por reunificación familiar y ampliar este derecho a las personas mayores de edad” y “conceder un mayor número de visados a estudiantes refugiados que están en terceros países para cursar sus estudios”.

La propuesta parlamentaria también reclama al Ejecutivo “aumentar sustancialmente y salvaguardar la ayuda humanitaria” incrementándola hasta que alcance el 10% de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), y “promover los derechos de los desplazados en la política exterior” garantizando que los acuerdos internacionales avalados por España estén en línea con la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, la Carta de los Derechos Humanos y del Comité de los Derechos del Niño.

Esta PNL surge tras un viaje que las diputadas Meritxell Batet (Grupo Socialista), Ione Belarra (Unidos Podemos) y Patricia Reyes (Ciudadanos) hicieron junto a la ONG Oxfam Intermón a campos de refugiados en Jordania y Grecia.

PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos recuerdan que sólo en 2015 se produjeron 8,6 millones de desplazamientos nuevos debido a la violencia, y advierten que España es de los países que más está fallando en su respuesta a la crisis de Siria pero también a la crisis de desplazamiento global. Asimismo, recuerdan que “el tijeretazo que ha recibido la partida presupuestaria de acción humanitaria” ha sido el más elevado de todo el Presupuesto General del Estado, con una bajada del 67 % desde el año 2011.

Compromiso de Exteriores

Pocas horas antes, el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, se comprometió a hacer todo lo posible para que en 2017 España cumpla con el cupo asignado por la UE para acoger a más de 17.000 refugiados (de momento sólo han llegado 979) e insistió en que esta crisis humanitaria “interpela nuestras conciencias”. Dastis intentó justificar el retraso en el reasentamiento de estas personas en suelo español alegando los problemas técnicos que comporta su identificación y control, así como el papel de ACNUR. No obstante, la oposición se  mostró escéptica ante su cumplimiento e hizo especial hincapié en la tragedia que supone las oleadas de refugiados y los efectos de la ola de frío en Europa, informa Efe.

Precisamente esta semana, distintas organizaciones como Médicos Sin Fronteras (MSF) han denunciado que varios refugiados “ya han muerto de hipotermia” en suelo europeo (en concreto, entre Serbia y Bulgaria) debido a la ola de frío polar que ha azotado buena parte del continente. En países como Serbia, Hungría, Croacia y Grecia se han alcanzado temperaturas de hasta 20 grados bajo cero, y son muchos los que duermen bajo la nieve y la lluvia helada, en rudimentarias tiendas cubiertas con plásticos sin asistencia ni preparación para el invierno.

“Las personas sufren una grave falta de asistencia, y esta situación pone sus vidas en peligro. Somos testigos de las consecuencias más crueles e inhumanas de las políticas europeas, utilizadas como instrumento para disuadir y victimizar a quienes solo buscan seguridad y protección en Europa”, lamenta Stefano Argenziano, coordinados de MSF para los proyectos de migrantes y refugiados. La ONG recuerda que a día de hoy más de 7.500 personas están varadas en Serbia, viviendo en campos hacinados y asentamientos improvisados. La situación también es dramática en las islas griegas, donde miles de hombres, mujeres y niños siguen bloquedos a la intemperie entre la nieve y el frío.

faldon_noticias

Más en lamarea.com

Read More