Los que no besan a la policía

Por un lado, están los que salen a la calle agarraditos a la bandera. A una o a otra, a la que sea. Por otro, los que ni tienen bandera que enarbolar ni se les ocurriría comprarla.

Por un lado, están los que besan a la policía y le regalan flores, sea una policía u otra, y les dan vivas y los jalean. Por otra, los que no besan policías. Besar a la policía, se mire como se mire, no es un gesto normal.

Mucho se ha repetido que este domingo salió a la calle “la minoría/mayoría silenciosa”. Incluso los propios manifestantes lo repetían “hola, soy de la minoría silenciosa”, etc. De hecho, por si no quedaba los suficientemente claro, muchos de ellos insistían en el hecho de no haber asistido nunca a una manifestación. Considerar un valor no haber ido nunca a una manifestación da sin duda un retrato del neo-manifestante.

Así que no, esos silenciosos tampoco salieron el domingo a la calle en Barcelona.

Los que han salido, hasta ahora: de un lado, los que besan a los Mossos e insultan a la Policía Nacional y la Guardia Civil; de otro, los que besan a la Policía Nacional e insultan a los Mossos. Unos enarbolan la estelada y los otros la bandera española, si acaso junto a la señera. No son muy distintos, unos y otros.

Los del silencio son el resto, los que no besan a la policía. Y, por más que insistan los medios de comunicación, siguen calladitos.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More