You are here

Adicae y Podemos piden explicaciones por la “extraña” venta del Banco Popular

Este jueves la asociación de consumidores bancarios Adicae pidió que se explique en el Congreso la “extraña maniobra de intervención y venta del Popular” al Banco Santander. Adicae comparó la operación para salvar al Banco Popular de la quibra con la controvertida adquisición de la CAM por parte del Banco Sabadell y pidió al Santander que ofrezca una alternativa a los 305.000 accionistas del Popular que perderán la integridad de sus inversiones. Un tercio del accionariado del Popular está compuesto por pequeños inversores.

Desde el BCE hasta el Ministerio de Economía español, pasando por buena parte de los diarios y televisiones del país, los elogios han caído sobre el Banco Santander después de que este miércoles comprara por un euro el Banco Popular, evitando así un costoso rescate con fondos públicos. Se trata de la primera operación de este tipo bajo las normas de resolución de entidades bancarias de la Unión Europea y, aunque los depósitos de los clientes del Popular están asegurados por el Santander, los accionistas de la entidad quebrada han perdido la totalidad de sus inversiones. Entre esos accionistas hay numerosos empleados de la entidad intervenida que, además de haber perdido sus acciones y bonos, podrían perder su empleo si el Santander decide reducir plantilla.

Adicae pide explicaciones para entender por qué las autoridades decidieron intervenir el Popular y venderlo al Santander tras asignar un valor cero a sus acciones, en lugar de propiciar una venta normal, que habría supuesto compensaciones para los pequeños accionistas. En noviembre de 2016 el Santander había atribuido a las acciones del Popular un valor de entre 1 y 1,7 euros por título.

Desde la Secretaría de Economía de Podemos subrayan que esta operación acentúa la concentración en el sector bancario y pidieron explicaciones al Gobierno, así como una investigación de la CNMV para saber si hubo fraude por parte del Popular en la venta de bonos convertibles a particulares. Desde 2008 hasta 2016, la cuota de mercado de los cinco mayores bancos de España pasó del 31,4% al 61,8%, según datos del BCE.

“El Santander aprovecha la indefensión de los pequeños accionistas en España para hacer negocio y engordar a costa de los ahorros de decenas de miles de familias”, dijo Adicae a través de un comunicado de prensa

Varios analistas, así como el diario económico Cinco Días han puesto en duda la información facilitada a los inversores para que adquiriesen acciones del Popular en la ampliación de capital en junio del 2016. Adicae y otras organizaciones tacharon esta operación de imprudente ya que, según estas fuentes, contribuyó a aumentar la “bola de nieve”. La auditora PwC destacó desajustes en los balances de este banco por valor de 694 millones y el consejo de administración del Popular llegó a reconocerlos.

Ese no es el único suceso que pone en duda la veracidad de la información sobre la que los accionistas se basaron para invertir ahí su dinero: en 2016 la CNMV multó con un millón de euros al Popular por vender bonos convertibles que el Supremo declaró nulos por “desconocimiento de la dinámica y desenvolvimiento del producto”.

Adicae propone que se canjeen las acciones del Popular por títulos del Santander. De momento el Santander se congratula de haber evitado un costoso rescate con dinero público y ha anunciado una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para sanear los balances del Popular, sexto banco más grande de España, lastrados principalmente por su enorme cartera de activos inmobiliarios.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

El BCE da la espalda a la deuda portuguesa y su prima de riesgo se dispara

Draghi BCE

Desde que el 26 de julio de 2012 el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, declarase que iba a hacer “todo lo que fuese necesario para salvar al euro”, las primas de riesgo de todos los países europeos detuvieron su tendencia ascendente y comenzaron a descender. Se acabó así la etapa de crisis marcada por primas de riesgo disparadas para dar paso a una nueva fase caracterizada por primas de riesgo reducidas y controladas gracias a las intervenciones monetarias del organismo europeo. Muchos se preguntaron entonces: ¿por qué no había actuado antes el BCE? ¿Por qué había dejado que los inversores financieros presionasen con tipos de interés cada vez más altos? ¿Por qué había abandonado a los países del sur a costes de financiación tan elevados?

La respuesta la conocimos tan sólo unos cuantos meses más tarde, cuando el BCE decidió apoyar con sus compras los bonos públicos de todos los países del Eurozona salvo Grecia, como forma de presionar a un gobierno que se había mostrado rebelde frente a las directrices y deseos de la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional). De ahí que la prima de riesgo griega nunca haya caído a niveles razonables como en el caso de sus vecinos y se haya mantenido en niveles estratosféricos.

Es un ejemplo evidente de utilización de la política monetaria europea como forma de condicionar las decisiones de un gobierno democráticamente elegido. Exactamente lo mismo que había ocurrido antes del 26 de julio de 2012 con el resto de países del sur de Europa: el BCE les dio la espalda a sus bonos públicos para que los gobiernos se viesen obligados a recortar el déficit público de la forma más rápida posible. No fue hasta que la presión se hizo insoportable y el termómetro social se disparó (ascenso de Syriza en Grecia y del Frente Nacional en Francia, el surgimiento del 15M, etc) cuando el BCE decidió aliviar la soga. Draghi aprieta pero no ahoga.

Pero ya han pasado casi cinco años desde aquel punto de inflexión y nos encontramos con un panorama político muy diferente. Ahora el gobierno de Syriza parece controlado y no supone ninguna amenaza al statu quo de la Eurozona, el movimiento del 15M en España no ha sido capaz todavía de desbancar al bipartidismo del régimen, las tensiones en Italia no están desembocando en un polo de poder político capaz de rebelarse frente al proyecto de la zona euro…

Todo parece seguir los cauces diseñados por el proyecto neoliberal de la zona euro, con una excepción: queda un pequeño país que está gobernado por un gobierno nítidamente de izquierdas cuyas políticas están desafiando en buena medida las directrices de la Troika: Portugal. El Ejecutivo socialista apoyado en el Partido Comunista Portugués y en el Bloco de Esquerda ha revertido en buena medida las políticas de austeridad implementados por gobiernos anteriores: ha aumentado el salario mínimo y las pensiones, ha recuperado muchas ayudas sociales que fueron suprimidas, ha eliminado el impuesto extraordinario sobre las nóminas, ha perdonado determinadas deudas fiscales a pequeñas empresas y familias, y ha aprobado unos presupuestos que mejoran notablemente el gasto social. Y todo ello a pesar de no contar con el visto bueno de Bruselas.

deuda Portugal

Quizás todo esto sea lo que explique que recientemente el BCE haya modificado los criterios en los que se basa su programa de compra de activos, priorizando aquellos que tienen mejor rating y perjudicando a los que tienen menos, que casualmente son mayoritarios en el caso del Tesoro Público portugués. Esta decisión política del BCE que perjudica al bono público portugués ha conllevado que en tan sólo unas semanas la prima de riesgo se haya disparado: el interés de la deuda soberana portuguesa a diez años superó el pasado 5 de enero la barrera del 4% y se situó en niveles máximos desde principios de febrero de 2016. La prima de riesgo (el diferencial con el bono alemán) ha superado por vez primera en mucho tiempo los 375 puntos básicos.

Es más, es la primera vez que un bono público presenta un diferencial más elevado que el de empresas con calificación similar, debido a esta distorsión provocada unilateralmente por el BCE, como ya destacó Reuters.

¿Se tratará simplemente de una curiosa anomalía no perseguida por el BCE o estaremos hablando una vez más de una decisión que busca condicionar las políticas de un gobierno soberano que se ha mostrado rebelde con el proyecto neoliberal de la Eurozona?

 

Más en lamarea.com

Read More