You are here

El modelo económico de Stalin

Publicamos una interesante entrevista sobre el modelo económico soviético en el período de Stalin, sus diferencias con los modelos capitalistas y con el camino seguido por Jruschov y sus seguidores que llevaron a la caída del socialismo. La entrevista fue realizada por Serguei Prokopénko a Tatiana Jabárova (actual presidenta del Comité Ejecutivo del Congreso de los Ciudadanos de la URSS) en directo el 21 de Junio de 2013 en el programa “Resistencia Soviética” (http://video.yandex.ru/users/cccp-kpss/view/5/#). Solamente publicamos una parte de la entrevista, para leerla al completo puede enlazar con la página de Cultura Proletaria, en la siguiente dirección: https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/12/05/el-modelo-economico-de-stalin-que-era-como-fue-destruido-cual-es-su-papel-en-el-futuro/
Serguei Prokopénko: ¿Es correcto decir que el desarrollo del socialismo, de las relaciones socialistas de producción en la URSS, en total correspondencia con los intereses del pueblo soviético, tuvo lugar únicamente bajo la dirección de Iosif Vissariónovich Stalin?. ¿Que todo lo que sucedió en la URSS después de su muerte influyó en la destrucción deliberada del socialismo, de las relaciones socialistas de producción, lo que, en última instancia, condujo a la derrota del pueblo soviético en 1991?
Tatiana Jabárova: Por supuesto que no se puede decir que después de la muerte de Stalin se asistió a una destrucción total. Aún había una enorme inercia del periodo de Stalin, el pueblo creía profundamente en la construcción del socialismo y del comunismo, trabajaba, había muchas personas honestas, incluso en el partido y en el cuerpo de dirigentes. Por eso, la edificación continuó y se hizo mucho en el periodo post-Stalin. No hablo ni siquiera de la conquista del espacio, pero, por ejemplo, creamos el sistema energético unificado del país, el complejo petrolífero y gasífero, alcanzamos la igualdad militar con los EE.UU., etc. Por lo tanto, el proceso de edificación continuó, pero después del final de la II Guerra Mundial fue desencadenada contra nosotros una nueva guerra imperialista. Después de 1948, como es sabido, el Consejo Nacional de Seguridad de los EE.UU. aprobó la infame Directiva 20/1(1), en la cual se afirma abiertamente que los EE.UU. llevan a cabo una guerra contra la Unión Soviética y que esa guerra es precisamente la destrucción de nuestro sistema social, de nuestro régimen social y de nuestro pueblo. Esta guerra tuvo naturalmente una acción de contención, pero las cosas sólo se fueron de madre completamente cuando la camarilla de traidores, encabezada por Gorbachov y preparada bajo la influencia de los servicios de inteligencia occidentales, consiguió llegar al poder.
S.P.: Háblenos, por favor, sobre el funcionamiento del mecanismo económico bajo el mando de Stalin.
T.J.: Propongo que empecemos hablando de la actual crisis económica mundial.
Por supuesto que la propia idea de la propiedad privada está obsoleta, pero hablaremos sobre esto más adelante.

¿Cuál es la causa concreta de la crisis? La causa concreta de la crisis es la “burbuja” del dólar, es decir, la circulación en el mundo de una masa colosal de dólares, que no corresponden con los propios productos. Sin embargo, los dólares circulan como si fuesen una moneda real, es más, como una moneda mundial.

Imaginemos que nosotros dos somos un país normal anterior a la época del “dólar”, es decir, antes de la “burbuja”. Queremos vivir mejor, pero no conseguimos producir más. Así que decidimos imprimir más moneda propia. Pero continuamos sin vivir mejor, porque la inflación se disparó. Con nuestro dinero vamos a un país vecino a tratar de comprar aquello que no podemos producir. Nos responden que tenemos que pagar en oro o nos proponen cambiar nuestro dinero según el patrón-oro. Pero no podemos hacerlo porque no sólo no tenemos oro, sino que nuestra moneda está desvalorizada. Este es el umbral que los EE.UU. superaron cuando impusieron al mundo su dólar, su moneda nacional, en vez del patrón-oro.

Se sabe que los estadounidenses hace mucho tiempo que no producen suficiente en relación a lo que consumen. Pero inventaron este orden financiera mundial único que les permite sustraer de cualquier país todo lo que necesitan y lo que no producen internamente.
S.P.: ¿Y qué consecuencias sufren los países que están sujetos al dominio del dólar?
T.J.: En esos países, una parte del producto nacional es destinado al mantenimiento de una divisa extranjera, o sea, el dólar. Esto significa que invierte menor parte a sustentar su propia divisa nacional. También significa que la moneda nacional pierde valor y provoca inflación.

¿Y quiénes son los que, en lo esencial, compran bienes con la moneda nacional? ¿Quién es el que compra en rublos en nuestro país? Pues son los trabajadores, los funcionarios públicos y otros.

Toda la ‘élite’ se abastece en dólares, la inflación no les toca. De este modo, al mismo tiempo que la inflación, sucede una estratificación social anómala, más allá de los límites habituales. El organismo responsable de la lucha contra la inflación es el Fondo Monetario Internacional, una de las estructuras principales del estado mayor del capital transnacional.
S.P.: ¿Y cómo lo hace?
T.J.: Todos los días vemos como lo hace. Si hay inflación, esto significa que los trabajadores tienen, supuestamente, demasiado dinero. Entonces es necesario que tengan menos. Cortan los salarios, las pensiones, las becas y el estudio; servicios sociales antes gratuitos, ahora son de pago. Cuando tenga más dinero, ¡entonces pague!… Vemos a todas horas en las pantallas de televisión esta “lucha contra la inflación” del FMI y su defensa por los trabajadores de Europa.

¿Pero será que el problema está en el hecho de que los ciudadanos comunes se hayan “enriquecido”? Por supuesto que no. Lo que ocurre es que sus países son absorbidos por los EE.UU. a través de la ingeniosa invención del sistema del dólar. Con él los EE.UU. obtienen para sí una parte de la riqueza nacional de otros países. Es por esto que la población local tiene necesidades y sufre con la inflación; y en la senda de la inflación surge el desempleo, una vez que, según la receta del mismo FMI, se deberían reducir los puestos de trabajo para reducir aún más la masa salarial.

Por lo tanto, cualquier miembro de la dirección del Fondo Monetario Internacional sabe con seguridad -ya que no puede dejar de saber- que para poner fin a la inflación y, en general, a toda esta pesadilla, sólo es preciso hacer una cosa: reventar la “burbuja” del dólar.

Pero todo el actual “poder” y “prosperidad” parasitaria e injusta de los EE.UU. se basan en la “burbuja”, por eso la defienden con la tenacidad de un bulldog. Mal Strauss-Kahn balbuceó la sustitución del dólar por una “canasta de divisas”, luego le enviaron a una prostituta, con la ayuda de la cual pusieron una cruz en su carrera profesional y política. Y no vale la pena recordar lo que pasó con Saddam Hussein y Gaddafi, quien defendían la adopción de oro en el comercio internacional.
S.P.: No veo cómo pasar de aquí al tema de Stalin…
T.J.: Muy simple. El objetivo por el cual Gaddafi y Hussein murieron fue alcanzado por Stalin en 1950. Es decir, retiró al país del FMI, para el cual habíamos entrado en el ambiente de euforia de la posguerra, y estableció el rublo en el patrón-oro. Es decir, blindó totalmente la economía de la URSS contra injerencias externas.

El modelo económico de Stalin, por muy paradójico que pueda parecer, constituye una síntesis objetiva de los mejores logros alcanzados en la época por el capitalismo en su desarrollo económico.

En cualquier corporación capitalista existe un sistema, en dos fases, de formación de precios. Es decir, el beneficio es extraído completamente del precio del producto final que entra realmente en el mercado. Los sectores de la corporación que se ocupan de los procesos intermediarios de fabricación transmiten su producción a lo largo de la cadena tecnológica a través de los llamados precios de transferencia, equivalentes prácticamente al precio de costo. Los precios de transferencia no incluyen, en principio, el componente de beneficio. Los sectores intermedios de producción reciben su parte de beneficio después de la realización del producto acabado.

¿Cuál es la ventaja de este esquema?

Su principal ventaja reside en el hecho de proporcionar la reducción del precio de coste del producto final, ya que el precio del producto final no se carga con el beneficio de los sectores intermedios, con el beneficio, digamos, formado prematuramente.

Y cuanto más bajo es el precio de coste, en condiciones similares de mercado, mayor es el beneficio y la competitividad, ya que permite un mayor margen de maniobra de los precios en el mercado. En caso de necesidad, se puede bajar el precio sin causar un gran daño a la rentabilidad.

En la época de Stalin este esquema estaba generalizado en toda la economía nacional. Pero no se debe deducir de ello que este esquema fuese aplicado siguiendo una decisión particular en consecuencia. Nadie tomó tal decisión, y probablemente ni siquiera el propio Stalin o su círculo pensaron en tal cosa. Se trató de un proceso objetivo, que evidentemente no es tan simple como puede parecer.

En primer lugar, es preciso antes de nada llevar a cabo una revolución socialista, con el fin de que todos los medios de producción se concentren en manos de un sólo dueño, o sea, el Estado, y así transformar la economía nacional en un complejo unificado.

Luego es preciso determinar, dentro del conjunto de la economía nacional, dónde está el producto intermedio y el producto final.

En el conjunto de la economía socialista se definió como producto final los bienes de consumo final. Esto es porque, en última instancia, la economía socialista trabaja para la satisfacción de las necesidades de los trabajadores. Toda la masa de bienes de consumo general es para su producto final.

Los bienes de consumo general son colocados directamente en el mercado y comprados por la población. El precio de los bienes de consumo general debe incluir el ingreso que en principio debe ser el resultado del funcionamiento del complejo económico nacional unificado en el socialismo.

En una economía socialista construida correctamente, solamente los bienes de consumo de la población constituyen mercancías, en el sentido pleno de la palabra, y se subordinan a las relaciones monetario-mercantiles.

En cuanto al producto intermedio, este es constituido por toda la producción destinada al proceso productivo y tecnológico. A excepción de la parte que es exportada y realizada como mercancía en el extranjero, así como aquella que es realizada en el mercado de consumo interno e incluida en la categoría de bienes de consumo de la población (por ejemplo, materiales de construcción, etc.).

Los grandes medios de producción, en general y en su conjunto, no son mercancías en el socialismo. En la URSS nunca lo fueron, si excluimos la iniciativa de Jrushchov de vender maquinaria agrícola a los koljoses, pero este es un tema aparte. En general, se puede decir que los medios de producción no eran vendidos a nadie. Eran financiados, distribuidos según el plan.

Naturalmente que no se debe entender esto como si todo fuese dado gratuitamente a todos. Una parte de estos costos era asumida por las propias empresas y las grandes inversiones de capital eran financiadas por el presupuesto del Estado.

Los grandes medios de producción, en general y en su conjunto, no son mercancías en el socialismo. En la URSS nunca lo fueron, si excluimos la iniciativa de Jrushchov.

S.P.: ¿Puede trazarnos un marco general?
T.J.: Como imagen general tenemos toda la economía nacional transformada en una especie de corporación gigante que trabajaba para abastecer el mercado de consumo interno.

La producción destinada al proceso productivo y tecnológico era transmitida a lo largo de la cadena tecnológica precisamente a precios de transferencia (precio de coste más un beneficio mínimo no superior a un 4,5%). Esta norma de beneficio “mínimo” era igual en toda la economía nacional, es decir, se excluía cualquier manipulación de lucro. El indicador determinante era la reducción del precio de costo.

Estos, nuestros precios de transferencia, eran designados del precio al por mayor de la empresa. No me estoy inventando nada. Puede coger el Manual de Economía Política de 1954 y leer todo con sus propios ojos.

En cuanto a nuestro producto final -bienes de consumo de la población-, entraba en el mercado y aquí se establecía con precios al por menor. Es verdad que los precios en el mercado de consumo eran establecidos por el Estado, pero -como justa e insistentemente subrayó el conocido economista Nikolai Veduta-, no mecánicamente y a lo loco. En el período de vigencia del modelo de Stalin, los precios al por menor constituían realmente precios de equilibrio entre la demanda y la oferta. El precio de los bienes de consumo también incluía, en general, el ingreso que el Estado socialista, como titular de todo el dispositivo de producción del país, podía extraer del funcionamiento de este dispositivo.
S.P.: ¿Cómo es eso? Entonces de una máquina de laminación el Estado no podía extraer ningún ingreso, pero lo hacía a través del precio de una caja de dulces…
T.J.: Bueno, si la máquina de laminación era exportada, el Estado extraía ingresos del precio. Pero incluso aunque no fuese exportada, el Estado se quedaba con una parte del llamado beneficio mínimo de la empresa productora. Subrayo que toda la terminología que utilizo era la terminología oficial de la época. Pero repito, el principal componente de formación de los ingresos estaba incluido en el precio de los bienes de consumo.

En las empresas de industria ligera y alimentaria (empresas del grupo B de la producción social) estos ingresos del Estado eran incorporados en los precios de venta de las empresas y se hacía llamar “impuesto sobre las transacciones“.

Me doy cuenta desde ya que esta definición no es correcta, ya que por su naturaleza este componente del precio no era un impuesto. El eminente economista planificador A. V. Batchúrine sugirió que fuese designado ingreso estatal, una vez que el impuesto sobre las transacciones era íntegramente ingresos del Estado.

En la producción del grupo A, el precio de venta (de transferencia) era el precio al por mayor de la empresa, que incluía un beneficio mínimo. El precio de venta de la producción del grupo B era el llamado precio al por mayor industrial, que incorporaba, más allá de un mínimo beneficio, el impuesto sobre las transacciones (vamos a llamarlo así por ahora). Y para ser totalmente exactos, en el precio de venta se añadían los costos de circulación y el beneficio del comercio al por mayor y minorista.

…en la época en que se desarrolló el modelo de Stalin (y en muchos casos, por inercia, hasta mucho más tarde) el precio de coste de absolutamente todo lo que se quiera era sustancialmente más bajo, en algunos casos varias veces, que en el mismo producto fabricado en América o en Europa

S.P.: Nos quedamos con la impresión de que todo esto era un tremendo “asalto” al consumidor. Casi todos los ingresos del Estado provenían de las mercancías que las personas compraban…
T.J.: Nada de eso. En realidad, el resultado era precisamente el inverso. Gracias al hecho de los precios de toda la producción intermedia -recursos materiales y energéticos, máquinas-herramientas y maquinaria, transporte, todo tipo de equipos, instrumentos, combustibles y lubricantes, etc.- estaban prácticamente exentos de componentes de formación de lucro, el precio de coste de los productos finales -bienes de consumo general- era increíblemente bajo. Naturalmente, el precio de coste disminuía en todos los eslabones de la cadena tecnológica.

Una cosa que no comprendo son los lamentos de casi todos los escritorzuelos sobre temas económicos, según los cuales, supuestamente, Rusia no es América y siempre sufrimos (¡y estamos condenados a sufrir!) debido a los precios de costo extremadamente altos de nuestros productos. ¿En qué se supone que se basan? En realidad, en la época en que se desarrolló el modelo de Stalin (y en muchos casos, por inercia, hasta mucho más tarde) el precio de coste de absolutamente todo lo que se quiera era sustancialmente más bajo, en algunos casos varias veces, que en el mismo producto fabricado en América o en Europa. Por ejemplo, se podía dar la vuelta a Moscú en metro en ambas direcciones por sólo cinco kopeks y, a pesar de eso, el metropolitano estaba lejos de tener dificultades financieras. Mientras que en América se paga un dólar por un viaje en una sola dirección y sin trasbordos.

Así, entre el precio de coste del artículo de consumo y su precio de venta había una pesada capa constituida por este impuesto sobre las transacciones. Esto no era ningún “asalto” al consumidor, sino el resultado de una elevadísima eficiencia de la economía socialista, cuando estaba organizada correctamente, de una manera marxista, stalinista.

Por otra parte, es cierto que el Estado recaudaba el impuesto sobre las transacciones, pero luego devolvía una parte a la población en forma de una reducción masiva anual de los precios al por menor. Y no es cierto que la bajada de precios incidiera solamente en el tipo de trabajo invendible, como hoy falsamente se dice, sino que incidía ante todo en los artículos de primera necesidad: pan, sémola, lácteos, carne, patatas, legumbres, azúcar, etc. Se trataba de reducciones significativas del 10% y más.
S.P.: Esto era, por lo tanto, una forma bastante eficaz de mejorar el bienestar material de trabajadores…
T.J.: No era simplemente una forma de mejorar el bienestar, sino sobre todo uno de los dos canales principales de distribución a los empleados de su participación en el ingreso proporcionado por el funcionamiento de los medios de producción de propiedad social.
 
Hoy toda la prensa de “izquierdas” está llena de quejas de que, supuestamente, no existía propiedad social en la URSS y que nadie hasta ahora fue capaz de definir el contenido que debe tener la propiedad social en el socialismo. Disculpen, pero la propiedad social fue una realidad social y económica en nuestro país, en primer lugar durante el periodo de Stalin. Y en cuanto a su definición, nosotros, la Plataforma Bolchevique y, más tarde, el Congreso de los Ciudadanos de la URSS, desde el principio de los años 90 venimos diciendo que la propiedad social existe cuando están socializados no sólo los medios de producción, sino también el superávit [plusvalía], cuando se garantiza que este llega a manos de los trabajadores, como propietarios de todo este patrimonio. Si a estos propietarios se les anuncia el día 1 de marzo de cada año que los precios de toda la economía nacional bajarán, esto significa que su nivel de vida ha aumentado en un 10 o 15%.

Quiero dejar bien claro -tal como he repetido muchas veces en mis trabajos en los últimos veinte años- que, excepto la reducción sistemática y sensible de los precios de consumo, no existe otra manera de que el trabajador común se convierta en propietario de los bienes que le son proporcionados por el funcionamiento de la propiedad social.

Y no vale la pena inventar disparates como depositar una parte de la renta del petróleo en la cuenta personal de cada ciudadano. Hemos visto, a través del ejemplo de la Libia de Gadafi, cual es el resultado de estos pagos muy generosos, cuando a ojos de los ciudadanos se perdió el vínculo entre esos pagos y el resultado directo de su trabajo.

S.P.: Pero dijo que la reducción de precios es sólo uno de los dos principales canales de elevación del nivel de vida…
T.J.: Sí, el segundo canal es el aumento de los fondos sociales de consumo gratuito: instituciones de salud, recreativas, culturales y de instrucción y formación, el desarrollo máximo de las infraestructuras sociales, la construcción de viviendas, la mejora de las condiciones de los pensionistas, etc. Y todo ello a costa del mismo “colchón” del impuesto sobre las transacciones y otros ingresos del Estado.
S.P.: ¿Y cuál era la situación en lo que respecta a los precios de la producción agrícola? Los koljoses no eran empresas del Estado.
T.J.: Durante el período de Stalin, los koljoses no eran propietarios de máquinas agrícolas pesadas. La maquinaria agrícola pesada estaba concentrada en las estaciones de máquinas y tractores, las MTS. Las MTS no formaban parte de los koljoses, eran empresas con presupuestos distintos de los koljoses. Por lo tanto, los gastos de la adquisición, mantenimiento y reparación de la maquinaria no eran incluídos en el costo de la producción de los koljoses. Es cierto que pagaban el trabajo de las MTS, pero era mucho más barato alquilar las máquinas que soportar su adquisición, mantenimiento y renovación.

Por lo tanto, en los años en que se aplicó el modelo de Stalin (la gente de las generaciones más viejas recuerda esto), las estanterías de los comercios y los mercados de los koljoses estaban repletos de productos de primera calidad. Al mismo tiempo, los precios bajaban periódicamente. Es preciso acabar con esa falsedad de que, supuestamente, después de la guerra había desnutrición. ¿¡Qué qué!? Ya en 1947 comenzaron las reducciones anuales de precios. Nadie en la URSS pasaba hambre.
Había de todo en todas partes en abundancia. Y los productos eran todos frescos, con una calidad que ni en sueños encontramos en la actual “abundancia”.
S.P.: ¿Y cómo echaron todo eso abajo?
T.J.: Apenas murió Stalin, Jrushchev obligó a los koljoses a comprar la maquinaria de la MTS. Esto a pesar de las advertencias categóricas dadas por Stalin en su obra clásica de 1952, Problemas Económicos del Socialismo.

Como resultado, los costos de la adquisición y mantenimiento de los medios técnicos pesados fueron incorporados al costo de producción de los koljoses. No era difícil adivinar que después de esto se pondría una cruz en la política de reducción periódica de los precios de los productos alimentarios, y siguiendo todos los otros bienes de consumo. En lugar de caer los precios surgió (y no podía dejar de surgir) la tendencia de su ascenso constante. Para no sobrecargar demasiado a las personas y evitar excesos como los que tuvieron lugar en Novotcherkassk, los precios de los productos alimentarios comenzaron a ser subvencionados.

Así es como fue coronada la intriga anti-stalinista, y por eso anti-popular: la “almohada” del impuesto sobre las transacciones en el precio de los alimentos fue reemplazada por una “burbuja” de subvenciones.

La “reforma” de 1965 a 1967 completó el desmantelamiento del modelo económico Stalin.

S.P.: Y aún hubo la reforma Kosyguin…
T.J.: La “reforma” de 1965 a 1967 completó el desmantelamiento del modelo económico Stalin. Quebró la “columna vertebral” del modelo, es decir, el principio de no obtención de beneficio en el precio de la producción intermedia.

Las ganancias comenzaron a formarse sucesivamente en todos los eslabones de la cadena tecnológica: no sólo en las empresas sino también en los organismos oficiales. Pero la ganancia real, el ingreso económico, sólo puede ser obtenido en el mercado real. Y como sabemos, no había en nuestro país un mercado real de medios de producción (medios para el proceso técnico-productivo).

Así, para “salir de esta situación”, se determinó que el beneficio en el precio del producto sería proporcional al valor del capital fijo consumido y del capital corriente.

Supuestamente, todo quedaría organizado de manera “inteligente”, como en el capitalismo. Entonces, ¿no es cierto que en el capitalismo el beneficio es constituido proporcionalmente al capital invertido? Pues sí, pero se olvidaron de un “detalle”: en el capitalismo la formación de beneficio en proporción al capital es un proceso objetivo, se realiza en el mercado de medios de producción, en el mercado de bienes de inversión.

¿Dónde se ha visto a un capitalista sacar para si un beneficio en la tranquilidad de su armario?

Repito que en nuestro país este mercado de bienes de inversión simplemente no existía.
Por eso fue una estupidez completa haber calculado el beneficio en proporción a los gastos materiales de la producción. Aquí comenzó la debacle de la deficiencia de la economía nacional.
S.P.: Ya puedo ver lo que pasó…
T.J.: Por supuesto, aquí lo difícil es no verlo.

¿Para qué hacer una máquina más ligera? Vamos a hacerla más pesada, cuanto más metal se use, más beneficio se incluirá en el precio. ¿Para qué utilizar arena de una cantera cercana? Vamos a hacer que venga de lejos, y así tendremos un poco más de beneficios, etc. Nuestra prensa a finales de los 60 y a principios de los 80 estaba llena de casos como estos.

En las empresas y organismos oficiales apareció dinero en efectivo, lo que era impensable en el periodo de Stalin. En ese momento todos los pagos principales eran hechos en valores nominales. Y donde hay dinero “vivo”, hay desperdicio de recursos del Estado. Recuerdo que mi madre se preguntaba: ¿por qué el director de la fábrica tiene un cuarto de baño al lado de la oficina? ¿Será que no tiene ducha en casa?

También se apresuró en aparecer la economía paralela, una vez que el terreno propicio para desarrollarse es precisamente la posibilidad de desbaratar recursos del pueblo. En la gestión de los valores nominales, la economía paralela no tenía simplemente forma de desarrollarse.

En una palabra, es preciso poner fin a esta habladuría de muchos de nuestros pseudoteóricos, según los cuales la URSS habría sido destruída por la burocracia y por la nomenclatura partidaria, “como clase”.

No disculpo a los burócratas del partido, sin embargo el marxismo nos enseña que es el ser el que determina la conciencia, y no al contrario. Y el ser de la sociedad son la relaciones de producción que prevalecen en ella, empezando por la forma de propiedad. Cambia la forma de propiedad bajo la acción de causas capaces de cambiar (guerras, revoluciones y otras), y las personas cambian radicalmente. Mirando a nuestro pueblo, vimos y vemos cómo pequeños ladrones se han convertido en “oligarcas”. ¿Tal vez algunos de estos individuos serían hoy multimillonarios, si el oponente geopolítico, ganador de la guerra psicológico-informativa, no hubiese introducido la propiedad privada en nuestro país? Seguramente todavía estarían hoy sentados tranquilamente en los lugares que ocupaban en el poder soviético.

Algo similar ocurrió como resultado de la “reforma” de Kosyguin. A pesar de que sus manifestaciones externas parecen completamente absurdas, su concepción no era ninguna idiotez. Por el contrario, se trató de un golpe muy preciso, dirigido con una precisión diabólica al corazón de nuestro sistema económico. Este golpe rompió el vínculo entre la forma de propiedad socialista y su principio correspondiente de extracción de beneficio (y por lo tanto, de la distribución) de los ingresos sociales líquidos.

¿Cómo es que un jefe de laboratorio totalmente desconocido como Berezovsky, se convirtió en un oligarca? Porque desde que fue legalizada la posibilidad de obtención y apropiación de beneficio no socialista, devastadora por su naturaleza de la economía nacional, comenzó a aparecer gente que había pasado por esta vía para aumentar su bienestar personal. Es un proceso objetivo, ¿entiende? Son las dos caras de la misma moneda.

La deformidad de las relaciones de producción generó inmediatamente encarnaciones humanas igualmente deformes.
Read More

Por estas caricaturas de Franco, fueron fusilados el director y el dibujante de una revista satírica valenciana

Por Iñaki Berazaluce

La traca’ fue la única revista que se atrevió a caricaturizar a Franco
http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/11/franquito1-1-300x269.jpg
Franco compartiendo yacija con un soldado moro de su batallón africano, Franco travestido, Franco convertido en un trasunto ridículo de Hitler, con su espadón sobre España… 
Son algunas de las caricaturas que publicó la revista satírica ‘La traca’ durante su triunfal etapa final, durante la Segunda República y la Guerra Civil, cuando llegó a vender medio millón de ejemplares gracias a un humor afilado, anticlerical y claramente alineado con el bando republicano, a la postre derrotado por el fascismo golpista.
http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/11/franquito3-207x300.jpg
El franquismo -que derrotó a los últimos reductos de la resistencia en Valencia, sede de la redacción de ‘La Traca’- nunca perdonó al director Vicent Miguel Carceller y a su dibujante Carlos Gómez Carrera, conocido como ‘Bluff’, las afrentas realizadas desde las páginas de la revista. La revista fue cerrada y ambos periodistas condenados a muerte. 
La sentencia dictada por un tribunal militar habla por sí sola sobre la naturaleza del régimen que llegaba:
“RESULTANDO: que Don Vicente Miguel Carceller, de 50 años, al iniciarse el Glorioso Alzamiento Nacional era propietario del semanario La Traca, cuya dirección ejercía de manera encubierta […] Que el citado semanario se dedicaba de la manera más baja, soez y grosera a insultar a las más altas personalidades representativas de la España Nacional, de la dignidad de la Iglesia y los principios informantes del Glorioso Movimiento Salvador de Nuestra Patria… FALLAMOS: que debemos condenar y condenamos a la PENA DE MUERTE a los procesados VICENTE MIGUEL CARCELLER y CARLOS GÓMEZ CARRERA, como autores del calificado delito de adhesión a la rebelión militar, con las circunstancias agravantes expuestas.”
La sentencia del Consejo de Guerra fue dictada el 10 de junio de 1940 y los dos condenados fueron fusilados poco después en Paterna, según leemos en Valencia Plaza.
La memoria de Carceller y de Bluff fue recuperada por la exposición La transgresión como norma), que se celebró el año pasado en Valencia, comisariada por los profesores universitarios Antonio Laguna y Francesc-Andreu Martínez
En aquella muestra se exhibieron las páginas de las apenas 200 revistas rescatadas de la histórica publicación, cuyo recuerdo fue cercenado con el pesado manto de silencio de los 40 años de franquismo.
http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/11/franquito2-208x300.jpg
“Se fusiló la risa valenciana”
‘La traca’ fue la única revista que se atrevió a caricaturizar a Franco, algo que jamás perdonó el sátrapa, cuyo sentido del humor era inversamente proporcional a su alto concepto de sí mismo. 
El autoerigido “generalísimo” ordenó destruir todos los ejemplares “por aquello de eliminar todo recuerdo del pasado, porque la memoria es muy débil. 
No lo consiguieron: sobrevivieron algunos del coleccionista Rafael Solazla Biblioteca Valenciana, del Archivo Militar y de las Hemerotecas Municipales de Valencia y Madrid”.
http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/11/franquito5-206x300.jpg
http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/11/franquito4-300x169.jpg
 
Fuente original:
Read More

Venezuela: Elecciones del 15-O deben ser las últimas bajo el formato de la democracia burguesa

Por Carlos E. Lippo

El pasado domingo 15, el Gran Polo Patriótico (GPP), fuerza motriz impulsora de la revolución bolivariana, propinó una contundente derrota electoral a las fuerzas de la contrarrevolución coaligadas en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), al obtener 18 de las 23 gobernaciones de estado que estaban en disputa (75 %), con una ventaja total de 9 puntos porcentuales (54 % – 45 %) que representan algo más de 900.000 votos, en el marco de un proceso signado por la mayor participación alcanzada en este tipo de elección (61,4 %) y una de las mayores de los 22 procesos electorales a los que hemos asistido en estos 18 años de revolución.
el_mapa_de_diosdado.jpg
Sin embargo, no se trata sólo de haberle propinado a  la MUD una inobjetable derrota electoral, sino que además le fue propinada una derrota política de gran significación, puesto que la sola participación de sus candidatos en un proceso convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), en pleno ejercicio de sus atribuciones y en acatamiento a la orden impartida por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), instancia plenipotenciaria del país electa el 30 de julio pasado, lleva implícito el reconocimiento de la legitimidad de origen y de desempeño de ambas instituciones, algo que hasta ese momento era tercamente negado por ella y sus mentores internacionales.
Como además se trata de la misma organización contrarrevolucionaria que tutelada y financiada por el imperio y sus aliados promovió las cruentas acciones terroristas que durante los meses de abril, mayo, junio y julio del presente año generaron 164 víctimas mortales (1), una cantidad importante de lesionados más o menos graves y cuantiosísimas pérdidas materiales aún no calculadas con exactitud, la victoria de las fuerzas de la revolución representan también un paso importante en el proceso de consolidación de la paz interior, iniciado desde el propio día de la elección de los miembros de la ANC.
Manteniendo la misma posición que han sostenido durante los 20 procesos electorales que han perdido desde 1999, en este caso los opositores también han alegado fraude, aún antes de que el CNE emitiera el primer boletín contentivo de los resultados, tal como lo denunció el jefe de su comando de campaña, Gerardo Blyde, al señalar en rueda de prensa: “Todos nuestros conteos son muy distintos a esos resultados que van a ser anunciados” (2). En la misma rueda de prensa el alcalde Blyde señaló además, con la mayor impudicia y falta de responsabilidad: “En estos momentos no reconocemos ninguno de los resultados, hemos pedido a nuestros candidatos que desde mañana planteen actividades de calle en respaldo a lo que estamos anunciando” (3); como no hace ninguna excepción en relación a los candidatos que está llamando a protestar, tenemos por fuerza que asumir que está llamando a protestar hasta a sus mismos candidatos electos, cuestión que ratificó en otro momento de la entrevista. Afortunadamente, tan insensato llamado a la desestabilización no encontró eco en la base social opositora y el país se mantiene en absoluta calma, al menos hasta el momento de terminar de escribir estas notas.
Por nuestra parte, el propio Presidente Maduro reconoció inmediatamente la totalidad de los resultados divulgados por el CNE en el primer boletín, felicitando a los gobernadores electos, tanto los del GPP como los opositores, y ante el desconocimiento que ya había anunciado la oposición, se le adelantó solicitando una auditoría del 100 % de los comprobantes de voto emitidos por las máquinas de votación. Tal auditoría que vendría a sumarse a las 17 auditorías previas al acto comicial, todas ellas avaladas por los representantes autorizados de la MUD y a las auditorías realizadas sobre una inmensa cantidad de las mesas de votación seleccionadas por sorteo al término del acto comicial, también avaladas por los testigos de la MUD, vendría a refrendar la pulcritud de unos comicios celebrados con base en el mejor sistema electoral automatizado del mundo, según lo ha calificado el expresidente Jimmy Carter en diversas oportunidades, una de ellas en septiembre de 2012 durante su discurso anual en el centro que lleva su nombre, en el cual señaló textualmente: “De hecho, de las 92 elecciones que hemos monitoreado, yo diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo” (4).
En demostración de que el juicio anterior sigue siendo un hecho real y tangible podemos citar el informe final presentado al día siguiente por los integrantes del “Consejo de Expertos Electorales de América Latina” (Ceela), que junto a un nutrido grupo de expertos electorales, académicos, diputados, activistas sociales, políticos, parlamentarios y periodistas, así como de integrantes de movimientos sociales y de defensa de los derechos humanos de los Estados Unidos y de numerosos países de América Latina y Europa que suman más de 150 personalidades, desarrollaron el llamado “Programa de Acompañamiento Internacional”, desplegado desde el día jueves 12 de julio bajo los auspicios del CNE, de acuerdo con lo pautado por la legislación electoral venezolana. El informe mencionado señala como una de sus principales conclusiones que: “… en Venezuela se observó un récord de participación en las elecciones de este domingo  y el cumplimento de las auditorías de verificación ciudadana, posteriores al proceso comicial…” (5); y podríamos añadir nosotros; todo ello gracias a la determinación del pueblo revolucionario, que aun inmerso en la terrible guerra económica que nos viene aplicando el imperio a solicitud de la contra y desafiando todas sus amenazas, acudió a sufragar masivamente, dando muestras del más elevado nivel de conciencia política.
Sin entrar a hacer un análisis de fondo de los resultados del proceso, algo que dejaremos para una próxima nota, es necesario señalar que no todo ha sido victoria para la revolución en este proceso, ya que tres de los estados conquistados por la contrarrevolución (Táchira, Mérida y Zulia) conforman lo que ellos han dado en llamar la “media luna venezolana”, que es una región sumamente apetecida por los gobiernos  colombianos aun desde antes de la ruptura de la Gran Colombia en 1830, por proveerles un fácil acceso al Caribe y por el ende al Océano Atlántico; siendo el caso, que como muchos recordarán no han sido pocos los llamados a la secesión de Venezuela hechos por autoridades regionales y locales opositoras cada vez que han logrado alcanzar el gobierno por vía de su participación en algún proceso electoral en los últimos 18 años. En descargo de lo anteriormente dicho podemos señalar que a partir de estas últimas elecciones hemos logrado reconquistar las gobernaciones de los estados Lara y Amazonas; el primero de los cuales conforma junto a los estados Apure, Barinas, Trujillo y Falcón, también controlados por la revolución una suerte de cerco protector alrededor de esta “media luna”; mientras que el Amazonas tiene una extensa frontera con la misma Colombia y con la República Federativa del Brasil. Podemos decir también que recuperamos la gobernación del muy populoso estado Miranda, escenario de las más cruentas acciones terroristas de la contra durante los últimos 4 años, entre otras razones por haber sido  “desgobernado” desde hace más de 8 años por Enrique Capriles R., el eterno candidato presidencial perdedor de la contra.
Resulta imposible terminar esta breve reseña sin antes señalar que se trata del proceso electoral que ha sufrido el mayor nivel de injerencia extranjera de estos casi 18 años de revolución; mucho más que la sufrida por el proceso de elecciones legislativas de 2015 del cual emergió triunfante la contrarrevolución. Decimos esto porque sin mayores ambages las más altas autoridades del imperio y sus aliados se adelantaron a cantar fraude en perjuicio de sus protegidos de la contra aún antes de celebrarse el proceso, sin duda alguna motivados por el previsible descalabro que éstos habrían de experimentar. En demostración de lo anterior y para no alargar en demasía estas notas, sólo mencionaremos los siguientes casos de injerencia:
*  Por parte del gobierno de los Estados Unidos: un comunicado del departamento de estado publicado el 12 de octubre, en el cual entre otras inaceptables intromisiones se insta al gobierno revolucionario a aceptar la presencia de observadores (debe entenderse tutores) internacionales para monitoreo del proceso (6); y una reunión del secretario de estado Rex Tillerson y el secretario general de la OEA, Luis Almagro celebrada el día 13, en la cual sin motivación alguna se insta al gobierno revolucionario a realizar “elecciones más justas” (7) .
*  Por parte de la Unión Europea: que según denuncia de nuestro canciller, ha estado analizando la aplicación de sanciones en contra de Venezuela, “utilizando informes que parecen hechos por la derecha venezolana y corregidas por Estados Unidos”; denuncia que de alguna manera se ha visto confirmada por una intervención de Federica Mogherini en una reunión de cancilleres de la UE en cuya agenda no estaba previsto tratar el “tema Venezuela”, celebrada el pasado día 16, en la que alejada de la prudencia que aconseja su elevado cargo diplomático se atrevió a opinar que: “… los resultados son sorprendentes y hay que averiguar qué es lo que ha ocurrido en realidad” (8).
*  Por parte del gobierno Canadá, cuya embajada en Venezuela divulgó el 12 de octubre a través de su cuenta Twitter, que su nación estaba muy preocupada por la reubicación de centros electorales (alrededor del 1 % del total de centros habilitados), ya que acciones como éstas “son una forma de impedir que las elecciones sean libres y justas” (9).
*  Por parte del gobierno de Colombia, en cuya representación el presidente Santos, en una alocución televisada desde el Palacio de Nariño, en el summum del injerencismo  y con el cinismo que le es característico acusó al presidente Maduro de no jugar limpio, utilizando las siguientes palabras; “Decir que (…) los que voten en las elecciones con el voto están aprobando la Asamblea Constituyente y quienes salgan elegidos tienen que someterse a esa Asamblea Constituyente, eso no es jugar limpio” (10).
Resulta más que evidente que el impacto adverso de acciones de injerencia como éstas se ve fuertemente potenciado por la naturaleza de nuestros propios procesos electorales, heredados del formato falaz de la democracia burguesa que aún no hemos logrado abatir con estos 18 años de revolución; un formato según el cual los electores nos vemos compelidos a votar por candidatos que en la mayoría de los casos no conocemos y bajo la fuerte influencia de campañas publicitarias diseñadas bajo las mismas técnicas de mercadeo capitalista aplicables a la promoción y venta de cualquier producto de consumo masivo. Un formato que como ningún otro permite la mediatización del electorado por medio de la explotación de circunstancias inducidas, reales o ficticias.
Es por ello que es imperativo diseñar un nuevo tipo de procesos electorales que a la vez que permitan fomentar los vínculos entre los electores y los elegidos, facilitando la necesaria rendición de cuentas y la eventual revocación del mandato en caso de ser necesaria, ofrezca una razonable impunidad ante la fuerte y perniciosa injerencia extranjera, así como contra ofertas electorales engañosas de cualquiera de los participantes.
Una demostración evidente de que el formato electoral puede ser cambiado aun en el marco de la actual constitución la proveen las bases comiciales aplicadas con todo éxito en la elección de los miembros de la actual Asamblea Nacional Constituyente, con candidatos a elegidos en el ámbito territorial y candidatos procedentes de los más importantes sectores de nuestra sociedad.
Sin embargo, nosotros en lo particular nos pronunciamos por un formato electoral inspirado en el actual sistema de la República de Cuba, que partiendo de elecciones en las organizaciones de base de la sociedad civil cubana (Comités de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres, Federación de Estudiantes Universitarios, Federación de Estudiantes de Enseñanza Media y Asociación Nacional de Agricultores Pequeños), va escalando por los niveles municipal y provincial hasta llegar al nivel nacional, eligiendo en cada uno de ellos a los miembros de los diferentes poderes públicos, tal como puede observarse en la “Guía Mínima de Elecciones en Cuba”, que hemos incluido en (11).
El diseño de este nuevo sistema electoral debe ser abordado a partir de la nueva división político-territorial de la república, resultante de la implantación del Estado Comunal requerido de manera sine qua non para la construcción de la prometida democracia socialista. Todo ello debe ser tarea de primer orden de la actual Asamblea Nacional Constituyente.
Notas
Read More

QUIENES SON LOS DUEÑOS DE VENEZUELA

Por Victoria Socialist.
Desde la Colonia, los apellidos Zuloaga y Mendoza aparecen como GOBERNANTES Colonialistas Y PARTE DE LA COMPAÑÍA GUIPUZCUANA, el Primer Presidente de Venezuela en 1.810 es Diego de Mendoza, y Bolívar terminó traicionado y desterrado cuando de paso otro Mendoza entrega el Esequibo para terminar de tumbarlo… de ahí nace el problema.
 
Pues bien. HOY EN DÍA…. El Chavismo viene de un ESTALLIDO SOCIAL llamado “CARACAZO” este ocurrió por el hambre y las medidas NEOLIBERALES…. ¿Cierto? Pues en esa época no había Chavismo… este llega a Gobierno en el 98… o sea. 9 años después. 

Pero para el 89 hubo un Caracazo y una masacre de más de 5 mil muertos asesinados por el Gobierno.. 
Ahora.
 

¿Por que había hambre si no había Chavismo?... Simple.LOS CAUSANTES DE ENTONCES SON LOS MISMOS DE HOY. Los empresarios… 

Fíjate. Lorenzo Mendoza es dueño de la Polar que produce la mitad del alimento para animales de cría (véase, conejos, ganado, cochinos, pollos y gallinas), este produce la escacés reduciendo producción y desviando los productos ya que de paso es el dueño del 72% del sistema de distribución. 

Leopoldo López lo apoya y hace LA SALIDA pues de paso es dueño también de Protinal-Proagro y Pollos El Corral que crea otro 12% de la producción de alimentos de animales de cría, pollos y huevos (destruyeron 3 millones de huevos y mataron 110 mil gallinas). 

Este cae preso y “Human Right Watch” de la OEA (véase bien la OEA) lo defiende… ¿¿¿¿Que coincide aqui???? Pues Leopoldo es Lopez “Mendoza” y el de la OEA es Thor Harversen “Mendoza... SON PRIMOS!!!. 

Pero no queda ahí. Lorenzo por los Mendoza Zuloaga es primo de María Corina Machado Zuloaga que era dueña de SIDETUR y Electricidad de Caracas y ella a su vez es PRIMA DE CAPRILES que es dueño casualmente de la Kraft Venezuela (más alimentos)… pero no queda ahí porque el Limpio de la vaina es Ledezma que se casó con Mitzi Capriles que es TIA DE HENRIQUE CAPRILES...el otro era Borges pero este les lleva sus BIENES RAICES y le toca la LEY DE VIVIENDAS casualmente… eso es la MUD y el problema. 

 
La pregunta entonces es..- ¿Como han dominado tanto tiempo? Olvidando el pasado… Bien lo dijo Bolívar. “MAS NOS HAN DOMINADO (y para entonces teníamos 300 años de dominio de los Mendoza y Zuloaga) POR LA IGNORANCIA QUE POR LA FUERZA.... 
 
Se aprovechan de la corta memoria histórica del pueblo y te dicen… “Lo que importa es hoy” para que no sepas quienes son ellos y todo lo que han hecho…

La historia venezolana, que oculta, la oligarquia  venezolana..
Enlace original

Read More

QUIENES SON LOS DUEÑOS DE VENEZUELA

Por Victoria Socialist.
Desde la Colonia, los apellidos Zuloaga y Mendoza aparecen como GOBERNANTES Colonialistas Y PARTE DE LA COMPAÑÍA GUIPUZCUANA, el Primer Presidente de Venezuela en 1.810 es Diego de Mendoza, y Bolívar terminó traicionado y desterrado cuando de paso otro Mendoza entrega el Esequibo para terminar de tumbarlo… de ahí nace el problema.
 
Pues bien. HOY EN DÍA…. El Chavismo viene de un ESTALLIDO SOCIAL llamado “CARACAZO” este ocurrió por el hambre y las medidas NEOLIBERALES…. ¿Cierto? Pues en esa época no había Chavismo… este llega a Gobierno en el 98… o sea. 9 años después. 

Pero para el 89 hubo un Caracazo y una masacre de más de 5 mil muertos asesinados por el Gobierno.. 
Ahora.
 

¿Por que había hambre si no había Chavismo?... Simple.LOS CAUSANTES DE ENTONCES SON LOS MISMOS DE HOY. Los empresarios… 

Fíjate. Lorenzo Mendoza es dueño de la Polar que produce la mitad del alimento para animales de cría (véase, conejos, ganado, cochinos, pollos y gallinas), este produce la escacés reduciendo producción y desviando los productos ya que de paso es el dueño del 72% del sistema de distribución. 

Leopoldo López lo apoya y hace LA SALIDA pues de paso es dueño también de Protinal-Proagro y Pollos El Corral que crea otro 12% de la producción de alimentos de animales de cría, pollos y huevos (destruyeron 3 millones de huevos y mataron 110 mil gallinas). 

Este cae preso y “Human Right Watch” de la OEA (véase bien la OEA) lo defiende… ¿¿¿¿Que coincide aqui???? Pues Leopoldo es Lopez “Mendoza” y el de la OEA es Thor Harversen “Mendoza... SON PRIMOS!!!. 

Pero no queda ahí. Lorenzo por los Mendoza Zuloaga es primo de María Corina Machado Zuloaga que era dueña de SIDETUR y Electricidad de Caracas y ella a su vez es PRIMA DE CAPRILES que es dueño casualmente de la Kraft Venezuela (más alimentos)… pero no queda ahí porque el Limpio de la vaina es Ledezma que se casó con Mitzi Capriles que es TIA DE HENRIQUE CAPRILES...el otro era Borges pero este les lleva sus BIENES RAICES y le toca la LEY DE VIVIENDAS casualmente… eso es la MUD y el problema. 

 
La pregunta entonces es..- ¿Como han dominado tanto tiempo? Olvidando el pasado… Bien lo dijo Bolívar. “MAS NOS HAN DOMINADO (y para entonces teníamos 300 años de dominio de los Mendoza y Zuloaga) POR LA IGNORANCIA QUE POR LA FUERZA.... 
 
Se aprovechan de la corta memoria histórica del pueblo y te dicen… “Lo que importa es hoy” para que no sepas quienes son ellos y todo lo que han hecho…

La historia venezolana, que oculta, la oligarquia  venezolana..
Enlace original

Read More

Cuba: 26 de julio, Día de la Rebeldía Nacional

Por Resumen Latinoamericano

Se conmemora hoy el aniversario del Asalto al Cuartel de Moncada, inicio de la Revolución Socialista Cubana.


 
Sesenta días después del juicio, Fidel Castro se dirigió a la nación por medio de un folleto que circuló clandestinamente en el que denunciaba las atrocidades cometidas el 26 de julio de 1953 por los sicarios del tirano, fue una declaración de principios la contenida en el Manifiesto a la nación en la que el mismo Fidel expresaba: “Con la sangre de mis hermanos muertos, escribo este documento”. 
Y que terminaba expresando:
“Denunciar los crímenes, he ahí un deber, he ahí un arma terrible, he ahí un paso al frente formidable y revolucionario. Las causas correspondientes están ya radicadas, las acusaciones ratificadas todas. Pídase el castigo de los asesinos. Exíjase su encarcelamiento. Nómbrese, si es necesario, un acusador privado. Impídase por todos los medios que pasen arbitrariamente a la Jurisdicción Militar. Antecedentes recientísimos favorecen esa campaña. La simple publicación de lo denunciado será de tremendas consecuencias para el gobierno. Repito que no hacer esto, es mancha imborrable. Espero que un día en la patria libre se recorran los campos del indómito Oriente, recogiendo los huesos heroicos de nuestros compañeros, para juntarlos todos en una gran tumba, junto a la del Apóstol, como mártires que son del Centenario y cuyo epitafio sea un pensamiento de Martí: Ningún mártir muere en vano, ni ninguna idea de pierde en el ondular y en el revolverse de los vientos. La alejan o la acercan, pero siempre queda la memoria de haberla visto pasar”.
“Adelante, a conquistar la libertad”.

VIIº aniversario del asalto al Cuartel Moncada. Las Mercedes, Sierra Maestra, 26 de julio de 1960. 
Laboratorio Fotográfico de la Editora Política.
Read More

Cuba: 26 de julio, Día de la Rebeldía Nacional

Por Resumen Latinoamericano

Se conmemora hoy el aniversario del Asalto al Cuartel de Moncada, inicio de la Revolución Socialista Cubana.


 
Sesenta días después del juicio, Fidel Castro se dirigió a la nación por medio de un folleto que circuló clandestinamente en el que denunciaba las atrocidades cometidas el 26 de julio de 1953 por los sicarios del tirano, fue una declaración de principios la contenida en el Manifiesto a la nación en la que el mismo Fidel expresaba: “Con la sangre de mis hermanos muertos, escribo este documento”. 
Y que terminaba expresando:
“Denunciar los crímenes, he ahí un deber, he ahí un arma terrible, he ahí un paso al frente formidable y revolucionario. Las causas correspondientes están ya radicadas, las acusaciones ratificadas todas. Pídase el castigo de los asesinos. Exíjase su encarcelamiento. Nómbrese, si es necesario, un acusador privado. Impídase por todos los medios que pasen arbitrariamente a la Jurisdicción Militar. Antecedentes recientísimos favorecen esa campaña. La simple publicación de lo denunciado será de tremendas consecuencias para el gobierno. Repito que no hacer esto, es mancha imborrable. Espero que un día en la patria libre se recorran los campos del indómito Oriente, recogiendo los huesos heroicos de nuestros compañeros, para juntarlos todos en una gran tumba, junto a la del Apóstol, como mártires que son del Centenario y cuyo epitafio sea un pensamiento de Martí: Ningún mártir muere en vano, ni ninguna idea de pierde en el ondular y en el revolverse de los vientos. La alejan o la acercan, pero siempre queda la memoria de haberla visto pasar”.
“Adelante, a conquistar la libertad”.

VIIº aniversario del asalto al Cuartel Moncada. Las Mercedes, Sierra Maestra, 26 de julio de 1960. 
Laboratorio Fotográfico de la Editora Política.
Read More