You are here

La ironía de una niña llamada Virginia Woolf

Virginia Woolf I La Marea

A estas alturas descubrir la sopa de ajo aconsejando que se lea a Virginia Woolf casi me parece una falta de respecto hacia los lectores. Sin embargo, siempre hay alguien, y me refiero a los editores de Nórdica Libros, que tiene a bien bucear en lo ya publicado más allá de nuestras fronteras hasta dar con esa joyita que nos deleitará y sorprenderá a partes iguales. En este caso, el descubrimiento han sido dos de los primeros escritos de una autora más que conocida, Virginia Woolf. Una vez seleccionados los textos a publicar en un pequeño y cuidado formato, no es baladí la decisión de dejar que estos nazcan acompañados, en este caso con unas magníficas ilustraciones de Maite Gurrutxaga.

Y eso es lo que pasa con Las aventuras agrícolas de un cockney y Las aventuras de un padre de familia. Publicados en su Inglaterra natal, en el diario que Virginia y sus hermanos escribían en su casa del Hyde Park Gate News, estos dos relatos escritos cuando tenía entre 10 y 13 años son dos textos notables, irónicos, sencillos y sofisticados a la vez, máxime si la autora es una niña de esa edad; aunque ya dejan entrever su prolífica carrera como escritora.

Los textos proponen una mirada diferente y divertida de la vida en pareja narrada por la niña que era Adeline Virginia Stephen entonces. Una mirada que sorprende porque está narrada desde el punto de vista de unos adultos de forma nada complaciente. Dos relatos lejanos a lo que entenderíamos como literatura infantil. Dos textos divertidos y simples a la vez, fruto del interés de una niña —adulta con el tiempo— que se preocupa por lo que ocurre a su alrededor: una pareja que se traslada al campo, y una nada idealizada visión de la vida en pareja y de la paternidad.

Las aventuras agrícolas de un cockney y Las aventuras de un padre de familia
Autora: Virginia Woolf
Traducción de Ainize Salaberri
Ilustraciones de Maite Gurrutxaga
Editorial: Nórdica Libros, 2017

Más en lamarea.com

Read More

¿Cómo explicar a los niños la realidad de mujeres y hombres?

Ilustración del libro 'Las mujeres y los hombres' I La Marea

Las mujeres y los hombres
Libros para mañana
Idea y texto de Equipo Plantel, Media Vaca, 2016

Las mujeres y los hombres arranca con un texto de los editores en el que se lee: “Este libro forma parte de una serie de cuatro títulos pensada para los lectores más jóvenes que fue publicada entre los años 1977 y 1978 por la editorial barcelonesa La Gaya Ciencia. En aquel momento hacía solamente un par de años que había muerto el dictador Franco y el país vivía una etapa —la Transición— que traería los primeros cambios democráticos”.  Y concluye: “La colección original se llamaba Libros para Mañana, y así se sigue llamando esta nueva versión. Si podemos leer lo que dice el libro sin que nos cause muchísima extrañeza es porque, al parecer, ese mañana todavía no es hoy”.

Y es ese “mañana todavía no es hoy” el que me hizo seguir leyendo. ¿De verdad un libro sobre mujeres y hombres, dirigido a un público infantil, escrito a finales de los 70, sigue vigente? Yo, ingenua, pensaba que no: que sí hemos aprendido, madurado, crecido, educado a nuestros niños con otros parámetros… qué se yo… Pues no. Cuarenta años después de su publicación, para mi sorpresa, Media Vaca reedita la colección Libros para Mañana y siguen funcionando igual que cuando el país vivía en plena Transición. No nos queda nada…

Pero contentémonos. Por fin existe un libro, más o menos, político, dirigido a los pequeños de la casa. Por fin un libro, más o menos, reivindicativo, pensado para hablarles a los niños sin tratarlos como tontos. Por fin un libro —una colección, en realidad, Libros para Mañana—, gracias al que podemos hablar con nuestros hijos de temas que parecen dirigidos a los adultos: democracia, dictadura, clases sociales, hombres y mujeres… Quizás es por falta de libros dirigidos a los niños —tratando temas que no solo son de adultos, y a fuerza de tratar a los niños como tontos y dirigirnos a los adultos como niños—, que estos textos siguen vigentes en su totalidad, porque no hemos crecido mucho intelectualmente en nuestro país.

En esos pequeños volúmenes solo se ha insertado, en las páginas finales, una breve nota actualizando la información cuando a los editores les ha parecido necesario. Cómo tocar unos textos que nos asombran con frases del tipo: “En todas las dictaduras está prohibido pensar. Sólo se puede pensar lo que el dictador quiere que se pueda pensar”. O: “Las mujeres parecen más débiles que los hombres, pero no es verdad”.

La colección consta de cuatro títulos: Las mujeres y los hombres, Cómo puede ser la democracia, Así es la dictadura y Hay clases sociales. Cuatro temas fundamentales que había que tratar en 1978 para explicar a los niños y niñas de aquella generación los cambios que vivía el país donde les había tocado nacer y que, todavía hoy, nos sirven para que nuestros niños los entiendan. Los textos son los mismos que entonces, solo han variado los ilustradores: Marta Pina, Mikel Casal, Joan Negrescolor y Luci Gutiérrez.

¿A quién no le apetece leer junto a sus hijos una amena lección de historia de la mano de nuestros abuelos?

Más en lamarea.com

Read More