You are here

De las prisiones para homosexuales a las prisiones para mujeres

Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC). Foto: TURISMO DE BADAJOZ

Artículo incluido en el dossier dedicado a las Rutas de la memoria, publicado en #LaMarea51. a A la venta en nuestra tienda online por 1,90 euros o en kioskos por 4,50 euros.

La Modelo de Barcelona, la de Valencia y Carabanchel en Madrid habilitaron módulos para presos homosexuales, represaliados en aplicación de las leyes de Vagos y Maleantes y Peligrosidad Social. Pero no fue suficiente. La dictadura franquista habilitó dos cárceles específicas para estas personas. Una en Badajoz para “pasivos”, y otra en Huelva para “activos”. El primero acoge hoy el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC). Y el segundo, protegido como Lugar de Memoria por la Junta de Andalucía, está lleno de basura.

Las condiciones de vida en las cárceles durante el franquismo fueron terribles. El historiador José María García Márquez describe la penuria en la Prisión Provincial de Sevilla, donde murieron 494 presos entre 1936 y 1954. La mayoría de las muertes, 428, se produjo en un solo año como consecuencia del hambre. Otro colectivo represaliado específicamente por el régimen franquista fueron las mujeres.

Durante la Segunda República, la entonces directora de Prisiones, Victoria Kent, cerró la vieja prisión de Málaga por su insalubridad. Sin embargo, y a pesar de esas nefastas condiciones, fue reabierta por los falangistas para encarcelar a las mujeres de los rojos, con quienes experimentó Vallejo-Nájera. “Kent propició el inicio de prisiones de construcción nueva, donde hubiese una reinserción real. Y la prensa local de la época recoge fotografías de ella visitando las obras de la nueva prisión provincial, para unas 500 o 600 personas.

Al entrar las tropas franquistas en la ciudad, esta cárcel se quedó pequeña, se hacinó hasta límites insoportables. Y a las mujeres se las trasladó a la vieja, que se inundaba, que tenía humedades… A ellas se dedicó el sitio más inhóspito”, explica la profesora de la Universidad de Málaga Encarnación Barranquero, investigadora y autora de diversas obras sobre la represión hacia las mujeres. Aquella cárcel es hoy la sede del cuartel de la Policía Municipal de Málaga.

Más en lamarea.com

Read More

Alemania legaliza el matrimonio gay

Bandera LGTBI en Madrid | La Marea

En plena semana de celebración del World Pride 2017 en Madrid, y apenas 48 horas después del Día Internacional del Orgullo Gay, Alemania ha aprobado este viernes la legalización del matrimonio homosexual. El proyecto, impulsado por los socialdemócratas del SPD, ha supuesto la ruptura del acuerdo de coalición con los conservadores de la CDU que lidera la canciller, Angela Merkel, que ha votado en contra. A tres meses de las elecciones generales, la iniciativa ha salido adelante con 393 votos a favor (SPD, La Izquierda, Los Verdes y 70 diputados de la CDU) y 226 en contra. Merkel dio libertad de voto a su formación.

El portavoz socialdemócrata, Thomas Oppermann, defendió el paso dado por su partido, que forzó que se debatiera la iniciativa antes de finalizar la legislativa rescatando un proyecto de ley de 2015 del Estado federado de Renania-Palatinado. “Esta decisión quizá no es buena para la coalición, pero es buena para las personas y buena para el Parlamento”, manifestó Oppermann, quien rechazó que sea necesario reformar la Constitución. “Si el matrimonio para todos llega, se habrá dado algo a alguien, pero no se le habrá quitado nada a nadie”, añadió.

Volker Kauder, portavoz parlamentario de la CDU, mostró su desacuerdo por la propuesta, y defendió la tesis de que “el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer”, aunque manifestó su respeto a sus compañeros con diferente opinión. “Yo personalmente nunca pondré mi firma en algo que represente el matrimonio para todos, por motivos de conciencia”, declaró Kauder, quien expresó dudas sobre la constitucionalidad de la ley al entender que la concepción cristiana del matrimonio está protegida en la ley fundamental alemana.

Desde las mismas filas conservadoras, el diputado Jan Marco Luczak defendió el “sí” al proyecto al recordar que el respeto, el amor y la convivencia son valores tradicionales que debe defender la CDU y consideró que no se necesita ninguna reforma constitucional para abrir el matrimonio.

Desde La Izquierda y los Verdes se felicitaron por el logro “histórico” alcanzado y reivindicaron su lucha durante décadas por los derechos del colectivo homosexual, con numerosos activistas presentes en la tribuna de invitados, informa EFE.

En Alemania, desde 2001 la ley de parejas de hecho permitía las uniones civiles de personas del mismo sexo, aunque con ciertas restricciones con respecto a los matrimonios, como por ejemplo, la adopción.

Con la aprobación en Alemania, el matrimonio homosexual es legal en 23 países, 13 de ellos en Europa occidental (Holanda, Bélgica, España, Suecia, Portugal, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Irlanda, Finlandia, Noruega e Islandia). En América está autorizado en Canadá, Estados Unidos, México, Argentina, Brasil, Uruguay y Colombia. Nueva Zelanda y Sudáfrica completan la lista, a la que se sumará próximamente Taiwán, cuya Corte Suprema declaró el pasado mes de mayo inconstitucionales las restricciones legales a las uniones entre personas del mismo sexo y exigió su legalización en un plazo de dos años.

Hay, además, Estados que permiten las uniones civiles de personas del mismo sexo, con derechos iguales o similares a los del matrimonio, pero sin esa denominación, como es el caso de Austria, Croacia, Estonia, Hungría, Suiza, Malta, la República Checa, Israel, Chile, Grecia o Eslovenia.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Todavía dura el silencio del dolor

SONIA GATIUS LÓPEZ// Con motivo del Día del Orgullo LGTB creo que en este país se hace necesario un serio debate y reflexión sobre quiénes enarbolan la bandera de la liberación. Hoy  el orgullo, así a secas, y principalmente el orgullo en Madrid ha perdido gran parte de su esencia. Reivindicarte como persona es el objetivo mucho más allá de fiestas multitudinarias que, en mi opinión, acaban esencializando un estigma.

A mí me gustaría saber cuántas de esas personas que desfilarán por el orgullo han sacado los colores en sus puestos de trabajo a quiénes suelen usar expresiones homófobas o reírse de nosotros. Habla quien estuvo mucho tiempo escondida y mintiendo, habla quien tuvo un terror enorme a un padre autoritario y que sólo encontró en el calor materno confidencias y comprensión. Habla la que cuando estaba a punto de contarlo a los amigos, alguien soltaba una expresión homófoba y me convertía en algo tan pequeño como una moto de polvo. Alguien que no se atrevió a confrontar su realidad con la realidad que veían otros hasta que aprendió, tras demasiado tiempo perdido, que sólo mi realidad iba acompañarme toda la vida y que la que los demás vieran no podía determinar la mía.

Recuerdo una novia con la que viví un tiempo que sugería que me escondiera cuando venía gente de su familia a casa o bien me presentaba como una catalana que había ido a buscar trabajo y que temporalmente vivía con ella. Entonces y no era yo precisamente una adolescente, los momentos de reclusión que pasé mientras duraba la visita familiar eran vergonzantes, era y permítaseme el símil, una habitación convertida en campo de concentración, sin más, luego oía la puerta que se cerraba y la despedida de las visitas y parecía que todo volviera a ser normal, pero no lo era y siguió sin serlo hasta mucho tiempo después.

Curiosamente fue precisamente una mujer heterosexual de la que me enamoré, mi actual pareja, Victoria, la que me espetó en la cara mis vergüenzas y mis miedos, la que puso en evidencia que cierta valentía que yo expresaba en otros ámbitos de mi vida no era más que relativa porque los muros emocionales que se alzaban construidos por mi propias manos eran los muros de mis lamentos cotidianos. Fui rompiéndolos lentamente pero a cada trozo de pared que caía yo creía más y más. Aquéllos a los que yo temía todo el tiempo, esas sombras, algunas reales otras inventadas, fueron desapareciendo y hoy me reivindico como una mujer feliz con heridas cicatrizadas que no esconde y que siente el orgullo, un orgullo personal, propio, mío e intransferible.

Soy lesbiana por la madre y el padre que me parió, porque amo a una mujer y he amado a otras, a partir de ahí, me preocupa el número de agresiones que estamos sufriendo, me preocupa que sigan existiendo muros. Debo decir que no busco vuestra tolerancia ni vuestra aceptación, me da igual lo qué penséis cuando os encontréis tirados en el sofá,  quiero y reivindico el orgullo de vuestra indiferencia, el no tener que escribir más cartas, el no tener que asistir a más denuncias.

Curiosamente yo no acudo a las puertas de una Iglesia para convencer a nadie de mi ausencia de creencias religiosas, entiendo sin compartir, la necesidad que pueda tener cualquier de creer. Así que a esos voceros cardenalicios que nos presentan como el futuro que acabará con la familia sólo debo decirles una cosa: lo único que construye una sociedad limpia es el respeto a los demás. No pretendo que os guste si me veis besar a mi chica, del mismo modo que vosotros no os interrogáis si me gusta ver procesionar a una virgen.

Acabo con un fragmento de una carta que Juan Goytisolo escribió a Monique Lange, su esposa:

“Hace tiempo que tenía el propósito de escribirte para confiar algo que me toca en lo vivo, pero la impresión de internarme en un camino sin salida y una mezcla de miedo y rubor habían aplazado la decisión de día en día…Sé cuáles son tus sentimientos y también yo te quiero en cierto modo mucho más que antes: con una intensidad que no conocía ni volveré a conocer; y cuando digo “en cierto modo”, hablo de amor moral, aprecio a tu persona y a unas cualidades sin duda únicas, a cuanto has representado para mí en estos nueves años y representas hermosamente hoy en tu necesidad de amor: generosidad, ternura, amistad sin límites a quienes te rodean…Tu instinto no te engañaba acerca del interés profundo que desde hace algún tiempo siento por un tipo muy concreto de hombres. La certeza de nuestro amor y deseo de preservarlo me impedían hablar contigo como hubiese querido…Me siento ligado del todo a ti y mi carta es la confesión de una derrota y desdicha profundas. Hubiese preferido no haberla escrito nunca, pero no puedo seguir sin escribirla.”

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Campos de concentración para gays en Chechenia

Las autoridades de la República de Chechenia han abierto un campo de concentración para homosexuales, según denuncia el diario ruso Nóvaya Gazeta. En estas antiguas instalaciones militares en desuso, los gays detenidos son obligados a abandonar el país e incluso se han cometido tres asesinatos. La investigación periodística sostiene que el propio presidente checheno, Ramzan Kadyrov, ha visitado el campo de concentración y que su objetivo es “limpiar” de su país a los hombres que tengan una “orientación sexual no tradicional”.

El origen de esta operación represiva comenzó cuando un grupo de activistas de GayRussia pidió permiso para convocar desfiles del Orgullo Gay en varias ciudades del Cáucaso Norte. Las autoridades chechenas decidieron actuar en ese momento, usando como cebo las redes sociales, para identificar a la población gay, como fue el caso de un joven de 16 años detenido y apaleado, según un usuario de la red social Vkontakte. “Volvió a su casa convertido en un saco de huesos”, indicó.

Esta información ha sido confirmada por el Servicio Federal de Seguridad ruso (la antigua KGB) y activistas homosexuales. También EEUU da credibilidad a la denuncia de Nóvaya Gazeta. Un portavoz del Departamento de Estado de la Administración americana ha expresado en los últimos días su “cada vez mayor preocupación” por la situación que se vive en Chechenia. En declaraciones a The New York Times, Ekaterina Sokiryanskaya, coordinadora para Rusia del panel de expertos International Crisis Group, ha admitido haber “recibido demasiadas informaciones sobre esta clase de redadas como para pensar que se lo están inventando”.

Tras salir a la luz estas informaciones, el portavoz del Gobierno checheno, Alí Karimov, negó por completo las acusaciones del medio, argumentando que en Chechenia no existen homosexuales. “Es imposible perseguir a quien no existe en la república. Si hubiera gente así, las fuerzas de la ley no tendrían que preocuparse por ellos, porque sus propias familias se encargarían de mandarles a un lugar del que jamás regresarían”, aseguró. Estas declaraciones públicas “han sorprendido” al Gobierno de EEUU, ya que “justifican e incitan a la violencia contra personas del colectivo LGTBI”, ha advertido el portavoz en funciones del Departamento de Estado, Mark Toner. “Condenamos categóricamente la persecución de cualquier individuo en base a su orientación sexual”, ha remachado.

La alta representante de política exterior de la UE, Federica Mogherini, ha pedido investigaciones “eficaces y exhaustivas” sobre el presunto secuestro y asesinato de homosexuales en Chechenia para que “cualquiera que sea declarado culpable o cómplice de semejantes crímenes comparezca ante la justicia”.

Más en lamarea.com

Read More

Perfil del agresor homófobo en España: hombre y menor de 30 años

En 2016, el Observatorio madrileño contra la homofobia, bifobia y transfobia registró 240 ataques a personas LGTB y en lo que va de 2017 ya ha contabilizado 32 denuncias. Una de las más graves ocurrió hace tres semanas, cuando un desconocido gritó “maricón” a un hombre que se encontraba en el madrileño barrio de Chueca. Al responder que, efectivamente, le gustan los hombres, el agresor le lanzó un vaso de cristal a la cara y le causó varias heridas, según la denuncia formulada por el agredido ante la asociación Arcópoli.

El pasado sábado, en Berga (Barcelona) una pareja de hombres recibió una paliza por besarse en público a la salida de una discoteca. Ese mismo fin de semana se registraron dos agresiones homófobas más: una en el barrio de Sants, en Barcelona, y otra en Sitges. Poco antes tuvo lugar otro caso en el Carnaval de Cádiz: un miembro del coro La reina de la noche denunció que un joven de unos 30 años le gritó “maricón de mierda” y le dio un puñetazo en la cara por ir vestido de Drag Queen.

En Madrid el 93% de los agresores son hombres

“Quienes atacan a parejas de chicos y chicas que no conocen son sobre todo hombres jóvenes, de entre 20 y 29 años, pero especialmente aquellos que tienen entre 25 y 29″, denuncia Rubén López, coordinador del Observatorio madrileño contra la LGTBfobia. El informe de dicho organismo lo confirma: en 2016, el 93% de los agresores fueron hombres, y en el 64% de los casos se trató de menores de 30 años.

López señala lo paradójico de esta situación, ya que “se trata de personas que estaban en la etapa escolar cuando se aprobó el matrimonio igualitario y han vivido esos años de supuesta igualdad legal”. “Sin embargo, lo cierto es que no hemos avanzado todo lo que creíamos”, matiza.

Desde el Observatorio señalan como uno de los factores clave que las personas LGTB son ahora más visibles de lo que lo eran hace algunos años. “Chicos y chicas muy jóvenes, desde los 15 años, se besan y se cogen de la mano en la calle. Esto antes no pasaba. Hay una exposición mayor y eso hay quien lo ve como una provocación; responden porque lo toman como un ataque hacia ellos”, opina López.

En esta línea, Ramón Martínez, autor del libro La cultura de la homofobia y cómo acabar con ella y coordinador en Arcópoli, señala que “el hecho de haber criado a una generación de personas LGTB más libres, que se permiten ser más visibles, provoca que quienes siguen siendo homófobos reaccionen para asegurarse de que esto no ocurre y que estas personas se quedan en el sitio que consideran que les corresponde: la invisibilidad”. “Antes, esta era una cuestión del Estado. Ahora que el Estado no lo hace, son algunos violentos quienes pretenden encargarse”, añade.

La violencia simbólica, la más normalizada

¿Cuál es el caldo de cultivo de la homofobia? Para López, los comentarios y chistes homófobos “hacen que se genere la intolerancia”. Como ejemplo, el coordinador del Observatorio explica que en el fútbol este tipo de acciones son especialmente explícitasc “Cuando un futbolista es más femenino que el resto, le cosen a gritos de ‘maricón’ en el estadio y a nadie le parece mal”, explica. “Si un hombre va con su hijo de, por ejemplo, 8 años a ver un partido y se dedica a gritar ‘Cristiano, maricón’, lo que transmite es que ser maricón es malo y que mereces que te acosen porque es una ofensa, algo a erradicar. A partir de ahí, esta conducta se extiende a otros ámbitos”, continúa López.

Para Martínez, esta violencia simbólica, que es, sobre todo, verbal, “está normalizada y un claro ejemplo son los chistes de mariquitas”. “El propio Arévalo los ha reivindicado como parte de nuestra cultura. Bueno, será parte de la cultura que él defiende, pero no quiere decir que eso sea algo deseable. En el bullying homófobo hacia niños, llamarles ‘maricón’ parece que no importa. No importa hasta que el chaval peta y decide que no puede seguir adelante, algo que ya ha pasado en España”.

Martínez destaca lo cultural como base fundamental de la homofobia. “El contexto cultural sigue estando sujeto a una cultura heterosexual. El hecho de que haya cada vez más gente que empieza a ser visible en tanto que personas LGTB provoca una reacción heteropatriarcal por parte de la homofobia. La generación de hombres que ahora tienen entre 20 y 30 años han tenido algún tipo de educación en diversidad sexual en el instituto y, sin embargo, son los principales agresores”, explica. En esta línea, apunta a un factor: “la valía como varón, el pensar que ‘soy un hombre y tengo que demostrarlo'”. “Esto se da en mayor medida antes de los 30 que después”, añade Martínez.

A la homofobia se suma el machismo

El último informe sobre violencia contra personas LGTB del Observatorio madrileño pone de manifiesto “el altísimo porcentaje de hombres que han sufrido algún tipo de agresión [el 70,8% de los casos]” frente a las denuncias presentadas por mujeres. Desde el Observatorio apuntan a que “sigue generando mayor impacto ver a dos hombres cogerse de la mano, del brazo o besarse que ver a dos mujeres, debido a la diferente percepción social de este hecho y a los roles de género y machistas“.

Los ataques lesbófobos, además, siguen dinámicas diferentes a las agresiones a hombres gais. En este sentido, Rubén López apunta que “la agresión típica hacia personas lesbianas demuestra una superioridad de los hombres frente a las mujeres“. “Las agresiones son como: ‘ven, que te voy a corregir’ o ‘te voy a demostrar que en realidad te gustan los hombres'”, relata.

Uno de los testimonios anónimos que recoge el informe citado pone de relieve las ocasiones en que la homofobia y el machismo se cruzan. La denuncia narra cómo una mujer bisexual paseaba de la mano con su novia por el centro de Madrid y un hombre desconocido les espetó: “¡Lesbiana, ven aquí para que te cure con mi polla!”.

La educación como principal herramienta

Tanto Rubén López como Ramón Martínez insisten en el sistema educativo como principal frente. “Hay que humanizarlo más”, incide Martínez. “Nuestra cultura es como una caja de herramientas y está constituida de tal forma que cuando alguien percibe diversidad, de cualquier tipo, el imperativo cultural que recibe es erradicarla, mediante la violencia si es preciso. Hay que educar a la gente para que no eche mano de esa herramienta y que se empiecen a valorar otras formas de existir como una riqueza y no como una afrenta”, explica.

Establecer protocolos para detectar el acoso y hablar de igualdad e identidad de género en las aulas “es fundamental”, según López. “Que lo primero que vea una niña o un niño sobre cuestiones LGTB no sea en la televisión o en la calle, y que le asombre, lo ideal es que lo haya visto ya en las aulas y lo entienda como algo absolutamente normal”, añade.

Más en lamarea.com

Read More

Libertad de agresión, o cómo los ultras se apropian de la rebeldía

Bus tránsfobo de Hazte Oír. I La Marea

A estas alturas todos ustedes se habrán enterado de la denigrante campaña del autobús fletado por la asociación ultracatólica Hazte Oír que ha paseado un mensaje alentando la transfobia por las calles de Madrid. Este no es un artículo sobre cuestiones de género, quien escribe no está especialmente versado en el tema, aunque tiene clara una máxima muy sencilla: hay que respetar la identidad sexual de las personas. El hecho biológico es que hay seres humanos que se sienten, de una forma indiscutible, de un género diferente al del sexo con el que han nacido. Y esto sucede sin ninguna influencia cultural exterior. Sucede, punto.

Ante esto la sociedad ha emprendido un camino que primero consiste en reconocer la existencia de la transexualidad; segundo, el facilitar a este colectivo soluciones a los problemas que se derivan de su condición y tercero, protegerlo de las discriminaciones y agresiones que sufren. No es un trato de favor, es cumplir la ley y el artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; es arreglar una situación injusta que hace partir a estas personas de una posición de desventaja; es una cuestión de lógica ética. Por desgracia, como demuestra este episodio, es un camino que está aún lejos de completarse.

Ante las críticas mayoritarias de la ciudadanía y la naturaleza ofensiva de la campaña, el Ayuntamiento ha ordenado a la Policía Municipal inmovilizar el autobús. Lo que está generando un nuevo debate —posiblemente el buscado por la organización católica— sobre la libertad de expresión, la censura y la persecución de determinadas ideas. Y este es el motivo del artículo. Intentar aclarar no sólo este hecho en concreto, sino el modus operandi usado habitualmente por la ultraderecha, que forzando nauseabundamente los derechos fundamentales pretende ampararse en ellos para atentar contra los mismos y aparecer, de esta forma, como opción de rebeldía frente a la inexistente dictadura de lo políticamente correcto.

Hay un hecho cierto. Al autobús de Hazte Oír se le inmoviliza utilizando un subterfugio que hace referencia a la publicidad en vehículos, ante la falta de una normativa municipal al respecto. La razón es evitar, lo antes posible, que la campaña se siga produciendo, a expensas de la actuación de la Fiscalía, que ya ha abierto una investigación urgente por delitos de odio, máxime cuando el gobierno del Partido Popular —bajo la firma del ministro del Interior Fernández Díaz—, declaró en 2013 a esta asociación de utilidad pública, lo que además de resultar aberrante, les proporciona ventajas fiscales, ayudas públicas y asistencia jurídica gratuita.

Hay un hecho falso y es que se ha atentado contra la libertad de expresión de Hazte Oír. Leerán palabras como “totalitarismo” o “censura” en boca de los sectores más reaccionarios de la sociedad cuyo proyecto se basa, precisamente, en el totalitarismo y la censura. Pero el motivo por el que esta campaña resulta susceptible de detenerse no es la paradoja, sino el propio motivo de la misma: el intentar negar la existencia y señalar, indirectamente, a las personas transexuales, acudiendo a los colegios a repartir propaganda justo en un momento en que las agresiones han aumentado.

La campaña pretende aprovechar la confusión y el desconocimiento que existe respecto a las cuestiones de género para, mediante un mensaje que parece sencillo, describir una situación que intenta pasar por obvia: “Los niños tienen pene, las niñas tienen vagina. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si naces mujer, seguirás siéndolo”. La cuestión es que los conceptos de hombre y mujer, de niño y niña, pueden ser sinónimos del sexo biológico con el que nace una persona, pero también pueden ser sinónimos de su género, es decir, de la construcción cultural y social que atribuye unos valores, roles y comportamientos al sexo biológico. Lo que la campaña viene a decir, mintiendo, es que no existen personas que se sienten de un género diferente al sexo con el que han nacido, pero no sólo se queda ahí, sino que niega la existencia de la propia transexualidad con el “seguirás siéndolo”. Es decir, expresa unas ideas que, repetimos, bajo una apariencia de verdad obvia, hace una aseveración tan peligrosa como negar la identidad, la posibilidad de existencia, a un colectivo de seres humanos, clasificándolos como una mentira, “que no te engañen”. No piden su ejecución en la cámara de gas, pero les niegan y les señalan, lo cual es ya de por sí suficientemente peligroso.

Cuando alguien expresa unas ideas que atentan contra los derechos humanos, como es el caso, hay razones no sólo legales, sino éticas, para entender que no estamos hablando de libertad de expresión, sino de libertad de agresión y que por tanto, ante un derecho inexistente como es el de agredir, señalar, negar la existencia, lo que se hace no es censurar, sino impedir esa agresión y defender a la víctima de la misma. Cualquier persona entenderá que si alguien pinta una estrella de David en un comercio regentado por un judío con intención de señalarle, ese individuo no está haciendo uso de su libertad pictórica de expresión, sino que se trata de una agresión injustificable, al igual que si la sociedad le condena no se trata de un acto de censura, sino de defensa. Puede parecer una exageración, pero la campaña del autobús se sitúa en la misma senda que conduce inexorablemente hacia la barbarie. De hecho, que la campaña no sea más dura y explícita, que se base en laberintos conceptuales, es debido a la precaución que tiene que tener quien maneja ideas de odio para exponerlas públicamente.

Cuando el obispo de Canarias, Francisco Cases, dice el martes que una actuación en los carnavales en la que aparecía simbología religiosa le resulta más dolorosa que el accidente de Spanair, está haciendo unas declaraciones que le definen como persona, que sin duda ofenderán a las víctimas del accidente, pero que no son susceptibles de ser englobadas en el mismo epígrafe que la campaña del autobús. Nadie puede negar el derecho al señor obispo a expresar una comparación tan desafortunada, cualquiera puede criticarle por considerar la comparación abyecta. Un católico puede sentirse ofendido por la actuación de los carnavales y está en su pleno derecho de criticar la representación. Pero no puede, por contra, pedir que esa actuación sea censurada, ya que, de mejor o peor gusto, no viene a decir que los católicos son una mentira, una aberración, ni les señala como un grupo social susceptible de ser negado y perseguido. Esto es, hay diferencias muy claras entre la libertad de expresión, la agresión, la censura y la defensa de los derechos fundamentales.

Que estas diferencias, claras, lo sean cada día menos responde a varios factores. El primero es que la legalidad se retuerce para que se amolde a intereses políticos que pretenden sustituir el debate ideológico por uniformidad, utilizando, en un espejo inverso de lo que estábamos viendo, a las víctimas del terrorismo como subterfugio para, esta vez sí, censurar, coartar la disidencia y dar sentencias ejemplarizantes que asusten a quien utiliza un discurso crítico. Sólo así se entiende que esta semana haya juicios en la Audiencia Nacional contra siete tuiteros, que las sentencias por delitos contra las víctimas del terrorismo sean mayores ahora que cuando ETA asesinaba, que no todas las víctimas del terrorismo tengan la misma consideración, o que las expresiones de odio ultraderechista que se producen en las redes sociales rara vez sean perseguidas.

El otro factor, del que ya hablamos por aquí de una forma mucho más amplia, es la táctica que la ultraderecha está empleando en todo el mundo, de manera exitosa, de hacer pasar su pensamiento por rebelde cuando no es más que la destilación más pura de las peores taras de nuestro sistema. En el propio autobús se hace referencia a un libro prohibido, dedicado a unas inexistentes leyes de adoctrinamiento sexual. En la faja del mismo aparece la frase “el libro que no quieren que leas”. El hecho es que sobre ese libro no existe ninguna prohibición y que si la llegara a haber, no sería por expresar ideas conservadoras, sino por expresar ideas que atentaran contra derechos y libertades fundamentales.

La táctica es la misma siempre: una organización que cuenta con el beneplácito declarado del Estado, que maneja un presupuesto desorbitado en relación a su tamaño e influencia social, que tiene a su lado a importantes firmas en medios, se hace pasar por una especie de grupo martirizado y perseguido, construyendo un hombre de paja indeterminado (el lobby gay, las asociaciones laicistas, la conspiración judeo-masónica…) que les impide llevar a cabo su cometido. Es mucho más atractivo presentarte como un indómito luchador por las libertades que como lo que eres, un totalitario que busca uniformar a la sociedad de acuerdo a un pensamiento fanático.

faldon_noticias

Más en lamarea.com

Read More

Arcópoli denuncia a Hazte Oír por el autobús tránsfobo

Bus Hazte Oír I La Marea

La asociación Arcópoli ha denunciado este martes en la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid al colectivo ultra Hazte Oír por “una vulneración de la ley LGTB por el bus tránsfobo” que, desde hace unas horas, recorre las calles de la capital madrileña. En el autobús, forrado de color naranja, se lee el mensaje: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”.

Este “mensaje negacionista contra un sector de la población que existe”, como son las personas transexuales y transgénero, sostiene el gabinete jurídico de Arcópoli, implica “invisibilizar su realidad y negar su identidad”. La asociación incide en que este hecho “puede provocar aislamiento, estigmatización y malestar en especial a niñas, niños y adolescentes trans, que ya sufren a menudo acoso escolar tránsfobo y esta campaña es otra muestra más de rechazo de una parte de la sociedad a su dignidad”.

Arcópoli recuerda que el mensaje atenta contra la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, el artículo 10 de la Constitución Española y contra Ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por razón de Orientación e Identidad Sexual en la Comunidad de Madrid.

En ese sentido, la presidenta del Gobierno madrileño, Cristina Cifuentes, también se ha manifestado en contra de una iniciativa que considera “impresentable”. Cifuentes ha avanzado que ya ha puesto el caso en conocimiento de la Abogacía General de la Comunidad de Madrid “para que estudie si al amparo de la Ley se puede realizar algún tipo de actuación”. “También lo transmitiré a la Delegación del Gobierno para que la Fiscalía estudie si es constitutivo de delito”, ha añadido.

“La campaña más atrevida de Hazte Oír: explicando biología, contra la #DictaduraDeGénero”, defiende Ignacio Arsuaga, presidente de esta asociación ultracatólica. Su objetivo es que el autobús recorra próximamente otras ciudades españolas como Valencia, Pamplona o Barcelona.

Más en lamarea.com

Read More

Betsy DeVos: agenda, métodos y trayectoria de la élite conservadora

Betsy DeVos junto a Donald Trump I La Marea

Todos los altos cargos nombrados por el presidente de los Estados Unidos necesitan pasar una audiencia pública y una votación en el Senado antes de ser investidos, incluidos los secretarios, el equivalente de nuestros ministros. Betsy DeVos, nacida en Holland (Michigan), en 1958 y propuesta para secretaria de Educación, se sometió a las preguntas de los senadores a finales de enero con resultados desastrosos. Parecía que las previsiones más agoreras que señalaban la absoluta inexperiencia de la candidata al puesto se cumplieron: confusión en las cifras, en los conceptos y titubeos constantes en cada intervención. El ridículo llegó con la respuesta sobre cuál era su posición acerca del control de armas en las escuelas, a lo que DeVos contestó que podrían hacer falta para defenderse de posibles ataques de osos grizzlies. La votación de confirmación, el pasado 7 de febrero, dio un inusual empate, donde incluso dos republicanos se posicionaron en contra, lo que hizo indispensable el voto de calidad del vicepresidente, Mike Pence, para lograr aprobar el nombramiento.

Esta historia podría ser una más de la larga lista de acontecimientos insólitos que están acompañando el inicio de la administración Trump. Betsy DeVos da el aspecto de ser una de esas presentadoras de canales temáticos encargadas de conducir un programa de decoración en bodas, experta en la confección de cisnes con servilletas y adornos florales en las pérgolas de pega donde los novios se dan el sí quiero. Sin embargo, DeVos es posiblemente una de las mujeres más ricas, poderosas e influyentes de la Norteamérica de los últimos veinte años y su nombramiento trasciende la anécdota excéntrica que siempre parece acompañar al nuevo presidente. Lo interesante de este relato es la extraordinaria descripción que hace de la actual política de Estados Unidos y, sobre todo, del tipo de personajes que accionan los resortes del poder.

Dinastías, tulipanes y depravación total

La nueva secretaria de Educación, de nombre de soltera Elisabeth Dee Prince, es hija del que fue uno de los hombres más ricos de Michigan, Edgar Prince, el cual hizo su fortuna al calor de la todopoderosa industria del automóvil. El padre de Betsy era también conocido por ser un gran filántropo, concretamente financiando organizaciones ultraconservadoras como la Family Research Council, lobby cristiano dedicado a promover campañas contra el divorcio, el aborto, la investigación de células madre y los derechos de las personas LGTB.

Su hermano menor, Erik Prince, fue el fundador de BlackWater, la compañía de seguridad —realmente un ejército privado— que facturó al gobierno de los EEUU unos 2.000 millones de dólares en el periodo 1997-2010, especialmente con las campañas de Iraq y Afganistán. Erik abandonó la empresa tras la investigación de la masacre de Nisour, donde efectivos de esta fuerza paramilitar asesinaron a 17 civiles desarmados en Bagdad. En el juicio federal algunos de sus subordinados acusaron a Erik Prince de creerse un cruzado y de instigar en los mercenarios de la compañía un sentimiento de guerra santa y supremacismo cristiano. Actualmente el hermano de la nueva consejera de Educación es asesor de la administración Trump en temas de seguridad y defensa.

Betsy contrajo matrimonio en 1979 con Dick DeVos, hijo de otro multimillonario, Richard DeVos, cofundador de Amway y propietario de varios clubs deportivos, entre ellos los Orlando Magic de la NBA. Amway, que comenzó como una fábrica de jabones, pasó a convertirse en una multinacional aplicando un esquema de negocio similar al de una estafa piramidal, donde los vendedores-distribuidores necesitaban incluir a familiares y amigos en su red de ventas para lograr obtener beneficios con los productos de limpieza y cosmética que la empresa les facturaba. Richard DeVos aparecía como un predicador en las reuniones multitudinarias de captación, hablando de las virtudes del libre mercado, de Dios y de América y ocultando alguna multa millonaria del gobierno de Canadá por falsificación de aranceles. Con el matrimonio se consumó algo más que una historia de amor, se llevó a cabo la unión dinástica de las dos familias más poderosas de EEUU al estilo de los pactos de sangre medievales.

Los Prince y los DeVos procedían no sólo del mismo Estado y pertenecían a la misma clase social, sino que compartían un estrato muy concreto, el de los descendientes de colonos holandeses. Además de, imaginamos, su gusto por los tulipanes, ambos pertenecían a la Iglesia Reformada de América, una pequeña pero influyente confesión calvinista que siempre se caracterizó por cuidar y formar a los hijos de su reducida y elitista comunidad. Betsy DeVos cita, de hecho, entre sus influencias decisivas, el pensamiento de Abraham Kuyper, un político y religioso de los Países Bajos que se distinguió por su rigorismo y por fundar en el siglo XIX el peculiar Partido Anti-Revolucionario.

El calvinismo, además de justificar la usura y el beneficio, tiene un programa de cinco puntos entre los cuales se encuentran la depravación total y la expiación limitada. El primero viene a decir que el ser humano está corrompido por su naturaleza originaria y que el pecado mancha cada una de sus facultades y de sus actos. Solamente la fe puede aminorar el efecto pernicioso de un ser humano condenado de antemano, pero ni siquiera salvarle, ya que la única expiación posible es la que nos otorgó Dios mediante el sacrificio de Jesucristo. La diferencia es que esta redención, consideran los calvinistas, no fue dada a todo el género humano sino a un grupo muy particular, es decir, ellos.

Betsy y Dick DeVos tenían el respaldo de sus dinastías, posición social, dinero —todo el que quisieran— pero algo aún más importante, tenían a Dios de su parte. Su entrada en política era cuestión de tiempo.

Shadow state party (un juego de maniobras espectrales)

Todos los articulistas, incluidos los españoles, andan locos con el populismo, una especie de comodín que sirve, cual calvinistas aficionados, para expiar al proyecto neoliberal globalizador de los monstruos que ha engendrado y que, paradójicamente, parecen querer acabar con él. Aunque quizá, esto del populismo no es ningún invento actual.

En 1994, Betsy DeVos escribió una columna en The Detroit News para apoyar la candidatura del senador republicano Spencer Abraham. En ella, la actual consejera de Educación decía que la misión de los conservadores debía ser la de defender los valores judeocristianos atacados por las élites, abolir los injustos privilegios del Estado del bienestar y poner los derechos de las vacas sagradas de Washington sobre la mesa. Millonarios que vienen a redimirnos de los malvados burócratas, no sé si les suena.

Los DeVos son unos de los megadonantes del GOP (Grand Old Party, como pseudónimo del Partido Republicano) junto con otros multimillonarios como los hermanos Koch (negocios petroleros) o Sheldon Adelson (al que por aquí recordamos de Eurovegas). Se estima que la familia DeVos ha donado al Partido Republicano unos 200 millones de dólares en las dos últimas décadas. En 1997, Betsy DeVos, al ser preguntada si su familia donaba tal cantidad de dinero al GOP para obtener un trato de favor, respondió que había decidido dejar de tomarse como una ofensa tales acusaciones: “Ahora simplemente lo admito. Están en lo correcto. Esperamos fomentar una filosofía de gobierno conservadora consistente en un gobierno limitado y en el respeto por las virtudes americanas tradicionales. Esperamos un retorno de nuestra inversión”.

Los DeVos, además, cuentan con una nutrida red de ONG, institutos y think tanks al servicio de su cruzada. Una de las más importantes es el Acton Institute, organización encargada de difundir un ideario iluminado entre el radicalismo de libre mercado y el fanatismo religioso. A raíz de su nombramiento como secretaria de Educación, varios artículos y estudios publicados por el Acton tomaron relevancia pública. En uno de ellos titulado Work is a gift our kids can handle (El trabajo es un regalo del que nuestros chicos se pueden encargar), se defendían las virtudes del trabajo infantil, considerando que la educación pública obligatoria hasta los 16 años era una pérdida de tiempo para muchos escolares, que caían en el aburrimiento y de ahí en la delincuencia, por culpa de la intolerable imposición estatal. El trabajo infantil, explicaban, forjó en otras épocas a generaciones de jóvenes que por su posición no podían aspirar a mucho más, pero que al menos obtenían el firme valor norteamericano de la superación. En otro escrito titulado Justice, Torah y minimum wage (Justicia, Torah y sueldo mínimo), el instituto hacía un repaso a través del Antiguo Testamento del concepto de justicia social, afirmando que la visión actual era una perversión de la bíblica, ya que trataba a capaces e incapaces por igual, lo que era un insulto a los que se esforzaban y un aplauso al demérito de los que esperaban los subsidios. Las leyes laborales entendidas no solo como una coerción a la libre empresa, sino a Dios.

La homosexualidad es otro de los epígrafes preferidos de los DeVos. Junto a las cuantiosas donaciones al ya citado Family Research Center, de la que Betsy fue vicepresidenta, son cercanos a Focus on the Family, una organización que presume de disponer de terapias para curar la homosexualidad, además de contar con un observatorio que vigila lo que ellos consideran una perniciosa infiltración de la ideología de género y LGTB en la escuela pública. El documental For the Bible tells me so (Porque la Biblia me lo dice), premiado en diferentes festivales de cine independiente, recoge una multitud de casos de jóvenes que se han suicidado tras someterse a los tratamientos de esta organización a la que los DeVos han donado algo más de cinco millones de dólares.

Dick Devos hizo su incursión en el mundo literario escribiendo uno de los libros más vendidos en Estados Unidos en 1998, Rediscovering American Values (Redescubriendo los valores americanos) que contó con el prólogo del expresidente Gerald Ford, amigo personal de su padre. Incluso el matrimonio produjo en 2012 un musical en Broadway, donde se narraba la vida de una evangelista de principios de siglo XX. Su editorial, 3rd Century Publisher, tiene como misión estrechar los lazos entre la cristiandad y el libre mercado. Las creación artística y literaria también al servicio de su ideario donde el patriotismo, la política y la religión son un todo inseparable.

Grand Rapids, la ciudad natal de los DeVos y la segunda más grande del Estado de Michigan, puede decirse que les pertenece. Universidades, hospitales, parques y museos o bien llevan su nombre o bien están indirectamente controlados por ellos. Richard DeVos, ya retirado a sus 91 años, ha contado en alguna ocasión que la familia tiene una organización interna, donde, a partir de los 25 años, los benjamines entran en el consejo —tras una ceremonia previa— para participar en las decisiones del clan.

En el año 2006, el matrimonio DeVos cometió uno de los pocos errores que se les pueden achacar al saltar a primera línea de la política. Abandonaron su cómoda posición en la que ejercían el poder tras las bambalinas, su partido en la sombra, para presentar a Dick como candidato a gobernador y evitar un segundo mandato de la demócrata Jennifer Granholm. La campaña fue una de las más caras registradas, dejándose unos 35 millones de dólares en el intento. El resultado fue desastroso. Los DeVos, que forman más que un matrimonio una unidad de destino, perdieron por 14 puntos. En el discurso de aceptación de la derrota, el candidato dio una de las claves para entender su estrategia habitual: “Si no vamos a ser capaces de servir de esta manera, estamos ansiosos por encontrar la forma en que sí podamos”.

En 2012, seis años después, Michigan aprobaba el acta Right to work, una ley contra los sindicatos y la negociación colectiva, algo que ningún gobernador, ni siquiera republicano, se hubiera atrevido a hacer en el bastión de la organización obrera norteamericana. La razón es que tenían aún más miedo a enfrentarse a los DeVos, dueños del partido en la sombra e impulsores de la medida.

La batalla por la educación y el reino de los cielos

Trump está siendo implacable con sus enemigos. En especial contra los de su propio partido. La foto de la cena con Mitt Romney es ilustrativa. Mientras que su rival en las primarias republicanas esboza una media sonrisa, entre la tristeza y el miedo, el entonces presidente electo mira a cámara con expresión mefistofélica. Hasta la luz parece elegida para resaltar el momento de humillación. Esto hace aún más peculiar el nombramiento de Betsy DeVos, que hace un año dijo que Trump le parecía un intruso en el GOP. La diferencia, posiblemente, es que mientras que Romney era un candidato, DeVos es quien elige a los candidatos. El entendimiento se hacía necesario. Además Trump y Betsy DeVos coinciden en una obsesión declarada, el acabar con la educación pública.

Pero para ver el recorrido de las leyes que han cambiado gran parte de las políticas educativas de algunos Estados y que prometen ahora hacerlo a nivel federal hay que retroceder unos cuantos años, hasta principios de los 90, cuando el republicano John Engler puso fin a un gobierno demócrata en el tradicional feudo azul de Michigan. En 1993 dio un giro inédito al erradicar impuestos sobre la propiedad con los que se financiaban las escuelas públicas. Introdujo a su vez las charter schools, similares a nuestras escuelas concertadas, aunque en un número limitado y bajo supervisión pública. ¿Quién fue la impulsora de aquella medida? Betsy DeVos.

Por aquel entonces Betsy era percibida dentro del Partido Republicano como la cuota necesaria para compensar las ayudas de su familia paterna y política, una observadora aún neófita. Sin embargo, a instancias del Gobernador, ascendió pronto en la estructura, llegando a presidenta del GOP de Michigan en 1996. La cuestión es que Betsy tenía unos planes mayores que ser una rubber stamp, una figura decorativa con poder virtual pero sin ninguno efectivo. Pronto saltaron las alarmas cuando empezó a considerar las órdenes internas del Gobernador como meras sugerencias. Si ella era la presidenta del partido lo era para algo.

En el 2000 propuso la introducción de los school vouchers, o cheques escolares, una forma encubierta de financiar con dinero público las escuelas privadas o religiosas (algo prohibido por la Constitución de EEUU). Ante la negativa de Engler, que era republicano, pero se sabía en un Estado de espíritu demócrata, DeVos dimitió de la presidencia del partido por sorpresa. “Somos una fuerza política con nuestra propia agenda, os guste o no”, dijo DeVos a los líderes más cercanos.

En apenas un año, DeVos había creado varias fundaciones para extender su proyecto, recabando apoyos de empresas como Walmart y, por supuesto, de su propia familia. El GLEP (Great Lakes Education Project) movía más dinero para hacer campaña por los cheques escolares que todas las asociaciones nacionales en defensa de la escuela pública. A pesar de eso, la reforma fue rechazada por un aplastante 69% de los votos. No fue una derrota, fue el inicio de un camino para una idea entonces no trabajada en el imaginario social.

Los DeVos no inventaron nada, tan solo recogieron los apuntes en educación que dejaron teóricos del libre mercado como Friedman o Hayek. El ataque a la educación pública tendría un carácter religioso, ya que se consideraría que había alejado del centro de las comunidades las enseñanzas bíblicas con su laicismo —uno político, por coartar el Estado la libre elección de los individuos en la educación de sus hijos y uno económico, ya que consideraría a la educación controlada por el gobierno como un monopolio que debía ser desmontado—.

La presentación social utilizaría el eufemismo de la libre elección y trasladaría al público una narrativa donde la proliferación de ofertas privadas y concertadas elevaría el nivel educativo y reduciría las desigualdades al haber un amplio abanico de opciones. Además, a través de los cheques escolares, el dinero fluiría hacia donde los consumidores desearan, reduciendo la burocracia y fomentando la libre competencia entre instituciones educativas.

Las ideas patrocinadas por los DeVos, no sólo en Michigan sino en otros muchos Estados, han ido ganando terreno en la política de EEUU siendo implementadas en la práctica. Los resultados, como suele pasar con todas las iniciativas propuestas por los defensores del libre mercado, han sido diametralmente opuestos a los prometidos. Aunque eso parece carecer de importancia una vez que la maquinaria comienza a andar.

La cuestión de fondo, nunca revelada, es que la privatización de la enseñanza no puede ser directa. Si una escuela pública se vendiera a una empresa privada sería deficitaria, puesto que la mayor parte de sus clientes, antes ciudadanos usuarios, no podrían pagar el precio para mantener el negocio obteniendo beneficios.

De ahí la insistencia en las escuelas concertadas, operadas en su mayor parte por empresas con ánimo de lucro, a las que les dan más o menos igual los resultados porque van a estar subvencionadas por el dinero de todos. Según las estadísticas, en el Estado de Michigan los resultados no son mejores en las escuelas concertadas que en las públicas. Sin embargo, mientras que estas tienen que pasar una supervisión educativa, las charter schools han sido eximidas progresivamente de estos controles. El resultado es que los estándares educativos se han reducido sustancialmente, apareciendo incluso muchas con programas religiosos no científicos bajo algún tipo de camuflaje.

Los cheques educativos solo vienen a empeorar la situación. Jonathan Kozol, un prestigioso educador estadounidense, los ha calificado como “la idea más peligrosa que ha entrado en el discurso de la educación”. Los cheques se han demostrado como una forma de aumentar las desigualdades. En Luisiana, de 380.000 estudiantes de las escuelas más desfavorecidas sólo 5.000 los solicitaron: la razón fue el desconocimiento premeditado de estos programas para quien dicen ir dirigidos. En Arizona, el 76% de los cheques fueron para estudiantes que ya estaban en escuelas privadas. Es decir, las cifras muestran que se sustrae dinero de la educación pública para subvencionar indirectamente a quien menos lo necesita.

La distribución impositiva, de hecho, pasa a ser más injusta, ya que el dinero no va a escuelas públicas que tienen la obligación de admitir a cualquier alumno, independientemente de su origen o problemas sociales, dando una oportunidad para reducir la brecha de clase, sino que al depender de la voluntad individual acaban fomentando escuelas que, de facto, aplican segregación. No pueden hacerlo, en teoría, legalmente, pero los cheques educativos nunca son suficientes para cubrir el precio de una elitista escuela privada. Por otro lado, reducen la democratización en los colegios, ya que mientras que las instituciones públicas tienen la obligación de rendir cuentas a través de los consejos escolares, las concertadas y privadas son mucho más opacas en su gestión. Por último, la competencia no se produce entre instituciones educativas, sino entre los padres, por obtener acceso a los programas de cheques y huir, en el caso de poder permitírselo, a escuelas mínimamente superiores donde alumnos con menos posibilidades ya no van a poder llegar. La ayuda no es tal, sino una forma encubierta de financiación pública de las empresas y una vía para extraer una nueva parte de su salario a aquellos que nunca pensaron en tener que acudir a la educación privada.

Dieciséis años después, los DeVos no solo han conseguido extender sus ideas a una gran parte de su país, sino demostrar un exitoso modelo de influencia en la administración pública mediante la cobertura de organizaciones en apariencia desinteresadas, las donaciones millonarias a los políticos concretos y la perversión de los cauces participativos como herramientas de puesta en marcha de su agenda. A raíz de la filtración de una grabación se ha sabido que en 2001, en una convención para cristianos de clase alta llamada The Gathering, los DeVos compararon la importancia de su proyecto educativo con las batallas bíblicas que se daban en el Sefelá, las tierras de las colinas de Judea, entre el pueblo elegido y los filisteos. Y advirtieron a la audiencia de que su reforma contra la educación pública era una pieza esencial para el avance del reino de Dios.

A día de hoy, con Betsy Devos dirigiendo la secretaría federal de Educación, están más cerca que nunca de ganar esa batalla.

faldon_noticias

Más en lamarea.com

Read More

La gran marcha de mujeres contra Donald Trump

Marcha de Mujeres sobre Washington I La Marea

El colectivo de mujeres norteamericano The Pussyhat Project ha convocado una manifestación en Washington para el próximo 21 de enero, un día después de que Donald Trump tome posesión como nuevo presidente de EEUU.

El motivo de esta Marcha de las Mujeres sobre Washington fueron las ofensivas palabras contra el colectivo femenino pronunciadas por Trump en 2005 y que fueron filtradas por el diario The Washington Post durante la última campaña de las elecciones presidenciales, así como las políticas discriminatorias hacia las mujeres que el presidente republicano ha amenazado con realizar.

Las actrices Katy Perry y Cher encabezarán esta manifestación que cuenta con el apoyo de distintas organizaciones a favor de los derechos civiles como Amnistía Internacional. “Como artistas, mujeres, y lo más importante, dedicadas americanas, es vital que nos mantengamos unidas en solidaridad de la protección, la dignidad y los derechos de las comunidades. Los derechos de inmigrantes, trabajadores, parejas, homosexuales y la justicia racial y medioambiental no son intereses especializados, nos afectan a todos y deberían ser cruciales para todos los americanos”, ha afirmado la actriz America Ferrera, quien también participaré en la marcha. Más de 250.000 personas ya han confirmado su asistencia a través de su página de Facebook.

De forma paralela, se celebrará también otra concentración junto a la embajada de EEUU en Londres. Además de en estas dos ciudades, otras 300 marchas similares recorrerán 55 localidades de EEUU y Puerto Rico, Japón, Australia, Francia, Colombia o Kenia.

La manifestación pretende aglutinar a todas las mujeres que se hubieran sentido ofendidas: mujeres blancas, negras, LGTB, nativas americanas o discapacitadas con la intención de reivindicar los derechos de las mujeres como parte indisoluble de los Derechos Humanos, además de visibilizar la naturaleza transversal de la opresión de la mujer ya sean de color, queer, transgénero o cisgénero.

Más en lamarea.com

Read More

El lado violeta de YouTube

Canal SpanisQueens

Hace poco, entrevistaba a Bolli, una reconocida creadora de contenidos que comenzó su carrera al estrellato en YouTube con el canal Todo el Monte es Orgasmo. Periodista de origen, siempre supo que estar en la Red suponía cargar con una responsabilidad sobre los hombros. Y es que, para ella, su finalidad no era romper las estadísticas del contador de visitas, sino ofrecer un contenido que aportarse un valor añadido al conjunto de la comunidad.

Sin pelos en la lengua, Bolli explicaba que YouTube estaba decayendo con los vídeos que algunos youtubers creaban. Tampoco le temblaba el pulso cuando señalaba directamente a los culpables, entre los que se encuentra Dalas (y del que ya había hablado en este otro artículo). Según ella, estos video-bloggers fomentan actos de bullying o machismo con su comportamiento, algo de lo que no pensaba ser partícipe. Estos hechos provocaron que, finalmente, se terminase marchando de lo que calificó como “una comunidad viciada”. Aunque Bolli dejó tras de sí un bonito cadáver, ella sigue estando presente, más fuerte que nunca, en otras muchas redes sociales.

Sin embargo, no todo son lamentaciones. La situación de decadencia en la que había entrado YouTube se presentaba como la oportunidad perfecta para Psico Woman. Detrás de este nuevo y peculiar personaje se encuentra el proyecto de Isabel Duque: psicóloga, sexóloga, terapeuta familiar y activista feminista capaz de hacer frente a cualquier cosa que se le ponga por delante.

Su salto a la red de vídeos vino motivado por las necesidades que, según ella, muestra la juventud actual. “Me asustaban todos los mensajes sexistas que los jóvenes recibían de sus youtubers preferidos y consideraba que había que hacer algo”, afirma Duque. Antes escribía en un blog (algo que dice echar de menos) pero ahora se ha puesto delante de las cámaras para hacer llegar su mensaje a más personas. “Me duele cuando veo vídeos que hacen apología de la violación y me escuece cuando venden una imagen de las feminazis totalmente alejada de las luchas feministas”, asegura.

Sus conocimientos se evidencian con cada publicación que comparte y la naturalidad que le caracteriza le permite abordar, sin tapujos, cualquiera de las inquietudes que sus seguidores le plantean. En uno de sus vídeos más visualizados, Me gusta ser una zorra, la psicóloga deja entrever que la educación de
género es algo que se impone desde pequeños, algo que ya había teorizado Albert Bandura cuando hablaba del aprendizaje por modelado y de la influencia de los medios en los individuos.

Uno de los muchos proyectos en los que la activista se encuentra actualmente inmersa se llama Qué veo en YouTube. Con este taller, que forma parte de un programa por la igualdad promovido por la Diputación de Granada, Isabel Duque establece dos vías para lograr sus objetivos. Por un lado, trata
de fomentar un pensamiento crítico que ayude a los adolescentes a cuestionarse el contenido que visualizan en Internet. Por otro, evita tener que lanzar un mensaje ofensivo en un entorno virtual donde la irascibilidad permanece latente. Ser autónoma y estar en varios trabajos a la vez le roba demasiado tiempo a Duque, y aunque todavía no avista en el horizonte el rumbo de su proyecto, reconoce que va a seguir con su activismo en la Red haciendo especial caso al feedback de los adolescentes.

Además de Psico Woman, en YouTube podemos encontrar otros personajes o espacios que comparten causas muy similares. Uno de ellos (entre los favoritos de Isabel Duque), es SpanishQueens. Este canal, cuya creación se remite al autor de este artículo, nació hace seis años con el objetivo de visibilizar al colectivo LGTB. La posibilidad de comunicarse con personas de diferentes territorios y con circunstancias muy diversas, era un aliciente para tender un puente y tratar de normalizar la situación en los entornos golpeados por la homofobia.

Su contenido es de lo más variopinto. Desde historia y literatura, hasta la deconstrucción de género, pasando por la salud sexual o las denuncias sociales. Con cada nuevo material publicado, sus creadores demuestran no poner límites a la imaginación. Quizás sea esa una de las razones por las que Flooxer haya decidido incorporarlo a su parrilla recientemente, o también por la que el canal ganó los Premios
Bitácoras en el año 2012 como “mejor videoblog”. En cualquier caso, la mejor manera de conocer la labor de sus integrantes es dejarse caer por su canal, que ya supera los 150.000 seguidores.

Más en lamarea.com

Read More