You are here

Francia rompe con el bipartidismo y elegirá entre Macron y Le Pen

Primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, celebradas el 23 de abril de 2017. MIGUEL EGEA

PARÍS // La primera vuelta de las elecciones francesas deja como vencedores a Marine Le Pen (23,2%) y Emmanuel Macron (23,04%) y, con el 75% del voto escrutado, en torno a las 23h. El tercer puesto es para François Fillon, con aproximadamente un 19.71%, seguido muy de cerca de Jean-Luc Mélenchon con el 18,79% y Benoît Hamon (5,97%). La participación ha alcanzado el 77,3% de los 47 millones de franceses llamados a votar. La presencia policial, con más de 60.000 policías y militares desplegados sobre el territorio, se ha dejado sentir alrededor de los colegios electorales, sobre todo en París. La incertidumbre sobre el resultado pesaba en el ambiente tras el cuasi empate a cuatro que se deducía de las últimas encuestas. Nadie se atrevía a pronosticar quién pasaría a segunda vuelta y solo podían cruzar los dedos para que fuera su candidato.

Muchos de los candidatos perdedores han expresado ya su voluntad de voto para la segunda vuelta apoyando a Emmanuel Macron, que cuenta a sus espaldas con una buena parte de la clase política. Desde el ex primer ministro Manuel Valls, que ya le expresó su apoyo hace unas semanas, hasta el actual primer ministro, Bernard Cazeneuve, que ha pedido el voto por él minutos después del anuncio de los resultados. Si se cumplen de nuevo los sondeos para la segunda vuelta será el próximo presidente de Francia.

Casi todos los analistas esperan una movilización de voto contra Le Pen en la segunda vuelta, como ya pasó cuando su padre pasó a la segunda vuelta contra Chirac en 2002. La última encuesta electoral publicada por el Instituto de Estudios Políticos sitúa a Emmanuel Macron con un 61% de votos frente a un 39% para Le Pen en la segunda vuelta. A nuestras preguntas sobre esta posibilidad casi todos los entrevistados dijeron inclinarse por votar a Macron para frenar a Le Pen, que al menos en París, parece la peor de las opciones para la gran mayoría.

Ambos candidatos se han dirigido a sus simpatizantes tras el anuncio de los resultados. El discurso de Marine ha sido breve y conciso, agradeciendo a sus electores “haber hecho la elección de la alternancia política, la verdadera, no esa que ha visto los gobiernos sucederse sin que nada cambiara”. También ha avisado de que esa alternancia no se dará con “el heredero de François Hollande y de su catastrófico quinquenio”, refiriéndose a la época de Macron como ministro socialista.

Macron, por su parte ha hablado como si ya fuera presidente, y ha incidido sobre la caída del bipartidismo: “En un año hemos cambiado el rostro de la vida política francesa”. Asimismo, ha hablado de “la voluntad de cambio del pueblo francés que ha conducido a apartar de sus responsabilidades a los dos partidos que nos han gobernado durante más de 30 años”. También ha defendido los valores europeos y se ha autoproclamado “el presidente de los patriotas frente a la amenaza de los nacionalistas”.

Estas elecciones han demostrado una ruptura con el tradicional bipartidismo francés entre el Partido Socialista y los Republicanos. El hundimiento del Partido Socialista tras el quinquenio de Hollande ha desplazado al electorado más a la izquierda a votar a Mélenchon, el candidato de la Francia Insumisa. Sin embargo, la división de candidaturas, a pesar de la cercanía ideológica con Benoît Hamon, ha supuesto que ninguno de los dos llegue a la segunda vuelta.

Por otra parte Fillon ha conseguido un resultado bastante alto teniendo en cuenta los escándalos de corrupción en los que se le ha implicado, pero insuficiente para alcanzar la presidencia. Los vencedores esta vez han sido por un lado la extrema derecha, cuyo discurso ha calado enormemente sobre una gran parte de la población, y del otro la tecnocracia, un experto de las finanzas que predica la puesta en marcha del país y la renovación de la política a través de la liberalización económica. En cualquier caso, ahora se abre una nueva campaña que durará dos semanas y que culminará el 7 de mayo con un nuevo inquilino en el Elíseo.

Las razones de los votantes

En una pequeña escuela situada en el 19º distrito de París, un barrio popular en el que tradicionalmente ha vencido el Partido Socialista, Christine, sindicalista de 40 años, explicaba sus razones para votar a Benoît Hamon: “es el que tiene el programa más social y realista, aunque desgraciadamente no creo que tengas posibilidades”. Estela, de 20 años y estudiante en Comercio, tomó su decisión hace tiempo. En su caso, ha votado a Emmanuel Macron “porque comparte sus ideas”. Phillipe, publicista de 54 años, también lo hecho ya que busca “algo nuevo de la política y para bloquear a la derecha de Fillon y Le Pen”. Denis, un poco más joven, no opina lo mismo, él lo ha votado para “mantener la continuidad de la política de Hollande” ya que no entiende “el paisaje apocalíptico que dibujan los medios de comunicación”.

Fedra, de 18 años y estudiante en arte vota por primera vez, y también lo hace por su madre a través de la procuración. Su voto es para Mélenchon. Lo mismo ocurre en su entorno, muchos de ellos por convencimiento pero otros tantos por el voto útil de la izquierda. Es el caso de Elías, que ha venido con su madre a votar; la ha conseguido convencer de cambiar el sentido de su voto. “Dudaba, quería votar a Hamon, pero al final he hecho caso a mi hijo”, contaba.

Roger, de 32 años, se ha decantado por Philippe Poutou, trabajador de la fábrica de Ford y candidato de los anticapitalistas. Poco después de hacerlo, bromeaba sobre sus nulas posibilidades de victoria, y a pesar de no haber  votado a Mélenchon le gustaría verle en la segunda vuelta. Finalmente, añade que su hermano, “que vota en un barrio popular, ha visto que las papeletas de voto de Macron eran las que antes se acababan”.

Más en lamarea.com

Read More

Dos semanas de ira en Francia tras la violación de Théo a manos de la policía

François Hollande, presidente de Francia, visita a Théo en el hospital el 7 de febrero. FOTO: PRESIDENCIA.

Una vez más los disturbios prenden en las periferias de Francia tras un caso de violencia policial que, de momento, permanece impune. En esta ocasión el detonante ha sido la violación sufrida por Théo (las autoridades no revelaron su apellido), francés de origen africano de 22 años hospitalizado de gravedad el pasado 2 de febrero por las heridas en el recto que le causó un policía con su porra reglamentaria durante un registro aleatorio en Aulnay-sous-Bois, distrito marginal de la periferia de París. La discriminación racial por parte de agentes franceses es ya un problema reconocido por el propio gobierno galo: un informe del Defensor de Derechos público revela que el 80% de los jóvenes negros y árabes han sido registrados, frente al 16% de jóvenes blancos.

Catorce días después de este episodio de violencia policial, los disturbios nocturnos ya se extienden a las periferias de Nanterre, Lille, Rouen, Argenteuil, Drancy y otras diez localidades francesas al grito de “la policía mata” y “justicia para Théo”. También ha habido enfrentamientos con la policía en lugares céntricos de París, como la que tuvo lugar en la noche de este miércoles en el distrito 18 de la capital francesa, informa Reuters.

El policía acusado de violación y los otros tres agentes imputados siguen en libertad a la espera del juicio, mientras que al menos 245 jóvenes han sido arrestados durante las protestas nocturnas que siguieron a la violación de Théo —al menos dos detenidos ya han sido condenados a seis meses de prisión—, según datos del Ministerio del Interior. Además, este martes las autoridades francesas abrieron una investigación preliminar para determinar si Mohamed K., joven y amigo de la víctima, también fue agredido por los mismos policías días antes de la violación de Théo, incluido Barba Roja, apodo con el que conocen en Ausnay-sous-Bois al agente acusado de violación. Mohamed asegura que no denunció los hechos “porque venía de encontrar trabajo y no podía arriesgarme a perderlo”, según recoge Le Nouvel Observateur, que además publica una foto del rostro amoratado del joven. Un grupo de abogados que presta apoyo a las familias de los detenidos ha puesto en marcha una campaña para recaudar fondos con los que sufragar la defensa de los detenidos.

Las manifestaciones en apoyo a Théo han relanzado el debate sobre los abusos policiales en plena campaña electoral. François Fillon, Benoît Hamon y Emmanuel Macron, candidatos presidenciales conservador, socialista y liberal respectivamente —este último favorito en las encuestas— proponen mejorar la educación de ciudadanos y policía y dotar de nuevos medios a los agentes, mientras que la ultraderechista Marine Le Pen pidió más mano dura y “crear 40.000 plazas suplementarias de prisión”. Mélenchon, candidato de la izquierda radical, lanzó las críticas más duras contra la policía y abogó por “rehabilitar la policía de proximidad” y penalizar de manera “estricta” estos abusos.

De poco sirvió que el presidente François Hollande visitara a Théo en el hospital —permanece bajo tutela médica tras ser operado y con varios golpes en el cráneo— para lanzar un mensaje conjunto llamando a la calma, pues 48 horas más tarde la Inspección General de la Policía Nacional afirmaba en su informe preliminar que la violación de Théo fue “un gesto accidental”. El gobierno francés también ha sido criticado por no recibir a las familias de las víctimas, incluida la de Théo, aunque sí se reunió con las organizaciones SOS Racismo, Le Cran (asociaciones negras) y LICRA (contra el racismo y el antisemitismo). Este martes, el diario L´Humanité informó que el jefe de estos cuatro agentes, el comisario Vincent Lafon, ya había sido suspendido por un escándalo de violencia policial que acabó con un detenido hospitalizado durante una semana y la destrucción de varias pruebas judiciales, entre ellas una grabación.

La actual ola de disturbios también está deteriorando la credibilidad en la prensa francesa. Una vez más, un amplio número de medios franceses dio el protagonismo a las imágenes de coches ardiendo y manifestantes insultando a los periodistas y lanzando piedras a la policía. Varios testigos presenciales, incluido el fotoperiodista Nnoman, asegura que una granada policial fue la que prendió fuego a un vehículo de la cadena de televisión RTL que apareció en las principales televisiones de Francia.

Durante varios días la prensa francesa informó de que la policía había salvado a una niña al sacarla de un coche en llamas, pero después se supo que quien rescató a la menor fue un manifestante. Tras 14 días de disturbios y protestas, la cobertura mediática de estas manifestaciones nocturnas no tiene la amplitud de los primeros días, pero las grabaciones que muchos manifestantes realizan cada noche con sus teléfonos dan cuenta de la tensión del ambiente y del amplio despliegue policial.

“La sociedad francesa tiene un curioso problema de amnesia colectiva, quizás voluntaria”, opina en el diario Libération el politólogo Thomas Guénolé, quien además destaca que pronto se cumplirán 40 años de las primeras revueltas de la periferia que ocurrieron en Vénissieux en los años 80. La última ola de protestas tras un caso de violencia policial tuvo lugar en julio de 2016 a raíz de la muerte de Adama Traoré durante un interrogatorio, aunque aquellos disturbios no tuvieron la gravedad de los que vivió el país en 2005, cuando los jóvenes Zyed y Bouna murieron electrocutados mientras huían de la policía.

Más en lamarea.com

Read More

Violencia en la ‘banlieue’, ¿combustible para la ultraderecha?

PARÍS // “Théo y Adama te recuerdan por qué corrían Zyed y Bouna”. Un tuit del cómico Waly Dia con casi 15.000 retuits condensa la realidad de las siempre convulsas relaciones entre la autoridad y los jóvenes de la banlieue, zonas sensibles del extrarradio francés.

Hace 11 años de la muerte de Zyed Benna y Bouna Traoré, dos chavales electrocutados al esconderse en una torre de alta tensión para huir de la policía, en un episodio que desencadenó una auténtica revuelta en estas ciudades periféricas con fuerte población migrante, castigadas por el paro y la desigualdad. Hace apenas seis meses, un chico fallecido en circunstancias poco claras, Adama Traoré, reavivaba el fantasma de la brutalidad policial. Y en la última semana, la agresión a Théo L., un joven negro presuntamente sodomizado por la policía con una porra durante su detención, ha terminado de calentar los suburbios franceses, una década después de los disturbios que sacudieron todo el país.

Pero a diferencia del caso de Adama Traoré, que tuvo una repercusión mediática relativamente discreta, lo ocurrido con Théo ha obligado a reaccionar a la clase política francesa y ha desatado de nuevo la polémica sobre los métodos empleados por las fuerzas del orden. Dos motivos probables que explican esta mayor visibilidad son, por un lado, que la violenta detención fue filmada por cámaras de seguridad. La otra causa es que el país se encuentra a menos de tres meses de las elecciones presidenciales.

El caso de Théo habría empezado durante un registro policial ordinario a varios jóvenes. Según testigos, uno de los agentes abofeteó a uno de ellos, menor, sin mediar provocación. Théo, amigo de este chico, se interpuso y acabó detenido, no sin antes sufrir una brutal paliza por parte de los policías, que incluyó la presunta sodomización con una porra extensible. Tras visionar los vídeos de vigilancia, la Inspección de Policía ha aludido a un “accidente”. Una explicación difícilmente creíble dada la herida de diez centímetros en el recto y el desgarro en el músculo del esfínter que presenta la víctima, producida por una porra empleada “en horizontal”, según una fuente cercana a la investigación citada por varios medios franceses.

Los candidatos, con la víctima
En un gesto poco habitual, los aspirantes al Elíseo, a excepción de la ultraderechista Marine Le Pen, se han posicionado del lado de la víctima. El conservador François Fillon aseguró que “si hay faltas, deben ser sancionadas” y el liberal Macron evocaba la “fuerza ilegítima del Estado”, mientras que el socialista Benoît Hamon condenó sin ambajes unos “actos inadmisibles” y el líder de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, exigió la “expulsión de torturadores de la policía”.

El presidente François Hollande visitó el martes por sorpresa al chico convaleciente en el hospital y le prometió que se haría justicia. Pero ese gesto voluntarista contrasta con la ausencia de medidas tomadas durante sus cinco años de mandato, pese a que durante la campaña de 2012 el entonces candidato se comprometió a luchar contra los controles policiales discriminatorios contra los jóvenes árabes y negros.

Tras el episodio ocurrido en Aulnay-Sous-Bois, los disturbios se han reproducido cada noche en esa localidad y otras del distrito 93, el departamento de Seine-Saint-Dennis, donde ya han sido detenidas más de una treintena de personas. Las imágenes de coches ardiendo y cócteles molotov lanzados contra la policía recordaban, si bien en una escala mucho menor, a los hechos acontecidos en 2005.

En aquella ocasión, el entonces presidente Nicolas Sarkozy denominó “gentuza” a los habitantes de la banlieue en su conjunto y prometió medidas contundentes.  Pero aunque el gobierno de Hollande no haya sido tan vehemente, su represiva política securitaria, escudada en la ya permanente amenaza terrorista, ha provocado el mismo sentimiento de ansiedad, miedo y rabia en estos barrios.

Como guinda en el contexto de tensión actual, la Asamblea Nacional francesa aprobó el miércoles un proyecto de ley de seguridad pública que aumenta las prerrogativas de los agentes a la hora de actuar en “legítima defensa” y endurece las penas por ofensa a la autoridad. La iniciativa legislativa responde a las protestas de la policía del pasado otoño, cuando los agentes se manifestaron durante varias jornadas por la inseguridad y falta de medios que, aseguraban, sufren los cuerpos de seguridad galos.

Marine Le Pen rentabilizó aquellas manifestaciones, y en esta ocasión ha sido la única que ha tomado partido por los agentes. “Considero inadmisible crucificar a policías antes siquiera de que haya empezado la investigación. Mi principio de base es apoyar a la policía y a los gendarmes”, dijo la líder del Frente Nacional.

Aunque el joven agredido llamó a la calma desde su cama en el hospital, la mecha de la indignación aún no se ha apagado. Los cuatro policías implicados se encuentran suspendidos de sus funciones y en libertad provisional con cargos —tres por violencia agravada y un cuarto por violación— pero la Fiscalía podría retirar esa acusación basándose en el supuesto carácter “accidental” de la penetración. Si esto ocurre, la sensación de impunidad policial podría espolear nuevas protestas.

Con el voto de izquierda en horas bajas tras una decepcionante legislatura de los socialistas y los escándalos acumulados por el candidato conservador François Fillon, no cabe duda de que un nuevo estallido de violencia en la banlieue sería inteligentemente aprovechado por Le Pen. La candidata del Frente Nacional, máxima baluarte del discurso identitario de la Francia blanca, no pasa por su mejor momento, pero pese a algunos reveses recientes (incluidas acusaciones idénticas a las que han derrumbado la popularidad de Fillon), se mantiene contra viento y marea en lo más alto de las encuestas electorales.

faldon_noticias

Más en lamarea.com

Read More