You are here

Sick, sick, sick: solo el ganador salvará su vida

Imagen de Sick, sick, sick, la campaña de Salud por derecho.

Con ustedes, Sick, sick, sick, lo último en talents shows. Un jurado, un presentador, un gran público y tres concursantes: Ana, 45 años. Tiene cáncer de mama. Sergio, 28 años. Enfermo de sida. Antonio, de 63 años. Tiene hepatitis C. Todos persiguen el mismo sueño: conseguir los medicamentos que salvarán su vida. Solo uno lo logrará. El vídeo de promoción comienza a fallar y una voz en off hace la siguiente pregunta: “¿Te parecería cruel que un concurso decidiera quién puede curarse y quién no? Esto ya está pasando. Y te puede pasar a ti. La salud no es un juego”.

Es la nueva campaña que ha lanzado Salud por Derecho para concienciar y dar a conocer los fallos del actual modelo de investigación y desarrollo de medicamentos. “Un modelo injusto e insostenible del que se habla poco en los medios de comunicación y desconocido por la opinión pública. Un modelo basado en proteger la propiedad intelectual por encima del derecho a la salud, opaco y secuestrado por los intereses privados de las grandes compañías farmacéuticas”, denuncia la fundación, que lleva años intentando hacer ver y corregir los precios abusivos que marca la industria.

Según los datos recopilados, una de cada tres personas no tiene acceso a los fármacos que necesita en todo el mundo; pagamos dos veces por los mismos medicamentos y lo hacemos a precios desorbitados en algunos de ellos, como el sofosvubir, clave en el tratamiento de la hepatitis C: 20.000 euros por un fármaco que cuesta 300 euros producirlo. El pasado abril, varias organizaciones internacionales presentaron una oposición a la patente europea de este medicamento.

“Los elevados precios de los medicamentos necesarios para la vida, como es el caso de los fármacos para la hepatitis C, el cáncer o el VIH, se deben al monopolio que tienen las empresas para comercializarlos en exclusiva. El monopolio mediante la protección de la propiedad intelectual con patentes es la base del sistema actual de innovación de medicamentos. Habría que promover iniciativas de investigación y desarrollo de medicamentos que no se basaran en las patentes y que aseguraran que los recursos públicos en investigación se invierten en las áreas de conocimientos y problemas de salud necesarios. Ahora es el mercado y los beneficios económicos los que marcan la pauta”, sostiene la directora de Salud por Derecho, Vanessa López, la única organización española, junto con Médicos del Mundo, que denunció la patente. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay entre 130 y 150 millones de personas con infección crónica por el virus que genera la enfermedad y aproximadamente 700.000 personas mueren cada año por problemas hepáticos relacionados con esta patología. 

Sobre el cáncer

La semana pasada, los delegados de la Asamblea Mundial de la Salud reclamaron a la OMS que promoviera el acceso de toda la población a medios asequibles de diagnóstico y tratamiento del cáncer, y que proporcionara a los países orientaciones técnicas para determinar y aplicar las intervenciones prioritarias para el control de la enfermedad. Alrededor del 70% de las defunciones por cáncer –la segunda causa de muerte a escala mundial– se registran en los países de ingresos bajos y medianos, y la tasa de mortalidad aumenta rápidamente en esos entornos, lo que impone una gran tensión a sus sistemas de salud, de por sí vulnerables.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

“Producir el fármaco para la hepatitis C cuesta 100 euros y Europa paga 50.000”

Varias organizaciones internacionales han presentado esta semana una oposición a la patente europea del sofosvubir, un fármaco clave en el tratamiento de la hepatitis C que se vende a unos precios desorbitados en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay entre 130 y 150 millones de personas con infección crónica por el virus que genera la enfermedad y aproximadamente 700.000 personas mueren cada año por problemas hepáticos relacionados con esta patología. La directora de la fundación Salud por Derecho, Vanessa López, explica los detalles sobre este medicamento y lo que supone para estos pacientes. Es la única organización española, junto con Médicos del Mundo, que ha denunciado la patente.

¿Qué es exactamente el sofosvubir?

Es el principio activo del fármaco Sovaldi que comercializa Gilead para la hepatitis C. Es muy importante para esta enfermedad porque tiene unas capacidades de curación muy muy elevadas y es, por tanto, uno de los medicamentos clave en su tratamiento.

¿Cuánto cuesta?

El precio varía según los países. En EEUU cuesta 84.000 dólares; en Europa, una media de 50.000 euros. En España no conocemos el precio real porque cada hospital paga un precio, pero algunos datos del Gobierno vasco hablan de que se podría estar pagando unos 13.000 euros y luego hay que combinarlo con otros fármacos.

¿Cuál es el coste real?

Eso es lo llamativo. Hay un estudio de la Universidad de Liverpool que dice que el coste de este fármaco es de unos 100 euros por tratamiento.

¿Por qué se oponen a la patente?

Porque consideramos que no hay una actividad inventiva. Somos 30 organizaciones las que nos hemos opuesto, de 17 países europeos. El proceso sigue la estela del que inició Médicos del Mundo en 2015 contra otra patente del sofosvubir. La Oficina Europea de Patentes le obligó a introducir enmiendas en la solicitud.

En otros países sí fue revocada. 

Sí, en Ucrania y en China y se ha presentado también recursos de oposición que esperan ser resueltos en India, Brasil, Rusia, Tailandia y Argentina.

¿Por qué los gobiernos no denuncian a estas empresas cuando son los que tienen que defender la salud pública de sus ciudadanos?

Los gobiernos tienen bastantes herramientas para poder asegurar el acceso a medicamentos asequibles, pero lamentablemente no siempre las usan fundamentalmente porque el lobby de la industria farmacéutica es muy poderoso y la mayoría de las políticas públicas relacionadas con la investigación y la política farmacéutica les beneficia por entero a ellos. Los gobiernos tienen que utilizar las medidas para hacer valer el acceso a los medicamentos, que es un derecho humano, y legislar de acuerdo al interés público.

¿Qué supondría que la Oficina Europea de Patentes les diera la razón?

Si se resuelve con éxito, la oposición podría acelerar la entrada de medicamentos genéricos en Europa, además de generar argumentos legales para ayudar a los Estados a empoderarse en las negociaciones con Gilead.

¿Con alguna regulación específica?

Los elevados precios de los medicamentos necesarios para la vida, como es el caso de los fármacos para la hepatitis C, el cáncer o el VIH, se deben al monopolio que tienen las empresas para comercializarlos en exclusiva. El monopolio mediante la protección de la propiedad intelectual con patentes es la base del sistema actual de innovación de medicamentos. Habría que promover iniciativas de investigación y desarrollo de medicamentos que no se basaran en las patentes y que aseguraran que los recursos públicos en investigación se invierten en las áreas de conocimientos y problemas de salud necesarios. Ahora es el mercado y los beneficios económicos los que marcan la pauta.

Más en lamarea.com

Read More