You are here

Criminalización del bien

Un grupo de refugiados sirios llega a la isla griega de Lesbos. ACNUR/A.McConnell

La investigadora, periodista y miembro de la ONG Caminando Fronteras Helena Maleno tendrá que comparecer ante un tribunal marroquí acusada de un delito de “tráfico de personas” y por “impulsar la inmigración clandestina”. Como ella misma denuncia, el proceso parte de una investigación iniciada por el Gobierno español en 2012.

Helena Maleno se dedica a alertar a Salvamento Marítimo cada vez que sabe de una patera en aguas del Estrecho. Alerta, además, públicamente sobre las condiciones en las que viajan los refugiados, sobre los peligros que corren y no pocas veces sobre la forma en la que mueren. Especialista en delitos de trata y derechos humano, Maleno se ha convertido en un referente internacional sobre este asunto.

La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, en su artículo 98, Deber de prestar auxilio, afirma:

1. Todo Estado exigirá al capitán de un buque que enarbole su pabellón que, siempre que pueda hacerlo sin grave peligro para el buque, su tripulación o sus pasajeros:

a) Preste auxilio a toda persona que se encuentre en peligro de desaparecer en el mar;

b) Se dirija a toda la velocidad posible a prestar auxilio a las personas que estén en peligro, en cuanto sepa que necesitan socorro y siempre que tenga una posibilidad razonable de hacerlo;

c) Caso de abordaje, preste auxilio al otro buque, a su tripulación y a sus pasajeros y, cuando sea posible, comunique al otro buque el nombre del suyo, su puerto de registro y el puerto más próximo en que hará escala.

2. Todo Estado ribereño fomentará la creación, el funcionamiento y el mantenimiento de un servicio de búsqueda y salvamento adecuado y eficaz para garantizar la seguridad marítima y aérea y, cuando las circunstancias lo exijan, cooperará para ello con los Estados vecinos mediante acuerdos mutuos regionales.

Los derechos y la integridad de migrantes, víctimas y familiares se han convertido en el trabajo de Helena Maleno, por lo que acusarla de “tráfico de personas” podría parecer una idiotez si no respondiera a una actuación continuada y minuciosa de las autoridades españolas para criminalizar cualquier acción humanitaria y de socorro, así como cualquier denuncia referente a la exclusión, la pobreza o los derechos de las personas.

Zoido

El pasado 21 de noviembre, el ministro de Interior de España, Juan Ignacio Zoido, defendió públicamente la reclusión de un grupo de inmigrantes en el nuevo Centro Penitenciario de Archidona (Málaga). Más allá de que encarcelar a los inmigrantes es ya en sí mismo una declaración de criminalidad, el ministro afirmó que en dicha cárcel “están igual que en los CIE”. O sea, que por fin alguien del Gobierno de España admitía que los llamados Centros de Internamiento de Extranjeros son, en realidad, centros penitenciarios encubiertos.

Solo cuatro meses antes, el pasado 18 de julio, el propio Zoido, en comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, afirmó: “No es nuestra responsabilidad que los inmigrantes decidan huir”. Dejando de lado que sí lo es, cabría recordarle la anteriormente citada Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Según esta, también es nuestra responsabilidad prestarles salvamento y ayuda.

Montoro y las mofas del PP

La criminalización del bien, del socorro y de la atención a los desfavorecidos llevada a cabo por el Gobierno viene de lejos. Cabe recordar, como ejemplo sangrante, las declaraciones de Cristóbal Montoro el 28 de marzo de 2014. Tuvo a bien el ministro de Hacienda considerar que los informes de Cáritas sobre la pobreza en España “no se corresponden con la realidad”. De paso, recomendó a dicha organización cristiana, y por derivación a las ONG contra la pobreza, que no “provoquen” debates en referencia a estos temas. Debates que, en su opinión, son “puramente estadísticos” y “mezclan conceptos”.

Corrían los años más duros de “la crisis” y, solo siete meses después, la pobreza denunciada por las ONG iba a provocar las risas de los diputados del Partido Popular en el Congreso. Sucedió tras las palabras del socialista Pedro Sánchez. El líder del PSOE hizo referencia de nuevo a unas cifras publicadas por Cáritas en las que se denunciaba que los niños españoles eran los más pobres de Europa, una pobreza infantil solo superada por Rumanía. En aquel momento, desde la bancada popular se alzó un “ooooh” general y numerosos gestos de mofa. 

Representantes y coparticipación

Organizaciones humanitarias de todo el Mediterráneo llevan años denunciando algo que denominan “Delito de solidaridad”, que consiste en la criminalización de sus actividades por parte de los distintos gobiernos, entre los que destaca el español.

Las acciones de los gobiernos, sus consideraciones políticas y sus sentencias en los medios de comunicación generan opinión pública. Pero más allá, se trata de representantes de los ciudadanos, lo que significa que actúan en nuestro nombre. En este sentido, su construcción del “bien” como algo mal visto cunde entre la población, pero además la convierte en copartícipe en tanto en cuanto la representa. O sea, la convierte en miserable.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Helena Maleno: “Lo más doloroso es la normalización de la pérdida del derecho a la vida”

“Yo estoy tranquila, confío en el tribunal marroquí, sé que está haciendo su trabajo como tribunal de investigación. Acudiré a la declaración y contaré quién soy, cuál es mi labor como defensora, y que mi empeño es siempre la salvaguarda del derecho a la vida de las personas”. Helena Maleno, defensora de los derechos humanos, acudirá este martes a declarar en el marco de una investigación penal sobre “tráfico de seres humanos” acusada por el Estado español, según ha denunciado la activista de Caminando Fronteras. Decenas de organizaciones han apoyado un manifiesto en su apoyo: “[Es] un proceso judicial claramente destinado a criminalizar el trabajo que desarrolla Helena Maleno desde hace años como defensora de derechos humanos”. Ella es una de las voces de nuestro especial sobre DDHH.

¿Por qué se incumplen los derechos humanos?

Porque el discurso de los derechos humanos ha sido un discurso colonial: derechos humanos hechos para unos determinados grupos de personas y no para todos los seres humanos. Este discurso lo que hace es dar valor a esos Estados-nación coloniales y dar una serie de derechos a los que están dentro del marco de esos Estados-nación, pero no a todos ni a todas. Los DDHH nunca han sido para todos los seres humanos. Y por eso hemos normalizado que se puedan violar sistemáticamente.

¿Por qué no ocurre nada cuando los Estados violan los DDHH?

Vemos cómo el discurso de los DDHH es muy débil, por ejemplo, cuando el derecho de la defensa del territorio en esos Estados-nación está siempre por encima de los derechos de las personas. Por eso en nuestro imaginario ese derecho del territorio está por encima del derecho de las personas y por eso pueden morir personas en la frontera y por eso existe un discurso que justifica esas muertes en las fronteras. Cuando estás dentro de esos márgenes, disfrutas de ciertos derechos. Porque al final los derechos humanos son una escala de privilegios. Los más privilegiados disfrutan de más derechos y los menos privilegiados, de menos.

¿Hemos retrocedido mucho?

El otro día escuchaba a la periodista que habla sobre la doctrina del shock [Naomi Klein]. Evidentemente, estamos retrocediendo en todos los derechos humanos, si alguna vez estuvimos avanzados. En los Estados privilegiados, en los Estados europeos, en los EEUU… estamos disminuyendo en derechos conforme aumenta el poder y la concentración económica. Es esa doctrina del shock que te permite reducir en derechos, que te permite dar golpes de Estado, que permite que la economía controle como ya controla y que te permite hacer lo que se califica como expulsiones. Al final, el Estado-nación es solo una construcción que nos venden a través de discursos diferentes, como el de los DDHH. Y al final hay muchas personas que están expulsadas de ese marco por las grandes concentraciones de la riqueza.

¿Qué relación hay entre paraísos fiscales y el incumplimiento de DDHH?

Quienes gestionan el mundo son estas grandes ciudades financieras, los paraísos fiscales. Dentro de las industrias están las industrias criminales, que trabajan codo a codo y funcionan codo a codo con el resto de industrias que permiten la concentración de la riqueza y que no sabemos dónde están, donde limpian y blanquean su dinero. El 1,8% del PIB mundial pertenece a esas industrias criminales, entre ellas la industria de la esclavitud. Hay una esclavitud en el mundo que podemos ver a través de la trata de seres humanos, de la explotación laboral, de la mendicidad, del tráfico de órganos… El sistema necesita esclavos y esclavas. Es el sistema financiero quien decide cómo aplica esas doctrinas del shock, cómo expulsa y a quién expulsa del sistema para que se permita mayor concentración de la riqueza.

¿Qué papel están jugando las políticas de austeridad y recortes en la reducción de derechos humanos en España?

Aquí está la política de austeridad y recortes, que está enfocada a permitir que las industrias y las industrias criminales pervivan y se alimenten de ella. Siempre hemos visto, Estados coloniales como somos, que era ese sur global colonizado el que estaba siendo expulsado de los márgenes de esos DDHH. Pero con estas políticas de austeridad y recortes estamos también dentro de ese proceso de expulsión quienes nos sentíamos en situación de privilegio respecto a los DDHH. Lo vemos al sur global, todos esos desplazamientos, todas esas personas que se mueven son expulsadas, pero lo estamos viendo también en el norte global, esas personas que se están viendo afectadas por ejemplo con los desahucios o la gente que está en estado de pobreza en el Estado español, dos millones de niños y niñas, recordemos.

¿Qué es lo más doloroso desde su experiencia?

Lo más doloroso es la normalización de la pérdida del derecho a la vida, que haya discursos que en defensa del territorio te justifiquen que haya personas que han perdido su derecho a la vida, que haya asesinatos y que haya una guerra como la guerra de las fronteras en las que hay personas que están armadas y otras que no tienen cómo defenderse. Ese ataque al derecho a la vida, que es diario y está normalizado y está justificado por una parte importante de la sociedad europea, es lo más doloroso. Y dentro de ese marco entra cómo se construye con un racismo institucional. El terrorismo machista también hace que las mujeres valgan mucho menos dentro de esas violaciones de DDHH. Sin duda, lo más doloroso es el día a día, ese día a día en el que ves cómo no existen esos derechos, cómo la gente va muriendo y los que ven que mueren no solo no hacen nada por impedirlo sino que normalizan que se estén muriendo.

¿Por qué se puede legislar contra los DDHH, como está ocurriendo?

El Estado-nación siempre decepciona, es colonial, está construido por los intereses económicos internacionales y va a traicionar los DDHH. En cuanto necesite expulsarnos, nos va a expulsar. Por eso puede crear leyes mordaza, por eso puede justificar asesinatos en la frontera, por eso puede justificar que los derechos del territorio estén por encima siempre. Además, al Estado-nación le sirve la bandera para que todos esos expulsados y expulsadas del sistema no se sientan tan expulsados y expulsadas de ese sistema, de esa Unión Europea que se construye con el odio y el enfrentamiento a un tercero, que es el que está esperando a las puertas de la fortaleza europea.

¿Hacia dónde nos encaminamos?

Hay que reflexionar sobre hacia dónde vamos, cuáles son los marcos de los DDHH. Tenemos que ir hacia otros caminos, otros mandatos, otras resistencias. Y eso no son teorías, ni utopías, es el día a día de las poblaciones, de los pueblos del sur global, pero también de la Unión Europea. No quiero ser pesimista, pero sí creo que vamos hacia un mundo donde las industrias criminales, depredadoras, extractivas… son las que cada vez más gestionan el poder. Nosotros y nosotras tenemos que crear nuestras resistencias a partir de ahí. Hay que reformular el enfoque de lo que son los DDHH y de cómo nos afectan.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Caminando Fronteras denuncia amenazas a activistas de los derechos de las personas migrantes

El colectivo Caminando Fronteras, dedicado a proteger los derechos de las personas migrantes, denuncia la desprotección que padecen desde hace años los activistas en la Frontera Sur, y detalla las amenazas que ha sufrido una de sus integrantes, Helena Maleno.

A continuación, reproducimos su comunicado.

Tánger a 17 de agosto de 2017
Desde Caminando Fronteras queremos denunciar los hechos que vienen marcando nuestra actividad profesional desde hace años y que se han agravado en las últimas semanas; denotando la situación de amenaza y desprotección que sufren las personas defensoras de Derechos Humanos en la Frontera Sur española.

Desgraciadamente estas situaciones de violencia forman parte de la vida cotidiana de las personas migrantes en la frontera, dándose una situación de excepción democrática tal que incluso el hecho de hablar de Derechos Humanos en estos espacios de ‘no derecho’ es sentido por los Estados como una amenaza a sus intereses. Esto es precisamente lo que ha sucedido en las últimas semanas cuando una persona integrante de nuestro colectivo, en concreto nuestra compañera Helena Maleno Garzón, ha visto amenazada su seguridad y su integridad física y moral a raíz de unas declaraciones que realizó en televisión en las que afirmaba que “la lesión de un policía en la frontera de Ceuta no fue provocada por la violencia de las personas migrantes, sino que el policía se lesionó al recibir a patadas a migrantes que estaban en territorio del Estado español”.

A partir de estas declaraciones se orquestó una campaña en Twitter, donde se señalaba y criminalizaba ante la policía a nuestra compañera, intentando por enésima vez coartar su actividad política. Nuestra compañera Helena no se achantó ante las amenazas y posteriormente concedió una entrevista a la plataforma ‘Es Racismo’ (vinculado a SOS Racismo Madrid) donde explicaba la construcción del racismo institucional en la Frontera Sur española. Esto hizo que la campaña de amenazas en Twitter se recrudeciese con perfiles que amenazaban a la compañera, especialmente a través de su condición de mujer activista, instando incluso a la violación sexual como una forma de acallarla a la vez que se hacían referencias a su vida personal. Las amenazas por Twitter han ido más allá derivando en llamadas telefónicas a su móvil personal donde se repetían constantemente los mismos insultos que se leían en las redes sociales.

Pero el cúlmen sucedió ayer, cuando el Sindicato Unificado de Polícia (SUP) se unió a la cadena de ‘tuits’ que la amenazaban. Aunque los ‘tuits’ escritos desde el perfil oficial del sindicato eran ‘correctos’ en su forma, entendemos que el espacio (es decir, una cadena de mensajes donde se insta al odio, al racismo y la violencia contra personas migrantes y mujeres) no era el lugar para que una organización de funcionarios del Estado sindicados se posicionase. Es más, el SUP prefirió obviar los posteriores mensajes que amenazaban directamente a nuestra compañera y otros activistas así como a las personas migrantes. Seguidamente Helena recibió una amenaza de muerte por mensaje privado acompañada de una fotografía de una pistola y una bala en la que se podía leer: “Le sugiero el silencio o va a morir. Está incomodando a las autoridades”.

Ante tal situación Helena Maleno Garzón ha presentado una denuncia haciendo una recopilación de todas las amenazas que por diferentes vías instan a acabar con su labor de denuncia de la vulneración de derechos y que ponen en peligro su propia vida. Pero no es suficiente. Criminalizar y presionar a las personas defensoras de los Derechos Humanos, especialmente en la Frontera Sur española, es una vieja práctica política que compañeros como Moha Gerehou de SOS RACISMO, las compañeras de HARRAGA (María Antúnez, Rosa García, Nora Driss y Sara Olcina), o José Palazón de PRODEIN, también han padecido entre otras.

Por ello nos vemos obligadas a denunciar estos hechos más allá de la vía judicial interpelando a la sociedad civil y a las instituciones democráticas españolas a #DefenderAQuienDefiende. Porque oculto bajo el discurso de la protección del territorio las personas migrantes son sistemáticamente violentadas, violadas e incluso asesinadas y el racismo del control fronterizo es una práctica cotidiana con numerosas víctimas.
Adhesiones:
1. ADESGUIM (Guinea Conakry/ Marruecos)
2. Alianza por la Solidaridad (España)
3. Alternativa antimilitarista MOC València (España)
4. Amycos (España)
5. Andalucía Acoge (España)
6. Asociación Arrímense (España)
7. Asociación Pro Derechos Humanos Andalucía (España)
8. Asociación Apoyo (España)
9. Assemblea de Migrants i Refugiats 2 de Abril (España)
10. Association Alkhaima (Marruecos)
11. Associazione de promozione sociale ‘Todo Cambia’ (Italia)
12. Asociación sin Papeles de Madrid
13. Campaña CIEsNO y Fin de las Deportaciones (España)
14. Caminando Fronteras (Marruecos/ España)
15. Canarias Libre de CIE (España)
16. Caravana Abriendo Fronteras (España)
17. Caravana Frontera Sur de Nafarroa (España)
18.CaravanoMigranti (Italia)
19. Casa de ma dona (España)
20. CEDSALA (España)
21. Centro de Derechos Humanos Fray Matias de Cordoba (México)
22. CiesNo Valencia (España)
23. Coalición Internacional Sin Papeles
24. Colectivo Hourria (España)
25. Comission For European Filipinian Workers (Europa)
26. Conseil des Migrants Subsahariens au Maroc (Marruecos)
27. Coordinadora de Barrios (España)
28. Coordinadora de prevención y denuncia de la Tortura (España)
29. Entrepueblos/ Entrepobles/ Entrepobos/ Herriarte (España)
30. Espacio del Inmigrante (España)
31. France Amérique Latine (Francia)
32. Federación SOS Racismo (España)
33. Fotomovimiento (España)
34. H.I.J.O.S Barcelona (España)
35. HOAC Valencia (España)
36. Inmigrapenal (España)
37. Institucional-RAIN (España)
38. Joves Avançant (España)
39. Jóvenes en Pie (España)
40. Juventud Morada (España)
41. La Terre Pour Tout (Túnez)
42. Marx21 (España)
43. Mesa de Solidaritat amb els immigrants (España)
44. Metromuster (España)
45. Noves Vies (España)
46. Obrim Fronteres (España)
47. Platform of Filipino Migrants Organisations in Europe (Europa)
48. Red Interlavapiés (Madrid)
49. Red Solidària de Acogida (España)
50. Rereguarda (España)
51. San Carlos Borromeo (España)
52. Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes (España)
53. SERCADE
54. Servicio Jesuíta Migrante (España)
55. SOS Racismo Nafarroa (España)
56. SOS Racismo Madrid (España)
57.Tanquem els CIE (España)
58. Transnational Migrant Platform Europe (Europa)
59.Territorio Doméstico
60. ProDeIn (España)
61. Unitat contra el Feixismo i el Racisme (España)
62. València Acull/València Acoge (España)
63. Veritá e Giustizia per i Nuovi Desaparecidos (Italia)

Más en lamarea.com

Read More