You are here

Multa de 600 euros a un activista LGTBI por perturbar la marcha del bus de Hazte Oír

El activista LGTBI Fran Pardo. Foto: MIQUEL RAMOS

VALÈNCIA // El Grupo III de la Unidad de Intervención Policial de la Policía Nacional propone una sanción de 601 euros a Fran Pardo por “perturbar con insultos y amenazas” los actos de promoción del autobús con lemas contra la transexualidad de la organización ultracatólica Hazte Oír. La campaña se presentó en València el pasado 31 de marzo tras varios días de polémicas y accidentadas apariciones en otras ciudades del Estado.

Pardo, joven activista LGTBI valenciano, acudió a una gasolinera de la población valenciana de Quart de Poblet donde el autobús repostaba y su presidente, Ignacio Arsuaga, realizaba una rueda de prensa. Durante el acto, “tan solo les dije que ellos no eran nadie para decidir sobre la vida de las personas”, declara el activista.

Una hora más tarde, el autobús aparcó ante la plaza del Ayuntamiento de València. Sus promotores pretendían hacer llegar una carta al alcalde de la ciudad, Joan Ribó, pero se encontraron con el desplante de varios concejales que salieron a las puertas del consistorio a mostrarles su rechazo.

Durante la protesta, Pardo portaba una bandera con el símbolo antifascista y los colores del arco iris. El joven se situó justo tras Arsuaga mientras este hacía declaraciones a la prensa y se dirigía a las Cortes Valencianas para entregar sus propuestas a los distintos grupos políticos. Allí también fue recibido con carteles contra la homofobia y con el rechazo de varios representantes políticos, además de los gritos de protesta de varios viandantes y otros activistas. Pardo admite que siguió e increpó, junto con otra gente, a los miembros de Hazte Oír desde el Ayuntamiento hasta las Cortes Valencianas, tal y como muestra el vídeo del periódico Levante-EMV.

La policía lo identificó junto a otros activistas que seguían a la comitiva ultraderechista. Este jueves ha recibido una notificación donde figura como denunciante el Grupo III de la Unidad de Intervención Policial de la Policía Nacional y en la que pide que se imponga una sanción de 601 euro bajo la Ley de Protección Ciudadana (ley Orgánica 4/2015), conocida como Ley Mordaza, por “perturbar con insultos y amenazas” la rueda de prensa de Hazte Oír “sin parar de hacerlo” hasta que llegaron a las Cortes.

Según la notificación de la Policía, se trata de una supuesta infracción grave tipificada en el artículo 36.03 de dicha ley. Este artículo contempla la sanción grave por “causar desórdenes en las vías, espacios o establecimientos públicos, u obstaculizar la vía pública con mobiliario urbano, vehículos, contenedores, neumáticos u otros objetos, cuando en ambos casos se ocasione una alteración grave de la seguridad ciudadana.”

Este medio se ha puesto en contacto con la Policía para recabar más información sobre la notificación, pero no han hecho declaraciones al respecto.

Denuncia sin respuesta

Pardo lleva meses esperando otrra notificación de la Policía, y no precisamente para sancionarle por protestar contra la transfobia. En 2014 puso una denuncia en la Fiscalía de delitos de odio y discriminación de València por las amenazas que venía recibiendo desde hacía tiempo por las redes sociales por su condición sexual: “Vamos a por ti maricón de mierda. Te vamos a meter los bates por el culo, que es lo que te gusta. Heil Hitler!”, “A puñetazos, que pegarle tiros no tiene emoción” o “a lo Palomino style” (en referencia al joven antifascista asesinado de una puñalada por un neonazi en Madrid el año 2007).

Estas y más de 50 capturas de pantalla acreditan las constantes amenazas que recibe este joven activista, que a pesar de haberlas denunciado, siguen hoy impunes. “Fui a la Fiscalía dos años después de poner la denuncia para ver qué estaba pasando, y me dijeron que necesitaban más datos… las fechas exactas de los tweets y si esos usuarios seguían activos.. Lo comprobé allí mismo con mi teléfono. No habían hecho nada. Hoy, todavía sigo esperando”.

Pardo, además, fue víctima de una agresión neonazi el 9 de octubre de 2016 tras finalizar la tradicional manifestación de la izquierda valencianista que se celebra cada año en esta fecha. Un grupo de unas diez personas rodeó y golpeó salvajemente a Fran y a su pareja. Ambos presentaron denuncia e informaron de la presencia de cámaras en la zona que apuntaban directamente al lugar de los hechos, el Pont del Reial, en pleno centro de la ciudad. Aportaron incluso un tweet de un usuario de extrema derecha que reivindicaba la acción. Tampoco a día de hoy se sabe nada de esta denuncia. Hoy debe pagar una multa de 601€ por protestar contra el odio.

Más en lamarea.com

Read More

La Policía saca el autobús de Hazte Oír de Sevilla

Tal como entró salió, aunque con desperfectos. Un grupo de manifestantes ha inmovilizado en Sevilla el autobús de Hazte Oír frente a las puertas del Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, que tuvo que abandonar la ciudad escoltados por la Policía.

La organización había elegido la ciudad andaluza, cuyo Ayuntamiento aprobó recientemente una declaración institucional contra el autobús tránsfobo, para presentar su nuevo lema: “Respeto para todos. No al bullying”. El propio alcalde, el socialista Juan Espadas, ya había avisado que no eran bienvenidos y pidió a la ciudadanía no caer en la provocación de esta organización: “Esta ciudad no tiene ni ganas ni tiempo”.

Con gritos de “libertad sexual”, “sin nuestros impuestos no sois nadie”, “nos gustan las peras, nos gustan las manzanas”, banderas multicolor y pancartas en las que se podían leer entre otros lemas “La transfobia también mata”, los concentrados impidieron que el autobús avanzara. Uno de ellos impactó la cadena de una bici en la luna del vehículo, que también fue atacado con huevos y pintadas. Uno de los miembros de la organización ha denunciado que le han golpeado con una bicicleta en la espalda cuando estaba subiendo al vehículo.

El presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, había convocado a los medios poco antes junto a una gasolinera del Aljarafe sevillano, donde desveló el lugar hacia donde se dirigía el autobús. Allí explicó que habían cambiado el mensaje para evitar ofender a cualquier persona.

Tras abandonar la ciudad en dirección Mérida, Arsuaga denunció en un vídeo la violencia con la que fueron recibidos y a quienes, según él, la provocan: los políticos. “Ellos nos han puesto en el punto de mira, y luego otros han ejecutado. Las dictaduras empiezan así. Los políticos señalan y los violentos actúan”.

Tampoco pudieron entregar el material que tenían previsto: libros sobre el “adoctrinamiento sexual” y firmas en el Ayuntamiento y en la Junta para pedir respeto: “A los que comparten la ideología de género y los que estamos en contra”. “Cómeme el coño, Arsuaga”, gritó un concentrado.

Más en lamarea.com

Read More

Arcópoli denuncia a Hazte Oír por el autobús tránsfobo

Bus Hazte Oír I La Marea

La asociación Arcópoli ha denunciado este martes en la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid al colectivo ultra Hazte Oír por “una vulneración de la ley LGTB por el bus tránsfobo” que, desde hace unas horas, recorre las calles de la capital madrileña. En el autobús, forrado de color naranja, se lee el mensaje: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”.

Este “mensaje negacionista contra un sector de la población que existe”, como son las personas transexuales y transgénero, sostiene el gabinete jurídico de Arcópoli, implica “invisibilizar su realidad y negar su identidad”. La asociación incide en que este hecho “puede provocar aislamiento, estigmatización y malestar en especial a niñas, niños y adolescentes trans, que ya sufren a menudo acoso escolar tránsfobo y esta campaña es otra muestra más de rechazo de una parte de la sociedad a su dignidad”.

Arcópoli recuerda que el mensaje atenta contra la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, el artículo 10 de la Constitución Española y contra Ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por razón de Orientación e Identidad Sexual en la Comunidad de Madrid.

En ese sentido, la presidenta del Gobierno madrileño, Cristina Cifuentes, también se ha manifestado en contra de una iniciativa que considera “impresentable”. Cifuentes ha avanzado que ya ha puesto el caso en conocimiento de la Abogacía General de la Comunidad de Madrid “para que estudie si al amparo de la Ley se puede realizar algún tipo de actuación”. “También lo transmitiré a la Delegación del Gobierno para que la Fiscalía estudie si es constitutivo de delito”, ha añadido.

“La campaña más atrevida de Hazte Oír: explicando biología, contra la #DictaduraDeGénero”, defiende Ignacio Arsuaga, presidente de esta asociación ultracatólica. Su objetivo es que el autobús recorra próximamente otras ciudades españolas como Valencia, Pamplona o Barcelona.

Más en lamarea.com

Read More