You are here

Alfonso Armada Out

Alfonso Armada ya no es periodista asalariado. Su diario de las dos últimas décadas lo ha echado como si fuera un mueble inservible. Al menos han tenido la gentileza de tratarle económicamente sin acritud. Es la segunda vez que a Alfonso Armada le abre…

Read More

PP, PSOE y Ciudadanos rechazan vetar la venta de armas a Arabia Saudí

En el centro, el rey Felipe VI junto a Salman Bin Abdulaziz Al-Saud, rey de Arabia Saudí. FOTO: CASA REAL.

España seguirá vendiendo armamento a Arabia Saudí a pesar de las violaciones de derechos humanos y de la Convención de Ginebra en Yemen gracias a los votos en contra del Partido Popular, el Partido Socialista Obrero Español y Ciudadanos durante la sesión de la Comisión de Defensa del Congreso celebrada este martes. Unidos Podemos, PDCat y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) votaron a favor del veto a la exportación de armas a Arabia Saudí y también a Iraq, mientras que el PNV se abstuvo.

Actualmente España es el tercer mayor proveedor de material militar al régimen saudí, por detrás de Estados Unidos y Reino Unido, con unas exportaciones de armas que superaron los 1.360 millones de euros entre 2013 y 2016, es decir, 26 veces más que en el trienio anterior (2009-2012).

En 2016 las organizaciones Oxfam Intermón, FundiPau, Aministía Internacional y Greenpace pidieron por carta al Gobierno que vetara la venta de armas españolas a Arabia Saudí después de comprobar que estaban siendo utilizadas para atacar objetivos civiles en Yemen y violar varias ‘leyes de la guerra’ recogidas en la Convención de Ginebra, contribuyendo así a la grave crisis humanitaria que vive ese país. Además, alertan de las violaciones a los derechos humanos de la petromonarquía saudí contra sus propios ciudadanos. Arabia Saudí es, junto a Qatar, uno de los países más relevantes en la difusión del wahabismo, la corriente del islam fundamentalista que nutre el ideario de los combatientes de DAESH.

Entre los principales contratos armamentísticos de España con Arabia Saudí está la fabricación de cinco corbetas en los astilleros de Navantia en Cádiz, con el beneplácito del consistorio gaditano de Podemos. Oxfam Intermón advirtió de que el ejército saudí planea emplear estos buques militares para asediar y bloquear la entrada de víveres al puerto de Saná, capital de Yemen, una acción prohibida por los tratados internacionales por su devastador efecto sobre la población civil.

En la votación de este martes la Comisión de Defensa aprobó dos propuestas para prohibir la venta de armas a países que violen los derechos humanos (una medida ya contemplada en tratados firmados por España) y para mejorar el seguimiento parlamentario de la venta de armas a otros países una vez realizada la entrega del material bélico. No obstante, la negativa del PP, PSOE (preside la Comisión) y Ciudadanos para poner fin a la exportación de armas a la monarquía saudí llega apenas 10 días después de que Civio revelara que en septiembre de 2016, los gobiernos de España y Arabia Saudí firmaron un acuerdo sobre protección mutua de información clasificada en el ámbito de la defensa, un secretismo que varias organizaciones denunciaron por última vez en mayo de este año. Este pacto entró en vigor en agosto y tendrá una duración de cinco años.

España fue uno de los primeros países en ratificar en 2014, con Pedro Morenés al frente del Ministerio de Defensa, el nuevo Tratado Internacional de Comercio de Armas, que prohíbe vender material bélico a gobiernos que cometen atrocidades y violan de manera sistemática los derechos humanos y la legislación internacional. Actualmente España es el sexto mayor exportador de armamento a nivel mundial y es uno de los principales proveedores militares de Egipto, Turquía, Bahréin, Israel, Brasil y Colombia, con gobiernos acusados de emplear armamento de guerra contra la población civil. A pesar de los votos en contra de PP y Ciudadanos, la Comisión de Defensa aprobó este martes pedir al gobierno más detalles sobre las armas exportadas a estos países.

Más en lamarea.com

Read More

‘La escala’: maquillar el recuerdo de la guerra

¿Qué razones impulsan a dos chicas a ir a la guerra? Pues las mismas o parecidas a las de los chicos.”Tenía 19 años, no tenía curro y no sabía qué hacer. Me alisté por el dinero y por la libertad que da. Y, como suele decirse, por ver mundo”, dice una de las protagonistas de La escala, un drama dirigido por dos mujeres, las hermanas Delphine y Muriel Coulin.

La escala, que se estrena este viernes, cuenta la historia de un destacamento de soldados franceses que regresa de Afganistán pero que hace una parada de “descompresión” en Chipre antes de volver con la familia. Para liberar el estrés acumulado se alojan en un resort de cinco estrellas y son sometidos a exploración psicológica: un programa de realidad virtual simulará los dramas que vivieron durante los combates.

Esta perversa terapia existe realmente. Sirve para que la pantalla maquille el recuerdo de la violencia de la que han sido testigos, transformándola en algo parecido a un videojuego o una película. Para las mujeres soldado el trauma de la guerra no será su único problema. Rodeadas de testosterona a flor de piel, verán que no están a salvo ni siquiera lejos de los talibanes.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

‘La escala’: maquillar el recuerdo de la guerra

¿Qué razones impulsan a dos chicas a ir a la guerra? Pues las mismas o parecidas a las de los chicos.”Tenía 19 años, no tenía curro y no sabía qué hacer. Me alisté por el dinero y por la libertad que da. Y, como suele decirse, por ver mundo”, dice una de las protagonistas de La escala, un drama dirigido por dos mujeres, las hermanas Delphine y Muriel Coulin.

La escala, que se estrena este viernes, cuenta la historia de un destacamento de soldados franceses que regresa de Afganistán pero que hace una parada de “descompresión” en Chipre antes de volver con la familia. Para liberar el estrés acumulado se alojan en un resort de cinco estrellas y son sometidos a exploración psicológica: un programa de realidad virtual simulará los dramas que vivieron durante los combates.

Esta perversa terapia existe realmente. Sirve para que la pantalla maquille el recuerdo de la violencia de la que han sido testigos, transformándola en algo parecido a un videojuego o una película. Para las mujeres soldado el trauma de la guerra no será su único problema. Rodeadas de testosterona a flor de piel, verán que no están a salvo ni siquiera lejos de los talibanes.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More