You are here

Antonio Maíllo: “Amamos con menos hipocresía, pero queda ‘plumofobia’”

Puedes leer todas las entrevistas sobre amor en #LaMarea50

OLIVIA CARBALLAR// Una canción de amor: Paraules d’amor, responde Antonio Maíllo. Un amor a primera vista: Lisboa. Un poema de amor: Si el hombre pudiera decir ama, de Luis Cernuda.

¿Qué es el amor para usted?

La fuerza que hace que esta vida fluya para bien. Es pasión, es risa en el recuerdo de alguien, es energía positiva en el día, y nos hace mejores. Hablar de amor es hablar también de familia, de amigos, de amistad, de amantes, de amados. Al fin y al cabo vienen de la misma raíz.

¿Qué o quién le inspira amor cada día? 

Una mirada cómplice que se entrecruza, una sonrisa de aliento o de afecto, una caricia o un abrazo, un beso. Quien me inspira lo sabe él muy bien.

¿Falta amor en la política?

El amor y la política son dos categorías diferenciadas. ¿Significa eso que no pueden mezclarse? Más bien al contrario: la fuente de la política es el amor, otra cosa es la fuente de la búsqueda del poder en que se ha convertido la política, pero esta, en su sentido más genuino y profundo, no es más que un acto de amor por la comunidad. En la política (nos) falta ternura.

¿Le falta química hoy a la izquierda para gobernar? 

Le falta contundencia discursiva e intelectual. Demasiado arrastre de políticas trileras. Y aclaración de qué es esa moza que llamamos izquierda.

¿La ideología es una forma de amor?

La ideología es amor convertido en un tratado: a veces lo interfiere, lo corrompe, lo destroza. Una suerte de escolástica que aleja al amor al que dice aspirar.

¿Qué nos queda del amor platónico?  

Espero que poco.

¿Cree que la visibilización LGTBI nos ha hecho amar mejor?

Hace amar de manera más realista, menos hipócrita. Normaliza una forma de amar, pulsa el grado de tolerancia social. Hemos avanzado pero queda: hay mucha plumofobia y otras sutiles formas de discriminación.

¿Por qué amamos?

Porque de lo contrario, esto no lo aguantaría nadie. Es una aspiración a una vida plena, y un acto de optimismo antropológico.

¿Por qué el amor aún no ha podido frenar las barbaries, el hambre, la guerra? 

La energía que destruye no es mayor pero es más eficaz. Pero el amor vencerá, como siempre.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Amor de clase

Imagen aérea de Fuenlabrada | La Marea

Cuando tenía tres años mi madre me disfrazó de payaso y me llevó a un concurso de disfraces de carnaval. Gané el primer premio y el regalo fue un libro sobre los orígenes del hombre. Mi primer libro. Uno de tapa dura y divulgación científica que me mostraba los australopitecus y que pintarrajeé primero, subrayé después y aún guardo con tremendo cariño. Mi biblioteca de un libro se encontraba en un piso de la periferia de la periferia madrileña que mis padres, obreros sin estudios que se mataron por sacarnos adelante, compraron firmando a mano letra a letra hasta llegar a las 500, y que se encontraba situado en un descampado fuenlabreño.

Pasaron los años, y el barro del barrio permanecía en la puerta del piso. Para poder comer y que las letras firmadas cayeran una a una, mi padre trabajaba 16 horas limpiando cabezas de cerdo y casi no le veíamos. Mientras, mi madre, obrera del hogar, trabajaba esas 16 horas intramuros. Mi siguiente libro fue un atlas, con el que me fotografiaba con el barrio de fondo cada vez que me ponían una Polaroid delante. No me explicaron el esfuerzo y sacrificio que les costaba cada libro de mi biblioteca. Me quejaba, no lo comprendía.

Llegaron los años 90. Aprendí a odiar mi barrio. La publicidad y la televisión me mostraban que podía tener muchas cosas. Que este sistema me daba la oportunidad de poseer todo lo que quisiera. Mis padres no me lo daban. Seguían trabajando 16 horas diarias y ni siquiera podía tener unas zapatillas diferentes a esas J’Hayber horrendas que no se rompían nunca. Ya no había descampado, el barrio había crecido y ahora era asfalto y acera gris. Quería salir de allí, de ese lugar que alimentaba la anomia y machacaba las ilusiones de toda una clase a la que todavía no sabía que pertenecía. Mi biblioteca había crecido, me compré algún libro más en la cuesta de los libreros gracias al esfuerzo de mis padres. Seguía sin darme cuenta.

Epifanía. Ya tenía edad para trabajar. Mi primer empleo sería de camarero en un bar. Doce horas de jornada después del instituto por 30.000 pesetas. ¡La de cosas que podría hacer con 30.000 pesetas! Iba a joder viva a la anomia y podría cumplir con lo que la publicidad me servía en bandeja. Mi madre fue conmigo antes de que firmara el contrato y me sacó de allí sin dejarme hacerlo explicándome con un lenguaje poco académico lo que es la dignidad y la servidumbre. Mi biblioteca había crecido y la mayor lección de clase me la dio, cómo no, mi familia.

Empecé a comprender. Dejé de exigir a mis padres lo que no podían dar. A valorar todo lo que me habían dado con un esfuerzo sobrehumano, esfuerzo obrero. Aquel barrio que odiaba era el que me conformaba. Y comencé a amarlo. Amar el frío, sucio y duro barrio que me había enseñado sin darme cuenta unos valores que, hasta entonces, no había comprendido. Ahora sí era consciente de mi clase. De mi origen.

Entendía las razones por las que no veía a mi padre hasta el domingo, y el motivo por el que mi madre había cocinado patatas con pimentón tantos días seguidos. Por fin, encontré sentido a la dureza de esas malditas zapatillas. La biblioteca ahora tiene más de mil volúmenes. Libros guardados en otro piso de la periferia de la periferia de Madrid. Abrazada de duros adoquines de acera gris. Asfalto del que aprendí; a amar, y a ser.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More