You are here

Organizaciones feministas impulsan una Red Estatal contra el Alquiler de Vientres

MADRID // Diversos colectivos feministas han presentado este lunes una Red Estatal contra el Alquiler de Vientres bajo el lema “Contra el mercado de cuerpos de mujeres para la explotación reproductiva”.

“Comenzamos a organizarnos para hacer frente a esta barbarie que avanza en contra de los derechos colectivos de las mujeres”, explican desde la plataforma, que pretende ser “un espacio que irá creciendo y que espera acoger a cuantas personas físicas, asociaciones y plataformas feministas, asociaciones de mujeres, organizaciones mixtas o colectivos LGTBI quieran unirse”.

Por el momento, son 46 las asociaciones que conforman la red, entre las que se encuentra el colectivo No Somos Vasijas, una plataforma que denuncia desde hace aproximadamente dos años la práctica de la gestación subrogada —tal y como la nombra la Organización Mundial de la Salud—.

Su primera acción está convocada para el 6 de mayo, coincidiendo con la Surrofair, el mayor evento en España de gestación subrogada al que acudirán numerosas clínicas, profesionales y empresas internacionales como Babygest o Building Families. Desde la Red anuncian que llevarán a cabo una concentración contra esta feria que, según explican, “choca con la legalidad vigente y con los derechos de la infancia”.

“Existe un lobby en España que pretende legalizar la industria que comercializa con las capacidades reproductivas de las mujeres”, afirman desde la Red. Y denuncian que detrás de Surrofair “hay mucho más que una feria”. “Existe todo un entramado de empresas médicas y farmacéuticas, hospitales e incluso agencias de viajes”, concluyen.

En España, la gestación subrogada es ilegal. La Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida declara nulo de pleno derecho el contrato por el que se concierta una gestación —con o sin compensación económica— a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna del hijo que concibe, a favor del que la contrata o incluso de un tercero. Esta normativa declara nulo también el contrato de gestación por sustitución y determina la filiación materna por el parto.

En otros países como India, Tailandia, Ucrania o EEUU esta práctica sí es legal y es a estos lugares donde acuden quienes no pueden hacerlo en España, donde sí se permite la inscripción en el registro civil de los menores, siempre que se haya llevado a cabo en un país que permita dicha técnica, así como que al menos uno de los progenitores sea español y tenga una orden judicial. Aunque no existen datos oficiales sobre el número de menores que llegan a España nacidos a través de la gestación subrogada, algunas asociaciones que la defienden, como Son Nuestros Hijos, lo cifran en unos 1.000 al año.

 

Más en lamarea.com

Read More

La comedia feminista como arma política

'Un libro para ellas', de Bridget Christie I La Marea

Ya en la faja promocional, el editor nos informa claramente qué nos vamos a encontrar en el libro: “Una mirada provocadora y muy divertida sobre feminismo, machismo y las mujeres en el siglo XXI”. Con este arranque, lo confieso, no puedo por menos que acordarme de Caitlin Moran, una compatriota británica de Christie, que tiene a bien publicar Anagrama y con la que es imposible no reírse, mientras desde una postura feminista reflexiona sobre el machismo en que nos ha tocado vivir. Pero no, no es ella. Así que me pongo a descubrir a esta cómica que, insiste desde el principio, quiere hablarnos de feminismo con humor. 

El porqué de este libro nos lo aclara la misma Christie en la introducción. Una editora, tras conocer sus triunfos en el teatro, le pidió que escribiese sobre todo lo que parodia y condena en los escenarios hablando de feminismo —que es como se ha hecho famosa—, y aceptó el reto. El resultado es Un libro para ellas, un texto que se mueve entre la evocación de vivencias personales —cómo tratar de comprar un libro feminista en una librería sin lograrlo— y el panfleto irónico y lleno de tópicos —”las feministas no practican sexo jamás, y detestan que los hombres les abran las puertas, aunque sea a otras dimensiones”— para abundar y ridiculizar la diferencia entre hombres y mujeres que vivimos en Occidente.

Desde esa ironía, Christie habla de feminazis, de mutilación genital, de tocamientos no consentidos en los colegios, de campañas de lencería para mujeres “normales”, de brecha salarial, de la dictadura del físico… pero también de Virginia Woolf, de las hermanas Brontë, de Mary Wollstonecraft o de Malala, la niña víctima de los talibanes por querer estudiar que fue galardonada con el Nobel de la Paz hace dos años.

Al acabar de leer un libro de estas características, algo queda claro. Y así nos lo deja ver Bridget Christie. Hay temas muy importantes y delicados que pueden llegar a hacer tanto daño que, para acabar de asumirlos y tratar de modificarlos, solo podemos abordarlos desde el humor. Por eso, Un libro para ellas se convierte en una reivindicación de cómo la comedia, la que hace Christie sobre los escenarios, puede convertirse en un arma política para denunciar injusticias y —esperemos—, cambiar actitudes. Porque aún falta mucho por hacer en una sociedad en la que es más fácil conseguir firmas para cualquier petición, que para pedir que eliminen el IVA de los tampones.

Un libro para ellas
Bridget Christie (Traducción: Rita da Costa)
Anagrama, 2017

 

Más en lamarea.com

Read More