You are here

Informe de ONU escoge a China como ejemplo mundial de política industrial ecológica

Por Agencia de Noticias Xinhua.

«El ambicioso programa de China relativo al transporte eléctrico es un ejemplo destacado de la política industrial ecológica, que busca al mismo tiempo la actualización tecnológica, una mayor competitividad y la mejora ambiental», señala un informe internacional de Naciones Unidas publicado el sábado en Beijing.
El documento, denominado «Política industrial ecológica: políticas y experiencias de países», fue copublicado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Instituto de Desarrollo de Alemania.
El texto pretende explicar la función motriz económica y los beneficios sociales, medioambientales y económicos que posee la política industrial ecológica (PIE), mediante un análisis teórico y una muestra de la experiencia de cuatro países: China, Marruecos, Alemania, y Brasil.

Erik Solheim, director general del PNUMA, indicó en el informe que ahora China no sólo logra reducir su emisión, sino que también se convierte en una productora y exportadora importante a escala mundial de vehículos eléctricos.

El informe atribuye estos éxitos en China a la atención que ha puesto el gobierno chino a los desafíos ambientales, a los esfuerzos que ha realizado en investigación y desarrollo, al mayor volumen mundial de mercado chino de productos relevantes de la cadena de suministro, y a la exploración de mercados extranjeros con la demanda de vehículos eléctricos más económicos.

Además la PIE en China no se limita a la industria automovilística, Wang Jinnan, director general de la Academia China de Planificación Medioambiental, cree que la PIE actualmente es la base de la civilización ecológica de China.

El gobierno chino está explorando muchas medidas para aplicar la PIE, como el apoyo de un fondo para la industria ecológica, los subsidios a la compra, la reforma de impuestos medioambientales, la reforma de las finanzas ecológicas, y las medidas orientada al mercado, indicó Wang.

«La velocidad que tienen los países como China en el proceso de ecologizar su economía inspira la esperanza de la transición a la sostenibilidad», indica el informe. «Las economías emergentes pueden obtener el doble de dividendo de la mejora medioambiental y la competitividad reforzada», apunta.

Justin Yifu Lin, antiguo economista jefe del Banco Mundial, señaló que la clave de lograr el equilibrio entre las sostenibilidades medioambiental y social consiste en una política industrial ecológica, y la innovación de países como China puede ayudar a que las PIE estén más disponibles y asequibles para los países en desarrollo.

«Es muy difícil para estos países aplicar la PIE, al mismo tiempo que mantienen su competitividad en el mercado, debido a los costos relativamente altos de las tecnologías ecológicas», por lo que se debe promover una colaboración internacional para ayudar a los países que están en la etapa inicial de industrialización a adoptar la PIE. 

Read More

La sexta extinción masiva de animales de la Tierra ya ha comenzado

Científicos de todo el mundo están advirtiendo que la actual forma de avasallamiento humano de la vida en el planeta esta destruyéndolo. 
Este Sistema impuesto por los Estados Imperialistas en el mundo, beneficiando el acaparamiento de todas las materias primas, del consumo en función del rápido beneficio principalmente realizado por las grandes multinacionales de la energía, está llegando a un punto de no retorno de la capacidad de la naturaleza en regenerarse.
Los seres humanos somos parte de la naturaleza, y por ser su más avanzado eslabón nuestras sociedades tienen que propiciar su desarrollo, no su destrucción.
Pero el último peldaño de la sociedad de corrupción generalizada, de subordinación de todos los intereses a la ganancia, el Sistema Capitalista Mundial, lleva camino de esta sexta extinción.
Los bolcheviques, apoyándose en el Materialismo Científico, como comunistas marxistas leninistas, en estos temas han sido y son, las organizaciones más consecuentes en las soluciones. No es cuestión de individuos sino la división en clases sociales, que defienden unos determinados intereses.
En su momento en la Unión Soviética lucharon por esta armonización de la sociedad y el entorno natural. No solamente eso. En 1948 inclusive se preparó para los siguientes años los planes de reforestación, ayuda a la propagación de los recursos hídricos y la regeneración del suelo contra la erosión. Pero el golpe de estado de Jrushchov lo retiró.
Se demostró con los hechos que si se puede mejorar el entorno natural y humano. Desgraciadamente el revisionismo de la mano del capitalismo, sigue con las recetas caducas de la explotación universal.
Este artículo que subimos es una advertencia, la clase obrera como mayoría de la población, también tiende hacia el desarrollo y mejoramiento de todo el planeta, de sus árboles, animales y entorno social. No es una cuestión de superpoblación  sino de Sistema Social. Nosotros seguiremos abogando por el Comunismo como única salida al actual depravación mundial de la vida.

Por Damian Carrington, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, y  recogido por la UNESCO, Traducido por Emma Reverter.


Los investigadores hablan de “aniquilación biológica” coincidiendo con la publicación de un estudio que revela que miles de millones de animales han desaparecido en las últimas décadas.
El estudio afirma que en las últimas décadas se ha producido una “aniquilación bilógica” de la fauna. Eso significa que estamos ante la sexta extinción masiva en la historia de la Tierra y que es más grave de lo que nos imaginábamos. 
Unos 70 leones habitan hoy en el cráter del Ngorongoro. UNESCO
Los científicos han estudiado especies comunes y raras y se han percatado de que miles de millones de especies regionales y locales han desaparecido. Creen que esta crisis ha sido causada por la superpoblación humana y por un consumo excesivo y advierten de que esta situación pone en peligro la civilización humana y que esta dispone de poco tiempo para revertirla.
El trabajo, publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, revisada por un comité científico, evita el tono habitualmente prudente de los estudios científicos y no duda en afirmar que esta pérdida masiva de fauna es “una aniquilación biológica” que representa un “ataque alarmante contra los fundamentos de la civilización humana”.
El profesor Gerardo Ceballos, de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha liderado el estudio y afirma que “la situación es tan grave que no sería ético utilizar un lenguaje menos contundente”.
Otros estudios que se habían publicado con anterioridad mostraban que muchas especies se están extinguiendo a un ritmo significativamente mayor que hace millones de años. Sin embargo, también afirmaban que las extinciones eran poco comunes y daban la impresión de una pérdida gradual de biodiversidad. 
En cambio, el estudio que ahora se publica parte de un análisis mucho más amplio y evalúa la situación de muchas especies comunes cuya población está disminuyendo en todo el mundo. Los científicos han constatado que un tercio de las miles de especies cuya población está disminuyendo no se consideran especies amenazadas y que en las últimas décadas se ha perdido un 50% de los animales. 
En relación a los mamíferos terrestres, se dispone de información detallada. En el último siglo, prácticamente la mitad ha perdido el 80% de su población. Los científicos constatan que se han perdido miles de millones de mamíferos, pájaros, reptiles y anfibios,y eso les ha llevado a afirmar que estamos en un punto más avanzado de una sexta extinción masiva de lo que inicialmente se creía.
Los científicos afirman que “la aniquilación biológica resultante tendrá graves consecuencias sociales, económicas y medioambientales. Los humanos pagarán un precio muy alto por la aniquilación del único grupo de seres vivos que conocemos en todo el universo”. 
Indican que, si bien aún es posible mitigar el impacto de este declive, las perspectivas no son nada alentadoras: “Todo indica que en las próximas dos décadas la agresión contra la biodiversidad todavía será peor y que las perspectivas para los seres vivos, incluyendo a los humanos, son bastante deprimentes”.
La vida silvestre se está extinguiendo debido a la destrucción del hábitat, la caza excesiva, la contaminación, la invasión de especies exóticas y el cambio climático. En última instancia, se debe al «exceso de población humana y su crecimiento continuo, así como al consumo excesivo, especialmente por parte de los ricos», aseguran los científicos, entre ellos el profesor Paul Ehrlich, de la Universidad de Stanford, cuyo libro The Population Bomb (La explosión demográfica), publicado en 1968, obtuvo una gran notoriedad y relevancia pero no estuvo exento de polémica.
En declaraciones a The Guardian , Ehrlich explica que “es necesario escuchar las advertencias del estudio, ya que la civilización depende en última instancia de las plantas, los animales y los microorganismos que hacen funciones esenciales para el ecosistema, como polinizar los cultivos o proporcionar alimentos del mar o mantener un clima habitable”. Otros servicios ambientales clave son los que permiten que el aire y el agua se mantengan limpios.
“Tenemos poco tiempo para reaccionar”, afirma. “Lamentablemente, se requiere mucho tiempo para alcanzar la reducción de la población humana necesaria para la supervivencia, pero se puede hacer mucho más en lo relativo al consumo excesivo y a medidas y leyes que protejan a determinadas especies animales, con la creación de reservas naturales y leyes que protejan la biodiversidad”.
Ceballos afirma que es necesario crear una institución internacional para financiar el coste de la conservación de la fauna y flora mundial. 

El caso emblemático de los leones

 

El estudio analiza información relativa a 27.500 especies de vertebrados terrestres de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y constata que en las últimas décadas la población de un tercio de estas especies ha disminuido. En muchos casos, se trata de especies comunes. Ceballos da un ejemplo muy cercano: “En ciudad de México cada año teníamos golondrinas anidando, pero desde hace una década no queda ni una”.
Los investigadores también señalan el caso “emblemático” del león. “Históricamente, había leones a lo largo y ancho de África, el sur de Europa y Oriente Medio, de hecho, llegaban hasta India. Ahora la mayoría de estas población ha desaparecido”
El profesor Stuart Pimm, de la Universidad de Duke, que no ha participado en este estudio, pero afirma que en líneas generales esta investigación llega a conclusiones correctas, aunque no cree que estemos ante una sexta extinción masiva: “Todavía no ha comenzado, si bien es cierto que estamos muy cerca de que se produzca”. 
Pimm también indica que el estudio debe analizarse con reservas, ya que es bastante genérico. “¿Nos debería preocupar que estén desapareciendo especies en amplias zonas de la Tierra? Por supuesto que sí. Sin embargo, este estudio es bastante rudimentario. En algunas partes del mundo las pérdidas son masivas pero en otras se han hecho avances. El estudio es muy duro con países como Sudáfrica, que están haciendo una gran labor protegiendo leones”
Robin Freeman, de la Sociedad Zoológica de Londres, en Reino Unido, señala que “que si bien la información general es interesante, los detalles son los que aportan valor al estudio. ¿Qué causa que en áreas específicas se produzca una disminución de la población de determinadas especies?”. 
Freeman formó parte de un equipo que en 2014 publicó un análisis de 3.000 especies y que indicó que desde 1970 se ha perdido el 50% de los animales. Está en la línea del trabajo que se acaba de publicar, pero utiliza datos diferentes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Él también cree que al hablar sobre esta cuestión se debe utilizar un lenguaje contundente: “Es importante que la sociedad tome conciencia de la reducción catastrófica de especies que estamos constatando. Creo que el informe que se acaba de publicar debería expresarse en estos términos”.
Desde hace décadas, mencionar que la sobrepoblación humana es la causante de los problemas medioambientales ha generado polémica. En 1968, Ehrlich afirmó que cientos de millones de personas morirían de hambre en los setenta y esto no ha pasado, en parte gracias a los cultivos de alto rendimiento que Ehrlich ya había anunciado como una posibilidad.
Ehrlich reconoce que su libro La explosión demográfica tiene errores, pero cree que sí estaba en lo cierto cuando alertó a la sociedad de los problemas medioambientales que tendría en el futuro y el papel que desempeñarían los humanos. En la actualidad, su mensaje sigue siendo directo: “Muéstrame a un científico que afirme que la sobrepoblación no es un problema y te mostraré a un idiota”.

Las cinco extinciones masivas de la Tierra hasta hoy:

Ordovícico Superior: hace 443 millones de años
Una severa era de hielo hizo que el nivel del mar cayera 100 metros y eliminó entre el 60 y el 70% de todas las especies que habitaban predominantemente en el océano. Poco después el hielo se derritió, dejando los océanos sin oxígeno.
Devónico Superior: hace 360 millones de años
Una crisis de cambio climático, confusa y que perduró en el tiempo, tuvo un gran impacto sobre los seres vivos que vivían en mares poco profundos y acabó con el 70% de las especies, entre ellas, casi todos los arrecifes de coral.
Pérmico- Triásico: hace 250 millones de años
La extinción de mayores proporciones, estrechamente relacionada con erupciones volcánicas en Siberia que causaron una brutal crisis mundial de cambio climático. Terminó con el 95% de todas las especies, incluyendo a los trilobites y los insectos gigantes.
Triásico-jurásico: hace 200 millones de años
Se perdieron tres de cada cuatro especies en la Tierra, probablemente debido a otra explosión volcánica. La Tierra se quedó prácticamente vacía y eso dio lugar al surgimiento de los dinosaurios.
Cretáceo-Terciario: hace 65 millones de años
Un asteroide gigante cayó sobre México poco después de que erupciones volcánicas en lo que ahora es la India terminaran con los dinosauros y los amonitas. Esto favoreció a los mamíferos.
 
Read More

La sexta extinción masiva de animales de la Tierra ya ha comenzado

Científicos de todo el mundo están advirtiendo que la actual forma de avasallamiento humano de la vida en el planeta esta destruyéndolo. 
Este Sistema impuesto por los Estados Imperialistas en el mundo, beneficiando el acaparamiento de todas las materias primas, del consumo en función del rápido beneficio principalmente realizado por las grandes multinacionales de la energía, está llegando a un punto de no retorno de la capacidad de la naturaleza en regenerarse.
Los seres humanos somos parte de la naturaleza, y por ser su más avanzado eslabón nuestras sociedades tienen que propiciar su desarrollo, no su destrucción.
Pero el último peldaño de la sociedad de corrupción generalizada, de subordinación de todos los intereses a la ganancia, el Sistema Capitalista Mundial, lleva camino de esta sexta extinción.
Los bolcheviques, apoyándose en el Materialismo Científico, como comunistas marxistas leninistas, en estos temas han sido y son, las organizaciones más consecuentes en las soluciones. No es cuestión de individuos sino la división en clases sociales, que defienden unos determinados intereses.
En su momento en la Unión Soviética lucharon por esta armonización de la sociedad y el entorno natural. No solamente eso. En 1948 inclusive se preparó para los siguientes años los planes de reforestación, ayuda a la propagación de los recursos hídricos y la regeneración del suelo contra la erosión. Pero el golpe de estado de Jrushchov lo retiró.
Se demostró con los hechos que si se puede mejorar el entorno natural y humano. Desgraciadamente el revisionismo de la mano del capitalismo, sigue con las recetas caducas de la explotación universal.
Este artículo que subimos es una advertencia, la clase obrera como mayoría de la población, también tiende hacia el desarrollo y mejoramiento de todo el planeta, de sus árboles, animales y entorno social. No es una cuestión de superpoblación  sino de Sistema Social. Nosotros seguiremos abogando por el Comunismo como única salida al actual depravación mundial de la vida.

Por Damian Carrington, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, y  recogido por la UNESCO, Traducido por Emma Reverter.


Los investigadores hablan de “aniquilación biológica” coincidiendo con la publicación de un estudio que revela que miles de millones de animales han desaparecido en las últimas décadas.
El estudio afirma que en las últimas décadas se ha producido una “aniquilación bilógica” de la fauna. Eso significa que estamos ante la sexta extinción masiva en la historia de la Tierra y que es más grave de lo que nos imaginábamos. 
Unos 70 leones habitan hoy en el cráter del Ngorongoro. UNESCO
Los científicos han estudiado especies comunes y raras y se han percatado de que miles de millones de especies regionales y locales han desaparecido. Creen que esta crisis ha sido causada por la superpoblación humana y por un consumo excesivo y advierten de que esta situación pone en peligro la civilización humana y que esta dispone de poco tiempo para revertirla.
El trabajo, publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, revisada por un comité científico, evita el tono habitualmente prudente de los estudios científicos y no duda en afirmar que esta pérdida masiva de fauna es “una aniquilación biológica” que representa un “ataque alarmante contra los fundamentos de la civilización humana”.
El profesor Gerardo Ceballos, de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha liderado el estudio y afirma que “la situación es tan grave que no sería ético utilizar un lenguaje menos contundente”.
Otros estudios que se habían publicado con anterioridad mostraban que muchas especies se están extinguiendo a un ritmo significativamente mayor que hace millones de años. Sin embargo, también afirmaban que las extinciones eran poco comunes y daban la impresión de una pérdida gradual de biodiversidad. 
En cambio, el estudio que ahora se publica parte de un análisis mucho más amplio y evalúa la situación de muchas especies comunes cuya población está disminuyendo en todo el mundo. Los científicos han constatado que un tercio de las miles de especies cuya población está disminuyendo no se consideran especies amenazadas y que en las últimas décadas se ha perdido un 50% de los animales. 
En relación a los mamíferos terrestres, se dispone de información detallada. En el último siglo, prácticamente la mitad ha perdido el 80% de su población. Los científicos constatan que se han perdido miles de millones de mamíferos, pájaros, reptiles y anfibios,y eso les ha llevado a afirmar que estamos en un punto más avanzado de una sexta extinción masiva de lo que inicialmente se creía.
Los científicos afirman que “la aniquilación biológica resultante tendrá graves consecuencias sociales, económicas y medioambientales. Los humanos pagarán un precio muy alto por la aniquilación del único grupo de seres vivos que conocemos en todo el universo”. 
Indican que, si bien aún es posible mitigar el impacto de este declive, las perspectivas no son nada alentadoras: “Todo indica que en las próximas dos décadas la agresión contra la biodiversidad todavía será peor y que las perspectivas para los seres vivos, incluyendo a los humanos, son bastante deprimentes”.
La vida silvestre se está extinguiendo debido a la destrucción del hábitat, la caza excesiva, la contaminación, la invasión de especies exóticas y el cambio climático. En última instancia, se debe al «exceso de población humana y su crecimiento continuo, así como al consumo excesivo, especialmente por parte de los ricos», aseguran los científicos, entre ellos el profesor Paul Ehrlich, de la Universidad de Stanford, cuyo libro The Population Bomb (La explosión demográfica), publicado en 1968, obtuvo una gran notoriedad y relevancia pero no estuvo exento de polémica.
En declaraciones a The Guardian , Ehrlich explica que “es necesario escuchar las advertencias del estudio, ya que la civilización depende en última instancia de las plantas, los animales y los microorganismos que hacen funciones esenciales para el ecosistema, como polinizar los cultivos o proporcionar alimentos del mar o mantener un clima habitable”. Otros servicios ambientales clave son los que permiten que el aire y el agua se mantengan limpios.
“Tenemos poco tiempo para reaccionar”, afirma. “Lamentablemente, se requiere mucho tiempo para alcanzar la reducción de la población humana necesaria para la supervivencia, pero se puede hacer mucho más en lo relativo al consumo excesivo y a medidas y leyes que protejan a determinadas especies animales, con la creación de reservas naturales y leyes que protejan la biodiversidad”.
Ceballos afirma que es necesario crear una institución internacional para financiar el coste de la conservación de la fauna y flora mundial. 

El caso emblemático de los leones

 

El estudio analiza información relativa a 27.500 especies de vertebrados terrestres de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y constata que en las últimas décadas la población de un tercio de estas especies ha disminuido. En muchos casos, se trata de especies comunes. Ceballos da un ejemplo muy cercano: “En ciudad de México cada año teníamos golondrinas anidando, pero desde hace una década no queda ni una”.
Los investigadores también señalan el caso “emblemático” del león. “Históricamente, había leones a lo largo y ancho de África, el sur de Europa y Oriente Medio, de hecho, llegaban hasta India. Ahora la mayoría de estas población ha desaparecido”
El profesor Stuart Pimm, de la Universidad de Duke, que no ha participado en este estudio, pero afirma que en líneas generales esta investigación llega a conclusiones correctas, aunque no cree que estemos ante una sexta extinción masiva: “Todavía no ha comenzado, si bien es cierto que estamos muy cerca de que se produzca”. 
Pimm también indica que el estudio debe analizarse con reservas, ya que es bastante genérico. “¿Nos debería preocupar que estén desapareciendo especies en amplias zonas de la Tierra? Por supuesto que sí. Sin embargo, este estudio es bastante rudimentario. En algunas partes del mundo las pérdidas son masivas pero en otras se han hecho avances. El estudio es muy duro con países como Sudáfrica, que están haciendo una gran labor protegiendo leones”
Robin Freeman, de la Sociedad Zoológica de Londres, en Reino Unido, señala que “que si bien la información general es interesante, los detalles son los que aportan valor al estudio. ¿Qué causa que en áreas específicas se produzca una disminución de la población de determinadas especies?”. 
Freeman formó parte de un equipo que en 2014 publicó un análisis de 3.000 especies y que indicó que desde 1970 se ha perdido el 50% de los animales. Está en la línea del trabajo que se acaba de publicar, pero utiliza datos diferentes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Él también cree que al hablar sobre esta cuestión se debe utilizar un lenguaje contundente: “Es importante que la sociedad tome conciencia de la reducción catastrófica de especies que estamos constatando. Creo que el informe que se acaba de publicar debería expresarse en estos términos”.
Desde hace décadas, mencionar que la sobrepoblación humana es la causante de los problemas medioambientales ha generado polémica. En 1968, Ehrlich afirmó que cientos de millones de personas morirían de hambre en los setenta y esto no ha pasado, en parte gracias a los cultivos de alto rendimiento que Ehrlich ya había anunciado como una posibilidad.
Ehrlich reconoce que su libro La explosión demográfica tiene errores, pero cree que sí estaba en lo cierto cuando alertó a la sociedad de los problemas medioambientales que tendría en el futuro y el papel que desempeñarían los humanos. En la actualidad, su mensaje sigue siendo directo: “Muéstrame a un científico que afirme que la sobrepoblación no es un problema y te mostraré a un idiota”.

Las cinco extinciones masivas de la Tierra hasta hoy:

Ordovícico Superior: hace 443 millones de años
Una severa era de hielo hizo que el nivel del mar cayera 100 metros y eliminó entre el 60 y el 70% de todas las especies que habitaban predominantemente en el océano. Poco después el hielo se derritió, dejando los océanos sin oxígeno.
Devónico Superior: hace 360 millones de años
Una crisis de cambio climático, confusa y que perduró en el tiempo, tuvo un gran impacto sobre los seres vivos que vivían en mares poco profundos y acabó con el 70% de las especies, entre ellas, casi todos los arrecifes de coral.
Pérmico- Triásico: hace 250 millones de años
La extinción de mayores proporciones, estrechamente relacionada con erupciones volcánicas en Siberia que causaron una brutal crisis mundial de cambio climático. Terminó con el 95% de todas las especies, incluyendo a los trilobites y los insectos gigantes.
Triásico-jurásico: hace 200 millones de años
Se perdieron tres de cada cuatro especies en la Tierra, probablemente debido a otra explosión volcánica. La Tierra se quedó prácticamente vacía y eso dio lugar al surgimiento de los dinosaurios.
Cretáceo-Terciario: hace 65 millones de años
Un asteroide gigante cayó sobre México poco después de que erupciones volcánicas en lo que ahora es la India terminaran con los dinosauros y los amonitas. Esto favoreció a los mamíferos.
 
Read More