You are here

Venezuela: Estados Unidos busca una salida a su crisis sistémica y declive geopolítico

El petrodólar ha sido un arma efectiva de EEUU para controlar al mundo (Foto: Referencia)

Estados Unidos sale del Medio Oriente sin mayores logros, el Estado Islámico, su proxy en Siria, fue desplazado hasta sacarlo del juego fragmentación de la nación árabe; la situación en Afganistán le ha obligado a negociar con el Talibán; renunció al Acuerdo con Irán debilitando su histórica alianza con Europa occidental. 
Dadas esas circunstancias geopolíticas, Washington trabaja para derribar al chavismo y así tomar el control político y econímico de Venezuela, remodelar su identidad y ganar un pulso político en el que el dólar proveniente del negocio petrolero es un arma fundamental. Dicho pulso también es global y en él participan aliados del gobierno venezolano: China y Rusia.

EL PETRODÓLAR: ARMA FUNDAMENTAL DEL ESTADO DE EXCEPCIÓN GLOBAL

Hablar de petrodólar es aludir a la estrategia usada por los gobiernos de los Estados Unidos desde 1974 para mantener la hegemonía de su moneda luego de eliminar su convertibilidad con el oro.
Se trata de una herramienta de poder para controlar el petróleo y sostener su dominio financiero global al “convencer” a los productores de petróleo que sus dólares podían estar seguros en los bancos estadounidenses. En un acuerdo realizado por el ex secretario de Estado, Henry Kissinger, y primeramente con la Casa de los Saud, se pactó que el dólar fuese la única moneda utilizada en el comercio del producto más importante del planeta, el petróleo, generando la necesidad de contar con dólares para transar energía.
Dos pilares sostienen el poder de los EEUU como superpotencia mundial desde 1945: la fuerza militar y su red de 800 bases y el dólar como moneda indiscutible de reserva mundial, lo que le permite controlar la economía mundial. Desde 1944 todas las otras divisas fueron vinculadas al dólar, ahí comenzó a ser retenida por los bancos centrales del mundo como reserva o moneda de referencia, ayudada por el hecho de que los países de la OPEP acordaron vender su petróleo en dólares y de que la mayoría de la financiación del comercio se realiza en dicha moneda.
Estados Unidos extorsiona a todos los países obligándoles a cambiar trabajo real por el petrodólar, una moneda que sólo les cuesta lo que vale el papel y la tinta con la que se hace el billete, y más recientemente no cuesta siquiera eso por la emisión preferencial de dólares digitales.
La creación de dólares nuevos consiste en que una entidad privada, el Banco de la Reserva Federal, recibe una promesa de pago por parte del Tesoro y procede a crear esa cantidad solicitada en la promesa de pago. Vale acotar que esta deuda nunca se paga y seguramente nunca se pagará, por lo que la creación del dólar desarrolla deuda, y esto es sólo una pequeña parte de esta trama de irregularidades que rodea a la divisa.
La coacción, la intimidación, las sanciones comerciales y financieras, el cerco diplomático, los golpes de Estado, las invasiones y los asesinatos selectivos son algunos de los recursos utilizados por los Estados Unidos para mantener estas condiciones de comercio desde aquella época hasta la actualidad. Los ejemplos más vivos en la memoria, por ser los más escandalosos, son el de Libia e Irak en años recientes, donde la intención expresa de salir del sistema del petrodólar dejó a los dos países completamente devastados.

EL DECLIVE DE LA MONEDA DE TODAS LAS MONEDAS

Al eliminarse unilateralmente las condiciones del Breton Woods durante el gobierno de Nixon, Estados Unidos pudo permitirse en su momento una capacidad de endeudamiento gigantesca que, cuatro décadas después, es el punto de inflexión hacia su declive, y por añadidura de la crisis de deuda global, que cada cierto tiempo causa colapsos desastrosos como la explosión de la burbuja inmobiliaria en 2008.
Los problemas de debilidad del dólar, en parte por su emisión descontrolada, su relación intrínseca con la ludopatía de Wall Street (donde se crea la mayor cantidad de riqueza por la menor cantidad de trabajo) y la deuda trillonaria de los Estados Unidos, ya están haciendo mella en la credibilidad de esta divisa.
Todavía un 64% de todas las reservas mundiales están en dólares mientras que el euro está en un 20%, aun cuando Estados Unidos ha tenido déficits presupuestarios en 41 de los últimos 45 años. Para muchos países esto es una enorme desventaja porque las inversiones en bonos del Tesoro en dólares estadounidenses de sus propias reservas del banco central, se están convirtiendo en papeles sin valor.
Existen países que ven la hegemonía del dólar como un obstáculo para el desarrollo de su soberanía y su buen desenvolvimiento dentro de la economía global, no solo se trata de aquellos que han sido atacados por procurar la desdolarización de su economía sino de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica). Este grupo de economías que, en conjunto, hacen la más grande del mundo y el eje con mayor crecimiento económico en los años recientes, precipita en lo geopolítico la crisis existencial del dólar. 
Venezuela, entre otros países, ha sufrido sanciones económicas por parte de Estados Unidos que casi siempre dificultan, cuando no eliminan, la posibilidad de adquirir recursos necesarios para la vida diaria: alimentos, insumos industriales, materias primas y hasta productos elaborados, especialmente aquí, donde Estados Unidos es el principal socio comercial.

EVADIENDO LA DEPENDENCIA DEL PETRODÓLAR Y LAS SANCIONES

Toda vez que China y Rusia financiaron en los últimos años el presupuesto militar de EEUU mediante la compra de bonos y letras que permiten al Tesoro manejar ese déficit sin aumentar las tasas de interés, comenzaron a implementar alternativas libres de la influencia estadounidense:
Junto a Rusia, China estableció un fondo de inversión por valor de 68 mil millones de yuanes (10 mil millones de dólares), también planean extender el acuerdo bilateral de intercambio de divisas por otros tres años, y el comercio entre ambos aumentó en un tercio en los primeros ocho meses de 2017.
En 2018 Rusia deseaba colocar bonos de deuda soberana valorados aproximadamente en mil millones de dólares pero para ser negociados en yuanes. De esta forma se hace eco de las acciones del gobierno chino y amplifica mucho más el alcance del yuan como una divisa alternativa al dólar para obtener financiamiento y para las reservas soberanas más allá de la frontera china.
China también se ha propuesto crear un marcador en yuanes para el precio del crudo, pero esto requiere que los países productores acepten el yuan como forma de pago, cosa que se hace cada vez más atractiva dados los incentivos que ofrece un contrato de futuros convertible a oro como el que propuso recientemente (el Petroyuan). Ya hay convenios adelantados con Nigeria, Angola, Venezuela, Rusia e Irán para negociar crudo en yuanes, y así se complementan los primeros pasos para destronar al petrodólar y fraguar una economía energética basada en el yuan.
Un sistema multipolar de comercio internacional reduciría el alcance de las sanciones arbitrarias por parte de un actor solitario, como ya se ve en los casos de Irán, Rusia y Venezuela, que cuentan con algunas alternativas que antes eran inexistentes.
China, Rusia, los países aliados de Eurasia, el resto del Brics, países de la Organización de Cooperación de Shanghái y posibles miembros como Irán y Turquía, se están preparando para reducir su vulnerabilidad ante un sistema bancario mundial en quiebra. Si recurren a acuerdos bilaterales para liquidar el comercio pasando por alto el dólar estadounidense, éste como moneda de reserva mundial caerá y otras la reemplazarán. El yuan chino es el principal candidato.

NUEVOS EJES GEOESTRATÉGICOS, NUEVOS SISTEMAS MONETARIOS

Sin la participación de algunos países productores de petróleo como Arabia Saudí, Rusia, Irán, Indonesia o Venezuela, será difícil crear un mercado que marque la diferencia.
Irán, en particular, fue uno de los primeros en adoptar las ventas de petróleo a base de yuanes debido a las sanciones y la persecución global del departamento del Tesoro de Estados Unidos. A esto se sumó Venezuela en 2017. Por la misma razón, Rusia acordó algún comercio de petróleo basado en el yuan en 2015. Cualquier disminución en el estado del dólar debilita severamente la capacidad de Washington para librar una guerra económica contra Rusia y desestabilizar el frente eurasiático.
Por otro lado el gran diseño detrás de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta(ICR) tiene un componente integral de moneda basada en oro que podría cambiar el equilibrio de poder global a favor de las naciones de Eurasia, desde Rusia y las naciones de la Unión Económica Euroasiática hasta China y toda Asia.
El plan que ha determinado a China a incentivar el uso del yuan en el mundo en contraposición al dólar está enmarcado en la necesidad de financiar el proyecto de red ferroviaria que conecta a China con Asia Central, Rusia, Europa y Oriente Medio en el contexto de la ICR, que permitirá el flujo terrestre de mercancías por el norte, sur y occidente chino y no por el Índico, como se hace actualmente. El Banco Asiático de Desarrollo, hoy liderado por Japón, con clara influencia estadounidense, ha puesto la zancada a China limitándole el monto de préstamo para costear la construcción de dicha red de infraestructuras.
La construcción de esa red ferroviaria en el marco de la ICR consolidará la integración asiática que permitirá a China gozar de un acceso privilegiado a los recursos naturales estratégicos de Asia Central y a su vez contará con la capacidad de colocar sus mercancías a nuevos mercados potenciales.
El sistema de liquidación de pagos directos entre China y Rusia se combinará a otros países de la ICR en Eurasia, el Brics y Venezuela como parte de este nuevo eje geopolítico, será un aporte en la creación de este sistema monetario alternativo, una alternativa respaldada por oro, independiente del sistema del dólar estadounidense políticamente explosivo y especulativo, que podría proteger a sus aliados de Washington y la guerra financiera de la Unión Europea en los próximos años.

EL MUNDO EN UNA CURVA PELIGROSA LLAMADA VENEZUELA

Ayer se supo que representantes de la petrolera estatal de Arabia Saudita, Aramco, ha firmado un acuerdo por 10 mil millones de dólares para construir una refinería y un complejo petroquímico en Panjin (Liaoning, China) con empresas del gigante asiático, el proyecto más caro entre empresas chinas y extranjeras.
Este tipo de avances pareciera mover de la órbita imperial a sus tradicionales aliados energéticos, lo que aumenta la presión sobre Venezuela por parte de los intereses corporativos que manejan hoy la Casa Blanca.
Venezuela está en el centro de una disputa global, Estados Unidos busca seguir en su carrera por contener preponderancia de Rusia y China aplicando una severa guerra económica y parapolítica contra Venzuela, con el objetivo de forzar que la correlación de fuerzas globales vuelta a tener su centro de gravedad en Washington. La nostalgia por retornar al ciclo ascendente de la potencia estadounidense, moviliza las acciones de guerra contra Venezuela y le hace saber, con presiones financieras y destrucción intencionada de la economía nacional, la urgencia de sortear su declive. 

Fuente: MISIÓN VERDAD 
Read More

“La situación económica en Rusia es establemente mala”

El economista Vitali Koltashov

El economista Vasili Koltashov (Novosibirsk, 1979) conoce de primera mano cómo es la situación real de la economía en Rusia. Koltashov es el director del Centro de Investigación Económica del Instituto de la Globalización y los Movimientos Sociales (IGSO) de Moscú y también forma parte del Laboratorio de Política Económica Internacional de la Universidad Plejánov de Economía. “La calidad de vida ha empeorado de manera sensible en Rusia”, advierte.

En los medios occidentales leemos con frecuencia artículos que hablan de una crisis económica inminente en Rusia, pero ésta parece no llegar. El gobierno ruso, por su parte, tiende a destacar los aspectos positivos. ¿Cuál es el estado actual real de la economía rusa?
La situación es establemente mala. El año 2016 fue relativamente estable: los salarios no cayeron, pero tampoco subieron y, para la gente que buscaba trabajo, fue difícil encontrar uno. En 2015 el salario medio en rublos se redujo de manera considerable: en algunas regiones hemos visto una caída hasta los 27.000 y 20.000 rublos al mes (415-300 euros), en otras hasta los 25.000 (384 euros), 15.000 (230 euros) e incluso los 13.000 rublos  (200 euros) al mes. La calidad de vida ha empeorado de manera sensible. En 2014 y 2015, es decir, en dos años consecutivos, el rublo se ha depreciado.

¿Qué impacto han tenido las sanciones económicas de la Unión Europea y EEUU?
Prácticamente ninguna, en mi opinión. Llueve sobre mojado. Es la segunda onda de la crisis lo que realmente afecta a la economía rusa. No hay sanciones contra Brasil, por ejemplo, y sin embargo su situación es similar a la de Rusia.

¿Está funcionando el programa de sustitución de importaciones del gobierno ruso?  
Muy poco. Incluso en la agricultura, donde hay muchas posibilidades de éxito, sus resultados distan de ser positivos. Se dice que ha aumentado la cosecha de trigo y verduras, pero nadie sabe dónde están porque no hay almacenes adecuados para almacenar la cantidad de alimentos que se declara haber producido. En agricultura se han registrado algunos éxitos en el programa de sustitución de alimentos. En el sector industrial encontramos algunos ejemplos de sustitución de bienes de consumo, pero es un efecto que sólo se debe a la depreciación del rublo. La economía rusa sigue siendo débil como para sustituir todos los bienes que importa.

Otro de los lugares comunes sobre la economía de Rusia es su dependencia de los hidrocarburos. ¿Hasta qué punto es cierto?
La dependencia es enorme. No sólo del petróleo y el gas, sino de la exportación de metales, fertilizantes químicos y otras materias primas. La dependencia sería menor si el mercado interno estuviese más desarrollado, pero la política anticrisis consiste en reducir el poder adquisitivo de los consumidores y recortar los programas sociales. Es una copia de las medidas económicas de la Unión Europea.

Pero en la Unión Europea estas medidas de austeridad no están funcionando…
¿Cómo que no funcionan? Claro que funcionan: son muy efectivas a la hora de llevar a la bancarrota  a la gente [ríe]. El rublo ha sufrido como consecuencia de esta dependencia del precio del petróleo, se ha debilitado directamente tras la caída de los precios de la energía y hay un temor crónico a que una crisis del petróleo arrastre su valor con ella. La elite tiene la ilusión mística de que si los precios del petróleo aumentan de nuevo todos los problemas se resolverán automáticamente. Pero eso, por supuesto, no es así. La crisis económica en Rusia tiene causas tanto internas como externas. Las causas externas son los cambios en los precios de las materias primas y en la demanda. En la economía doméstica es, sobre todo, el sobreendeudamiento de la población por las hipotecas y préstamos para el consumo. Estos créditos sirven para enmascarar los bajos salarios de la población, que han sido reducidos por las empresas. El gobierno y las empresas se han adaptado a las condiciones de crisis a través de la reduccción de los salarios. También los de los funcionarios: por ejemplo, los salarios de oficiales en las regiones eran de 35-40.000 rublos (615 euros aprox.) y ahora pueden llegar a cobrar 15.000 (230 euros). Esto crea una fuerte base para la crisis interna, ya que no hay programas para crear puestos de trabajo de calidad ni estimular los salarios.

En su último discurso a la nación, el presidente Putin pidió un presupuesto más estable y una economía cada vez más autónoma de la exportación de petróleo y gas. ¿Es posible a corto y medio plazo?
Es posible, pero no está ocurriendo. Si persisten en su política neoliberal, no será posible. El presidente no ha hablado de crear un complejo industrial como el que existía durante la Unión Soviética, ha hablado del procesamiento de las materias primas. No se tratará de vender las materias primas, sino de procesarlas primero en Rusia y ya se están construyendo factorías con ese propósito. Esto tiene que ver con el gas, el petróleo y los minerales. Hay grandes planes para construir estas factorías en Siberia. Pero esto no cambia en principio el motor de la economía, por lo que es insuficiente.

El complejo militar-industrial es conocido por ser otro de los pilares del país. ¿Cuál es el estado de este sector?
Su importancia es enorme. Su capacidad de exportación ha crecido considerablemente. Rusia ha conseguido adquirir la reputación de ser un país proveedor que no te invadirá si le compras y que te ofrecerá apoyo diplomático cuando sea necesario. Quienes compraron armas a EEUU, por ejemplo, no recibieron garantías de que algún día podrían ser invadidos. Sucedió, por ejemplo, en Libia: este país importó armas de Reino Unido. Una vez cumplieron con el último contrato, fueron invadidos. En cualquier caso, este sector necesita de un mayor orden: hay demasiada burocracia, una modernización limitada. El dinero del presupuesto para Defensa no sólo se destina de manera ineficiente, sino que también es robado.

China es uno de los países con los que Rusia mantiene una relación económica preferente. ¿Cómo cree que podría evolucionar esta relación?
Rusia se está convirtiendo en un proveedor de materias primas para China, y esta exportación se incrementará. La compleja situación económica en China no está siendo considerada en serio y creen que el crecimiento de la economía china permitirá mantener el ritmo de las exportaciones rusas.

Tanto en China como en Rusia hay mucha especulación con la posibilidad de desacoplarse del sistema dólar.
Pienso que la cuestión es más complicada que eso. El euro se ha depreciado en los últimos años, la libra esterlina también, ahora la pregunta es ¿qué divisa se depreciará antes, el dólar o el yuan? Ésa es la verdadera pregunta. Los debates sobre alejarse del sistema dólar son, por ahora, mera especulación. China busca apoyar la estabilidad del yuan porque si su moneda cae, la crisis en China se manifestará de manera más clara y se extenderá a Rusia, golpeando a su economía. Pero si el dólar baja, el yuan caerá con él. Por ahora el dólar se mantiene, mientras el yuan se deprecia gradualmente. De momento no hay signos de un alejamiento del dólar. Los chinos, en cualquier caso, buscan convertir el yuan en un sistema análogo al dólar. Veamos si ello ocurre. Yo, personalmente, no lo creo.

¿Cómo valora la Unión Económica Eurosiática?  
Está testimoniando una crisis profunda. Como diría un médico: el paciente está más muerto que vivo. El motivo es que Rusia ingresó en la OMC sin crear un mercado protegido en Euroasia. Esto hizo que Ucrania se decantase hacia la Unión Europea y facilitó la victoria de las fuerzas de Maidán.

¿Cuál es la situación económica de Ucrania?
Se ha deteriorado de manera considerable. A nivel doméstico, sólo el sector agrícola es relativamente estable. Podemos hablar de un proceso de desurbanización, no hay suficiente mano de obra en las ciudades. La industria ucraniana es ineficiente, su maquinaria es anticuada y, de hecho, la industria se está muriendo. En algunas partes con lentitud, en otras más rápidamente. El Acuerdo de Asociación con la Unión Europea es una completa catástrofe. Con todo, la crisis habría afectado a Ucrania de cualquier modo.

¿Se busca convertir a Ucrania en un proveedor de materias primas para la Unión Europea?
Sí, eso es lo que ocurre en este momento. La mayoría de la mano de obra, en cualquier caso, trata de emigrar a Rusia. Europa les ha cerrado las puertas.

¿Pero no estarían las empresas europeas interesadas en la mano de obra cualificada ucraniana, como ocurrió antes con la integración de otros países de Europa oriental?
Ya no es así. Incluso si ése era el plan en 2014, en este momento no tienen puestos de trabajo para ofrecer. El objetivo es que las corporaciones europeas controlen las riquezas de Ucrania. Puesto que Rusia desea debatir y negociar la retirada de las sanciones, esto crea las condiciones ideales para que la Unión Europea haga rehén a Ucrania en cualquier negociación. El objetivo de la oligarquía ucraniana era el Acuerdo de Asociación con la UE y, después, acceder como miembro de pleno derecho sin ceder su poder. Ahora mismo no tienen muchas oportunidades.

¿Ve tendencias aislacionistas o proteccionistas a nivel global?
Es probable que veamos en los próximos años una mayor desintegración de los bloques económicos neoliberales y la creación de grandes mercados continentales. El llamado “nacionalismo económico” sólo puede realizarse en grandes naciones con grandes mercados. Los grandes mercados requieren normativas y aranceles, que funcionan como protección contra los competidores. También de una diferente estrategia interna, consistente en un incremento de la demanda interna. La victoria de Trump en EEUU demuestra que una política así sólo será posible si hay una dura lucha política interna.

También se habla de guerras comerciales, especulación de divisas e inclusos nuevas burbujas.
Hay una batalla en curso entre las bolsas china y estadounidense. En Europa hay una burbuja financiera. El crédito barato, como la tasa del 0% del BCE, infla estas burbujas. También hay una burbuja industrial en China, creada después de que el país atrajese al capital especulador internacional con la emisión de bonos. Rusia tiene un sistema parecido. La caída de mercados de materias primas es inminente, al igual que la depreciación del dinero, en particular del euro. El debate sobre una nueva política económica ganará actualidad. La victoria de Donald Trump demuestra que ese debate es posible. Todos los demás están buscando soluciones externas a sus problemas e ignoran sus cuestiones internas, las causas de la crisis. La política de la UE es una expansión de su capital hacia el Este; la política de Rusia es mantener altos los precios de las materias primas y un alto nivel de exportación de las mismas a China; la política de China es encontrar inversiones extranjeras para mantener su burbuja industrial. Estas estrategias no ofrecen ninguna salida a la crisis. Ignoran a los consumidores, a la gente. Lo único que ofrecen son nuevos créditos, y eso no es ninguna solución.

faldon_noticias

Más en lamarea.com

Read More