You are here

Etiquetas-protesta contra la explotación laboral de Zara en Turquía

La plantilla de una subcontrata de Zara en Turquía ha encontrado una nueva forma de dar visibilidad a las precarias condiciones laborales que sufre: colocar etiquetas en las prendas con mensajes de protesta. “Yo hice esta prenda que va a comprar, pero no me pagaron por ella”, puede leerse en una de ellas, tal y como varios clientes han descubierto en tiendas del grupo Inditex en Estambul.

Las personas que trabajaban en Bravo, empresa textil que provee prendas a Zara y otras marcas, cerró de un día para otro, según informa Associated Press, pero no abonó los tres últimos salarios a las personas despedidas, ni el finiquito que les correspondía. Con estas etiquetas- protesta, los trabajadores de esta subcontrata estarían tratando de concienciar a los clientes para que apoyen sus reivindicaciones y derechos laborales. De momento, Inditex no ha emitido ningún comunicado al respecto.

Este episodio llega dos días después de que unas 300 personas que trabajan para Bershka, también propiedad de Inditex, cerraran varias tiendas y se concentraran ante la sede de la Fundación Amancio Ortega en Arteixo (Galicia) para pedir mejoras en sus condiciones laborales y una equiparación salarial entre empleados. También en marzo de este año el sindicato CCOO denunció la situación “límite” de la plantilla de Inditex en León y Meco (Madrid).

Inditex es una de las compañías textiles más grandes del mundo, con marcas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti y Bershka, y está presidida por Amancio Ortega, el cuarto hombre más rico del planeta según Forbes. De los numerosos escándalos que han salpicado al grupo textil recientemente por casos de explotación laboral destacan la condena en su contra por trabajo esclavo en Brasil, los abusos contra empleados en Marruecos, o los ‘talleres de la miseria‘ de la compañía en Bangladesh. También recientemente la BBC reveló que varias subcontratas de Zara en Turquía emplean a niños refugiados sirios de forma ilegal.

Las crisis de imagen que afectan a la empresa y sus marcas por explotación laboral no son nuevas. En sus informes anuales y diversos comunicados de prensa, Inditex subraya constantemente que está realizando esfuerzos para mejorar la supervisión de sus proveedores, la mayoría empresas deslocalizadas en países con rentas bajas y legislaciones laxas en materia laboral. Colectivos y organizaciones como Ecologistas en Acción y Movemos Europa denuncian que, además de cometer abusos sociales, la actividad de Inditex y otras grandes compañías del sector textil tienen un fuerte impacto medioambiental.

Donación a La Marea

 

Más en lamarea.com

Read More

La cultura sigue siendo algo ordinario

Nos decía el intelectual y marxista galés Raymond Williams que la cultura es algo ordinario. Es decir, que es tanto una forma de vida en común como un tipo de trabajo creativo y técnico. Desde esta segunda perspectiva -la relevancia de la cultura como una actividad laboral más- diversas organizaciones presentan el próximo sábado 27 de mayo en Madrid el Estatuto del Artista y Trabajador Cultural. El Estatuto es una propuesta lanzada el año pasado por la Unión de Actores y que, al ser asumida por Podemos, fue siendo incorporada a los programas electorales de todos los partidos que concurrieron a las dos últimas elecciones generales.

Paz a pesar de las guerras culturales

En medio de guerras culturales como las desarrolladas en torno a la Ley Mordaza o la Memoria Histórica, todos los partidos han convertido la necesidad de dignificar el trabajo cultural en algo consensual. El pasado mes de febrero Eduardo Maura (Podemos) logró que el pleno del Congreso de los Diputados aprobara por asentimiento -sin necesidad de votación- la creación de una subcomisión para la elaboración de un Estatuto del Artista. Esta propuesta había sido desarrollada previamente en una comisión de cultura por el grupo parlamentario confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea.

La subcomisión del Estatuto del Artista estará recibiendo diversas comparecencias hasta el 1 de octubre y finalizará en marzo del 2018 cuando termine la fase de elaboración documental. Ha habido más de 250 peticiones de comparecencias pero únicamente habrá 28, por lo que muchas voces y sectores tendrán que hacer llegar su voz a través de documentos. Para el diputado de Podemos Eduardo Maura esta subcomisión está suponiendo un “cambio de paradigma”, ya que a su juicio todos los grupos parlamentarios están teniendo un contacto directo con toda la complejidad asociada al trabajo cultural, que es por definición temporal, incluso en épocas de bonanza económica.

Hablan los colectivos de trabajadores de la cultura

La propuesta inicial de Estatuto del Artista y Trabajador Cultural de la Unión de Actores planteaba mejoras tanto en el modelo de Seguridad Social como el fiscal, además de poner encima de la mesa la necesidad de los sindicatos de artistas -trabajadores que siempre son temporales- pudieran tener representatividad sindical, algo que es imposible con la ley actual. Dentro del mismo sector, la Asociación de Representantes de Actores de España (ARAE) demanda para los agentes artísticos el reconocimiento como “parte de esos trabajadores de la cultura, que se reconozca que estamos ahí y somos necesarios” ya que “cada vez son más los directores, guionistas, músicos, técnicos, etc. que lo reclaman”

El sindicato de técnicos TACE demanda que se les equipare en derechos a los artistas para acabar con una discriminación histórica, e inciden en el problema común de la temporalidad, ya que al no haber en general contratos de larga duración es por lo que hay que proteger, principalmente, a los trabajadores: “en los períodos en el que no estamos trabajando debemos estar también protegidos. Hay que equipar derechos”. ALMA Guionistas, por su parte, denuncia que los guionistas se ven obligados a ceder sus derechos de autor “en bloque, para cualquier modo de explotación y sin límite de tiempo”. Esta práctica conocida como buy out para ALMA es “abusiva” y muchos otros problemas “se cortarían de raíz si se nos permitiera negociar de manera colectiva como trabajadores por cuenta ajena”.

En la misma línea que ALMA, la asociación de ilustradores APIM quiere lograr que “las asociaciones profesionales obtengan la capacidad de iniciar negociaciones colectivas, ya que con ello tendremos la capacidad de frenar los abusos de las grandes editoriales, negociar mejor nuestros honorarios o iniciar demandas colectivas”. Finalmente, la Unión Sindical de Músicos demanda que se puedan “compatibilizar las pensiones con los ingresos por los rendimientos obtenidos por derechos de autor” y que se contemple a las enfermedades propias de la profesión “como razones para la baja médica, aunque no lo sean en otros trabajos. No es posible que instrumentistas se vean forzados a trabajar con lesiones que impiden tocar sus instrumentos por esa razón”.

Todas estas organizaciones son un ejemplo del complejo puzle de las industrias culturales. Pero las artes plásticas, literatura, diseño, danza, circo o videoarte son otros sectores a tener en cuenta y cuyas organizaciones no estarán en la mesa del acto del 27 de mayo, pero que serán tenidas en cuenta en el desarrollo final del Estatuto del Artista y Trabajador cultural.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

La Audiencia Nacional falla contra Atento por vulnerar derechos laborales

call center

MADRID // La Audiencia Nacional (AN) ha anulado el cambio de turno impuesto hace unos meses por la compañía Atento Teleservicios España —una empresa de marketing subcontratada por Telefónica— a 1008 trabajadores, que supuso la modificación sustancial de sus condiciones de trabajo por causas organizativas y productivas. La medida incluso provocó que 107 personas tuvieran que extinguir su contrato laboral, al no poder hacer frente a los cambios de turno impuestos. Ahora, una sentencia de la AN declara nula esta reorganización por vulnerar el derecho de igualdad y la no discriminación por sexo de centenares de trabajadoras que tenían reducción de jornada.

El fallo deja claro que no se acreditan las causas para llevar a cabo la modificación de las condiciones de trabajo, que la información facilitada por Atento a las autoridades laborales era farragosa y no objetivable, y que “no hubo criterios de afectación ni buena fe negociadora”. La Sala de la Social de la Audiencia Nacional también reprocha la “falta absoluta de criterios selectivos, especialmente para trabajadores con jornada reducida por guarda legal o violencia de género”. Por todo ello, Atento Teleservicios España deberá reponer a todos los empleados en sus anteriores condiciones laborales.

Fue el 16 de octubre cuando la empresa comunicó a la plantilla que, debido a la decisión de Telefónica de reducir el horario de atención al cliente —de 8 a 24 horas se pasó de 9 a 22 horas—, se veía obligada  a modificar los turnos. La negociación con los sindicatos finalizó sin acuerdo, y durante dos días hubo paros y movilizaciones en contra de la medida. Los sindicatos decidieron presentar una demanda colectiva ante la AN, que ahora les da la razón.

 

 

 

 

Más en lamarea.com

Read More