You are here

Ciudadanos gana las elecciones y el independentismo repite la mayoría para gobernar

Ciudadanos ha ganado las elecciones en Cataluña pero tendrá difícil formar gobierno. Con 37 escaños, la formación liderada por Inés Arrimadas obtiene un resultado histórico que, por primera vez en democracia, da la victoria a la derecha no nacionalista. Aun así, el resultado de JXCat, con 34 escaños, ERC, con 32, y CUP, con cuatro –seis menos que en las elecciones de 2015– puede reeditar, con mayoría absoluta y dos escaños menos que en 2015, una coalición de gobierno similar a la que llevó a proclamar la fallida república. No obstante, a pesar de estos resultados, la victoria de Ciudadanos, con 12 escaños más que en las anteriores elecciones, da un toque al procés, cuyos partidos han obtenido menor número de votos –48%– que la suma de las fuerzas no independentistas –52%—.

La altísima participación en la zona metropolitana de Barcelona y el descenso o estancamiento en zonas eminentemente independentistas hacían prever a lo largo de la jornada que el resultado podría darse. Los sectores no nacionalistas, o antiindependentistas, se han movilizado ante el proceso soberanista.

El partido de Carles Puigdemont, en Bruselas, ha desbancado del primer puesto a Esquerra Republicana, cuyo líder, Oriol Junqueras, permanece en la cárcel. Las dos formaciones han obtenido más apoyo por separado que juntas. Por otro lado, los votos obtenidos por Catalunya en comú Podem han perdido apoyos con respecto a 2015: de 11 escaños han pasado a obtene 8.

El PSC, tras su respaldo a la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno de Rajoy, ha alcanzado 17 diputados, uno más que en las últimas elecciones. Una de las mayores sorpresas, junto con la caída de la CUP, ha sido la debacle del PP –de 11 a tres escaños–, que probablemente conllevará el final de Xavier García Albiol como máximo responsable del partido de Rajoy en Cataluña.

Más en lamarea.com

Read More

Ciudadanos, condenado a indemnizar a la ex jefa de prensa de Ignacio Aguado por despido improcedente

11.300 euros. Esa es la cantidad con la que Ciudadanos ha sido condenado a indemnizar a la exjefa de prensa de Ignacio Aguado, líder del partido en la Comunidad de Madrid, y coordinador del grupo parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid hasta el 23 de junio de 2017. El juez Antonio Cervera Peláez-Campomanes del Juzgado de lo Social número 19 de Madrid ha decretado su despido como improcedente.

La ex jefa de prensa fue cesada de sus funciones una semana después de solicitar por correo electrónico a Alberto Reyero, diputado autonómico y secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos en el parlamento madrileño, un permiso laboral para casarse en septiembre.

La periodista, que llegó a Ciudadanos en octubre de 2014 procedente de Telecinco, solicitó la nulidad del despido disciplinario por “vulneración del derecho fundamental” al considerar que sufrió “discriminación por razón de sexo”, por lo que solicitó una indemnización adicional de 30.000 euros “por daños morales”.

Según la demanda presentada por la despedida, el motivo real del cese fue su intención de contraer matrimonio y su deseo confeso de ser madre. La sentencia, a la que ha tenido acceso en exclusiva La Marea, considera la comunicación del despido “completamente genérica” al aludir “simplemente a una supuesta disminución de rendimiento, sin mayores precisiones”.

El juez, sin embargo, ha decretado que el cese es improcedente al suponer una vulneración del Estatuto de los Trabajadores, algo que admitido por el propio partido político en el juicio, pero no aprecia la discriminación por razón de sexo que denunció la trabajadora al no acreditarse que la destitución estuviese causada por el anuncio de su enlace ni que hubiese comunicado su intención de tener hijos. El magistrado condena al grupo parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid a indemnizarla con 11.137,38 euros.

“Sale barato echar a un trabajador”, sostiene la abogada

La abogada de la ex jefa de prensa de Ignacio Aguado, la laboralista Irene Martínez Mulero, ha rechazado hacer declaraciones sobre el caso de su defendida pero sí quiere hacer constar que en términos generales “en España el Estatuto de los trabajadores dice que el despido no es libre, pero es mentira. Puedes echar a quien quieras en cualquier momento. Lo que pasa es que no es gratuito. La trampa está en que cuesta tan barato echar a alguien, al final a las empresas les da igual”, ha declarado a La Marea.

La letrada también afirma que las empresas suelen utilizar una carta de despido modelo sin personalizarla al trabajador para enmascarar un despido nulo como improcedente en caso de que sea denunciado por el trabajador. En su opinión resulta muy difícil probar fehacientemente que se ha producido una lesión de derechos fundamentales “debido a la redacción de la ley. En otros países como Francia las garantías jurídicas son mucho mayores”. El abogado de Ciudadanos en el juicio, Luis Pérez Juste, ha declinado hacer declaraciones sobre el caso.

Ciudadanos reconoce el trabajo desempeñado por esta profesional y afirma que hubo de prescindir de sus servicios como consecuencia de una reestructuración del equipo. Desde el primer momento se le reconoció la improcedencia y eso es lo que dice y recoge la sentencia, que da la razón al partido Ciudadanos”, ha comunicado del equipo de prensa del partido naranja a este medio. La Marea ha intentado insistentemente hablar con la ex jefa de prensa de Ignacio Aguado por diversos medios para obtener su versión de los hechos pero no ha sido posible tener su respuesta.

Otro despido polémico que salpicó a Rivera

El caso de la ex jefa de prensa de Ignacio Aguado recuerda al de Imma Lucas, trabajadora de Ciudadanos desde 2009 y jefa de prensa del partido a nivel estatal de Albert Rivera hasta que se acogió a una baja por un embarazo de riesgo de gemelos en julio de 2015.

Lucas demandó en 2016 al partido por acoso laboral tras relegarla al área de prensa del grupo municipal en el Ayuntamiento de Barcelona y asignarle “tareas irrelevantes”, “ignorarla y excluirla” y humillarla “personal y profesionalmente” después de su permiso maternal, según la demanda a la que accedió El Periódico de Catalunya.

La entonces responsable de comunicación de Rivera finalmente dejó su puesto de trabajo pero denunció al partido, al grupo parlamentario del Parlament de Catalunya, al propio líder, al secretario general José Manuel Villegas, y al secretario de Comunicación Fernando de Páramo.

Ciudadanos admitió el despido improcedente, evitando de esta forma ir a juicio pagando 153.000 euros netos de indemnización. El partido político negó que el contenido de la demanda fuera cierta y aseguró que el despido ocurrió por “diferencias en la relación laboral” que no quisieron precisar.

La ex jefa de prensa también expuso en la denuncia que llegó trabajar como “falsa autónoma” durante algún tiempo. “Es una putada. Todo eso es por ser mujer. Como los tíos no parimos, no nos pasan estas cosas, no desapareces de repente cuando puede pasar de todo”, le dijo Juan Carlos Girauta a Imma Lucas, según se recoge en la demanda.

 

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

La paciencia de los ciudadanos

Congreso

Resulta curioso cómo se pasa de la comedia a la tragedia y viceversa. Ayer ardían las calles, como quien dice. Hoy los diputados juegan como niños en un cumpleaños triste a patearse por los dulces que han caído de la piñata rota, mientras la niña Cifuentes reparte banderitas rojigualdas entre los de la esquina de los matoncillos. La base de la política, que es el cinismo, se parece demasiado a los ejercicios de crueldad infantil en el patio de un colegio. Pero ni el cinismo ni la crueldad son propias de los ciudadanos en general, de esos que creyeron, de los que sufren, de los feroces ni de los taxistas. Según algunos que dicen saber, a ellos les son propias la tosquedad y los cuernos. No lo creo. Más bien un tirar hacia delante contando las moneditas de siempre. Y si es posible, leer.

Esa idea que intenta convencernos de que cuanto más tosca sea la mentira política, más predicamento, esa idea podrida… Es sencillamente paciencia. Lo de los ciudadanos es, por el momento, sencillamente paciencia ante los dulces, la piñata, el cinismo y esa forma infantil de crueldad que es la frivolidad en política.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Albert Rivera ejerce de portavoz de Rajoy ante Pablo Iglesias

MADRID// La intervención de Albert Rivera contra Pablo Iglesias ha sido valorada por miembros del Partido Popular de forma muy positiva. “Esta mañana no vamos a intervenir, no hace falta” han reconocido fuentes populares a Cristina Pardo, periodista de La Sexta. La felicidad del partido de Rajoy con la intervención de Rivera se afianza con las declaraciones de Celia Villalobos en Al Rojo Vivo que ha reconocido que ha pasado información a Ciudadanos para dar la réplica a Pablo Iglesias.

El líder de Ciudadanos se centró en hacer oposición al candidato Pablo Iglesias y olvidó la censura a Rajoy, que ni siquiera estaba en el hemiciclo cuando su socio parlamentario le hacía el trabajo sucio. Una moción a la moción mientras el presidente del gobierno se quedó en Moncloa haciendo “llamadas internacionales”. Albert Rivera acusó a Pablo Iglesias: “Si Rajoy está en el gobierno es por usted, señor Iglesias”, recordando el voto negativo a la investidura de Pedro Sánchez por parte de Podemos y olvidando el voto positivo de Ciudadanos a Mariano Rajoy.

La réplica de Pablo Iglesias, en ocasiones demasiado soberbia, se centró en incidir en la vacuidad del partido de Albert Rivera al que acusó de ser sólo un servidor de las oligarquías y un producto de marketing con un proyecto de país conservador y centralista que, en ocasiones, provoca su extraparlamentarismo en las diferentes nacionalidades del país. Un enfrentamiento durísimo entre ambos portavoces que mantuvo a salvó del barro, gracias al proceder de Albert Rivera, al protagonista de la moción de censura en su despacho de Moncloa.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Un antifascista jamás duda: Le Pen no es opción

El 11 de octubre de 1931 se constituyó en Alemania el denominado Frente de Harzburg, una coalición política promovida por la derecha conservadora del multimillonario Alfred Hugenberg y al partido nazi de Adolf Hitler. Con la República de Weimar zaherida y con la agonía del canciller Gustav Stresseman, los conservadores veían en Adolf Hitler la figura carismática que les llevaría al poder. En un mitin conjunto en la ciudad de Bad Harzburg, en la que varios comunistas fueron detenidos por sedición al protestar, el magnate de la prensa y líder del partido conservador DNVP intentó ganarse el favor de Hitler para que encabezara su proyecto. Pero Hitler sabía que no precisaba de su colaboración política, solo de su dinero. Los conservadores de Hugenberg no fueron en coalición con el partido nazi únicamente por la negativa de Hitler. En momentos de tensión política en la que los conservadores vean comprometidos sus privilegios siempre elegirán el fascismo antes que el antifascismo. Ahora toca elegir.

Entre Macron y Le Pen no me queda duda. Macron. La realidad no permite circunloquios y ha situado a la sociedad francesa y europea en este dilema. La izquierda puede centrarse en discusiones inútiles sobre los errores del pasado o qué Europa hemos construido para que se plantee esta disyuntiva tan perjudicial para los trabajadores, pero en quince días el fascismo puede lograr el poder en nuestro vecino del norte si no se impide con el voto. No hay equidistancia posible, cualquier opción política es mejor que Le Pen. Es una falacia establecer que no había alternativas a la extrema derecha o la derecha liberal. Las había pero no lograron llegar a la final. Y ahora hay que decantarse. Un antifascista sabe que cuando la historia pone el fascismo en el camino solo cabe hacerle frente. Sin diatribas ni relatos alternativos. Hay que pararlo.

Emmanuel Macron, un exbanquero de los Rothschild y exministro de Economía del socialismo de François Hollande -uno de los máximos responsables del ascenso del fascismo de Marine Le Pen con sus políticas conservadoras- es una desgracia para los trabajadores de igual porte que lo sería Fillon o lo son Albert Rivera y Mariano Rajoy. Un neoliberal clasista que se dirige a los trabajadores que protestan por la reforma laboral diciéndoles que trabajen para comprarse un traje como el suyoPolíticos como Macron y políticas como las de Macron son las que han llevado a Le Pen a su máximo histórico. No será el antídoto contra el fascismo, es solo un dique de contención que la historia ha puesto en nuestro camino y que dejará latente el problema, si no lo agrava. Pero es el instrumento que la realidad nos ha dado, hay que hacer fuerte el dique ahora, poner sacos terreros y parar la embestida mientras se construye una verdadera alternativa a la extrema derecha que sepulte a Le Pen y a los que como Macron la aúpan con su ideología tóxica para los trabajadores.

En los días previos a las elecciones en Francia, políticos del PSOE, Ciudadanos y el PP, columnistas de extremo centro de El País y toda la oligarquía mediática no dudaron en equiparar a Jean Luc Mèlenchon con Marine Le Pen para armar la estructura que pudiera establecer el relato que permitiera poner a Le Pen como alternativa viable en el caso de que el candidato de izquierdas compitiera con ella en segunda vuelta. Todos aquellos que han equiparado en multitud de ocasiones el antifascismo con el fascismo y el nazismo con el comunismo han construido una Europa que permite que la ideología más criminal de la Europa contemporánea sea vista como una opción tolerable. En el año 2012, mientras Viktor Orban reformaba la constitución para crear campos de trabajo para desempleados o su socio Jobbik realizaba cazas de gitanos en Gyongiospata, la Unión Europea recordaba al premier húngaro que la prioridad era el cumplimiento del déficit y la independencia del Banco Central. Y el virus se siguió propagando.

Partidos como Ciudadanos están intentando dar lecciones de antifascismo porque ahora es cool ir contra Le Pen y apoyar a un candidato de estudio de márketing como Macron. Sin embargo, Albert Rivera fue uno de los que participó de manera más activa en la reactivación de la extrema derecha al participar en una coalición de partidos llamada Libertas para acudir a las elecciones europeas de 2009. Ciudadanos acudió coaligado, por ejemplo, a la Liga de las Familias Polacas, un partido de extrema derecha y xenófobo que tuvo a su líder, Roman Giertych, como viceprimer ministro en el año 2007 y que prohibió hablar de la homosexualidad en las escuelas por sus “creencias como hombre”.

Tener plena consciencia de cuál sería la opción de los antifascistas sobrevenidos en caso de cuestionarse sus intereses no puede marcar el camino de un antifascista convencido. En estos momentos hay que compartir trinchera con los de Macron frente a Le Pen aunque estemos seguros de que nos van a usar como carnaza para el capital. Esa será otra guerra, y ya va siendo hora de que la izquierda sepa cómo afrontarla.

Más en lamarea.com

Read More