You are here

Una macedonia de ‘collons’

El rey Felipe VI, durante el discurso de Nochebuena de 2017. CASA REAL

Había una vez un rey cuyo país tenía un pollastre de collons. Tanto es así que sus atentos súbditos, gracias a la labor de la Radiotelevisión nacional (RTVE), decidieron obsequiarle con una bonita macedonia de collons de 10 minutos que, arrancando en Catalunya, terminara en los toros.

En bendito barullo, la televisión pública tuvo a bien mezclar el discurso –“inadmisible”, “inaceptable”, etc etc— pronunciado tras lo de Catalunya con las palabras del Borbón tras lo de Catalunya, de forma que los atentos súbditos no podían saber cuál de los dos discursos se refería a la aplicación de un artículo de la Constitución llamado 155 y cuál a un atentado perpetrado en Las Ramblas. Y así hasta que al fin el rey aparecía visitando a un herido en un hospital. Entonces quedaba ya todo claro.

Cabe reseñar que, en dicho obsequio público, elaborado con el capital que su pueblo cedía al bien común, aparecía también el emérito campechano en Sevilla, la emérita silente en algún asunto de beneficencia, el desfile de las Fuerzas Armadas de este año de la victoria de 2017 y españolísimas estampas que iban a concluir en tres perlas del collar de quien tú sabes: La primera, bajo el título “ovación en Las Ventas”; la segunda, llamada “Nuevo centro Botín”; y la tercera, ya con el emérito, “Apoyo a la Fiesta Nacional”.

Como forma de agradecimiento a su dedicación, la macedonia de collons finalizaba con un bonito “Fin de semana en Astún” cuyo vídeo recogía la imprescindible pregunta del reportero: “¿Cómo está la nieve, majestad?”.

Pasados esos 10 minutos, el rey homenajeado pasó a hablar. Y como de costumbre, sesudos analistas chuparon las cáscaras.

Más en lamarea.com

Read More

La patria de Banco Sabadell: ni Cataluña ni España

Sucursal del Banco Sabadell. Foto: Álvaro Minguito.

ASIER ANDRÉS Y JOSÉ BAUTISTA // Dinero, patria y las paradojas del procés. En mayo de este año, Banco Sabadell puso su sede en Miami a disposición del vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, para su tour por EEUU en busca de aliados empresariales. Pero la tradicional cercanía de este banco con algunos líderes y partidos que hoy conforman Junts pel Sí no pudo evitar que el pasado 5 de octubre Banco Sabadell, uno de los grandes estandartes del poder financiero catalán, se convirtiera en la primera empresa del Ibex 35 en anunciar la salida de su sede social de Cataluña ante el anuncio de una posible declaración de independencia por parte del Govern.

El emblemático banco, con 136 años de historia y un rol clave en el auge de la industria textil catalana, tiene ahora su sede en Alicante, en el mismo edificio que albergaba el centro operativo de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), adquirida en 2011 al precio simbólico de un euro, aunque sus servicios centrales siguen en Barcelona. El 18 de octubre, la entidad informó de que pensaba mover su presidencia a Madrid.

Hay un dicho popular que dice que “un buen banquero debe bailar en todas las bodas”. El Banco Sabadell lo ha hecho. Durante años mantuvo una estrecha relación con el catalanismo conservador y, aunque pueda parecer una historia lejana, solo hay que remontarse algunos años para hallar ejemplos claros.

Lee el reportaje complejo haciendo clic aquí o entrando en lapágina web de #YoIBEXtigo.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

Vente pa la trena, Dastis

Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores. Foto: Gobierno de Lituania.

“Las cárceles en España, y en particular a la que se va a enviar al señor Puigdemont cuando venga, reúne todas las comodidades que, no ya solo los presos, sino que muchas personas quisieran disfrutar” — Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, dixit.

Análisis de texto en tres puntos y un mensaje.

Uno: El ministro considera que una cárcel es un lugar en el que a una podría apetecerle vivir. Y no sólo eso, la considera un lugar por el que una suspira. Del tipo “ay, si yo pudiera pasar contigo las navidades en Nanclares, tigre mío”. Incluir en dicha frase el verbo “disfrutar”, es más, unir las ideas de disfrute y cárcel en la misma oración, provoca una siniestra sospecha, retrata a un siniestro individuo y traza siniestros futuros. Tener como ministro a un hombre capaz de considerar “disfrutable” una estancia en la cárcel podría despertar todas nuestras alarmas, y con razón.

Dos: El ministro afirma que los presos se mueren por estar allí. Pero no solo ellos, que los presos, ya se sabe, son seres de caprichos exquisitos. En opinión del bueno de Dastis, es mucha la población no reclusa, “muchas personas”, o sea ciudadanos, con una vida tan perra que mejor estarían presos. Más o menos aquella frase tabernaria de “al menos allí comen caliente tres veces al día”, con la diferencia de que este señor no es Manolico el del anís sino el ministro de Asuntos Exteriores. Sin duda, la España en la que Mariano Rajoy, su jefe, ve el fin de la crisis es aquella en la que se vive mejor en la cárcel que en tu casa.

Tres: Dastis tiene tan claro el guión de la opereta que llevan tiempo interpretando, que ya conoce el nombre de la cárcel “a la que se va a enviar al señor Puigdemont”, y seguramente el número de celda y el compañero, así como el texto de las diversas sentencias que acompañarán al caso en el transcurso de la obra.

Mensaje: Dastis, colega, vente pa la trena, que lo de la libertad es una mierda, ya lo puedes jurar, que pa qué quiere una la libertad si no tiene un mendrugo que echarse a la tripa, vente, hombre, que sí, que la libertad está sobrevalorada, tigre, que aquí no es como en esos CIES tuyos, donde ni dios sabe lo que pasa, y lo que pasa aquí… Que te lo cuenten los tuyos.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More