You are here

AI advierte de los peligros “irreversibles” de la cirugía a menores intersexuales

AI denuncia la cirugía invasiva e irreversible en los menores intersexuales I La Marea

Amnistía Internacional ha denunciado este miércoles las cirugías invasivas a las que son sometidos menores intersexuales en Alemania y Dinamarca para “normalizar” su sexo, y ha exigido a estos dos países que garanticen el fin de estas operaciones que “violan sus derechos humanos”.

“Estas intervenciones normalizadoras se llevan a cabo sin tener pleno conocimiento de los efectos potencialmente dañinos a largo plazo que tienen en los menores de edad”, afirma Laura Carter, investigadora de AI sobre orientación sexual e identidad de género.

“Nos referimos a incisiones realizadas en tejidos sensibles, con consecuencias para toda la vida, basadas únicamente en estereotipos sobre el aspecto que debe tener un niño o una niña. La cuestión es a quién beneficia esta práctica, porque nuestro informe muestra que para las personas sometidas a ella ha sido una experiencia trágica”, prosigue Carter.

El informe Ante todo no hacer daño, basado en casos de Dinamarca y Alemania, ilustra el modo en que los estereotipos de género anacrónicos dan lugar a que se practiquen intervenciones quirúrgicas no urgentes, invasivas e irreversibles a menores de edad intersexuales —término que se utiliza habitualmente para designar a las personas que presentan variaciones de las características sexuales, como los cromosomas, los genitales y los órganos reproductores.

El estudio detalla el modo en que en estos dos países europeos, estas intervenciones “se llevan a cabo en bebés y menores de 10 años”, pese a no existir investigaciones médicas que respalden la necesidad de pasar por el quirófano.

Alrededor del 1,7% de la población mundial —porcentaje similar al de personas pelirrojas— tiene variaciones de las características sexuales.

Muchos de los encuestados por AI aludieron al trauma físico y mental que sufrieron en el momento en que se practicaron las cirugías y posteriormente en su vida.

“Dada la actual falta de investigación y conocimiento médico en esta área, no se deben tomar decisiones que cambien la vida y sean irreversibles cuando el menor de edad es demasiado joven para manifestar su opinión sobre lo que se le hace”, afirma Carter.

Según Amnistía Internacional, el planteamiento actual sobre esta cuestión no protege los derechos humanos de los menores daneses y alemanes, incluidos el derecho a la vida privada y el derecho al más alto nivel posible de salud.

Estas prácticas también han sido condenadas expresamente por la ONU que, en repetidas ocasiones, han considerado que las intervenciones quirúrgicas en menores intersexuales son innecesarias y nocivas.

Por todos estos motivos, AI pide a Alemania y Dinamarca que cualquier solución, entre ellas la relativa a una intervención quirúrgica, se aplace hasta que la persona afectada “pueda participar significativamente en la decisión de lo que se le hace a su cuerpo”.

AI reclama asimismo que se indemnice a las personas sometidas a intervenciones innecesarias y a impartir formación sobre diversidad de género y corporal a los profesionales médicos.

Donación a La Marea

Más en lamarea.com

Read More

AI advierte del mayor retroceso en Derechos Humanos desde el nazismo

Cola de refugiados en Belgrado. I LA MAREA

Un mundo “más dividido y peligroso” en el que los Derechos Humanos retroceden y se debilitan debido a “las atrocidades masivas”. Esta es la advertencia que ha lanzado este miércoles Amnistía Internacional (AI) durante la presentación de su informe anual La situación de los derechos humanos en el mundo. La ONG denuncia que la retórica “tóxica y deshumanizadora” que los políticos proclaman en su discurso del “nosotros contra ellos” retrotrae a “la década de 1930”, cuando el nazismo y el fascismo se propagaron por Europa.

“Se trate de Trump, Orban, Erdogan o Duterte, cada vez son más los políticos que dicen ser antisistema y tienen una agenda tóxica que persigue, convierte en chivos expiatorios y deshumaniza a grupos enteros de personas. La política de demonización que se hace en la actualidad difunde la peligrosa idea de que algunas personas son menos humanas que otras, despojando de su humanidad a grupos enteros de personas. Esta práctica amenaza con desatar los aspectos más negativos de la naturaleza humana”, denuncia Salil Shetty, secretario general de AI.

Para esta ONG, un claro ejemplo de la tendencia global a hacer política de manera más airada y divisiva fue la venenosa retórica de campaña de Donald Trump, pero los líderes políticos de otras partes del mundo también apostaron su poder a discursos de miedo, culpa y división.

Está retórica tiene un impacto cada vez mayor en las políticas y medidas que se adoptan. Amnistía Internacional denuncia que, en 2016, los Gobiernos “hicieron la vista gorda ante crímenes de guerra, impulsaron acuerdos que menoscababan el derecho a solicitar asilo, aprobaron leyes que violaban la libertad de expresión, incitaron a asesinar a personas simplemente por estar acusadas de consumir drogas, justificaron la tortura y la vigilancia masiva, y ampliaron poderes policiales draconianos”.

El informe documenta cómo 36 países violaron el derecho internacional, al devolver de forma ilícita a personas refugiadas a países donde sus derechos humanos corrían peligro. “Los límites de lo que se considera aceptable han cambiado. Los políticos legitiman, desvergonzada y activamente, todo tipo de retóricas y políticas de odio basadas en la identidad de las personas, como la misoginia, el racismo y la homofobia. El primer blanco han sido las personas refugiadas, y si esta situación persiste en 2017, aparecerán también otros en el punto de mira”, prosigue Shetty.

España, en el punto de mira

Amnistía Internacional sostiene que España no se ha quedado al margen del menoscabo de los derechos humanos. Por un lado, “la acogida de personas que huyen de conflictos o de graves violaciones de derechos humanos sigue siendo insuficiente, y se siguen produciendo expulsiones colectivas en las fronteras de Ceuta y Melilla. Por otro, se ha utilizado el delito de ‘enaltecimiento de terrorismo’ para limitar desproporcionadamente la libertad de expresión”, señala AI en su informe.

La ONG también denuncia la “impunidad” hacia ciertos casos de tortura cometidos por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, y tilda de “insuficientes” las cifras de refugiados acogidos por el Estado español (1.034 personas). Asimismo, la organización advierte que “no se garantiza el derecho a la información” y de la falta de garantías de protección para colectivos vulnerables como las mujeres víctimas de violencia de género, las víctimas de trata, o las personas del colectivo LGBTI.

Más en lamarea.com

Read More