You are here

¿Cómo se vive en Donetsk y Lugansk?

Por Komsomolskaya Pravda, traducido por Naia Sanzo, recogido en Slaviangrad.

A principios de octubre, la situación en Donbass ha empeorado. El ejército Ucraniano viola constantemente el acuerdo de alto el fuego en la línea del frente. Cada día, docenas de proyectiles llegan desde el territorio controlado por el Ejército Ucraniano. Nuestro fotógrafo Vladimir Velengurin ha estado en la línea del frente en la RPD y la RPL.
Nueva “Roma” en Lugansk
“Tenemos estrictamente prohibido devolver fuego. Bajo pena de multa”, explica el comandante del 12º Batallón “Roma”, el Mayor Pavel Volvich. “Así que el enemigo es completamente libre. Los lanzagranadas trabajan sobre el río a todo trapo. Nos disparan y se marchan. Solo podemos responder si el Ejército Ucraniano pasa a la ofensiva”, cuenta Pavel.
Pavel, antiguo perforador, trabajó en una mina y en tres años ha alcanzado el rango de Mayor en el ejército.
Hace unos días, en los barracones de la localidad de Krasniy Yar, a unos pocos kilómetros de Lugansk, donde no queda nada, solo las quemadas y destruidas paredes, que  recibieron los impactos de proyectiles de mortero de 82mm y lanzagranadas. Con las primeras explosiones de los proyectiles, todos tuvieron que saltar a las trincheras o a las zanjas que habían cavado junto a los barracones. Milagrosamente, no hubo heridos. Desde su fundación, el 12º Batallón Roma ha perdido en total a 28 soldados, otros 20 han resultado heridos. El dato parece bajo teniendo en cuenta que ya son tres años de lucha, pero el batallón está formado prácticamente en su totalidad por residentes locales sin experiencia militar: civiles, principalmente mineros, de la ciudad de Sverdlovsk, en la región de Lugansk; cosacos del Don, hermanos y hermanas, vecinos y amigos.
Cada baja supone dolor para todos. Aquí han instalado un monumento a los soldados del batallón que han caído en la guerra. Lucharon en la batalla de Saur Mogila, Mariupol y la bolsa de Debaltsevo.
Al avanzar por la carretera observamos una cruz en el lugar en el que murieron los periodistas de VGTRK Igor Kornelyuk y Anton Voloshin el 17 de junio de 2014.
Крест на месте гибели журналистов. Фото: Владимир ВЕЛЕНГУРИН
La principal tarea del batallón es impedir que el enemigo cruce el río Severskiy Donets. Las riveras fluviales están llenas de árboles y arbustos. En algunas zonas, la visibilidad queda severamente limitada, así que desde las trincheras, es imposible ver nada incluso con periscopio. Y el enemigo está a tan solo cuatrocientos metros de la línea del frente. Todo ello a escasos kilómetros de Lugansk.
Entre los hombres veo a una mujer. No se puede decir que Lena sea débil. Médico, no solo lleva un botiquín sino también un arma automática cargada.
La línea del frente atraviesa un antiguo campamento de vacaciones. Aquí estaba una especie de Disneylandia de los tiempos soviéticos. Los soldados caminan entre los arbustos con las armas preparadas por si se encuentran con grupos de reconocimiento del enemigo. Pasamos junto a las figuras de cemento de los personajes de la leyenda “Ivan Zarevich y el lobo gris”, Pinocho, los tres cerditos y otras esculturas.
La infeliz ciudad de Schastye
El batallón mantiene la defensa de varios kilómetros a lo largo del río y la zona de Schastye. Y ahí está el Ejército Ucraniano. Se hizo explotar el puente que cruzaba el río. Solo hay un cruce de madera por el que puede pasar la población civil.
Las posiciones de tiro del batallón se encuentran en altura, con vistas a toda la ciudad. Las posiciones están fortificadas con trincheras y líneas de comunicación. En todas partes hay zanjas y fortificaciones. Cubiertas de cemento con mirillas y barreras de cemento. Y con técnica: hasta ahora no había visto fortificaciones de cinco estrellas. El techo del refugio es como una tarta de capas tapada con ruedas y troncos cubiertos de tierra.
Y con aperturas: ventanas con cristales que se abren durante los ataques. Pero que se cierran para mantener el calor.
Parte de las trincheras cuenta con un suelo de madera para que el lugar no se llene de barro.
“Aquí está nuestra munición antiaérea”, dice el comandante mostrando un improvisado aparato de metal y un tubo. Está acoplado a una ametralladora con capacidad para rotar vertical y horizontalmente.
En las ventanas hay ametralladoras de gran calibre. Tienen capacidad para alcanzar al enemigo o su equipamiento a varios kilómetros.
Un joven renueva la munición. Conocemos a Evgeny. Solo tiene 18 años.
“En cuanto me convertí en adulto, me alisté en el batallón. Mi padre también está luchando, es oficial. Pero está en otra zona. No fui con él porque en este batallón están todos mis amigos”, reconoce el chico. Hay suficientes armas y munición. Suena el lanzamiento de un proyectil de lanzagranadas AGS-17.
Donetsk, la ciudad de las rosas
Comemos en el distrito del aeropuerto de Donetsk con el viceprimer ministro de la RPD, Dmitry Trapeznikov. “Antes era imposible circular. Todas las carreteras estaban llenas de cráteres y había tanta metralla que se pinchaban las ruedas. Hemos reparado la carretera y ahora es suave y segura. Y eso es todo gracias a los servicios públicos. ¡Gente heroica!”, cuenta Dmitry. “En Avdeevka, la planta de filtración ha sufrido más de mil impactos y nadie ha dejado el trabajo. Heroicamente continúan suministrando agua corriente para la población. Antes de la guerra, Donetsk era la ciudad del millón de rosas. Ahora hay el doble de flores en la ciudad. De hecho, el centro es muy agradable y cómodo. En agosto, Donetsk se convirtió en ciudad héroe”, recuerda Trapeznikov.
“Mire ahí, en la señal de entrada del aeropuerto de Donetsk está la inscripción: ciudad héroe de la RPD. Pero toda la señal está llena de agujeros de bala”.
Disparos contra los vivos y los muertos
Nos acercamos a la zona del aeropuerto. Dmitry conoce como la palma de su mano todos los detalles: “Ahora, en la calle Stratonavtov pasaremos por una casa sin paredes. Fue derruida por las explosiones. La decoración y los muebles se han quedado donde estaban”.
Casi nadie vive en esta calle. Las casas están vacías, se escuchan tiroteos constantemente. Avanzamos a través de los disparos y en lugar de seguir al aeropuerto giramos en dirección al cementerio del monasterio Iversky.
Un proyectil explota a un kilómetro. Ahí, detrás de los árboles, algo se ha incendiado. Llama la atención de una de las pocas personas que se encuentran en el cementerio. Están ahí para cuidar de las tumbas de sus seres queridos. Hace tres años era imposible llegar hasta aquí. Tras la dura batalla, el cementerio estaba lleno de minas y proyectiles sin explotar. En muchas de las tumbas no queda más que un cráter.
No hay una sola tumba que no haya sufrido daño. Las balas en las tumbas con el esqueleto del aeropuerto de fondo: es una escena aterradora. El destruido monasterio completa la imagen. El cementerio está limpio, pero el peligro aún acecha. En todas partes hay restos de proyectiles.
El cementerio está oficialmente cerrado, pero sigue habiendo personas que vienen a las tumbas de sus seres queridos. Solía haber un cordón, pero tampoco eso impedía venir a la gente.
El oficial retirado Valery Grigorevich enterró en el cementerio a su mujer y sus dos hijos. Con un trapo húmedo limpia los monumentos a su familia. Todos ellos están dañados por la metralla. Sus hijos fueron soldados. Andrey luchó en Afganistán, donde resultó herido. Murió hace cinco años. El más joven, Maxim, era Mayor y murió en Ilovaysk, en esta guerra. Y ahora han disparado a su tumba. Ni siquiera se reconocen las caras.
“En internet vi un vídeo de los bombardeos en el cementerio”, cuenta otro pensionista, Stepan Viktorovich. “En medio de la guerra, aquí se estaba quemando todo, había miles de explosiones. ¡Cómo es posible que dispararan a los muertos! ¡No pueden defenderse! Aunque me da miedo, vengo a visitar la tumba de mi mujer”.
Regularmente, un dron sobrevuela el cementerio controlando la situación. En algún lugar cercano se escucha una ametralladora. Los trabajadores colocan una nueva placa para sustituir a otra destruida por un proyectil.
A pocos kilómetros de aquí, la vida continúa. En el centro de Donetsk apenas se escuchan los disparos. Las rosas florecen, la población pasea por los parques, trabaja, estudia. Solo el toque de queda y las lejanas explosiones recuerdan la difícil situación.
Read More

El nazismo en Europa, es precisamente la OTAN

Por Manlio Dinucci, en Red Voltaire, recogido de Resumen Latinoamericano.

Los hechos lo demuestran: al término de la Segunda Guerra Mundial, la OSS y posteriormente la CIA protegieron y reciclaron a oficiales nazis para crear con ellos las redes stay-behind de la OTAN. En 2013, la OTAN utilizó varios grupos neonazis para montar una “revolución” en Kiev. En este momento, la OTAN apoya públicamente a las nuevas instituciones ucranianas, que incluyen dirigentes nazis, como el presidente del parlamento. En vez de tratar de evitarlo, la OTAN organiza el resurgimiento del nazismo.
Ucrania, que ya es de hecho miembro de la OTAN, ahora quiere ser incorporada oficialmente a ese bloque militar. El 8 de junio de 2017, el parlamento de Kiev adoptó por mayoría (con 276 votos a favor y 25 en contra) una enmienda legislativa que prioriza la incorporación de Ucrania a la OTAN. La entrada de Ucrania en ese bloque militar sería mucho más que algo formal. La OTAN acusa a Rusia de haber anexado Crimea ilegalmente y de realizar acciones militares contra Ucrania.
Por consiguiente, si Ucrania se convirtiera oficialmente en miembro de la OTAN, los otros 29 países miembros de ese bloque militar tendrían que «asistir a la parte o partes así atacadas adoptando (…) las acciones que juzgue necesarias, incluyendo el uso de la fuerza armada», como se afirma en el Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte. Dicho claramente, tendrían que entrar en guerra con Rusia.
El “mérito” de haber introducido en la legislación ucraniana la incorporación de ese país a la OTAN como objetivo prioritario es de Andrei Paruby. Este personaje es cofundador del Partido Nacional Social ucraniano, creado en 1991 según el modelo del Partido Nacional Socialista de Adolfo Hitler; jefe de las formaciones paramilitares neonazis utilizadas en 2014 en el putsch de la plaza Maidan, bajo las órdenes de Estados Unidos y la OTAN, y en la masacre de Odesa; jefe del Consejo de Defensa y de Seguridad Nacional que utiliza el Batallón Azov y otras unidades neonazis para atacar a los civiles ucranianos de origen ruso en el este de Ucrania y que realiza constantemente salvajes agresiones contra militantes del Partido Comunista, destruyendo locales de esa formación política y quemando libros, según el más puro estilo nazi, en momentos que ese partido está a punto de ser objeto de una prohibición oficial.
JPEG - 68.8 KB

 Andrei Paruby (a la izquierda, sin gorra y en uniforme oscuro) con sus amigos de la OTAN.
Ese es el Andrei Paruby que, como presidente del parlamento ucraniano, cargo que le fue conferido en abril de 2016 por sus «méritos democráticos», fue recibido el 5 de junio de 2017 por la presidente de la Cámara italiana, Laura Boldrini. «Italia siempre ha condenado el acto ilegal cometido en detrimento de una parte del territorio ucraniano», afirmó entonces la presidente Boldrini, avalando así la versión de la OTAN, según la cual Rusia anexó Crimea ilegalmente. Claro, esa versión ignora a propósito el hecho que la población de Crimea optó mediante un referéndum por separarse de Ucrania y reintegrar Crimea a Rusia para impedir con ello ataques como los que sufren constantemente las poblaciones rusas del Donbass, perpetrados por los batallones neonazis y las demás fuerzas militares de Kiev.
La cordial entrevista entre Paruby y la señora Boldrini concluyó con la firma de un memorándum de entendimiento que «fortalece la cooperación parlamentaria entre las dos asambleas, tanto en el plano político como en el administrativo».
Así se refuerza la cooperación entre la República Italiana, nacida de la resistencia contra el nazi-fascismo, y un régimen que ha instaurado en Ucrania una situación análoga a la que condujo al surgimiento del fascismo en los años 1929 y del nazismo en los años 1930. El Batallón Azov, cuya estirpe nazi está presente en su emblema, similar al de la División Das Reich de las SS [1], fue incorporada a la Guardia Nacional de Ucrania, transformada en unidad militar y promovida a la categoría de regimentó de operaciones especiales.
El Batallón Azov ha recibido así vehículos blindados y piezas de artillería. Junto a otras formaciones neonazis, igualmente convertidas en unidades regulares, el Batallón Azov recibe hoy entrenamiento de los instructores estadounidenses de la 173ª División Aerotransportada, transferidos a Ucrania desde la base italiana, y de otros instructores de la OTAN.
La Ucrania del actual régimen de Kiev se ha transformado así en el «vivero» del renacimiento del nazismo en pleno corazon de Europa. En Kiev confluyen hoy los neonazis de Europa entera, incluyendo a los neonazis italianos. Luego de recibir allí entrenamiento y después de foguearse en la realizacion de acciones militares contra las poblaciones rusas del Donbass, esos elementos regresan a sus países de origen.
De hecho, la OTAN está rejuveneciendo las filas del Gladio [2].
Fuente Original:
Il Manifesto.
Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio
Notas:
[1] La División Das Reich cometió muchos de los peores crímenes de las SS, como la masacre perpetrada en el pueblito francés de Oradour-sur-Glane.
[2] El Gladio es la red stay behind creada por la OTAN en Europa. Para más información, ver en nuestro sitio web la serie «Los ejércitos secretos de la OTAN», del investigador suizo Daniele Ganser.
Read More

El nazismo en Europa, es precisamente la OTAN

Por Manlio Dinucci, en Red Voltaire, recogido de Resumen Latinoamericano.

Los hechos lo demuestran: al término de la Segunda Guerra Mundial, la OSS y posteriormente la CIA protegieron y reciclaron a oficiales nazis para crear con ellos las redes stay-behind de la OTAN. En 2013, la OTAN utilizó varios grupos neonazis para montar una “revolución” en Kiev. En este momento, la OTAN apoya públicamente a las nuevas instituciones ucranianas, que incluyen dirigentes nazis, como el presidente del parlamento. En vez de tratar de evitarlo, la OTAN organiza el resurgimiento del nazismo.
Ucrania, que ya es de hecho miembro de la OTAN, ahora quiere ser incorporada oficialmente a ese bloque militar. El 8 de junio de 2017, el parlamento de Kiev adoptó por mayoría (con 276 votos a favor y 25 en contra) una enmienda legislativa que prioriza la incorporación de Ucrania a la OTAN. La entrada de Ucrania en ese bloque militar sería mucho más que algo formal. La OTAN acusa a Rusia de haber anexado Crimea ilegalmente y de realizar acciones militares contra Ucrania.
Por consiguiente, si Ucrania se convirtiera oficialmente en miembro de la OTAN, los otros 29 países miembros de ese bloque militar tendrían que «asistir a la parte o partes así atacadas adoptando (…) las acciones que juzgue necesarias, incluyendo el uso de la fuerza armada», como se afirma en el Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte. Dicho claramente, tendrían que entrar en guerra con Rusia.
El “mérito” de haber introducido en la legislación ucraniana la incorporación de ese país a la OTAN como objetivo prioritario es de Andrei Paruby. Este personaje es cofundador del Partido Nacional Social ucraniano, creado en 1991 según el modelo del Partido Nacional Socialista de Adolfo Hitler; jefe de las formaciones paramilitares neonazis utilizadas en 2014 en el putsch de la plaza Maidan, bajo las órdenes de Estados Unidos y la OTAN, y en la masacre de Odesa; jefe del Consejo de Defensa y de Seguridad Nacional que utiliza el Batallón Azov y otras unidades neonazis para atacar a los civiles ucranianos de origen ruso en el este de Ucrania y que realiza constantemente salvajes agresiones contra militantes del Partido Comunista, destruyendo locales de esa formación política y quemando libros, según el más puro estilo nazi, en momentos que ese partido está a punto de ser objeto de una prohibición oficial.
JPEG - 68.8 KB

 Andrei Paruby (a la izquierda, sin gorra y en uniforme oscuro) con sus amigos de la OTAN.
Ese es el Andrei Paruby que, como presidente del parlamento ucraniano, cargo que le fue conferido en abril de 2016 por sus «méritos democráticos», fue recibido el 5 de junio de 2017 por la presidente de la Cámara italiana, Laura Boldrini. «Italia siempre ha condenado el acto ilegal cometido en detrimento de una parte del territorio ucraniano», afirmó entonces la presidente Boldrini, avalando así la versión de la OTAN, según la cual Rusia anexó Crimea ilegalmente. Claro, esa versión ignora a propósito el hecho que la población de Crimea optó mediante un referéndum por separarse de Ucrania y reintegrar Crimea a Rusia para impedir con ello ataques como los que sufren constantemente las poblaciones rusas del Donbass, perpetrados por los batallones neonazis y las demás fuerzas militares de Kiev.
La cordial entrevista entre Paruby y la señora Boldrini concluyó con la firma de un memorándum de entendimiento que «fortalece la cooperación parlamentaria entre las dos asambleas, tanto en el plano político como en el administrativo».
Así se refuerza la cooperación entre la República Italiana, nacida de la resistencia contra el nazi-fascismo, y un régimen que ha instaurado en Ucrania una situación análoga a la que condujo al surgimiento del fascismo en los años 1929 y del nazismo en los años 1930. El Batallón Azov, cuya estirpe nazi está presente en su emblema, similar al de la División Das Reich de las SS [1], fue incorporada a la Guardia Nacional de Ucrania, transformada en unidad militar y promovida a la categoría de regimentó de operaciones especiales.
El Batallón Azov ha recibido así vehículos blindados y piezas de artillería. Junto a otras formaciones neonazis, igualmente convertidas en unidades regulares, el Batallón Azov recibe hoy entrenamiento de los instructores estadounidenses de la 173ª División Aerotransportada, transferidos a Ucrania desde la base italiana, y de otros instructores de la OTAN.
La Ucrania del actual régimen de Kiev se ha transformado así en el «vivero» del renacimiento del nazismo en pleno corazon de Europa. En Kiev confluyen hoy los neonazis de Europa entera, incluyendo a los neonazis italianos. Luego de recibir allí entrenamiento y después de foguearse en la realizacion de acciones militares contra las poblaciones rusas del Donbass, esos elementos regresan a sus países de origen.
De hecho, la OTAN está rejuveneciendo las filas del Gladio [2].
Fuente Original:
Il Manifesto.
Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio
Notas:
[1] La División Das Reich cometió muchos de los peores crímenes de las SS, como la masacre perpetrada en el pueblito francés de Oradour-sur-Glane.
[2] El Gladio es la red stay behind creada por la OTAN en Europa. Para más información, ver en nuestro sitio web la serie «Los ejércitos secretos de la OTAN», del investigador suizo Daniele Ganser.
Read More

Ecos del 9 de Mayo

En todo el mundo se celebró este día de la Victoria sobre el Fascismo.

Esta foto viene de Crimea, en Sebastópol.

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, niño(a) y exterior

 

La Asociación de Amistad Hispano Soviética apoyó y asistió con bastantes miembros a la celebración de la Manifestación del Regimiento Inmortal, en Madrid.

Pero es en la Repúblicas del Donbass donde más sintieron su recuerdo, por la cercanía y el acoso del nuevo fascismo encarnado por las autoridades instaladas en Kiev, nacionalistas que reivindican el pasado nazi.

Recogemos el enlace de Liza Rezníkova, publicado en ruso en Antifashist

“Hoy Donetsk celebra una de sus principales fiestas: el Día de la Victoria del pueblo soviético sobre la agresión fascista. Para quienes llevan tres largos años viviendo en guerra, esta celebración es muy personal, especial, propia.

Desde las seis de la mañana hay personas acercándose a la calle principal para conseguir un sitio en el lugar en el que se celebrará el desfile y la marcha del “Regimiento Inmortal”. Entre los espectadores los hay de todas las edades: desde niños a hombres y mujeres mayores.

Un pequeño grupo es el de quienes participaron personalmente en la guerra, veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Son muy mayores, muchos de ellos caminaan con muletas y están cubiertos de medallas. La población les recibe con grandes aplausos y gritos de “¡Gracias!”. Los veteranos responden con sonrisas.
Llegan las autoridades, con el líder de la RPD, Alexander Zajarchenko y el ministro de Defensa, Vladimir Kononov, a la cabeza. En la tribuna se encuentran las autoridades de la RPD y algunos invitados, entre los que se puede ver al motorista Alexander Zaldostanov, conocido como “el cirujano”.
Son exactamente las nueve de la mañana. Las unidades que van a desfilar están preparadas. Rompiendo el silencio, el mayor-general Denis Minenkov da inicio al desfile.
En la calle principal de Donetsk, la guardia de honor desfila con la bandera de la República Popular de Donetsk. Le sigue la bandera de la victoria.
El ministro de Defensa, Vladimir Kononov, saluda a los representantes de las Fuerzas Armadas. Le devuelven el saludo.
“Buenos días, camarada teniente general”.
“Les felicito por la victoria en la Gran Guerra Patria”.
Un gran “¡hurra!” hace eco alrededor de Donetsk.
Pronuncia su discurso el líder de la RPD. “Camaradas soldados. Queridos veteranos, ciudadanos e invitados de la República Popular de Donetsk. Les felicito en el 72º aniversario de la gran victoria del pueblo soviético sobre el invasor fascista. Hace 72 años, nuestro pueblo derrotó al más terrible demonio de la humanidad: el fascismo. Nuestros antepasados se levantaron con coraje para defender nuestro gran país y la lucha acabó por romper al enemigo. Hoy celebramos esta gran fiesta: el día de nuestra victoria. Tras el desfile de equipamiento militar y de la élite de las Fuerzas Armadas de la República Popular de Donetsk, esta plaza se llenará con miles de personas que se unirán a la marcha del Regimiento Inmortal. Honramos la memoria de nuestros héroes caídos. Por desgracia, hoy la guerra está a nuestras puertas y a nuestros antepasados se unirán imágenes de nuestros hermanos e hijos. Pero, como hace 72 años, ahora también vamos a ganar esta guerra. Nuestra causa es justa. El enemigo será derrotado. La victoria será nuestra”, afirma Zajarchenko.
Comienza el desfile.
La calle principal se llena de una columna de equipamiento militar de la República. Lidera la columna uno de los legendarios tanques T-34 que lucharon en la Segunda Guerra Mundial.
 
 


Sus filas están compuestas por familiares de quienes defendieron su tierra en la Gran Guerra Patria y los de quienes han muerto recientemente defendiendo su tierra de Donbass de los radicales ucranianos.
 Seguidos de la Marcha Inmortal.
Los hijos y nietos de veteranos de guerra y madres, esposas e hijos de quienes han participado en la guerra de Donbass. Muchas lágrimas. Comienza a llover, parece que, igual que los familiares y amigos, la naturaleza también llora a los muertos.

Es un solemne y majestuoso espectáculo: en las mismas filas están los vivos y los muertos. Hoy están juntos. Es la celebración de todos ellos: padres e hijos, abuelos y nietos, todos aquellos que lucharon para proteger su tierra de Donbass”.

Read More

Cuestión de genes

Por Colonel Cassad, Traducción Igor T. y Nahia Sanzo.

Noticias recogidas desde los territorios ocupados por la camarilla fascista ucraniana.

El alcalde de la localidad de KrasnogorovkaOleg Livanchuk, que se encuentra en la región de Donetsk, aún bajo el control del Gobierno instalado en Kiev,  afirmó en una entrevista a online.ua (a favor de la Junta Fascista), que la mayor parte de los residentes locales apoyan a la milicia de la RPD.
“También hay gente que es pro-Ucrania. Sin embargo, del total de la ciudad, conozco a lo mejor a cincuenta personas que están a favor de Ucrania. De los diez mil”, afirmó. 
Según este representante, en los festivales locales, como el Día de la Vyshyvanka (bordados tradicionales ucranianos que en los últimos años se han convertido en símbolo de la identidad ucraniana para la parte más nacionalista del país-Ed), apenas una docena de personas se presentaron con banderas ucranianas. Livanchuk explicó que la antipatía hacia Ucrania es el resultado de “un gran porcentaje de personas estúpidas entre la población”. “Los genes no han cambiado. Viene de los genes. Así es la lotería genética. Necesita extirparse, necesita removerse”, explicó el alcalde. 

Livanchuk está convencido de que las autoridades debería reeducar a la población local y “hacer que amen Ucrania por la fuerza”, concretamente, apuntó a que los profesores deberían estar obligados a hablar ucraniano, aunque él mismo habla ruso.

Quienes hablan ruso o expresan su descontento con Ucrania tienen que escribir notas explicativas. Según Livanchuk, obligó a una directora de colegio que se quejó de los bombardeos de las tropas ucranianas a escribir un “ensayo” sobre cómo a ella “no le gusta Zajarchenko”. “Y entonces le hice ensayar: durante dos semanas tenía que andar con la bandera. A todas las actividades, tenía que llevar la bandera”, afirmó el alcalde.

Esto es suficiente para demostrar claramente la naturaleza de ocupación de la junta en Donbass y cómo eso funciona para la población local, que intentan reducir al estatus de untermenschen siguiendo el ejemplo de sus predecesores históricos.

“Lo que le pase a un ruso o a un checo no me interesa en absoluto. Lo que estas naciones pueden ofrecernos en forma de buena sangre para nuestra especie, lo tomaremos, si es necesario a base de secuestrar a sus niños y educarlos aquí con nosotros. Si las naciones viven prósperamente o si se mueren de hambre, solo me interesa en la medida en que los necesitamos como esclavos para nuestra Kultur. Por lo demás, no me interesa nada”  (Himler, Jefe de las SS Hitlerianas)

“Con respecto a los territorios recientemente adquiridos, hay que decir que nuestra labor no es raspar la suciedad a diario con la población conquistada o intentar educarlos los hábitos alemanes. No es cosa nuestra si limpian sus hogares a diario con una mopa o no. Nuestra misión, al fin y al cabo, no es supervisar sus vidas diarias, sino asegurar que sirvan a nuestros propios intereses”  (Hitler).

Como diría cualquier idiota, “en Ucrania no hay fascismo“.
Read More

La vida continúa

Por Liza Rezníkova, publicado en Antifashist, traducido por Nahia Sanzo.

Pese al  derramamiento de sangre, los destrozos, las balas sobre las cabezas y las bombas explotando, Donbass continúa viviendo.


Las personas se conocen, se enamoran, se casan y tienen hijos. En el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 15 de febrero de 2017, en la República Popular de Donetsk han nacido 1.340 niños. 

Las madres de la guerra, como las de la paz, cubren a sus hijos de afecto y cuidado, soñando con un futuro brillante para ellos. Y las madres de Donbass dicen a Ucrania: “dejadnos en paz. Dejad de matarnos”.


Anya


Anya tiene 37 años. Durante muchos años vivió con su marido, pero nunca habían tenido hijos. “Habíamos hecho todo lo que se puede hacer, para nada”, cuenta Anya. Cuando comenzó la guerra, el sueño de tener hijos quedó prácticamente olvidado. Entre los ataques, vivir en el sótano, la situación simplemente era imposible. Y entonces, de forma inesperada, a principios de 2016 supo que estaba embarazada. ¡De gemelos!
La alegría no tenía límites. Un milagro tan deseado desde hacía tanto tiempo en medio de la guerra. Los nueve meses pasaron rápidamente. La mujer estaba tan feliz y envuelta en su situación que casi dejó de prestar atención a los ataques. Pero los ataques continuaron. Prácticamente a diario.


Anya y su marido viven en una zona avanzada del frente, en la localidad de Trudovsky, al oeste de Donetsk. Es habitual que algo “vuele” por el pueblo. Un proyectil explotó bajo la ventana de la familia. Anya estaba cerca  de la casa cuando escuchó el ensordecedor ruido. Su corazón le dijo: “es mi casa”. Corrió a casa y se encontró una imagen espeluznante. La mitad de las paredes estaban caídas, las ventanas rotas, la cocina cubierta de cristales rotos. Aterra pensar qué había podido pasar si alguien hubiera estado en casa. Por suerte, la casa estaba vacía.

Bajo el fuego de los continuos ataques ucranianos, el marido de Anya reparó la casa. Eso sí, de forma temporal. Una de las ventanas destrozadas está cerrada con ladrillos; otra con varias capas de plástico. Los agujeros de las paredes están cubiertos con cemento. La reparación completa tendrá que esperar a después de la guerra.

La familia tiene problemas económicos. Antes de la guerra vivían relativamente bien. Anya trabajaba vendiendo en el mercado local y su marido era minero en la mina Trudovsky. Con el estallido de la guerra, la mina cerró y el mercado fue bombardeado. Recientemente, el marido de Anya ha encontrado un trabajo en otra mina, que promete un buen salario, así que la familia está contenta.

En el otoño de 2016, bajo el sonido de los cañonazos, llegaron al mundo Igor y Maxim, dos adorables  y sanos gemelos. Sus padres están felices, su sueño por fin se ha hecho realidad. Ahora lo más importante para ellos es que sus hijos puedan crecer en un ambiente de paz y calma.

“Vamos a reconstruir. Nosotros mismos construiremos una nueva vida. De Ucrania solo necesitamos una cosa: que se vayan de nuestra tierra. Que nos dejen para que podamos criar a nuestros hijos en paz. Basta ya de muerte”.
Marina
 
Antes de la guerra, todo en la vida de Marina en Gorlovka iba bien. Tenía padres atentos y que la querían, un marido, hijos, trabajo. La guerra entró en la vida de Marina y destruyó todo lo que quería.
Marina perdió su empleo. La fábrica en la que trabajaba tuvo que cerrar. Como lo hicieron otras muchas empresas en Gorlovka, que una vez fuera el centro industrial de Donbass. Pero eso resultó ser el menor de sus problemas.

En noviembre de 2014, los padres de Marina, su principal fuente de esperanza y apoyo en el mundo, salieron en coche. Y nunca volvieron: un terrible accidente acabó con sus vidas en el acto. En aquellos terribles días, Ira, su hija mayor fue su principal apoyo. Y también VIka, que había nacido en el último día de paz en Gorlovka, ayudó a que no se viniera abajo. Un día después de nacer Vika, la guerra llegó a la ciudad con los aviones ucranianos volando en el cielo, los tanques por las carreteras y los primeros bombardeos nocturnos. Cuidar de la recién nacida distrajo a Marina de los terribles momentos de la guerra y después, de las sombras de sus padres muertos.

En la primavera de 2016, Marina supo que estaba embarazada por tercera vez. No dudó, por supuesto que tendría otro hijo. Volverían a ser una gran familia. Su marido también estaba contento. Pero no lo estuvo por mucho tiempo. No mucho después del nacimiento de su hija, se marchó y las dejó por otra mujer.

Ahora Katya tiene cinco semanas. La niña es muy tranquila, como si supiera que su madre está sufriendo, intenta no llamarla. Marina apenas llega a fin de mes. A pesar de todo, está feliz. Tiene a sus hijas, que le ayudan. Juntas tienen más fuerza. Ira ayuda a su madre en la casa, con Katya. Y pese a tener solo dos años, Vika también intenta ayudar a su hermana y a su madre a cuidar a Katya lo mejor que puede: la acaricia y besa constantemente.

Desde una de las ventanas del piso de Marina se ve la localidad de Zaitsevo; desde la otra, Shirokaya Balka. Los nombres de estas localidades no salen de los partes de guerra. Cada día, Marina y sus hijas escuchan las explosiones y ven el humo en el cielo. Cuando las bombas se acercan a su casa, la familia simplemente se refugia en el pasillo, donde no hay ventanas, y espera lo que haga falta, hasta que cese el fuego. La casa no dispone de sótano. La recién nacida Katya aún no responde a las lágrimas, pero Vika e Ira tienen mucho miedo, aunque intenten no mostrarlo para no asustar a su madre. Pero su madre lo ve todo.

Marina cree que sigue teniendo una buena vida. Todo saldrá bien. Y solo quiere una cosa: que la guerra termine y que Ucrania deje en paz a Donbass para que pueda tener la oportunidad de educar a sus hijas en paz.
Read More

Preparados para un gran cambio

Por Roman Pobereshniuk y Olga Galskaya. Traducción Nahia Sanzo en Slavyangrad.

pic_6139b5a71d8f0a4045dfc8afa2b90fb2

Ucrania no respondió al ultimátum de las autoridades de la RPD y la RPL de levantar el bloqueo económico de Donbass, así que se ha colocado [o se espera colocar en un futuro próximo] a las empresas bajo jurisdicción ucraniana [y que aún pagan impuestos en Ucrania] bajo “control externo” de las Repúblicas. También se ha detenido el suministro de carbón a Ucrania. Para dirigir este proceso se ha preparado a personal especializado. La administración externa implica principalmente que [si el proceso tiene éxito] los impuestos irán a los presupuestos de las repúblicas.

El líder de la RPD, Alexander Zajarchenko, afirmó que se había transferido a “control externo” a alrededor de cuarenta empresas que se encontraban bajo jurisdicción ucraniana. Entre las empresas de mayor tamaño están la planta de acero de Yenakievo [que detuvo su producción hace alrededor de una semana por falta de materias primas a causa del bloqueo], la planta de tuberías de Jartsizsk, la planta metalúrgica de Donetsk y las minas Zasyadko. En la RPL, las minas de Krasnodonugol y la planta de hierro y acero de Alchevsk. Los ingresos de la RPD aumentarían, según la información preliminar, en un 70% gracias a los impuestos de estas fábricas.

“Las autoridades de la RPD disponen de todos los mecanismos necesarios para una reorientación lo menos dolorosa posible de estas empresas a Rusia”, explicó a Komsomolskaya Pravda la actual ministra de Economía de la República, Viktoria Romaniuk.
Desde el inicio de la guerra en abril de 2014, las compañías que operaban en el territorio de las repúblicas no-reconocidas de Donbass han pagado, en concepto de impuestos, alrededor de 2.000 millones de dólares a Ucrania. Al fin y al cabo, muchas de ellas siguen estando, a efectos legales, en Ucrania. Y sus dueños –oligarcas– también.
En primer lugar, y muy por delante del resto, están, por supuesto, las propiedades del oligarca ucraniano Rinat Ajmetov.
“Ahora es complicado decir cuántas empresas y de qué dueños ucranianos se nacionalizarán o pasarán a control externo de la RPD en total. Pero estamos hablando de siete empresas de Rinat Ajmetov que dan empleo a un total de 29.000 trabajadores. Otras cinco plantas, en las que trabajan alrededor de 37.000 trabajadores, que se encuentran en la línea del frente y que pueden parar con ayuda de los sistemas de largo alcance del Ejército Ucraniano.  Además, el oligarca cuenta con hoteles, un estadio [el del Shakhtar Donetsk] y otros negocios entre sus propiedades en Donbass”.
Alexander Zajarchenko, líder de la RPD, afirmó que ninguno de los propietarios ucranianos se había puesto en contacto con los representantes de Donetsk. Sin embargo, el 1 de marzo se discutía activamente entre los círculos de los mineros la cuestión de qué será de la mina Zasyadko, actualmente propiedad del diputado ucraniano Efim Zvyagilskiy. Durante este tiempo, había dirigido la empresa desde Kiev, por teléfono. Seguía legalmente registrada en Ucrania. Muchos años antes de la llegada de Zvyagilskiy -en tiempos de la Unión Soviética- se decía que quien dirigía esta empresa estaba en “el club privado de los directores rojos” que dominaba la economía de Donbass.
Zvyagilsky pretende, según comentó una fuente a KP, negociar por el destino de la mina.
Inevitable estallido social en Ucrania 
El bloqueo de Donbass, iniciado desde Kiev hace unas semanas, ya ha paralizado algunas de las grandes empresas situadas en la RPD, así que ni el Gobierno ni la población de la República podían permitirse no responder. Así lo explicó a KP la politóloga Alyona Alekseevna.
“La respuesta al bloqueo ha sido, por una parte, tomar medidas decisivas para conseguir que las empresas de la RPD trabajen dentro del marco económico-legal de la República. Por otra parte, también es indicativo del apoyo popular de los residentes de la RPD, que según los sociólogos ven el futuro de la RPD solo orientada hacia la Federación Rusia”, explicó Alyona Alekseevna.
La analista recordó que la reacción de la RPD será, sin duda, un duro golpe para Maidan: en Ucrania cierran empresas y otras muchas están amenazadas. No pueden optar por una reformulación de la industria junto a Rusia y a Europa y Estados Unidos simplemente no les interesa. Así que un estallido social en Ucrania es inevitable. Y  no está garantizado que Ucrania vaya a sobrevivir a tal estallido.
Preparados para un gran cambio
Los habitantes de la RPD estaban hartos de pagar por los proyectiles que aterrizan en sus casas… Están preparados para un gran cambio. Tras la reorientación de la producción de las fábricas hacia Rusia, los empleados tienen la esperanza de ser tratados como seres humanos.
El martes, más de diez mil personas salieron a la calle en una manifestación en Yenakievo. Muchos de ellos eran trabajadores de la planta de acero de la ciudad.
“Lo que está ocurriendo ahora es perfectamente lógico”, explicó a KP el empleado de la Planta de Acero de Yenakievo Eduard Zadirakin. “La paradoja que se da en este momento es que seguimos obligados a trabajar en las empresas bajo jurisdicción ucraniana. Todos los beneficios y los impuestos de nuestros salarios no van al presupuesto de la República Popular de Donetsk sino al presupuesto del país que a diario nos bombardea. ¿Se imagina que después de la liberación de la ocupación Nazi en 1943, el carbón y el metal de Donbass fuera a parar a las fábricas del Tercer Reich? ¿Paradoja? Sí, la situación es muy extraña. De hecho, Ucrania ha dejado a la población abandonada a su suerte. Con miedo a quedarse sin trabajo. El bloqueo ha sido una ruina para nuestra empresa y para otras muchas. Pero esperamos poder reconstruir. De hecho, hace dos años comenzó el proceso de retirada de los mercados ucranianos en busca de otros. Y si Ucrania dice que no necesita el carbón de Donbass, ni nuestro metal, nosotros podemos encontrar otros mercados. Como ha hecho la fábrica de maquinaria de Yasinovataya. Venderemos nuestros productos en Rusia, Bielorrusia y Kazajistán

Fuente:
Artículo Original: Komsomolskaya Pravda 

Read More

Comunicado urgente del jefe adjunto del mando operativo de la República Popular de Donetsk

Por varias Agencias de Noticias del Donbass, traducción Nahia Sanzo y Enrico Ruíz.

La situación en la República Popular de Donetsk se sigue agravando. 
Hoy a las 13:35 (5.02.2017), la parte ucraniana de nuevo ha violado alto el fuego, y realizó un acto criminal inhumano, abriendo fuego de francotiradores contra militares de la República Popular de Donetsk, quienes garantizaban la seguridad de las brigadas de montaje que realizaban las reparaciones de las lineas eléctricas dañadas, como resultado de los bombardeos de las Fuerzas Armadas Ucranianas. 
Como resultado de este bombardeo, falleció un miliciano. Los trabajos de reparación fueron interrumpidos de manera urgente, las brigadas de reparación fueron evacuadas. Este hecho muestra la verdadera naturaleza del gobierno de Kiev, que simplemente es incapaz de cumplir sus promesas.
Eduard Basurin, como portavoz de la RPD, comentó: “En este momento las fuerzas criminales de Ucrania de nuevo utilizan artillería pesada contra los barrios residenciales de la ciudad de Donetsk”
“Desde las 16:10, más de 50 misiles fueron lanzados sobre la ciudad, usando el armamento prohibido por los acuerdos de Minsk, a pesar de total respeto del alto el fuego por nuestra parte”.
“No hay mas razones creer a las palabras del poder ucraniano. Todas las palabras que provienen de Kiev son falsas, y llenas de mentiras.
Después de la conversación telefónica de Poroshenko con Trump, a Ucrania seguramente en un futuro próximo se le acabará el apoyo militar y financiero, por eso ha tomado la decisión de llevar a cabo su “operación terrorista” en la tierra de Donbass. Por esto el presidente ucraniano cayó en una absoluta depresión, y está dispuesto a cometer los actos mas determinantes -desatando una guerra sangrienta de gran envergadura en el este de Europa- en cualquier dirección. 
Todo esto le hace falta, para intentar a inculpar de sus propios crímenes a las repúblicas de Donetsk y Lugansk, y a la Federación Rusa, para conseguir de Occidente nuevos recursos financieros para el desarrollo de su propio negocio, construido sobre la sangre del pueblo ucraniano.
“La Dirección Político-militar Neofascista de Ucrania, ha renunciado al cumplimiento de los acuerdos de Minsk sobre la retirada del armamento pesado de la linea de enfrentamiento, y lo ha hecho al revés, concentrando allí precisamente sus ejércitos. La concentración del enemigo también ha sido confirmada por nuestros servicios de inteligencia. En particular, estamos observando una concentración de fuerzas y medios del enemigo, en la linea del frente, creando una cuña de ataque”.
En el territorio de la fabrica química de Avdeevka llegaron desde Kramatorsk dos sistemas tácticos de misiles de misiles “Tochka-U”, y en Novobajmutovke en la estación de trenes se han descargado seis “Tochka-U” (1) más, y se fueron para el cumplimiento de sus misiones.
En el barrio donde donde está desplegada la 72 Brigada Nacionalista Ucraniana, llegaron dos escuadrones fascistas, bajo las ordenes del ex-comandante del “Sector Derecho”, Dimitro Yarosh.
Al barrio de Volnovaja llegaron subdivisiones de Guardia Nacional de Ucrania.
Bajo la oscuridad de la noche, desde la frontera de Crimea, camuflados para pasar desapercibidos, se está desplazando la 57 división de artillería antitanques, para reforzar las brigadas mecanizadas del F.A.U., en las direcciones a Donetsk y Mariupol. 
Aparte de todo esto, se ha detectado un desplazamiento de la 92º (Brigada de infantería motorizadas independiente) en su totalidad, desde la provincia de Járkov a la zona de la “operación terrorista”. Poroshenko está preparando una intervención criminal contra la población pacifica de Donbass.
Desde Urzuf hacia Mariupol, llegaron tres batallones de los nacionalistas de “Azov”.
Esta información nos permite sacar conclusión sobre preparación por parte de la comandancia de las F.A.U., bajo las ordenes del gobierno criminal de Ucrania, de realizar acciones ofensivas por toda la linea del frente, y la realización de sabotajes en los elementos de infraestructura civil, asemejándose a lo que los fascistas hicieron en 1941.
A su vez nuestros ejércitos están preparados dar al enemigo una digna resistencia y hacerles retirarse, igual que antes.
Nos dirigimos a los militares ucranianos. 
Probablemente para vosotros en un futuro próximo llegará la hora “X”. 
Y en este momento tienen que decidirse: ¿si vais a la muerte segura por la avaricia de los oligarcas-alcoholicos, u os reunís al movimiento de liberación de Ucrania de los traidores, que vendieron y empeñaron en deudas a todo el país, en dos años y medio, incorporando a Occidente como socios de su negocio? 
Precisamente ahora, tomando las armas y saliendo en contra de vuestros comandantes, que os obligan a ir a la matanza, y asesinar a la población civil del Donbass. 
Vosotros sois capaces de parar el derramamiento de sangre entre los pueblos hermanos -que algun día- fueron ciudadanos del mismo país.
¡Tomen esta decisión! 
¡Y venceremos a los fascistas!
Y las mentiras de Poroshenko sobre la existencia del ejercito ruso en Donbass, solo son intentos de justificar vuestras muertes ante vuestros parientes y amigos.
¡Pero la guerra se acabará! 
Y para todo el mundo se verá claramente la verdad, que estos dos años inhumanos, os empuja a una guerra contra vuestro propio pueblo. 
¡Por lo que nunca obtendréis perdón!
¡Y precisamente de vuestra decisión actual, depende el futuro feliz de Ucrania!
¡Créannos, este futuro llegará solo después de que toda esta cúpula avariciosa y podrida desde principio sea derrocada y expulsada de nuestra tierra!”
Notas:
 
1) “Tochka-U”, OTR-21 Tochkasistema de misiles táctico-operativos “Tochka”,  es un misil balístico táctico de corto alcance de origen soviético. Su designación GRAU es 9K79 y su designación OTAN es SS-21 Scarab. Es transportado en un vehículo 9P129 y levantado antes del lanzamiento. Utiliza un sistema de guía inercial. El misil en sí mismo puede ser utilizado para ataques precisos contra objetivos tácticos enemigos, como puestos de control, puentes, instalaciones de almacenamiento, concentraciones de tropas y aeródromos. La ojiva de fragmentación puede ser sustituida con una cabeza de guerra nuclear, biológica o química. El propelente sólido hace al misil fácil de mantener y desplegar.
Read More