You are here

Desde Cuba y desde Europa: la solidaridad con el Sahara es con su lucha política

Por Yalah! y Cuba Información.

En esta primera tertulia del espacio `Yalah!´, realizamos un recorrido histórico por el conflicto saharaui: la colonia española en el Sáhara Occidental, la invasión y ocupación marroquí del territorio, y la Intifada que, desde hace una década, se viene desarrollando en los territorios ocupados por Marruecos.
En este contexto, la solidaridad y cooperación de otros países con la República Árabe Saharaui Democrática, ha sido vital. El caso de Cuba es paradigmático. El 20 de enero de 1980 Cuba reconoció oficialmente la RASD y, al igual que ha hecho con otros países del Sur, ofreció generosas becas para estudiantes saharauis. Los primeros llegaron en 1977.
Para hablar de todo ello, contamos con Isabel Uria, miembro de la Asociación de Amigos y Amigas de la RASD de Bizkaia, y con Ali Salem Iselmu, poeta y escritor saharaui que estudió en Cuba y que es autor del libro “Un beduino en el Caribe”.
Presenta: Tfarrah Mohamed Yeslem. Participan en la confección de este programa: Coordinadora de organizaciones vascas de solidaridad con la RASD “27 de febrero”, Asociación de Jóvenes Saharauis de Euskal Herria y la Diáspora Saharaui en Bizkaia (DISABI). Han colaborado en la edición: Ane Lópes, Unai Zorriketa, Eneko Calle, Javier Borja.
Nace `Yalah!´, espacio de TV por Internet sobre la lucha del Pueblo Saharaui, con apoyo del medio Cubainformación.

“Yalah!” es un espacio televisivo por Internet para difundir la lucha del pueblo saharaui por su independencia, así como la labor del Movimiento de Solidaridad con la RASD (República Árabe Saharaui Democrática).
 
«Yalah!» es un espacio ofrecido por el proyecto digital de comunicación “Cubainformación”, del Movimiento de Solidaridad con Cuba, y trata de llevar al campo de la comunicación una larga tradición de solidaridad de la Revolución cubana con el pueblo saharaui.


Recordemos que Cuba ha becado, desde 1977, a más de 4.000 jóvenes del Sahara Occidental, y que hoy existen cerca de cuatrocientos estudiantes de la RASD en diferentes especialidades en la Isla, principalmente en Medicina.
Read More

Una concentración pidió en Alicante libertad para Ana Belén Montes y fin del bloqueo a Cuba

Por Cuba Información.

Organizada por la Asociación de Amistad con Cuba «Miguel Hernández» de Alicante, este miércoles pasado 21 de septiembre de 2016 se realizó una concentración  para pedir la libertad de Ana Belén Montes, al cumplirse 15 años de injusta e inhumana prisión en EEUU. 
Montes, exanalista de Inteligencia del Pentágono, alertó a Cuba de planes agresivos desde EEUU en el plano militar. En su alegato, apeló a que fue un «acto de conciencia».
La Asociación de Amistad con Cuba repartió 500 hojas informativas y pidió, además, el levantamiento del ilegal bloqueo de Estados Unidos a Cuba.
Read More

Jóvenes de 16 a 18 años: nuevos objetivos de la CIA en Cuba

El Gobierno de EEUU no renuncia a su política de injerencia en Cuba.
Es imposible hablar de relaciones normalizadas, aunque ya existan relaciones diplomáticas, mientras continúen aprobándose fondos millonarios en EEUU para los llamados “programas de cambio de régimen” en la Isla.

Uno de ellos es el “Programa de Verano para Jóvenes Cubanos”, de la organización World Learning, que trata de captar estudiantes de entre 16 y 18 años de edad, para formarlos en EEUU –nos dicen- en construcción de “democracia y participación social”.
En estos días, en universidades y centros de enseñanza media de toda Cuba se han multiplicado los actos de protesta contra esta nueva acción de injerencia. Ahora, dirigida a uno de los sectores que el Departamento de Estado considera “vulnerables” en la Isla: la juventud.
Entre Cuba y EEUU ya existen –y se han incrementado en el último año- los intercambios científicos y educacionales, que son aceptados en la Isla. Pero la mencionada iniciativa, realizada a espaldas de las instituciones y las leyes cubanas, no es un programa de intercambio. Es una cosa bien distinta.
World Learning está financiada por la Agencia Internacional para el Desarrollo de EEUU, la USAID. Bajo fachada humanitaria, la USAID es uno de los instrumentos de la CIA para influir en la política interna de no pocos países del Sur.
Y en el caso de las naciones con gobiernos antiimperialistas, como el de Cuba, es, directamente, un agente de intervención que financia los llamados “programas para la democracia” y sostiene a todo tipo de grupos antigubernamentales alineados con Washington.
No parece coherente que la Casa Blanca exprese que quiere relaciones normales con Cuba. O que el Presidente Obama afirme que no desea intervenir en los asuntos de la Isla… si después dedican 20 millones de dólares anuales a financiar a la llamada “disidencia” y a apadrinar proyectos de este tipo.
Mientras, la prensa internacional no dice sobre esto… ni media palabra.
-Texto original-
¿De qué normalización de relaciones hablamos?
Oscar Sánchez Serra – Granma.- En reiteradas ocasiones y en disímiles espacios, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, ha dejado claro la voluntad del Gobierno Revolucionario de discutir el conflicto histórico Cuba-Estados Unidos sin condiciones y sobre la base del respeto mutuo a la soberanía y autodeterminación de ambas naciones.
Hace solo unos días, el pasado 17 de septiembre, durante su intervención en la XVII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, en Isla Margarita, Venezuela, de manera enfática y diáfana, expresó: «Cuba seguirá reclamando el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero, que tantos daños y privaciones nos causa y que afecta también a muchos países por su alcance extraterritorial; y continuará demandando que se devuelva a nuestra soberanía el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo. Sin esto no podrá haber relaciones normales, como tampoco será posible si no se pone fin a otras políticas aún vigentes que son lesivas a la soberanía de Cuba, como los programas subversivos e injerencistas».
De nuestro refranero popular podríamos rescatar una expresión que retrata a la subversión y la injerencia de los gobiernos de Estados Unidos para con Cuba. «Es el mismo perro, no con diferente collar, sino con el mismo».
En el lejano 1961, exactamente el 3 de noviembre, el presidente John F. Kennedy firmó la Ley de Asistencia Exterior, quedando creada por orden ejecutiva la Agencia Internacional para el Desarrollo, USAID por sus siglas en inglés. Tuvo como bases u orígenes el Plan Marshall (1948) y la Alianza para el Progreso (marzo del propio 1961). Los objetivos: enfrentar el nuevo mapa político resultante de la Segunda Guerra Mundial y del triunfo de la Revolución Cubana.
El Plan representaba una expresión de la disputa por la hegemonía con el bloque socialista de la Europa del Este y un instrumento de contención ante el peligro de expansión de las ideas comunistas en el resto de Europa occidental.
Mientras, la otra línea promovía una «Alianza de las dos Américas» que desarrollara las fuerzas de la democracia made in USA e impidiera que el triunfo de la Revolución Cubana, el 1º de enero de 1959, se extendiera a otros países del continente. Esa segunda línea fracasó rápidamente, entre otras cosas por la derrota de la invasión mercenaria en Playa Girón, en abril de 1961, la primera derrota militar imperialista en América Latina.
La USAID desde ese momento se jacta de ayudar a los países a desarrollarse económicamente y a solucionar problemas humanitarios. Pero realmente es uno de los instrumentos de la Casa Blanca, que utiliza los servicios de inteligencia para obtener información sobre países de la región e influir en su política interna y externa; es la principal agencia de intervencionismo directo de Estados Unidos en las naciones, y distribuye millones de dólares en «ayudas» militares y económicas a naciones donde ejerce su dominio en protección de los intereses norteamericanos.
Es irrespetuoso e inconsistente que un país que decide restablecer, tras más de 50 años, relaciones diplomáticas con otro, intente subvertir el orden de este y promueva un cambio de régimen. ¿De qué buena voluntad se habla? Si Estados Unidos, con el presidente Kennedy al mando de la Casa Blanca, hizo nacer la USAID para impedir que se repitiera la Revolución Cubana y aniquilarla, el también demócrata Barack Obama aúpa a la misma agencia y le encomienda nuevos planes para derrocar las conquistas alcanzadas, en pos de restaurar la plataforma capitalista en la Cuba revolucionaria.
Para el gobierno de Estados Unidos pareciera que 1961 y el 2016 no son un espacio de tiempo, sino el mismo tiempo. World Learning es una organización «sin fines de lucro», cuyo objetivo supuestamente es «empoderar a las personas y fortalecer las instituciones». Sus oficinas tienen asiento en Washington y Vermont. World Learning ha recibido financiamiento de distintas instancias del Departamento de Estado de Estados Unidos, incluyendo la USAID, para promover cambios en Cuba, a la sombra de la sección 109 de la Ley Helms-Burton de 1996, la que fundamenta el empleo de partidas millonarias superiores a 139 millones de dólares en los dos mandatos de Barack Obama.
World Learning desarrolló entre julio y agosto pasados el llamado Programa de Verano para Jóvenes Cubanos. Bus­caron captar a jóvenes entre 16 y 18 años de edad con estudios de enseñanza media, para «trabajarlos» en función de sus espurios intereses. El programa incluía la elaboración de un proyecto final centrado en las actividades a implementar al regresar a Cuba, el cual sería luego celosamente monitoreado por los generosos patrocinadores. Demás está decir que no contaron con las autoridades cubanas. Las cuatro personas que enviaron desde Panamá para dar «los toques finales» a la captación llegaron a la Mayor de las Antillas con visas de turistas, por lo cual violaron los términos de su estancia en Cuba y fueron advertidos por las autoridades migratorias.
¿Puede hablarse de relaciones normales entre dos naciones cuando una pretende no solo inmiscuirse en los asuntos internos de la otra, sino que además aspira a subvertir el orden de un país soberano utilizando a los propios jóvenes de este? ¿De qué normalización de relaciones hablamos?
Los jóvenes de este país, los de este 2016, frutos de una Revolución que tiene en la educación uno de sus valores más altruistas, sí saben de qué se habla, y a quién se enfrentan.
Read More

Venezuela: ¿Cómo se cuenta una revolución?

vnzl2

Por Marco Teruggi. 
A las 5.30 h. de la mañana el charco de sangre de la vaca es rojo fosforescente. Lo iluminan los faros del camión comunal. A su lado seis hombres con cuchillos y hachas cortan, rompen, despedazan, abren el animal que tiene el cuero desprendido y la cabeza inerte boca arriba como mirando la noche cerrada que todo lo rodea. La lucha dura una hora y media, los cuatrocientos kilos se transforman en costillares, lomos, chinchurria, transpiración, manos con sangre carne y grasa, pedazos que cuelgan de ganchos, salida del sol, zamuros que sobrevuelan, el llano con árboles, ordeños, la vida que vuelve a empezar. Filmamos, fotografiamos, buscamos planos, luces, voces, frases, olores.
vnzl4
 
Esa vaca muerta, esa comunera que la troza en kilos, ese cielo alto, son la revolución. 
Hacemos reportajes, crónicas, entrevistas, análisis, ensayos, intentamos hacer entrar lo tanto que nos rodea. Sobra realidad, falta tiempo. Esta vez es Apure, municipio Biruaca, en las comunas ya conocidas de Las Colonias del Viento y La Revolución en Progreso, acompañadas por la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora. Nos espera Nilson, referente comunero y pastor evangelista. Es una zona de mucha presencia religiosa, templos, iglesias, domingos de alto parlante con la palabra de Dios, y un chavismo inquebrantable. Chavismo humilde, descalzo, de plantaciones de jojoto, sacos de muchos kilos en los hombros, mesas abiertas a quienes están de paso, barro, viento, lluvia, sequías. Acá Chávez vive -y el buen Señor, al parecer, también. 
 
Vamos a estar un fin de semana. Me pregunto cómo narrar otra vez lo que ya conté y es imprescindible mostrar una y otra vez. Hagamos una simple pregunta a un transeúnte: ¿Qué sabe usted de las comunas? La respuesta, salvo en zonas de fuerte presencia comunera, será casi siempre un levantar de cejas y un no sé. La mayoría del país desconoce la realidad del proyecto estratégico comunal planteado por Hugo Chávez. Debería ser suficiente para volcar masivamente lápices, teclados y cámaras en esa dirección.
¿Quiénes cuentan la revolución?
¿Qué le mostraremos a nuestros hijos de esta época que pasionamos?
  
Las actividades son las que suelen darse en las comunas rurales: siembras, producciones, ventas a precio justo, asambleas, constancia, proyectos de semillas, dolores de cabeza con Agropatria -dolores y combates-, conucos, autoconstrucción de viviendas, carreteras, conformación de un sujeto colectivo que gobierna su territorio. Todo es importante: la producción para romper el mito del país improductivo, el mercado comunal para desarmar la matriz de crisis humanitaria, el autogobierno para explicar el poder comunal. Podría agregar la milicia bolivariana, las arepas caseras, los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción etc. Todo y una pregunta: ¿Cómo contarlo?
La mayor parte de la gente lee -cuando lo hace- textos cortos, en Venezuela más que en Argentina. No puedo escribir algo demasiado largo para las redes sociales. La crónica, dicen, trata sobre lo que ignora el poder constituido -toda crónica es política y suele ser relativamente extensa. Entre mi deseo y los lectores hay una distancia siempre en tensión: si es demasiado largo hay riesgo de desenganche, y a la vez quiero que contenga lo que creo necesario. ¿Cómo lograr que quien lea -con un cotidiano acelerado, 2.0, sin tiempo- llegue hasta el final? Ese es el arte en sí. Lo mismo con los videos: entre 40 segundos y 2 minutos. Más es demasiado. ¿Cómo titular, abrir con imágenes que no parezcan que vayan a mostrar algo lento, formato documental? ¿Es mejor con voces en off, tipo playground con solo letras, con planos fijos y comuneros contado su realidad? Si usted lector llegó hasta acá voy bien. Sino tengo que preguntarme en qué lugar enflaqueció el relato.
Hay un error que no puede ocurrir: que sea aburrido -lo predecible por ejemplo es aburrido.
Es fácil decirlo, en los hechos cuesta mucho. 
Es cierto que en Venezuela la idea de periodismo tal como se enseña en las universidades quedó pulverizado -no queda ni asomo. Nadie puede fingir estar más allá del parteaguas: revolución y contrarrevolución. Con la infinidad de matices posibles, pero sin escapatoria posible. Como escribió José Roberto Duque: lo que hay es propaganda, de un lado y del otro. Con una maquinaria internacional de mass medias que no duda en mentir sistemáticamente -mentir del todo, no redecorar la realidad.
En sí la propaganda no es buena ni mala. Importa la calidad de la misma. La nuestra, me refiero a la que produce el Gobierno, no es buena desde hace mucho. Ese es el problema. Es predecible, repetitiva, uniforme, alejada de un idioma de la calle que fue mutando.
Se puede hacer propaganda sin lenguaje de propaganda -en eso es experta la derecha. La resolución se da en cada texto: la escritura por-venir debe ser construida en los hechos, no en los anuncios. Creo que, entre otras cosas, debe lograr traducir ideas, conceptos, teorías, debates críticos, en lenguajes atractivos, que enganchen, sean crosses a la mandíbula -al decir de Roberto Arlt. Eso es romper con la reproducción que tiene fuerza de arrastre: romper con lenguajes académicos, tradicionales de izquierda, iguales a sí mismos.
Inventar para convencer.

No sé por ejemplo si este texto lo logra.

vnzl
  
Urbanos en el campo: aprendemos como niños. Cómo se mata una vaca, se siembra arroz, se cosechan caraotas, se ordeña al alba, se hacen cachapas caseras, balsas para cruzar ríos. Nosotros ahí metidos, conversando, durmiendo en la Empresa de Propiedad Social, pensando cómo contar lo que vemos, eso también es la revolución.
Luego de dos días regresamos a Caracas. Las memorias de las cámaras llenas, la libreta también. En la comuna nos piden un material para uso interno. Será otro video más, imprescindible. El camino de regreso es de noche, por Apure, Guárico, Aragua hasta la capital, en la soledad del cielo despejado que la vaca con la cabeza boca arriba miraba inerte en el alba comunera. Vemos las fotos, conversamos sobre cómo procesar tanta información, lo inmenso del llano, de estar en hombres y mujeres que tienen la historia en el paladar, la certeza de la resistencia ante todo lo que venga. Todo.
Hora de escribir. Como cada vez tendré que medirme al texto.
Y contestar una vez más la pregunta que siempre regresa: ¿cómo se cuenta una revolución?

Fuente:
Resumen Latinoamericano
Read More

Cuba por Ana Belén Montes

Por Manuel David Orrio, en La Joven Cuba

“CubaXAnaBelenMontes”, un grupo informal creado en La Habana en marzo de este año  para publicitar   las acciones en favor de la excarcelación de la ex – analista superior de la Agencia de Inteligencia de Defensa de los Estados Unidos de América, Ana Belén Montes, conmemoró el pasado 21 de septiembre los 15 años de su encarcelamiento, con un concierto realizado en la habanera Casa del Alba Cultural, al cual asistió alrededor de un centenar de personas.
Reportes de prensa dan a este como el primer acto público que se realiza en La Habana, en favor de Montes, si bien en otras provincias del país ya se han realizado acciones de ese carácter.
Montes, desde unos 15 años anteriores a su apresamiento, colaboraba con  Cuba por motivos de conciencia. Durante ese tiempo mantuvo informado al Gobierno cubano sobre  planes de agresión militar contra la Mayor de las Antillas, y desempeñó un influyente rol en que el alto mando norteamericano concluyera de manera oficial que Cuba no era una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, verdad como templo que aún hoy mantiene una vigencia no menos oficial. Rinde una pena de 25 años de cárcel más 5 de libertad condicional muy vigilada por un delito de Conspiración para Cometer Espionaje, bajo condiciones de aislamiento muy rigurosas.
CANTOS POR ANA BELÉN MONTES contó  con la participación de creadores de la canción y la poesía, entre quienes estuvieron trovadores como  Augusto Blanca, Aurora de Los Andes, Heidi Igualada, Rey Montalvo y Vicente Feliú. También se declamaron poemas  de Juanita Conejero, María del Rosario Basso Ibarra, Miguel Crispín Sotomayor, Natacha Santiago, Yenisey Brioso y Omar Pérez Aroche. La conocida  actriz cubana Corina Mestre aportó momentos de gran emotividad y el trovador Vicente Feliú estrenó una canción para niños, en coautoría con la poetisa Basso Ibarra.
Desde poco más de un año atrás, dentro y fuera de Cuba, en forma espontánea, se va desplegando un movimiento de solidaridad con la estadounidense de origen boricua, en el cual están participando miles de personas. Dicho movimiento se acrecienta tras los cambios positivos habidos en las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, habida cuenta de que la condena de la ex – analista se presenta como un anacronismo, un vestigio de la Guerra Fría.
Un rol destacado en la difusión del caso y las acciones que por Montes se realizan en Cuba y el mundo, lo está desempeñando la Red Cinco Héroes del habanero Instituto Politécnico Superior “José Antonio Echeverría”, la cual colabora con “CubaXAnaBelén Montes”. Los interesados en recibir sus informaciones pueden solicitar su inscripción  al profesor Julián Gutiérrez  Alonso (cincoheroes@tesla.cujae.edu.cu ). Dicha universidad tecnológica es la más importante de Cuba.
Durante el evento también se realizó una presentación del caso Montes, la cual se ofrece a continuación.

ALOCUCIÓN POR ANA BELÉN MONTES EL 21-9-2015 EN LA CASA DEL ALBA.
Quince años atrás, el 21 de septiembre del 2001, agentes del FBI detuvieron a la analista superior de la Agencia de Inteligencia de Defensa de los Estados Unidos de américa Ana Belén Montes, una estadounidense de origen boricua que para ese momento era llamada “La Reina de Cuba”, pues se la consideraba la mayor conocedora en ese país sobre los asuntos militares de la tierra de José Martí.
Montes, desde unos 15 años atrás, colaboraba con  Cuba por motivos de conciencia. Durante ese tiempo mantuvo informado al Gobierno cubano sobre los planes de agresión militar contra la Mayor de las Antillas, y desempeñó un influyente rol en que el alto mando norteamericano concluyera de manera oficial que Cuba no era una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, verdad como templo que aún hoy mantiene una vigencia no menos oficial.
Se declaró culpable; fue condenada a 25 años de prisión bajo muy estrictas medidas de seguridad, más 5 de libertad condicional muy vigilada. Rinde su pena en el Carswell Federal Medical Center, una prisión que, entre otras, alberga reclusas altamente peligrosas o incluso dementes.
Dicho así, Ana Belén Montes sería una traidora a las lealtades que un día juró. Pero cuando se lee su alegato ante el juez que la condenó, y ante los ojos aparecen ideas tales como “obedecí a mi conciencia más que a la ley”, o Estados Unidos ha sido profundamente injusto y cruel con Cuba, la presunta traidora hace recordar unas palabras de Martin Luther King, Jr.: “yo pienso que cuando un hombre – o mujer, añado – está dispuesto a ir a la cárcel para denunciar con su gesto que una ley es injusta, está demostrando en verdad el más elevado respeto a la ley”.
Ana Belén Montes hizo exactamente eso. Contribuyó a prevenir una guerra entre los Estados Unidos y Cuba; salvó miles de vidas; aportó considerablemente al bien común de por los menos tres pueblos: el estadounidense, el puertorriqueño – que hoy también se alza por la libertad de Oscar López Rivera – y el cubano. Deviene, así, una heroína internacionalista de la estirpe de Henry Reeves (El Inglesito), Máximo Gómez, el Che Guevara o los médicos cubanos que se jugaron la vida durante la epidemia del ébola en Sierra Leona. Por guerra, o por paz, internacionalismo es considerar al mundo como un solo país,  como bien afirma Ana.
Los cubanos somos solidarios: uno de los pilares de esa cualidad es un apotegma: “la gratitud es la madre de todas las virtudes”. No obstante  la conjura mundial de silencio que hasta ahora había rodeado el caso, una sociedad civil, dentro y fuera de Cuba, ya alza su voz; miles de personas  promueven la excarcelación de Ana Belén Montes,  más ahora que positivos cambios en las relaciones entre Los Estados Unidos y Cuba, hacen de su encarcelamiento un anacronismo, un vestigio de la Guerra Fría.
Por ello, algunos de los aquí presentes creamos el grupo informal “CubaXAnaBelenMontes”, como una de las vías para dar a conocer el caso lo más ampliamente el caso y estimular   las acciones en favor de la excarcelación de Ana Belén. No pedimos permiso: como parte de una sociedad civil no tenemos esa obligación, si una causa justa llama a las buenas acciones, siempre que sea en respeto a las leyes cubanas. Por ello, algunos de los integrantes de ese grupo convocamos a este concierto.
Ana Belén Montes: hoy, en Cuba, en la Casa del ALBA, te dedicamos poemas y canciones. Hoy, campanas cubanas doblan por ti.
Read More