You are here

Ilustraciones anticapitalistas: Laurentiu Ridichie

Tras 26 años de bombardeo propagandístico anticomunista, diseñado y financiado por los que en diciembre de 1989, mediante un sangriento golpe de estado, se apropiaron del poder para hacerse con el control de la riqueza colectiva producida por los trabajadores rumanos, empiezan a aparecer jóvenes inmunes al pernicioso narcótico mediático que, pensando por sí mismos, llegan a la conclusión evidente: la barbarie y el terror que significa el sistema capitalista para los trabajadores.

Uno de ellos es Laurentiu Ridichie, ilustrador de Cluj que ha conseguido escapar del corral y construir su propia opinión en dirección diferente a la del rebaño, y que ha empezado a llamar a las cosas por su nombre, en forma de ilustraciones.

A continuación, podemos ver una selección de algunas de ellas, en las que trata temas como los de la corrupta y vendepatrias clase política rumana, el saqueo de los recursos por las multinacionales, la sumisión de Rumania a las potencias extranjeras (Alemania y Estados Unidos fundamentalmente) y, en general, la necesidad de que los trabajadores vuelvan a recurrir a la lucha de clases para escapar de la situación de semiesclavitud a la que han sido condenados por los que viven a costa del trabajo ajeno, tras ser anestesiados por los medios de propaganda del sistema.

El equipo de la burguesía 

A mi me gusta especialmente la ilustración en la que Marx y Lenin entrenan tras las cuerdas a un trabajador en pleno combate en el ring contra la dictadura del capital, o aquella en la que Putin y Obama juegan a los explosivos bolos con el planeta, pero también las dedicadas a una policia que no está al servicio del pueblo, sino prostituida a las corporaciones, de la misma manera que representantes politicos, o las que muestran la inutilidad del voto electoral en un sistema en que la democracia es solo una gran farsa y los que toman las decisiones políticas y económicas están en los despachos de las multinacionales y de las grandes potencias imperialistas. En general, todas son muestra de un gran talento y de un destacable compromiso social.

Las ilustraciones del joven Laurentiu Ridichie son, creemos, un bonito homenaje al pueblo rumano después de 26 años de sufrimiento de las consecuencias del golpe de estado capitalista, del que se cumple el aniversario en estos días de finales de diciembre. Son muestra de que, pese a cualquier intento de la burguesía de acabar con el comunismoy de esclavizar a la clase trabajadora con brutales campañas propagandísticas o más salvajes aún leyes y recortes, la indignación ante la injusticia unida al uso de la razón, características ambas que diferencian al ser humano de las bestias, acaban siempre, inevitablemente, por hacer germinar la semilla de la lucha por la emancipación y por el final de toda explotación, semillas que, tarde o temprano, harán renacer la primavera de los pueblos, también del rumano.

Navidad capitalista
La clase capitalista rumana  se rie de la miseria del pueblo
Los Reyes Magos de Oriente Medio
La sociedad civil quema a la clase trabajadora
Sección de voto de la maquinaria del capital
¿Abajo el comunismo?
!Dispersaos!
Los medios del capital contra el pueblo
Cómo paran la inmigración
Merkel devorando a los trabajadores
Baltimore
El arte sin ideología es esteril
Coctel Molotov
Comunismo
Hipnosis
!Levántate Rumania!
Cabina de voto
Democracia
Democracia
Bandera rumana con el escudo del FMI
Fusilando a los trabajadores
Voto democrático
Lucha de clases
La estatua de Lenin derribada 

Recien licenciado
Multinacionales repartiendo el planeta

Encrucijada: Lucha de clases, emigración, pobreza o suicidio
Lucha o suicidio
El aire limpio te mantiene en forma
El equipo de la burguesía
Unos siembran, otros destruyen

!Armaos!
Capitalismo
El capital
La policia, prostituida a las corporaciones

Putin y Obama jugando con el planeta
La luz del comunismo enemiga del fascismo
La ONU
La lucha de los campesinos de Pungesti contra Chevron y el fracking

Gaza

Los señores de la guerra: Obama, Netanhayu, Putin y Merkel
Facebook
Esclavo asalariado
Monsanto

Más cosas de Laurentiu Ridichie

Read More

Ilustraciones anticapitalistas: Laurentiu Ridichie

Tras 26 años de bombardeo propagandístico anticomunista, diseñado y financiado por los que en diciembre de 1989, mediante un sangriento golpe de estado, se apropiaron del poder para hacerse con el control de la riqueza colectiva producida por los trabajadores rumanos, empiezan a aparecer jóvenes inmunes al pernicioso narcótico mediático que, pensando por sí mismos, llegan a la conclusión evidente: la barbarie y el terror que significa el sistema capitalista para los trabajadores.

Uno de ellos es Laurentiu Ridichie, ilustrador de Cluj que ha conseguido escapar del corral y construir su propia opinión en dirección diferente a la del rebaño, y que ha empezado a llamar a las cosas por su nombre, en forma de ilustraciones.

A continuación, podemos ver una selección de algunas de ellas, en las que trata temas como los de la corrupta y vendepatrias clase política rumana, el saqueo de los recursos por las multinacionales, la sumisión de Rumania a las potencias extranjeras (Alemania y Estados Unidos fundamentalmente) y, en general, la necesidad de que los trabajadores vuelvan a recurrir a la lucha de clases para escapar de la situación de semiesclavitud a la que han sido condenados por los que viven a costa del trabajo ajeno, tras ser anestesiados por los medios de propaganda del sistema.

El equipo de la burguesía 

A mi me gusta especialmente la ilustración en la que Marx y Lenin entrenan tras las cuerdas a un trabajador en pleno combate en el ring contra la dictadura del capital, o aquella en la que Putin y Obama juegan a los explosivos bolos con el planeta, pero también las dedicadas a una policia que no está al servicio del pueblo, sino prostituida a las corporaciones, de la misma manera que representantes politicos, o las que muestran la inutilidad del voto electoral en un sistema en que la democracia es solo una gran farsa y los que toman las decisiones políticas y económicas están en los despachos de las multinacionales y de las grandes potencias imperialistas. En general, todas son muestra de un gran talento y de un destacable compromiso social.

Las ilustraciones del joven Laurentiu Ridichie son, creemos, un bonito homenaje al pueblo rumano después de 26 años de sufrimiento de las consecuencias del golpe de estado capitalista, del que se cumple el aniversario en estos días de finales de diciembre. Son muestra de que, pese a cualquier intento de la burguesía de acabar con el comunismoy de esclavizar a la clase trabajadora con brutales campañas propagandísticas o más salvajes aún leyes y recortes, la indignación ante la injusticia unida al uso de la razón, características ambas que diferencian al ser humano de las bestias, acaban siempre, inevitablemente, por hacer germinar la semilla de la lucha por la emancipación y por el final de toda explotación, semillas que, tarde o temprano, harán renacer la primavera de los pueblos, también del rumano.

Navidad capitalista
La clase capitalista rumana  se rie de la miseria del pueblo
Los Reyes Magos de Oriente Medio
La sociedad civil quema a la clase trabajadora
Sección de voto de la maquinaria del capital
¿Abajo el comunismo?
!Dispersaos!
Los medios del capital contra el pueblo
Cómo paran la inmigración
Merkel devorando a los trabajadores
Baltimore
El arte sin ideología es esteril
Coctel Molotov
Comunismo
Hipnosis
!Levántate Rumania!
Cabina de voto
Democracia
Democracia
Bandera rumana con el escudo del FMI
Fusilando a los trabajadores
Voto democrático
Lucha de clases
La estatua de Lenin derribada 

Recien licenciado
Multinacionales repartiendo el planeta

Encrucijada: Lucha de clases, emigración, pobreza o suicidio
Lucha o suicidio
El aire limpio te mantiene en forma
El equipo de la burguesía
Unos siembran, otros destruyen

!Armaos!
Capitalismo
El capital
La policia, prostituida a las corporaciones

Putin y Obama jugando con el planeta
La luz del comunismo enemiga del fascismo
La ONU
La lucha de los campesinos de Pungesti contra Chevron y el fracking

Gaza

Los señores de la guerra: Obama, Netanhayu, Putin y Merkel
Facebook
Esclavo asalariado
Monsanto

Más cosas de Laurentiu Ridichie

Read More

Ilustraciones anticapitalistas: Laurentiu Ridichie

Tras 26 años de bombardeo propagandístico anticomunista, diseñado y financiado por los que en diciembre de 1989, mediante un sangriento golpe de estado, se apropiaron del poder para hacerse con el control de la riqueza colectiva producida por los trabajadores rumanos, empiezan a aparecer jóvenes inmunes al pernicioso narcótico mediático que, pensando por sí mismos, llegan a la conclusión evidente: la barbarie y el terror que significa el sistema capitalista para los trabajadores.

Uno de ellos es Laurentiu Ridichie, ilustrador de Cluj que ha conseguido escapar del corral y construir su propia opinión en dirección diferente a la del rebaño, y que ha empezado a llamar a las cosas por su nombre, en forma de ilustraciones.

A continuación, podemos ver una selección de algunas de ellas, en las que trata temas como los de la corrupta y vendepatrias clase política rumana, el saqueo de los recursos por las multinacionales, la sumisión de Rumania a las potencias extranjeras (Alemania y Estados Unidos fundamentalmente) y, en general, la necesidad de que los trabajadores vuelvan a recurrir a la lucha de clases para escapar de la situación de semiesclavitud a la que han sido condenados por los que viven a costa del trabajo ajeno, tras ser anestesiados por los medios de propaganda del sistema.

El equipo de la burguesía 

A mi me gusta especialmente la ilustración en la que Marx y Lenin entrenan tras las cuerdas a un trabajador en pleno combate en el ring contra la dictadura del capital, o aquella en la que Putin y Obama juegan a los explosivos bolos con el planeta, pero también las dedicadas a una policia que no está al servicio del pueblo, sino prostituida a las corporaciones, de la misma manera que representantes politicos, o las que muestran la inutilidad del voto electoral en un sistema en que la democracia es solo una gran farsa y los que toman las decisiones políticas y económicas están en los despachos de las multinacionales y de las grandes potencias imperialistas. En general, todas son muestra de un gran talento y de un destacable compromiso social.

Las ilustraciones del joven Laurentiu Ridichie son, creemos, un bonito homenaje al pueblo rumano después de 26 años de sufrimiento de las consecuencias del golpe de estado capitalista, del que se cumple el aniversario en estos días de finales de diciembre. Son muestra de que, pese a cualquier intento de la burguesía de acabar con el comunismoy de esclavizar a la clase trabajadora con brutales campañas propagandísticas o más salvajes aún leyes y recortes, la indignación ante la injusticia unida al uso de la razón, características ambas que diferencian al ser humano de las bestias, acaban siempre, inevitablemente, por hacer germinar la semilla de la lucha por la emancipación y por el final de toda explotación, semillas que, tarde o temprano, harán renacer la primavera de los pueblos, también del rumano.

Navidad capitalista
La clase capitalista rumana  se rie de la miseria del pueblo
Los Reyes Magos de Oriente Medio
La sociedad civil quema a la clase trabajadora
Sección de voto de la maquinaria del capital
¿Abajo el comunismo?
!Dispersaos!
Los medios del capital contra el pueblo
Cómo paran la inmigración
Merkel devorando a los trabajadores
Baltimore
El arte sin ideología es esteril
Coctel Molotov
Comunismo
Hipnosis
!Levántate Rumania!
Cabina de voto
Democracia
Democracia
Bandera rumana con el escudo del FMI
Fusilando a los trabajadores
Voto democrático
Lucha de clases
La estatua de Lenin derribada 

Recien licenciado
Multinacionales repartiendo el planeta

Encrucijada: Lucha de clases, emigración, pobreza o suicidio
Lucha o suicidio
El aire limpio te mantiene en forma
El equipo de la burguesía
Unos siembran, otros destruyen

!Armaos!
Capitalismo
El capital
La policia, prostituida a las corporaciones

Putin y Obama jugando con el planeta
La luz del comunismo enemiga del fascismo
La ONU
La lucha de los campesinos de Pungesti contra Chevron y el fracking

Gaza

Los señores de la guerra: Obama, Netanhayu, Putin y Merkel
Facebook
Esclavo asalariado
Monsanto

Más cosas de Laurentiu Ridichie

Read More

Otro mito de la "Revolución Rumana": la fuga de Ceausescu

Los que organizaron el golpe de estado en Rumania para reinstaurar definitivamente el capitalismo, durante aquella Navidad de diciembre de 1989, se aseguraron de vender su crimen como una “revolución” contra la “dictadura”, con mentiras que han ido desvelándose como tales o, en algunos casos, puestas en cuestión por cada vez más personas,  durante estos 26 años de saqueo y destrucción bajo las garras del neoliberalismo más salvaje.

La famosa imagen de la “fuga” de Ceausescu

La propaganda sobre el hambre que supuestamente pasaban los rumanos, acerca del poder omnímodo de Nicolae Ceausescu, o de la salida masiva a las calles de los trabajadores, todas ellas ya han sido demostradas como falacias publicitarias para imponer una ideología anticomunista y asentar la verdadera dictadura, la del capital,  Es cierto que el Partido Comunista de Rumanía se había ido transformando con el paso del tiempo en una nueva élite que, si bien seguía teniendo como principios los socialistas, se había ido separando progresivamente de las masas, algo que, como ya afirmara Stalin en su famoso discurso del 5 de marzo de 1937, era el camino directo hacia la derrota:

Los griegos de la antigüedad tenían en su mitología un héroe famoso, Anteo, que era, según la leyenda, hijo de Poseidón, dios de los mares y de Gea, diosa de la tierra. Anteo quería mucho a su madre, que lo había dado a luz y lo había criado y educado. No existía héroe al cual no hubiera vencido dicho Anteo. Se consideraba como un héroe invencible. ¿En qué consistía su fuerza? Consistía en que, siempre que se sentía a punto de verse vencido en la lucha contra un enemigo, tocaba la tierra, su madre, que lo había dado a luz y criado, y ésta le infundía nuevo vigor. Pero Anteo tenía su punto débil: era el peligro de verse separado de la tierra. Sus enemigos conocían esta debilidad suya y lo acechaban. Y he aquí que un día, un enemigo se aprovechó de esta debilidad, venciéndole. Este enemigo era Hércules. ¿Cómo lo venció? Lo separó de la tierra y lo levantó en vilo, quitándole la posibilidad de tocar la tierra y ahogándole así en el aire.

A mí me parece que los bolcheviques recuerdan a Anteo, el héroe de la mitología griega. Los mismo que Anteo, son fuertes, porque mantienen contacto con su madre, las masas, las que los dieron a luz, los criaron y educaron. Y mientras mantengan el contacto con su madre, el pueblo, cuentan con todas las posibilidades de ser invencibles.

En esto está la clave de por qué la dirección bolchevique es invencible“.

Esta idea que debería ser básica en todo comunista, la necesidad de estar siempre unido a las masas, sería desarrollada más tarde por Mao Tse Tung, tras el triunfo del revisionismo en la URSS, precisamente tras la muerte de Stalin

Poniendo un paréntesis en  ese princio básico y urgente de toda revolución comunista, y concentrándonos en la consecuencia de que esta se mantenga del lado del pueblo, que mantenga la participación de este en la dirección política, es evidente que la mayoría de los rumanos sabe hoy que en la Rumanía Socialista se vivía materialmente mejor (trabajo, vivienda, sanidad, cultura, etc…), y que durante lo que los medios de propaganda del capital llaman “Revolución”, durante las navidades de 1989, los trabajadores no participaron masivamente en las manifestaciones y, si lo hicieron, como demostró Virgil Zbaganu en su libro “El siglo XXI será comunista o no será“, fue bajo el lema de “Las fábricas para los trabajadores” (es decir, más comunismo, y no como se suele hacer creer, en pos del capitalismo), y que la figura de Nicolae Ceausescu era, en lugar la de un dictador, la de un títere en manos de una élite, la del partido, que fue creciendo conforme el Socialismo degeneraba, y que fue favoreciendo la reinstauración capitalista para romper los límites a su enriquecimiento personal que la frenaban en la economía socialista.

Como describe en su libro el que fue primera víctima de la represión capitalista tras el golpe de estado, Virgil Zbaganu, “Nadie gritó el 21 de diciembre de 1989 «queremos capitalismo, queremos pobreza, queremos desempleo, queremos ser despreciados». Es más, el 23 de diciembre, en la fachada de la Fábrica de Mecánica Fina”, de donde salió la primera columna obrera en la noche del 21 al 22 de diciembre, “ponía: «La fábrica es nuestra», y no «Queremos que nos privaticen la fábrica»”.

Poco a poco van cayendo los mitos, y recientemente se ha desvelado otro. Aquel que afirmaba que Nicolae Ceausescu y su mujer huyeron como cobardes en un helicóptero desde la azotea de la sede del Comité Central del Partido Comunista de Rumania, en la mañana del 22 de diciembre de 1989, ante las “protestas” de los trabajadores concentrados frente al Comité Central. Según los medios de propaganda de la dictadura del capital,  ante la agitación de los ciudadanos presentes en la Plaza de la República, el jefe de estado de la República Socialista de Rumania decidió huir para salvar su vida. Recordemos que toda la historia termina con otro mito y una lamentable verdad: Ceausescu sería detenido junto a su esposa en la ciudad de Targoviste, juzgado (en realidad, una pantomima de juicio que estaba destinado y diseñado para acabar con su vida y quitarse del medio a ambos, sumariamente, sin posibilidad de defenderse) y con su rápido fusilamiento .

Sobre la sospechosa huida, en la que jamás creyeron demasiados rumanos, todo hay que decirlo, se habian matizado ya algunas cosas, intentando justificar un poco las contradicciones de la versión oficial. Por ejemplo, el general Stanculescu, uno de los lideres militares del golpe, afirmó que él había sido el que convenció personalmente a Ceausescu para que se protegiera de “las masas”, aconsejándole subir al helicóptero. Sorprendentemente, Stanculescu sería el presidente del tribunal que simularía juzgar al presidente y que sentenciaría por la vía rápida que se pusiera fin a su vida.

En realidad, las cosas parece que fueron diferentes. Según documentos que van saliendo a la luz y declaraciones de testigos que veinticinco años después se van haciendo públicas, Ceausescu y su esposa fueron detenidos y forzados a subir a aquel helicóptero, versión que cuadra bastante mejor con lo que significó, para los cronistas oficiales del golpe, la imagen del aparato “escapando” de la azotea bajo la mirada atónita de los rumanos que lo vieron en directo por la televisión; es decir, el triunfo de lo que llaman ellos “la revolución”.

Imagen de los Ceausescu en el simulacro de juicio antes de su ejecución

Según las declaraciones publicadas recientemente de algunos oficiales, hoy en la reserva, en especial del actual coronel Vasile Zarnescu,  el matrimonio Ceausescu fue golpeado y obligado a montar en el aparato que les llevaba no a la salvación, sino directamente al lugar designado para su ejecución. Parece que el asesinato de los Ceausescu fue seguido de otras misteriosas muertes, como las de otros testigos de su detención, tal que el piloto del helicóptero, Vasile Malutan, que tuvo un trágico accidente dos dias después de declarar en una Comisión de investigación en el Parlamento que, igualmente, el presidente había subido en el helicóptero obligado y con un maletín lleno de importantes documentos, que le fue arrancado de las manos por los que le habían detenido.

Curiosamente, en 1995 tuvo lugar una catástrofe aérea a pocos kilómetros de Bucarest, tras estrellarse un avión recien despegado y en el que, parece, iban a bordo dos importantes personajes militares con documentos comprometedores de la “revolución”. En 2008 el Consejo General de la Magistratura abrió investigaciones, rápidamente cerradas, alarmado porque la Fiscalia no había terminado la investigación de aquel accidente, hasta constatar que una parte importante del dossier 712/P/1995, que inicialmente tenía 1.081 páginas, había desaparecido. Algunas investigaciones han llegado a la conclusión de que el avión cayó en picado tras haber sufrido una explosión tras haber sido golpeado por un objeto desde abajo (probablemente un misil).

Aunque esto último está todavía en el marco de la sospecha y de la leyenda (no obstante, sabemos que derribar aviones civiles por motivos estratégicos, militares o económicos es algo que EE.UU. y sus vasallos no dudan en hacer si es les conviene, algunos ejemplos son el derribo del avión de Malaisya Airlines recientemente en Ucrania o el que se derribo en Irán en 1988), lo demás son evidencias cada vez más conocidas, pues la verdad no se puede mantener indefinidamente escondida bajo la alfombra.

Por ejemplo, la intención evidente de librarse de los Ceausescu cuanto antes, tras su detención, es algo ya constatado, al igual que las consecuencias dramáticas que han sufrido los trabajadores rumanos tras haber sido condenados a sufrir en contra de su voluntad 25 años de cruel dictadura capitalista y saqueo neoliberal (ejecutado con la complicidad activa de gran parte de la élite del Partido Comunista de Rumania, pero cuyas máximas beneficiadas fueron las grandes multinacionales occidentales).

Lo cierto es que, como el propio Ceausescu declararía una y otra vez en la farsa de juicio destinado a quitarlo de enmedio, nunca huyó, sino que fue detenido por los golpistas, todos ellos altos cargos del PCR, obligado a subir al helicóptero, “tras ser golpeado por los militares que le detuvieron incluso en los testículos”, y llevado, tras conseguir el impacto mediatico buscado de hacer creer que Ceausescu huia ante las protestas del pueblo, hacia el lugra donde sería fusilado.

No obstante, no hay que ver a Ceausescu solamente como una víctima de los contrarrevolucionarios, deseosos de romper los límites impuestos por el sistema socialista para seguir multiplicando los privilegios obtenidos como miembros del partido durante décadas; Nicolae Ceausescu permitió, incluso fue partícipe, de ese progresivo alejamiento del partido con respecto a las masas, producto de. progresivo retorno de la burguesía tras la muerte de Stalin, aunque estuviera obligada a esconderse en las filas del partido y a aceptar temporalmente las leyes socialistas. El dirigió el país desde los años 60 (o al menos fue el rostro de la dirección) y colaboró en que Anteo fuera dejando de pisar la tierra para, sin el apoyo directo de los trabajadores, convertirse en vulnerable y estar destinado indefectiblemente a la derrota,

La muerte de Ceausescu, al que hay que reconocer que tuvo coraje y extremado valor de enfrentarse a los golpistas desde el primer momento hasta su fusilamiento (los que le fusilaron cuentan que no quiso que le vendaran los ojos y que murió con el puño en alto y cantando la Internacional), fue el inicio del tremendo desastre que siguen sufriendo hoy los rumanos y que, como en el genocidio que provocó el descenso de la poblacion en más de 2 millones de habitantes, en la huida por motivos economicos de 3 millones de trabajadores y en el retorno a niveles de pobreza, desempleo y analfabetismo, entre otras lacras, prácticamente de los tiempos anteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Del final del Socialismo rumano en 1989 no podemos solamente lamentarnos, pues era posiblemente inevitable por todo lo dicho anteriormente. Pero hemos de aprender de sus errores para que, en la próxima revolución socialista, inevitable,  pues el destino de la clase trabajadora, por las inexorables leyes de funcionamiento de este, es destruir a su creador, el capitalismo, no se vuelvan a repetir y los criminales capitalistas no tengan oportunidad alguna de derrotar al Anteo comunista, que con los pies en la tierra, en la realidad, y con el apoyo de la clase trabajadora,  es y será, sin duda alguna, invencible.

Read More

Otro mito de la "Revolución Rumana": la fuga de Ceausescu

Los que organizaron el golpe de estado en Rumania para reinstaurar definitivamente el capitalismo, durante aquella Navidad de diciembre de 1989, se aseguraron de vender su crimen como una “revolución” contra la “dictadura”, con mentiras que han ido desvelándose como tales o, en algunos casos, puestas en cuestión por cada vez más personas,  durante estos 26 años de saqueo y destrucción bajo las garras del neoliberalismo más salvaje.

La famosa imagen de la “fuga” de Ceausescu

La propaganda sobre el hambre que supuestamente pasaban los rumanos, acerca del poder omnímodo de Nicolae Ceausescu, o de la salida masiva a las calles de los trabajadores, todas ellas ya han sido demostradas como falacias publicitarias para imponer una ideología anticomunista y asentar la verdadera dictadura, la del capital,  Es cierto que el Partido Comunista de Rumanía se había ido transformando con el paso del tiempo en una nueva élite que, si bien seguía teniendo como principios los socialistas, se había ido separando progresivamente de las masas, algo que, como ya afirmara Stalin en su famoso discurso del 5 de marzo de 1937, era el camino directo hacia la derrota:

Los griegos de la antigüedad tenían en su mitología un héroe famoso, Anteo, que era, según la leyenda, hijo de Poseidón, dios de los mares y de Gea, diosa de la tierra. Anteo quería mucho a su madre, que lo había dado a luz y lo había criado y educado. No existía héroe al cual no hubiera vencido dicho Anteo. Se consideraba como un héroe invencible. ¿En qué consistía su fuerza? Consistía en que, siempre que se sentía a punto de verse vencido en la lucha contra un enemigo, tocaba la tierra, su madre, que lo había dado a luz y criado, y ésta le infundía nuevo vigor. Pero Anteo tenía su punto débil: era el peligro de verse separado de la tierra. Sus enemigos conocían esta debilidad suya y lo acechaban. Y he aquí que un día, un enemigo se aprovechó de esta debilidad, venciéndole. Este enemigo era Hércules. ¿Cómo lo venció? Lo separó de la tierra y lo levantó en vilo, quitándole la posibilidad de tocar la tierra y ahogándole así en el aire.

A mí me parece que los bolcheviques recuerdan a Anteo, el héroe de la mitología griega. Los mismo que Anteo, son fuertes, porque mantienen contacto con su madre, las masas, las que los dieron a luz, los criaron y educaron. Y mientras mantengan el contacto con su madre, el pueblo, cuentan con todas las posibilidades de ser invencibles.

En esto está la clave de por qué la dirección bolchevique es invencible“.

Esta idea que debería ser básica en todo comunista, la necesidad de estar siempre unido a las masas, sería desarrollada más tarde por Mao Tse Tung, tras el triunfo del revisionismo en la URSS, precisamente tras la muerte de Stalin

Poniendo un paréntesis en  ese princio básico y urgente de toda revolución comunista, y concentrándonos en la consecuencia de que esta se mantenga del lado del pueblo, que mantenga la participación de este en la dirección política, es evidente que la mayoría de los rumanos sabe hoy que en la Rumanía Socialista se vivía materialmente mejor (trabajo, vivienda, sanidad, cultura, etc…), y que durante lo que los medios de propaganda del capital llaman “Revolución”, durante las navidades de 1989, los trabajadores no participaron masivamente en las manifestaciones y, si lo hicieron, como demostró Virgil Zbaganu en su libro “El siglo XXI será comunista o no será“, fue bajo el lema de “Las fábricas para los trabajadores” (es decir, más comunismo, y no como se suele hacer creer, en pos del capitalismo), y que la figura de Nicolae Ceausescu era, en lugar la de un dictador, la de un títere en manos de una élite, la del partido, que fue creciendo conforme el Socialismo degeneraba, y que fue favoreciendo la reinstauración capitalista para romper los límites a su enriquecimiento personal que la frenaban en la economía socialista.

Como describe en su libro el que fue primera víctima de la represión capitalista tras el golpe de estado, Virgil Zbaganu, “Nadie gritó el 21 de diciembre de 1989 «queremos capitalismo, queremos pobreza, queremos desempleo, queremos ser despreciados». Es más, el 23 de diciembre, en la fachada de la Fábrica de Mecánica Fina”, de donde salió la primera columna obrera en la noche del 21 al 22 de diciembre, “ponía: «La fábrica es nuestra», y no «Queremos que nos privaticen la fábrica»”.

Poco a poco van cayendo los mitos, y recientemente se ha desvelado otro. Aquel que afirmaba que Nicolae Ceausescu y su mujer huyeron como cobardes en un helicóptero desde la azotea de la sede del Comité Central del Partido Comunista de Rumania, en la mañana del 22 de diciembre de 1989, ante las “protestas” de los trabajadores concentrados frente al Comité Central. Según los medios de propaganda de la dictadura del capital,  ante la agitación de los ciudadanos presentes en la Plaza de la República, el jefe de estado de la República Socialista de Rumania decidió huir para salvar su vida. Recordemos que toda la historia termina con otro mito y una lamentable verdad: Ceausescu sería detenido junto a su esposa en la ciudad de Targoviste, juzgado (en realidad, una pantomima de juicio que estaba destinado y diseñado para acabar con su vida y quitarse del medio a ambos, sumariamente, sin posibilidad de defenderse) y con su rápido fusilamiento .

Sobre la sospechosa huida, en la que jamás creyeron demasiados rumanos, todo hay que decirlo, se habian matizado ya algunas cosas, intentando justificar un poco las contradicciones de la versión oficial. Por ejemplo, el general Stanculescu, uno de los lideres militares del golpe, afirmó que él había sido el que convenció personalmente a Ceausescu para que se protegiera de “las masas”, aconsejándole subir al helicóptero. Sorprendentemente, Stanculescu sería el presidente del tribunal que simularía juzgar al presidente y que sentenciaría por la vía rápida que se pusiera fin a su vida.

En realidad, las cosas parece que fueron diferentes. Según documentos que van saliendo a la luz y declaraciones de testigos que veinticinco años después se van haciendo públicas, Ceausescu y su esposa fueron detenidos y forzados a subir a aquel helicóptero, versión que cuadra bastante mejor con lo que significó, para los cronistas oficiales del golpe, la imagen del aparato “escapando” de la azotea bajo la mirada atónita de los rumanos que lo vieron en directo por la televisión; es decir, el triunfo de lo que llaman ellos “la revolución”.

Imagen de los Ceausescu en el simulacro de juicio antes de su ejecución

Según las declaraciones publicadas recientemente de algunos oficiales, hoy en la reserva, en especial del actual coronel Vasile Zarnescu,  el matrimonio Ceausescu fue golpeado y obligado a montar en el aparato que les llevaba no a la salvación, sino directamente al lugar designado para su ejecución. Parece que el asesinato de los Ceausescu fue seguido de otras misteriosas muertes, como las de otros testigos de su detención, tal que el piloto del helicóptero, Vasile Malutan, que tuvo un trágico accidente dos dias después de declarar en una Comisión de investigación en el Parlamento que, igualmente, el presidente había subido en el helicóptero obligado y con un maletín lleno de importantes documentos, que le fue arrancado de las manos por los que le habían detenido.

Curiosamente, en 1995 tuvo lugar una catástrofe aérea a pocos kilómetros de Bucarest, tras estrellarse un avión recien despegado y en el que, parece, iban a bordo dos importantes personajes militares con documentos comprometedores de la “revolución”. En 2008 el Consejo General de la Magistratura abrió investigaciones, rápidamente cerradas, alarmado porque la Fiscalia no había terminado la investigación de aquel accidente, hasta constatar que una parte importante del dossier 712/P/1995, que inicialmente tenía 1.081 páginas, había desaparecido. Algunas investigaciones han llegado a la conclusión de que el avión cayó en picado tras haber sufrido una explosión tras haber sido golpeado por un objeto desde abajo (probablemente un misil).

Aunque esto último está todavía en el marco de la sospecha y de la leyenda (no obstante, sabemos que derribar aviones civiles por motivos estratégicos, militares o económicos es algo que EE.UU. y sus vasallos no dudan en hacer si es les conviene, algunos ejemplos son el derribo del avión de Malaisya Airlines recientemente en Ucrania o el que se derribo en Irán en 1988), lo demás son evidencias cada vez más conocidas, pues la verdad no se puede mantener indefinidamente escondida bajo la alfombra.

Por ejemplo, la intención evidente de librarse de los Ceausescu cuanto antes, tras su detención, es algo ya constatado, al igual que las consecuencias dramáticas que han sufrido los trabajadores rumanos tras haber sido condenados a sufrir en contra de su voluntad 25 años de cruel dictadura capitalista y saqueo neoliberal (ejecutado con la complicidad activa de gran parte de la élite del Partido Comunista de Rumania, pero cuyas máximas beneficiadas fueron las grandes multinacionales occidentales).

Lo cierto es que, como el propio Ceausescu declararía una y otra vez en la farsa de juicio destinado a quitarlo de enmedio, nunca huyó, sino que fue detenido por los golpistas, todos ellos altos cargos del PCR, obligado a subir al helicóptero, “tras ser golpeado por los militares que le detuvieron incluso en los testículos”, y llevado, tras conseguir el impacto mediatico buscado de hacer creer que Ceausescu huia ante las protestas del pueblo, hacia el lugra donde sería fusilado.

No obstante, no hay que ver a Ceausescu solamente como una víctima de los contrarrevolucionarios, deseosos de romper los límites impuestos por el sistema socialista para seguir multiplicando los privilegios obtenidos como miembros del partido durante décadas; Nicolae Ceausescu permitió, incluso fue partícipe, de ese progresivo alejamiento del partido con respecto a las masas, producto de. progresivo retorno de la burguesía tras la muerte de Stalin, aunque estuviera obligada a esconderse en las filas del partido y a aceptar temporalmente las leyes socialistas. El dirigió el país desde los años 60 (o al menos fue el rostro de la dirección) y colaboró en que Anteo fuera dejando de pisar la tierra para, sin el apoyo directo de los trabajadores, convertirse en vulnerable y estar destinado indefectiblemente a la derrota,

La muerte de Ceausescu, al que hay que reconocer que tuvo coraje y extremado valor de enfrentarse a los golpistas desde el primer momento hasta su fusilamiento (los que le fusilaron cuentan que no quiso que le vendaran los ojos y que murió con el puño en alto y cantando la Internacional), fue el inicio del tremendo desastre que siguen sufriendo hoy los rumanos y que, como en el genocidio que provocó el descenso de la poblacion en más de 2 millones de habitantes, en la huida por motivos economicos de 3 millones de trabajadores y en el retorno a niveles de pobreza, desempleo y analfabetismo, entre otras lacras, prácticamente de los tiempos anteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Del final del Socialismo rumano en 1989 no podemos solamente lamentarnos, pues era posiblemente inevitable por todo lo dicho anteriormente. Pero hemos de aprender de sus errores para que, en la próxima revolución socialista, inevitable,  pues el destino de la clase trabajadora, por las inexorables leyes de funcionamiento de este, es destruir a su creador, el capitalismo, no se vuelvan a repetir y los criminales capitalistas no tengan oportunidad alguna de derrotar al Anteo comunista, que con los pies en la tierra, en la realidad, y con el apoyo de la clase trabajadora,  es y será, sin duda alguna, invencible.

Read More

Otro mito de la "Revolución Rumana": la fuga de Ceausescu

Los que organizaron el golpe de estado en Rumania para reinstaurar definitivamente el capitalismo, durante aquella Navidad de diciembre de 1989, se aseguraron de vender su crimen como una “revolución” contra la “dictadura”, con mentiras que han ido desvelándose como tales o, en algunos casos, puestas en cuestión por cada vez más personas,  durante estos 26 años de saqueo y destrucción bajo las garras del neoliberalismo más salvaje.

La famosa imagen de la “fuga” de Ceausescu

La propaganda sobre el hambre que supuestamente pasaban los rumanos, acerca del poder omnímodo de Nicolae Ceausescu, o de la salida masiva a las calles de los trabajadores, todas ellas ya han sido demostradas como falacias publicitarias para imponer una ideología anticomunista y asentar la verdadera dictadura, la del capital,  Es cierto que el Partido Comunista de Rumanía se había ido transformando con el paso del tiempo en una nueva élite que, si bien seguía teniendo como principios los socialistas, se había ido separando progresivamente de las masas, algo que, como ya afirmara Stalin en su famoso discurso del 5 de marzo de 1937, era el camino directo hacia la derrota:

Los griegos de la antigüedad tenían en su mitología un héroe famoso, Anteo, que era, según la leyenda, hijo de Poseidón, dios de los mares y de Gea, diosa de la tierra. Anteo quería mucho a su madre, que lo había dado a luz y lo había criado y educado. No existía héroe al cual no hubiera vencido dicho Anteo. Se consideraba como un héroe invencible. ¿En qué consistía su fuerza? Consistía en que, siempre que se sentía a punto de verse vencido en la lucha contra un enemigo, tocaba la tierra, su madre, que lo había dado a luz y criado, y ésta le infundía nuevo vigor. Pero Anteo tenía su punto débil: era el peligro de verse separado de la tierra. Sus enemigos conocían esta debilidad suya y lo acechaban. Y he aquí que un día, un enemigo se aprovechó de esta debilidad, venciéndole. Este enemigo era Hércules. ¿Cómo lo venció? Lo separó de la tierra y lo levantó en vilo, quitándole la posibilidad de tocar la tierra y ahogándole así en el aire.

A mí me parece que los bolcheviques recuerdan a Anteo, el héroe de la mitología griega. Los mismo que Anteo, son fuertes, porque mantienen contacto con su madre, las masas, las que los dieron a luz, los criaron y educaron. Y mientras mantengan el contacto con su madre, el pueblo, cuentan con todas las posibilidades de ser invencibles.

En esto está la clave de por qué la dirección bolchevique es invencible“.

Esta idea que debería ser básica en todo comunista, la necesidad de estar siempre unido a las masas, sería desarrollada más tarde por Mao Tse Tung, tras el triunfo del revisionismo en la URSS, precisamente tras la muerte de Stalin

Poniendo un paréntesis en  ese princio básico y urgente de toda revolución comunista, y concentrándonos en la consecuencia de que esta se mantenga del lado del pueblo, que mantenga la participación de este en la dirección política, es evidente que la mayoría de los rumanos sabe hoy que en la Rumanía Socialista se vivía materialmente mejor (trabajo, vivienda, sanidad, cultura, etc…), y que durante lo que los medios de propaganda del capital llaman “Revolución”, durante las navidades de 1989, los trabajadores no participaron masivamente en las manifestaciones y, si lo hicieron, como demostró Virgil Zbaganu en su libro “El siglo XXI será comunista o no será“, fue bajo el lema de “Las fábricas para los trabajadores” (es decir, más comunismo, y no como se suele hacer creer, en pos del capitalismo), y que la figura de Nicolae Ceausescu era, en lugar la de un dictador, la de un títere en manos de una élite, la del partido, que fue creciendo conforme el Socialismo degeneraba, y que fue favoreciendo la reinstauración capitalista para romper los límites a su enriquecimiento personal que la frenaban en la economía socialista.

Como describe en su libro el que fue primera víctima de la represión capitalista tras el golpe de estado, Virgil Zbaganu, “Nadie gritó el 21 de diciembre de 1989 «queremos capitalismo, queremos pobreza, queremos desempleo, queremos ser despreciados». Es más, el 23 de diciembre, en la fachada de la Fábrica de Mecánica Fina”, de donde salió la primera columna obrera en la noche del 21 al 22 de diciembre, “ponía: «La fábrica es nuestra», y no «Queremos que nos privaticen la fábrica»”.

Poco a poco van cayendo los mitos, y recientemente se ha desvelado otro. Aquel que afirmaba que Nicolae Ceausescu y su mujer huyeron como cobardes en un helicóptero desde la azotea de la sede del Comité Central del Partido Comunista de Rumania, en la mañana del 22 de diciembre de 1989, ante las “protestas” de los trabajadores concentrados frente al Comité Central. Según los medios de propaganda de la dictadura del capital,  ante la agitación de los ciudadanos presentes en la Plaza de la República, el jefe de estado de la República Socialista de Rumania decidió huir para salvar su vida. Recordemos que toda la historia termina con otro mito y una lamentable verdad: Ceausescu sería detenido junto a su esposa en la ciudad de Targoviste, juzgado (en realidad, una pantomima de juicio que estaba destinado y diseñado para acabar con su vida y quitarse del medio a ambos, sumariamente, sin posibilidad de defenderse) y con su rápido fusilamiento .

Sobre la sospechosa huida, en la que jamás creyeron demasiados rumanos, todo hay que decirlo, se habian matizado ya algunas cosas, intentando justificar un poco las contradicciones de la versión oficial. Por ejemplo, el general Stanculescu, uno de los lideres militares del golpe, afirmó que él había sido el que convenció personalmente a Ceausescu para que se protegiera de “las masas”, aconsejándole subir al helicóptero. Sorprendentemente, Stanculescu sería el presidente del tribunal que simularía juzgar al presidente y que sentenciaría por la vía rápida que se pusiera fin a su vida.

En realidad, las cosas parece que fueron diferentes. Según documentos que van saliendo a la luz y declaraciones de testigos que veinticinco años después se van haciendo públicas, Ceausescu y su esposa fueron detenidos y forzados a subir a aquel helicóptero, versión que cuadra bastante mejor con lo que significó, para los cronistas oficiales del golpe, la imagen del aparato “escapando” de la azotea bajo la mirada atónita de los rumanos que lo vieron en directo por la televisión; es decir, el triunfo de lo que llaman ellos “la revolución”.

Imagen de los Ceausescu en el simulacro de juicio antes de su ejecución

Según las declaraciones publicadas recientemente de algunos oficiales, hoy en la reserva, en especial del actual coronel Vasile Zarnescu,  el matrimonio Ceausescu fue golpeado y obligado a montar en el aparato que les llevaba no a la salvación, sino directamente al lugar designado para su ejecución. Parece que el asesinato de los Ceausescu fue seguido de otras misteriosas muertes, como las de otros testigos de su detención, tal que el piloto del helicóptero, Vasile Malutan, que tuvo un trágico accidente dos dias después de declarar en una Comisión de investigación en el Parlamento que, igualmente, el presidente había subido en el helicóptero obligado y con un maletín lleno de importantes documentos, que le fue arrancado de las manos por los que le habían detenido.

Curiosamente, en 1995 tuvo lugar una catástrofe aérea a pocos kilómetros de Bucarest, tras estrellarse un avión recien despegado y en el que, parece, iban a bordo dos importantes personajes militares con documentos comprometedores de la “revolución”. En 2008 el Consejo General de la Magistratura abrió investigaciones, rápidamente cerradas, alarmado porque la Fiscalia no había terminado la investigación de aquel accidente, hasta constatar que una parte importante del dossier 712/P/1995, que inicialmente tenía 1.081 páginas, había desaparecido. Algunas investigaciones han llegado a la conclusión de que el avión cayó en picado tras haber sufrido una explosión tras haber sido golpeado por un objeto desde abajo (probablemente un misil).

Aunque esto último está todavía en el marco de la sospecha y de la leyenda (no obstante, sabemos que derribar aviones civiles por motivos estratégicos, militares o económicos es algo que EE.UU. y sus vasallos no dudan en hacer si es les conviene, algunos ejemplos son el derribo del avión de Malaisya Airlines recientemente en Ucrania o el que se derribo en Irán en 1988), lo demás son evidencias cada vez más conocidas, pues la verdad no se puede mantener indefinidamente escondida bajo la alfombra.

Por ejemplo, la intención evidente de librarse de los Ceausescu cuanto antes, tras su detención, es algo ya constatado, al igual que las consecuencias dramáticas que han sufrido los trabajadores rumanos tras haber sido condenados a sufrir en contra de su voluntad 25 años de cruel dictadura capitalista y saqueo neoliberal (ejecutado con la complicidad activa de gran parte de la élite del Partido Comunista de Rumania, pero cuyas máximas beneficiadas fueron las grandes multinacionales occidentales).

Lo cierto es que, como el propio Ceausescu declararía una y otra vez en la farsa de juicio destinado a quitarlo de enmedio, nunca huyó, sino que fue detenido por los golpistas, todos ellos altos cargos del PCR, obligado a subir al helicóptero, “tras ser golpeado por los militares que le detuvieron incluso en los testículos”, y llevado, tras conseguir el impacto mediatico buscado de hacer creer que Ceausescu huia ante las protestas del pueblo, hacia el lugra donde sería fusilado.

No obstante, no hay que ver a Ceausescu solamente como una víctima de los contrarrevolucionarios, deseosos de romper los límites impuestos por el sistema socialista para seguir multiplicando los privilegios obtenidos como miembros del partido durante décadas; Nicolae Ceausescu permitió, incluso fue partícipe, de ese progresivo alejamiento del partido con respecto a las masas, producto de. progresivo retorno de la burguesía tras la muerte de Stalin, aunque estuviera obligada a esconderse en las filas del partido y a aceptar temporalmente las leyes socialistas. El dirigió el país desde los años 60 (o al menos fue el rostro de la dirección) y colaboró en que Anteo fuera dejando de pisar la tierra para, sin el apoyo directo de los trabajadores, convertirse en vulnerable y estar destinado indefectiblemente a la derrota,

La muerte de Ceausescu, al que hay que reconocer que tuvo coraje y extremado valor de enfrentarse a los golpistas desde el primer momento hasta su fusilamiento (los que le fusilaron cuentan que no quiso que le vendaran los ojos y que murió con el puño en alto y cantando la Internacional), fue el inicio del tremendo desastre que siguen sufriendo hoy los rumanos y que, como en el genocidio que provocó el descenso de la poblacion en más de 2 millones de habitantes, en la huida por motivos economicos de 3 millones de trabajadores y en el retorno a niveles de pobreza, desempleo y analfabetismo, entre otras lacras, prácticamente de los tiempos anteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Del final del Socialismo rumano en 1989 no podemos solamente lamentarnos, pues era posiblemente inevitable por todo lo dicho anteriormente. Pero hemos de aprender de sus errores para que, en la próxima revolución socialista, inevitable,  pues el destino de la clase trabajadora, por las inexorables leyes de funcionamiento de este, es destruir a su creador, el capitalismo, no se vuelvan a repetir y los criminales capitalistas no tengan oportunidad alguna de derrotar al Anteo comunista, que con los pies en la tierra, en la realidad, y con el apoyo de la clase trabajadora,  es y será, sin duda alguna, invencible.

Read More

La base de Deveselu en Rumania y el escudo antimisiles conta Rusia preocupan a la población local

La nueva base norteamericana de Deveselu, en Rumania, ha empezado hoy a realizar la función por la que se ha construido: apuntar con sus misiles a Rusia desde la estepa de Oltenia, una de las regiones más pobres del pais, cercana a la frontera con Serbia. Con aburridos y falsos discursos políticos, las autoridades rumanas, dirigidos por el embajador de Estados Unidos en Bucarest, han repetido una y otra vez que la base tiene un papel defensivo y que no amenaza a Rusia, algo que ni los rusos ni nadie mínimamente avispado cree.

Incluso los habitantes de la pequeña y pobre localidad de Deveselu afirman tener miedo pues, como todo el mundo sabe en la zona, el ejército ruso ya ha amenazado que esta base norteamericano-rumana será uno de los primeros objetivos de sus misiles si la amenaza de la OTAN contra la Fedeación Rusa pasa a mayores.
La base de Deveselu se extiende a lo largo de 175 hectareas, y el valor de la inversión para reconstruirla (era una vieja base militar del ejército socialista de Rumania) ha sido de, de momento, 120 millones de dólares (según las autoridades rumanas, procedentes del gobierno norteamericano). Estará dotada de radares y 44 misiles “interceptores”, (con un coste de 550 millones de dolares),y funcionará en coordinación con las bases ubicadas en otros paises vasallos de EEUU, miembros de la OTAN, como España, Turquía o Polonia.
La enorme inversión realizada hasta el momento contra Rusia (y en beneficio, por supuesto, de la industria militar norteamericana), contrasta con la indignante pobreza de los habitantes del entorno de Deveselu,que viven en su mayoría con apenas 100 euros al mes,  abandonados a su suerte por los gobiernos impuestos tras el golpe de estado de 1989, cuyo único interés de sus miembros ha sido llenar sus cuentas bancarias a cambio de favorecer a las multinacionales capitalistas, pasando por encima de su propio pueblo.
Nosotros estamos preocupados y no sabemos qué va a pasar de ahora en adelante. Creemos que ahora vamos a vivir como si en cualquier momento pudieramos ser atacados. No creemos que este escudo nos pueda proteger mucho. Los rusos van a dirigir sus misiles contra Rumania, debido a este escudo antiraqueta” o „Los rusos, cuando se enfaden con los norteamericanos, van a lanzar sus misiles contra nosotros, y nos van a borrar de la faz de la tierra“, son algunas de las opiniones de los paisanos de Deveselu, a los que nadie ha preguntado, por supuesto, si están o no de acuerdo en que el imperio ubique sus armas contra la Federación Rusa en su pueblo (tal y como suele gastárselas la así llamada “democracia capitalista”, donde la mayoría hace siempre lo que los más ricos deciden). 
Lo cierto es que los vecinos de Deveselu pueden ser pobres, pero no son tontos y, a pesar de la propaganda de los medios, de las declaraciones politicas, saben, en primer lugar, que este conflicto entre la OTAN y los rusos no tiene relacion con ellos, y que es cosa de la minoria que saquea diariamente el pais y de sus amos de Washington. Y, por supuesto, también tienen claro que, en caso de conflicto, para Rusia va a ser un paseo militar acabar con las amenazas de Rumania, y que ellos van a ser simplemente carne de cañón sacrificable y prescindible.
Read More

La base de Deveselu en Rumania y el escudo antimisiles conta Rusia preocupan a la población local

La nueva base norteamericana de Deveselu, en Rumania, ha empezado hoy a realizar la función por la que se ha construido: apuntar con sus misiles a Rusia desde la estepa de Oltenia, una de las regiones más pobres del pais, cercana a la frontera con Serbia. Con aburridos y falsos discursos políticos, las autoridades rumanas, dirigidos por el embajador de Estados Unidos en Bucarest, han repetido una y otra vez que la base tiene un papel defensivo y que no amenaza a Rusia, algo que ni los rusos ni nadie mínimamente avispado cree.

Incluso los habitantes de la pequeña y pobre localidad de Deveselu afirman tener miedo pues, como todo el mundo sabe en la zona, el ejército ruso ya ha amenazado que esta base norteamericano-rumana será uno de los primeros objetivos de sus misiles si la amenaza de la OTAN contra la Fedeación Rusa pasa a mayores.
La base de Deveselu se extiende a lo largo de 175 hectareas, y el valor de la inversión para reconstruirla (era una vieja base militar del ejército socialista de Rumania) ha sido de, de momento, 120 millones de dólares (según las autoridades rumanas, procedentes del gobierno norteamericano). Estará dotada de radares y 44 misiles “interceptores”, (con un coste de 550 millones de dolares),y funcionará en coordinación con las bases ubicadas en otros paises vasallos de EEUU, miembros de la OTAN, como España, Turquía o Polonia.
La enorme inversión realizada hasta el momento contra Rusia (y en beneficio, por supuesto, de la industria militar norteamericana), contrasta con la indignante pobreza de los habitantes del entorno de Deveselu,que viven en su mayoría con apenas 100 euros al mes,  abandonados a su suerte por los gobiernos impuestos tras el golpe de estado de 1989, cuyo único interés de sus miembros ha sido llenar sus cuentas bancarias a cambio de favorecer a las multinacionales capitalistas, pasando por encima de su propio pueblo.
Nosotros estamos preocupados y no sabemos qué va a pasar de ahora en adelante. Creemos que ahora vamos a vivir como si en cualquier momento pudieramos ser atacados. No creemos que este escudo nos pueda proteger mucho. Los rusos van a dirigir sus misiles contra Rumania, debido a este escudo antiraqueta” o „Los rusos, cuando se enfaden con los norteamericanos, van a lanzar sus misiles contra nosotros, y nos van a borrar de la faz de la tierra“, son algunas de las opiniones de los paisanos de Deveselu, a los que nadie ha preguntado, por supuesto, si están o no de acuerdo en que el imperio ubique sus armas contra la Federación Rusa en su pueblo (tal y como suele gastárselas la así llamada “democracia capitalista”, donde la mayoría hace siempre lo que los más ricos deciden). 
Lo cierto es que los vecinos de Deveselu pueden ser pobres, pero no son tontos y, a pesar de la propaganda de los medios, de las declaraciones politicas, saben, en primer lugar, que este conflicto entre la OTAN y los rusos no tiene relacion con ellos, y que es cosa de la minoria que saquea diariamente el pais y de sus amos de Washington. Y, por supuesto, también tienen claro que, en caso de conflicto, para Rusia va a ser un paseo militar acabar con las amenazas de Rumania, y que ellos van a ser simplemente carne de cañón sacrificable y prescindible.
Read More

La base de Deveselu en Rumania y el escudo antimisiles conta Rusia preocupan a la población local

La nueva base norteamericana de Deveselu, en Rumania, ha empezado hoy a realizar la función por la que se ha construido: apuntar con sus misiles a Rusia desde la estepa de Oltenia, una de las regiones más pobres del pais, cercana a la frontera con Serbia. Con aburridos y falsos discursos políticos, las autoridades rumanas, dirigidos por el embajador de Estados Unidos en Bucarest, han repetido una y otra vez que la base tiene un papel defensivo y que no amenaza a Rusia, algo que ni los rusos ni nadie mínimamente avispado cree.

Incluso los habitantes de la pequeña y pobre localidad de Deveselu afirman tener miedo pues, como todo el mundo sabe en la zona, el ejército ruso ya ha amenazado que esta base norteamericano-rumana será uno de los primeros objetivos de sus misiles si la amenaza de la OTAN contra la Fedeación Rusa pasa a mayores.
La base de Deveselu se extiende a lo largo de 175 hectareas, y el valor de la inversión para reconstruirla (era una vieja base militar del ejército socialista de Rumania) ha sido de, de momento, 120 millones de dólares (según las autoridades rumanas, procedentes del gobierno norteamericano). Estará dotada de radares y 44 misiles “interceptores”, (con un coste de 550 millones de dolares),y funcionará en coordinación con las bases ubicadas en otros paises vasallos de EEUU, miembros de la OTAN, como España, Turquía o Polonia.
La enorme inversión realizada hasta el momento contra Rusia (y en beneficio, por supuesto, de la industria militar norteamericana), contrasta con la indignante pobreza de los habitantes del entorno de Deveselu,que viven en su mayoría con apenas 100 euros al mes,  abandonados a su suerte por los gobiernos impuestos tras el golpe de estado de 1989, cuyo único interés de sus miembros ha sido llenar sus cuentas bancarias a cambio de favorecer a las multinacionales capitalistas, pasando por encima de su propio pueblo.
Nosotros estamos preocupados y no sabemos qué va a pasar de ahora en adelante. Creemos que ahora vamos a vivir como si en cualquier momento pudieramos ser atacados. No creemos que este escudo nos pueda proteger mucho. Los rusos van a dirigir sus misiles contra Rumania, debido a este escudo antiraqueta” o „Los rusos, cuando se enfaden con los norteamericanos, van a lanzar sus misiles contra nosotros, y nos van a borrar de la faz de la tierra“, son algunas de las opiniones de los paisanos de Deveselu, a los que nadie ha preguntado, por supuesto, si están o no de acuerdo en que el imperio ubique sus armas contra la Federación Rusa en su pueblo (tal y como suele gastárselas la así llamada “democracia capitalista”, donde la mayoría hace siempre lo que los más ricos deciden). 
Lo cierto es que los vecinos de Deveselu pueden ser pobres, pero no son tontos y, a pesar de la propaganda de los medios, de las declaraciones politicas, saben, en primer lugar, que este conflicto entre la OTAN y los rusos no tiene relacion con ellos, y que es cosa de la minoria que saquea diariamente el pais y de sus amos de Washington. Y, por supuesto, también tienen claro que, en caso de conflicto, para Rusia va a ser un paseo militar acabar con las amenazas de Rumania, y que ellos van a ser simplemente carne de cañón sacrificable y prescindible.
Read More

La "democracia" rumana se perfecciona: los servicios secretos podrán entrar en los equipos informáticos sin orden judicial

El gobierno rumano ha dado una vuelta de tuerca contra los derechos tras aprobarse estos dias una polémica ley que permite a los servicios secretos (el SRI) acceder libremente, y sin necesidad de orden judicial, a los ordenadores y equipos informáticos de los ciudadanos.La ley llamada de Seguridad Cibernética ha sido votada por el Senado por los 92 representantes presentes, siendo estos de todos los partidos políticos (que no son, no obstante, más que marcas de la misma ideología antiobrera y fascistoide).

Hasta ahora, el Servicio Rumano de Información (SRI), es decir, la CIA rumana (o la CIA en Rumania, teniendo en cuenta la sumisión total de las autoridades a la embajada de EE.UU.), necesitaba la parece que engorrosa orden de un juez para entrar en los ordenadores que cada rumano tiene en sus casas, aunque de boquilla políticos y autoridades no se cansen de repetir que democracia significa “imperio de la ley”. Sin embargo, en la práctica, ya no hay ninguna traba, ni siquiera la justicia, para controlar a los “espias” rumanos en constante lucha contra su propio pueblo (como sabemos, el principal enemigo siempre de la minoria que vive a su costa y ha tomado el poder mediante la violencia (que aplica, a mayor o menor intensidad, cotidianamente).

Curiosamente, los medios de propaganda del sistema no dejan de criminalizar a la policia “política” comunista porque esta, dicen, vigilaba cada paso que daban los “oprimidos” ciudadanos, mientras parece que la vigilancia virtual de nuestras comunicaciones, trabajos, secretos y escritos personales ante nuestras propias narices no tiene nada de opresor, sino, mílagro del control mediático del lenguaje, que en este caso es muy democrático.

En las nuevas condiciones, las investigaciones informáticas van a ser más rápidas, afirman los responsables del SRI, aunque también más arbitrarias y, sin ningún control, al servicio del capricho de la dirección de los servicios de información rumana y de sus intereses económicos y políticos. Aunque el objetivo declarado es la prevención y el contrataque ante las potenciales amenazas cibernéticas, se trata, no obstante, de un nuevo ataque a las libertades, un paso más hacia el vaciado total del aparente sentido de la palabra “democracia” y un avance hacia el sinceramiento de la clase dominante y explotadora que poco a poco, ante la falta de respuesta de la clase trabajadora, va liberándose de la necesidad de seguir obligada a respetar los principios democráticos y, sincerándose, reconoce cada vez más abiertamente que puede y va a hacer lo que le viene en gana, tal y como siempre pretendió ante la oposición y resistencia del movimiento obrero de antaño.

Es decir, la democracia burguesa es una mera careta que oculta una dictadura de la burguesía sobre el proletariado, como avisaba ya Lenin en su obra El estado y la Revolución, donde explicaba con claridad que ” la esclavitud asalariada es el destino del pueblo, incluso en la república burguesa más democrática”. 

Read More