1950 Los olvidados

  • Información
Los olvidados (1950)

Calificación IMDb 7.5/10 - 1,174 votos

Titulo original Los olvidados

Año

Lanzamiento 1950

Pais México

Idiomas español

Director

Genero otras,Sin categoría

Sinopsis de Los olvidados (1950)

Luis Buñuel es, quizás, el mejor director de cine español de todos los tiempos, tanto por la calidad y atrevimiento estético de sus películas, como por su compromiso con la realidad social. Del surrealismo, al que se adhirió en un principio movido por su ansía de cambio revolucionario, de romper con la realidad opresiva, acabó afiliándose al Partido Comunista y apoyando la causa republicana durante la Guerra Civil y su exilio (en Estados Unidos y México).

Después de trabajar para el gobierno republicano español en Hollywood y en Nueva York, en 1946 viajó a México de visita y allí estableció su lugar de residencia en México, viviendo allí hasta su muerte. Allí dirigió 20 películas, desde Gran Casino (1946) hasta Simón del desierto (1964), su última película en México.

En 1950 rodó Los olvidados, película que casi le cuesta a Luis Buñuel su expulsión de México. David Alfaro Siqueiros y Octavio Paz intervinieron decisivamente para impedirlo. Gracias a este último, la película pudo exhibirse en Cannes y fue Premio de la Crítica. Buñuel obtuvo el premio a la Mejor Dirección por Los olvidados en el Festival de Cannes en 1951; el Gran Premio de la Crítica Internacional por Nazarín en 1958; en 1966 el León de Oro de Venecia por Belle de jour. Además, en 1972 recibió el Óscar a la Mejor Película de habla no inglesa por El discreto encanto de la burguesía y la única Palma de Oro de Cannes al cine español por Viridiana en 1961.

Premios aparte, el cine de Buñuel siempre se posicionó en la vanguardia de la lucha contra la opresión y la sociedad reaccionaria. En Los olvidados,  destaca la crudeza descarnada de la imagen social mostrada por Buñuel al exhibir a esos seres olvidados en la marginación y la pobreza, critico con la retórica del sistema político mexicano y sus valores de “justicia social”, y por consiguiente al modelo de producción del cine mexicano que tenía en la novela revolucionaria a su principal sostén.

La película presenta un andamiaje cuya temática la componen la sexualidad, la muerte, pobreza y marginación. Sobre esta base, Buñuel y su coguionista Luis Alcoriza, estructuran personajes como arquetipos idóneos para ilustrar una situación social provocada por la tremenda desigualdad, explotación y deshumanización del capitalismo.

El resumen de la película es el siguiente: La historia nos lleva por los barrios más pobres de la Ciudad de México, donde los niños de la calle son una plaga para las altas esferas de la sociedad. Jaibo (Roberto Cobo) es un adolescente que escapa de un correccional para reunirse con Pedro (Alfonso Mejía). En presencia de él, Jaibo mata a Julián, el muchacho que supuestamente le delató. También intenta robar a un ciego (Miguel Inclán) al que finalmente maltrata. Acompañados de Ojitos y Meche (Alma Delia Fuentes), el destino del Jaibo y Pedro están marcados por la muerte.

“Los olvidados” es esencialmente una película sobre la pobreza. Buñuel se inspiró de Sciuscia de Vittorio de Sica (que ya ponía en escena niños de la calle en Roma, en 1946).

Buñuel con su obra, y de manera explícita, grita a la sociedad mexicana, en pleno proceso de industrialización y “desarrollo”, que se está engañando, que se convence a sí misma de que no existe pobreza y violencia cuando la hay, y los que más lo sufren son las nuevas generaciones. Todo ello en el marco del gobierno de Miguel Alemán y su política (del PRI) de hacer que la clase obrera abandonara la idea de la lucha de clases y se tragara el cuento de la conciliación entre las clases y de que lo que era bueno para los grandes empresarios también era bueno para ellos (en el auge de los gobiernos socialdemócratas intentando evitar que los trabajadores intentaran liberarse siguiendo el ejemplo exitoso de la URSS o China).

Buñuel consolida además su obra con un final tan crudo que deja en claro toda la intención de éste filme. Ver pelear a Pedro y a Jaivo no es solo el enfrentamiento entre el “protagonista” y el “antagonista”, es la lucha de dos niños quienes han sido abandonados por sus familias y por una sociedad que piensa fervientemente que ofrece un estilo de vida moderno y progresista y que se niega a aceptar la existencia de estos niños olvidados. Es el doble juego del capitalismo: riqueza para pocos y pobreza para muchos, mientras en el medio se intenta ocultar a la mayoría que esta existe.

En la escuela, al fin de la película, el profesor dice: “si pudieramos poner la miseria en cárcel”. Si ningún maniqueísmo y con mucho rigor, Buñuel habla esencialmente de victimas. La pobreza es la única culpable, junto a su causa: el capitalismo.

El poeta Octavio Paz escribió: “Pero Los Olvidados es algo´más que un filme realista. El sueño, el deseo, el horror, el delirio el azar, la porción nocturna de la vida, también tiene su parte. Y el peso de la realidad que nos muestra es de tal modo atroz, que acaba por parecernos imposible, insoportable. Y así es: la realidad es insoportable; y por eso, porque no la soporta, el hombre mata y muere, ama y crea”.

 

Deja tu comentario

Noticias