El corazón de la tierra

El corazón de la tierra

The Heart of the Earth

N/A 107 min otras

6.1
IMDb 6.1/10 193 votes

13 Apr 2007

1 win & 2 nominations.

Sinopsis

En 1888 una poderosa compañía inglesa explota durante más de 30 años las milenarias minas de Riotinto, en Huelva. Blanca Bosco, una niña de 9 años, y su inseparable amiga inglesa Kathleen, sobrina del director británico, son testigos de las miserables condiciones de vida de los trabajadores, entre los que abundan niños, y de la terrible contaminación atmosférica y la lluvia ácida que asola toda la comarca. Cosechas, ganado, árboles y ríos, y especialmente la salud de ancianos, niños mujeres y hombres desde Sevilla al sur de Portugal, sufren permanentemente la agresión de los humos tóxicos que hacen irrespirable el aire y asolan la tierra. La llegada al pueblo de Maximiliano, un revolucionario de quien se enamorará la madre de Blanca, supone un revulsivo y una esperanza para todos.

Mineros, agricultores y miles de personas venidas de toda Huelva, le siguen el 4 de Febrero de 1888 en una manifestación pacífica. Exigen mejorar las condiciones de trabajo y que se termine la emisión de los gases tóxicos, prohibidos por el Parlamento Británico desde hace 30 años, pero que las compañías inglesas seguían utilizando en sus «colonias» (en este caso, en España). Por supuesto, la influyente compañía no está dispuesta a rebajar sus beneficios económicos. Medio centenar de soldados del ejército español, enviados por el Gobernador de Huelva, hombre muy dócil a los dictados de los ingleses, abrirán fuego contra la multitud y pasaran a la bayoneta a los heridos en la Plaza de Riotinto. Una matanza que fue un sangriento hecho real de los muchos que se han perpetrado contra los trabajadores en la historia del estado español.

Años después, cuando Blanca y Kathleen, convertidas ya en jóvenes, reciben en un acto festivo en la estación de ferrocarril al nuevo director de la mina y a su apuesto guardaespaldas venidos de Estados Unidos, una dolorosa cicatriz perdura silenciosa y profunda en el corazón de todos… « el año de los tiros«. Y es que el odio acumulado por la clase trabajadora contra los criminales explotadores siempre está presente mientras los primeros tengan una mínima dignidad.

“El corazón de la Tierra”, coproducida por Canal Sur y dirigida por Antonio Cuadri a partir de la novela homónima de Juan Cobos Wilkins, recrea el llamado “año de los tiros” (1888), denominación que se dio en las minas de Riotinto a la jornada de sangrienta represión que siguió a la protesta de trabajadores de las minas y otros habitantes de la zona contra las condiciones de trabajo y contra el sistema de explotación del suelo onubense.

Este sistema consistía en la extracción del mineral en “teleras”, método de calcinación al aire libre. La contaminación atmosférica afectó a las cosechas, ganado, árboles, ríos, pero sobre todo a la población humana, que venía sufriendo sus consecuencias desde que una poderosa empresa británica había obtenido en 1873 la concesión para explotar el yacimiento bajo la denominación Rio Tinto Company.

Nada que no siga sucediendo en la actualidad, tanto en los paises menos desarrollados, donde las multinacionales siguen utilizando salvajes métodos de explotación de los recursos y del trabajo, como en los más avanzados, donde desde hace 20 años la clase obrera está sufriendo una cada vez más violenta agresión por parte de los capitalistas.

Novela y película descubren para el público esos hechos históricos, de los que apenas quedan referencias, y los mezclan con un relato intimista que transcurre en dos tiempos: en 1888, el año de los tiros, cuando los dos personajes centrales son dos niñas que pese a sus diferencias sociales entablan una fuerte amistad, y unos quince años después, cuando las dos jóvenes, sobre las que gravita el recuerdo de la tragedia, se enfrentarán por causa del mismo hombre.

Por supuesto, la pelicula tiene también sus socialdemócratas de turno, o sus capitalistas buenos, como si esto fuera posible, que al final se ponen de lado de los trabajadores proponiendo una posible convivencia de los que parasitan y los que trabajan. Al fin y al cabo, toda película necesita su financiación, y esta solo se consigue de los estados (en este caso, todos regímenes capitalistas) o de las grandes multinacionales

Películas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.