Cubillo, historia de un crimen de estado

Cubillo, historia de un crimen de estado

Sinopsis

El documental «Cubillo, historia de un crimen de estado», se centra en la descripción de la historia del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario [MPAIAC], creado en Argelia por el protagonista de la historia.

Antonio Cubillo (1930-2012) fundó el MPAIAC  el 22 de octubre de 1964 en Argelia. El MPAIAC, apoyado por el Gobierno argelino,​ opta estratégicamente por una línea africanista, logrando el reconocimiento por la Organización de la Unión Africana (OUA) la africanidad de las islas y su derecho a la autodeterminación como culminación del proceso de descolonización.

En 1975 los servicios de inteligencia argelinos ponen Radio Argel a disposición del MPAIAC, que inicia las emisiones de radio de La Voz de Canarias Libre para el archipiélago canario. Así, Argelia podía favorecer sus intereses geopolíticos en la zona aprovechando la crisis del Sáhara Occidental, y propiciar la creación de una Canarias independiente. A primeros de febrero de 1976, una delegación de la Junta Democrática de España formada por Rafael Calvo Serer, Santiago Carrillo y José Vidal-Beneyto visita Argel y solicita el cierre de la emisora, ante la nueva situación creada en España tras la muerte de Franco, aunque Argelia por aquel entonces no se traga el final de la dictadura en España, aunque fuera el revisionista Santiago Carrillo, líder del PCE, el que fuera a negociar en nombre del nuevo régimen continuista por parte de Madrid.

No hay que olvidar, por supuesto, que en plena Guerra Fría, la independencia de Canarias y, sobre todo, el triunfo de cualquier forma de socialismo en las islas, era un tema estratégico de enorme importancia para el imperialismo norteamericano, como sucedía en todo el continente africano.

El 1 de noviembre de 1976 el MPAIAC inicia la actividad terrorista a través de las Fuerzas Armadas Guanches (FAG), haciendo estallar un explosivo en las Galerías Preciados de Las Palmas de Gran Canaria.

El 27 de marzo de 1977 hacen explotar una bomba en la floristería de la terminal de pasajeros del Aeropuerto de Gran Canaria hiriendo a 7 personas y anuncian una segunda bomba, obligando a desviar los vuelos al Aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife. Ese día se produciría en el aeródromo tinerfeño uno de los mayores accidentes aéreos de la Historia, con 583 víctimas mortales. Cubillo negó la colocación de la bomba y achacó las muertes a los controladores aéreos, a los pilotos y a la neblina reinante.​ Además, se sospechó de que fueron los propios servicios secretos españoles los que propiciaron el accidente para criminalizar al MPAIAC. Ese mismo mes muere un militante del MPAIAC, Santiago Marrero, en un tiroteo con vigilantes de la Armada Española en el cuartel de La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, donde había entrado a robar armas. El 13 de mayo se produce el primer atentado terrorista de las FAG en territorio peninsular, estallando un artefacto explosivo en las Galerías Preciados de Madrid.

La única muerte causada directamente por el MPAIAC fue la del artificiero de la Policía Rafael Valdenebro al intentar desactivar una bomba colocada por el grupo en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife) el 24 de febrero de 1978, que iba destinada a asesinar a un abogado local. El artificiero, de 27 años, fue alcanzado en la cabeza, brazos y piernas y fallecería el 8 de marzo.

Ante la creciente repercusión y apoyo al movimiento separatista canario, el régimen español toma cartas en el asunto y, recurriendo a mercenarios y paramilitares (como sucedería más tarde con la creación del GAL en Euskadi), el 5 de abril de 1978  ordena que se apuñale a Cubillo en Argel, quedando inválido para el resto de su vida. El intento de asesinato contra Cubillo fue silenciado durante 72 horas por las autoridades argelinas, mientras ordenaban detener a todo español que viviera en Argel: el gobierno de Houari Boumédiène, debilitado por problemas económicos y políticos, pretendía desviar la atención de éstos relanzando su liderazgo en el Comité de Liberación y hacer comparecer a Cubillo en la cumbre de la OUA. La Audiencia Nacional sentenció en 1990 que personas «no determinadas», pero sí «pertenecientes a los servicios policiales», encargaron el asesinato a José Luis Espinosa Pardo, que fue condenado a 20 años de cárcel y al pago de una indemnización de 150.000 euros. En 2003 Cubillo conseguiría del Ministerio del Interior español 150.253 euros al amparo de la Ley de solidaridad de víctimas del terrorismo.

El documental que insertamos en este post, Cubillo, historia de un crimen de Estado es obra de David Cubillo (sobrino del líder del MPAIAC) y se estrenó en el 2012. La cinta es de gran interés, ya que reconstruye la trayectoria de la organización, incorpora numerosas entrevistas y, en relación al atentado, muestra la complejidad que lo rodeó y los vínculos con los cuerpos de seguridad del Estado de sus autores. Se trata, pues, de una muestra más, de la transición sangrienta con la que el franquismo perpetuó su poder en la España así llamada «democrática», cuyas consecuencias de represión contra toda protesta social de trabajadores y pueblos sigue teñida de sangre y violencia 39 años después de la muerte del General Franco.

Desde el atentado contra Cubillo el movimiento anticolonial canario se diluyó durante unos años, aunque últimamente el pueblo canario está volviendo a recuperar su historia y su sentimiento nacional, creciendo poco a poco de nuevo, inevitablemente, como sucede en todo el estado español, que ha impuesto la unidad a golpe de atentado, represión y criminalización de la lucha de pueblos y trabajadores, su movimiento por la autodeterminación.

Películas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.